Archivo de la categoría: Ovnis

Los “nidos ovni” de Tully (Final)

El nido del platillo volador de Tully de 1966 revisitado

Bill Chalker

Hay algunos relatos limitados de aspectos extraños tales como encuentros de entidades, e incluso más recientemente la reivindicación de ¡un secuestro cerca de Tully durante 1966! En una carta a “The Daily Examiner” – el periódico local de la antigua ciudad natal de Grafton. Aquí está la carta de fecha 23 de enero de 2013:

“ERA 1966, en Tully, Queensland del norte. Nunca le había hecho a las drogas, así que estaba completamente sobrio. Estaba trabajando en una granja de caña y alojado en cuarteles, no en Tully, pero cerca”.

 “Una noche, en vez de caminar hasta el bloque de abluciones, y oscuro de todos modos, decidimos regar la hierba. Dos estrellas brillantes en la distancia atrajeron mi mirada. Eran más grandes que otras, más brillantes, y parecían moverse”.

 “Transfigurado, vi más lejos; ya que parecían crecer más grandes, cambiando de color, luego, moviéndose, flotando en círculos, girando de forma variada, naranja, amarillo, rojo, etc, flotando con gracia mientras mantenían su equilibrio”.

 “Entonces una se acercó y pude ver que tenía luces de colores alrededor del perímetro de un cuerpo en forma de platillo distintivo. La otra se quedó un poco a cierta distancia”.

 “Parecía que cuando el disco se movía en el sentido de las agujas del reloj el anillo de luces podía ir en la dirección opuesta”.

 “Era increíble – rojo, naranja, luces verdes amarillas, fluctuando también. Algunos colores, eran luces más grandes que otras. Hermoso”.

 “Pasó un tiempo y me encontré frente a mi puerta en el cuartel. Yo no caminé allí”.

 “¿A dónde había ido el tiempo? La nave principal se había acercado a mí, aquella noche, una vista fascinante y hermosa”.

 “Lo siguiente, encontré que estaba dentro de la nave. Estos seres eran de apariencia caucásica, altos y vestidos de azul. Me vistieron de azul también, y luego me ofrecieron un sofá para sentarme y acostarme. Lo que yo quisiera. Se comunicaban sin palabras (¿telepáticamente?) y eran verdaderamente muy cortéses. Me di cuenta que el interior no tenía ángulos y sin costuras. Era suave, pero bien iluminado”.

 “Entonces, comenzaron a decirme cosas. Aquí, hay algunas – recuerde que esto es 1966. Dijeron que habría “parches de sanación” para ayudar a la curación, para colocar en la piel de la gente. También me mostraron un método de curación donde colocaron al paciente bajo un paño blanco, mientras que encima de ellos, se suspendió un círculo de luces de espectro en colores similares a su nave disco. Explicaron cómo el desequilibrio de la enfermedad causó huecos de color, que las luces restauradas, llenando las lagunas de color. Podría girar en ambos sentidos, en el sentido de las agujas del reloj o antihorario, y moverse libremente por todo el área del cuerpo. Uno era el comunicador principal, otros ocupados de diversas maneras. Algunos se sentaron cerca para escuchar y luego se dedicaron a su negocio. Pregunté por su sistema de energía, y me dijeron que encontraría la respuesta en la cara de un girasol”.

 “Pasé muchos años desconcertando por esto. Hasta que, décadas más tarde, pasé por delante de una pequeña librería rural, y fui atraído por un libro sobre la misión de Apolo 13 en la ventana. Entré, lo abrí al azar, ¡y ahí estaba este girasol! Una foto en blanco y negro de la cara de un girasol. Estaba ahí, para describir una relación matemática de espirales de Daniel Bernouli y recordé que los amigos azules también dijeron que su energía provenía del aire y el agua”.

 Su comportamiento era muy cálido y amable, nada amenazante”.

 “La noche siguiente, salí a mirar de nuevo y un objeto plateado de cilindro flotó en posición vertical, cerca, como si me siguiera, pero estaba cansado y me fui a la cama. Tenía unos siete u ocho pies de altura, sin tocar el suelo, a unos dos metros de altura. Completamente silencioso”.

 “Al día siguiente, me sorprendió encontrar un largo camino sinuoso de hierba seca, de aproximadamente 18 pulgadas a dos pies de ancho, donde había estado el objeto vertical”.

 “Desde entonces, ha habido parches para la curación y llegué a mirar en la cara del girasol – un ejemplo científico de espirales en la naturaleza. Aire y agua”.

 “Fue la experiencia más maravillosa. Realmente los extraño”.

Si la persona que escribió esta carta lee esto espero que me contacte en [email protected]

Albert Pennisi pudo haber pensado que el aspecto profético del sueño había disminuido la credibilidad del encuentro de Pedley y los otros eventos ovni, pero la certeza física del “nido ovni” superaba con creces esas preocupaciones.

La serie canadiense “Close Encounters” realmente creó un segmento alrededor de esta dinámica de “sueño”. Participé en el episodio – “A Saucer full of secrets” – junto con Shane Ryan. La “recreación” fue dramática y entretenida y espero que aliente a las mentes inquisitivas a cavar en los datos reales sobre el caso. Como he investigado extensamente el incidente de Tully, tuve problemas con la fidelidad de la “recreación dramática” con los hechos. Sé que proporcioné material extenso, que proporcionó evidencias y datos detallados ilustrados y fotográficos, por lo que algunas de las desviaciones de la “recreación” de los hechos reales del caso me desconcierta. Pero dado el formato de entretenimiento me siento consolado por la probabilidad de que el programa pueda fomentar un mayor interés.

Para los no iniciados algunas de las “desviaciones” más obvias (es decir, no es así como sucedió) son: George Pedley estaba manejando un tractor, no un jeep; Parece haber una marcada separación entre ver el ovni y el “nido de platillos”, en este caso una “subdramatización” de los hechos. George vio por primera vez el ovni directamente sobre la laguna a un nivel muy bajo, prácticamente a la altura de la cabeza, subiendo. En otras palabras, había una correlación visual directa con la ubicación del nido y el ovni – un “encuentro cercano” definitivo – En la “recreación” hay una desconexión; ¡el “nido”! Bueno en la “recreación” es prácticamente un nido flotante, poco a poco hilado por las aves en apariencia, que está lejos de su aspecto original. George y Albert entraron en el agua de la laguna, no sólo George. Lo hice años después, pero salí bastante rápido cuando uno de los hijos de Albert Pennisi (Shane Pennisi me dijo que pensaba que era probablemente él a principios de los años 70) me habló de las serpientes Taipan. Probablemente es más exacto decir que me lancé fuera de la laguna, pero no llegué tan alto como el ovni de George en 1966. La dinámica entre George y Albert en el programa no fue demasiado mala desde mi perspectiva.

El “sueño” de Albert figura en la afirmación de un escritor de que George Pedley había engañado a Albert. John Van Tiggelen sugirió esto en su embriagador y divertido paseo gonzo a través del norte de Queensland – el libro de 2003 “Mango Country – a journey beyond the brochures of Tropical Queensland” – y no podía confesar esto a Albert. Esta sugerencia se basó aparentemente en su conversación con Albert, a quien Van Tiggelen citó diciendo, “George pensó que (Claire Noble) estaba loca. Pero unas noches más tarde tuve un sueño sobre una nave espacial visitante. Se lo dije a George. Le dije: ‘¿Qué harías si algo aterriza en mi propiedad?’ Bueno, no tuve que esperar mucho. Un día estaba haciendo un trabajo en la casa de playa. Cuando regresé, George estaba sentado en el porche esperándome. Dijo: ‘No te rías. Un plato volador aterrizó en tu laguna’”. Esta conservación parece ser un poco de cronología destrozada por parte de Albert, ya que esta secuencia es contradicha por los relatos contemporáneos y las entrevistas realizadas con Albert y George, incluida la mía, mucho antes de que Van Tiggelen se comprometiera con Albert. John Van Tiggelen concluyó su descenso en la fiebre del platillo volador de Tully (quizás mediada por su tiempo atrapado en la “red Ashtar” de Clair Noble – Claire había llegado a afirmar una relación de contactado con Asthar) con la siguiente advertencia, para aquellos que compran en su relato, “Empiezo a entender el silencio de treinta y ocho años de George Pedley. Juega un truco con alguien como el querido viejo Albert Pennisi, y vas a tener que vivir con él por el resto de tu vida. Por supuesto, podría estar equivocado. Pedley no lo ha inventado”. Creo que el escenario de Van Tiggelen no es sostenible.

Albert falleció el 25 de enero de 2009 tres días antes de cumplir 90 años. Albert era un hombre sencillo que, a pesar de un duro comienzo, forjó una buena vida y familia, que trató de ayudar a la gente, y fue el verdadero emprendedor tranquilo. Shane Pennisi me dijo que Albert se negó a cambiar Horseshoe Lagoon y que iba a mantenerlo así. Albert estaba en contacto con la naturaleza y trató de mantener la propiedad de esa manera. Shane compartió la opinión de su padre sobre la tierra y lamentó que dado los cambios en el área a través del drenaje y otras prácticas agrícolas, así como más viviendas apareciendo, la localidad que tuvo tanto peso en 1966 no es tan aislada y tranquila como lo era entonces.

El progreso y el desarrollo intervinieron, pero por lo menos la laguna sigue siendo un testamento a la manera de Albert y a ese momento notable en 1966, y a las sugerencias vía más nidos sobre las décadas siguientes que los ovnis pudieron haber aterrizado muchas veces desde entonces.

El “sueño” de Albert y el encuentro a la luz natural de George Pedley con el ovni que sale de la laguna son manifestaciones maravillosas de la extraña realidad ovni que nos persigue, y parece haber frecuentado el área de Tully desde hace mucho tiempo. Se hizo muy real de una manera física en 1966 y desde entonces.

Gracias Albert, por compartir la experiencia del “sueño” y su impacto real, el legado de rastro físico de los ovnis, que atormentó la región de Tully por tanto tiempo. Según Shane, su padre parecía cantar siempre mientras trabajaba en la granja, pero tal vez fueron las canciones de sirenas extraterrestres del ovni las que dejaron sus marcas – los “nidos de platillos” – que formaron parte de las líneas de la canción de su vida. La antorcha se ha pasado y si sucede lo improbable y la máquina de “sueño” de Albert regresa, se encuentran más “nidos” y se ven más ovnis, volverán a ser los que darán testimonio y habrá quienes intentarán buscar activamente respuestas. Tal es el legado del medio ovni de Tully. El caso de traza física del ovni de Tully de 1966 sigue siendo un ejemplo clásico de las impresionantes dimensiones físicas del fenómeno ovni.

 

Para explorar aún más ver Stan Seers, “UFOs – The Case for Scientific Myopia”, Vantage Press, 1983, Ch. 4, The Tully Saucer ‘Nests’. Bill Chalker, “Tully (Australia) ‘Saucer Nests’,” 370-371, en Ron Story, “The Encyclopedia of UFOs”, NEL, 1980. Ver también mis artículos  “The Tully Saucer Nest: A classic UFO physical trace case” Australasian Ufologist, vol. 4, No. 4, 4th quarter, 2000, págs. 4 – 13 que incluye una extensa lista de referencias, y  “Albert’s “Dream Machine” – UFO reality at Tully – a UFO History Keys Special tribute to Albert Pennisi (1919 – 2009)” Ufologist, Vol. 13, No. 1, mayo-junio de 2009, págs. 3 – 6. UFO Research (Qld) produjo un informe sobre el incidente y ha publicado videos de la conferencia de 2006 de Albert Pennisi y la conferencia informativa de junio de 2016 de Lee Paqui “Tully 1966 revisited”.

 

Keith Basterfield está llevando a cabo una revisión de “cold case” del incidente de Tully en 1966. Pasé los siguientes consejos de información que no agotan los datos de este fascinante caso:

 

El material de QFSRB era fragmentario y compilado en su folleto de Tully de 1966

 

Russell Boundy et al fueron muy útiles con mapas detallados y planos del sitio

 

Mi artículos “cold case” incluyendo la pieza detallada en el Ufologist e IUR, etc. se basó en todo esto y más incluyendo mi propia visita in situ a principios de 1970, este último era limitado ya que era oportuno, estaba en la zona, tratando de regresar a Sydney, en un viaje de trabajo/surf. Fue durante ese viaje que uno de los hijos, Shane creo, me advirtió sobre las taipans, que me hizo volar fuera de la laguna como un cohete. Pensé que habría sido bueno saberlo que antes de entrar 🙂

 

Ayudé a Mike Williams a establecer entrevistas con Albert & Clare. Para entonces Clare estaba bien y verdaderamente una contactee en cosas Ashtar, como se refleja en el “estilo gonzo” de reporteo Mango Country de Tigglelin, donde también crea un escenario que George engañando a Albert – evidencia: nula.

 

 

Las cosas de Tully de John West

 

Los medios contemporáneos extensos, incluyendo la pieza del Tully Times que pienso que utilicé en mis pedazos del blog. Ponen a Tully en una búsqueda de blogs de archivos OZ, etc

 

La máquina de mis sueños de Albert tributo a Albert

 

Revise el listado Jarrold de Robert Frola cuando accedió a las tenencias de QFSRB / UFORQld para esto además de muchos otros materiales

 

Los datos RAAF son limitados pero son contemporáneo

 

También le sugerí a Keith que Stan Seers estuviera relacionado con John Auchettl por familia tal vez quiera probar la política “abierta” de PRA.

 

También hay preguntas de Ron Gaist ABC Checkerboard Tully, que trajo a colación algunos asuntos como la tradición Chic-ah-bunnah y la supuesta conexión de anomalía fotográfica.

 

El libro de Gladys Henry “Girroo Gurrll: the first surveyor”

 

Hay una película desaparecida de ASIO de Tully

 

Por supuesto, hay toda la cuestión de la vigilancia de Stan Seer de la laguna.

 

Mucho de esto es tangencial al caso de 1966, pero sigue siendo un contexto importante y material complementario.

 

Albert’s final talk y Lee Paqui’s 2016 lecture son excelentes fuentes de material de fuente primaria.

 

http://theozfiles.blogspot.mx/2017/07/the-1966-tully-flying-saucer-nest.html

Los “nidos ovni” de Tully (Tres)

El nido del platillo volador de Tully de 1966 revisitado

Bill Chalker

Hubo otros relatos en los alrededores que eran algo sugestivos pero en última instancia no confirmable. Por ejemplo, el catálogo de “Physical Traces associated with UFO Sightings” de Ted Phillips (CUFOS, 1975) describe el siguiente evento intrigante:

A las 10 de la noche del 5 de noviembre de 1971, en el área de South Johnstone, “dos ferrocarrileros de la South Johnstone Cooperative Sugar Milling Assoc., Ltd. se encontraban en el área de la Sección Número Dos cuando el oficial de control trató de contactar con ellos por radio. Se oyeron voces confusas e incoherentes. Creyendo que había ocurrido un accidente, se envió un grupo de rescate. Uno de los grupos observó una luz deslumbrante y poderosa en el área donde se encontraba el bastón quemado marcado por un gran calor. Cuando llegaron al conductor y al bombero, los encontraron estupefactos con un hombre que señalaba repetidamente al cielo. Ambos fueron llevados a un hospital”. La fuente es citada como “Evening Advocate”.

Los archivos del UFO Investigation Center (UFOIC) de principios de los setenta revelan una posible confirmación parcial de la historia. Un corresponsal se refirió a lo que aparentemente fue este incidente:

“Fue durante el viaje hacia adentro o hacia el exterior de un loco que el conductor y su compañero vieron una extraña luz en uno de los campos. Al investigar la luz, se dice que los hombres han visto algún tipo de objeto extraño en el campo… El resultado fue que fueron colocados en el hospital bajo sedación, durante unas dos semanas, probablemente debido a la histeria…”

He hablado con Albert Pennisi y George Pedley en varias ocasiones durante los años y siempre estaba impresionado con sus relatos.

George era generalmente renuente hablar extensamente sobre su experiencia. He hablado con él en varias ocasiones, pero lo encontré reacio a resucitar su experiencia. Sin embargo, George estaba lo suficientemente interesado como para ayudar a un serio intento de aclarar lo que había sucedido. El 13 de junio de 1981 lo entrevisté:

B.C.: De lo que he leído, ¿viste lo que llamaste una nave espacial? Realmente no lo describiste con mucho detalle.

 G.P.: ¡Oh, nunca diría que vi una nave espacial!

 B.C.: Así es como los periódicos te estaban citando.

 G.P.: Bueno, eso está mal para empezar. Vi un objeto… algo subiendo y ya está. Lo que era, no lo sé.

 B.C.: ¿Qué viste realmente?

 G.P.: Bueno, ¡sólo vi esta cosa en el cielo y despegó! Estaba a unos 25 pies cuando la vi – 25 a 30 pies en el aire cuando la vi.

 B.C.: ¿Estaba en el aire cuando la viste?

 G.P.: Oh, sí, no la vi en la laguna como dicen. Eso está mal. Las marcas estaban en la laguna… y acaba de despegar de allí (en el aire). Subió otros 25 pies y sólo voló directamente.

 B.C.: Así que la viste levantarse de una posición de unos 20 pies cuando la viste por primera vez.

 G.P.: Eso es correcto.

 B.C.: ¿Y la posición donde la viste por primera vez, fue que en el mismo lugar donde se encontraron los nidos?

 G.P.: ¿Quieres decir el objeto?

 B.C.: Sí, donde viste el objeto levantarse, dices que lo viste originalmente a 20 pies en el aire, aproximadamente unos 20 pies en el aire…

 G.P.: Sí…

 B.C.: Cuando los nidos se encontraron posteriormente, ¿estaban directamente debajo de esa posición o…

 G.P.: Eso es correcto.

 B.C.: ¿Qué clase de tamaño le pondrías?

 G.P.: ¿Tamaño? Oh, el tamaño era bastante grande. Yo diría 29-30 pies, algo así.

 B.C.: ¿Tienes la impresión de un objeto, o era algo así como una cosa sólida o gaseosa…

 G.P.: Bueno, pensé que era algo sólido, en ese momento. No vi ninguna portilla, ni nada por el estilo, antenas o algo así. Podrían haber estado allí, no estoy diciendo que no estaban allí.

 B.C.: ¿Qué tipo de forma le pondrías?

 G.P.: Algo similar a como dos platillos, ya sabes, cara a cara…

 B.C.: ¿Qué clase de color?

 G.P.: Parecía un gris plateado, un gris azul, así.

 G.P.: (Con respecto a las afirmaciones de los medios de comunicación de que vio el objeto salir de la laguna) creo que había un poco de malentendido allí. Yo diría que fue su culpa de todos modos, nunca diría eso.

 B.C.: Entonces, ¿cuánto tiempo estuvo a la vista?

 G.P.: Lo trabajamos para decir 30 segundos.

Albert hablaría de ello, pero mantuvo la especulación en gran medida para sí mismo. Sucedió y la prueba fue evidente en los “nidos”. Albert, ayudado por sus hijos Adrian y Shane, dio una conferencia pública sobre los acontecimientos por primera y última vez en octubre de 2006 en una conferencia ovni en Brisbane organizada por UFO Research Qld y un video de la presentación ha sido puesto a disposición por el grupo. Yo estaba allí y estaba encantado de ponerme al día con él de nuevo. Para mí su charla fue el punto culminante de la conferencia. También trajo grandes recuerdos de vadear a través de Horseshoe Lagoon a principios de 1970. Parecía que podría haber sido el joven Shane Pennisi quien me dijo que me cuidara de las taipans – ¡algo que podría haber querido ser alertado antes antes que después! Recordé con cariño.

Bill Chalker con Albert en la conferencia UFORQld 2006 y por debajo Albert y sus hijos Adrian & Shane en la conferencia

Mientras que Albert tenía una mente abierta sobre los informes de ovnis que conducían a la sorprendente experiencia de luz del día que George Pedley tuvo en enero de 1966, él mismo estaba preocupado por los sueños inquietantes de ovnis. Para dar al “sueño” de Albert un lienzo más amplio, notaré que el 29 de noviembre de 2014 en North Sydney di una conferencia al Instituto Australiano de Investigación Parapsicológica – “UFOs, Alien Abduction & contact: the Parapsychological Connection” – y la repetí en 2 reuniones de grupo ovni. En cada una varié un poco el contenido porque este aspecto de la controversia ovni tiene una enorme cantidad de datos relacionados con ella. Es obviamente un aspecto del tema que intriga a mucha gente y mucha gente ha compartido este tipo de experiencia.

Ciertamente ha sido un aspecto que me ha intrigado desde el comienzo mismo de mi propia investigación con ovnis. Uno de los puntos clave en los que me enfocaba era el tipo de eventos que calificarían como componentes de tipo psíquico. Algunos son sencillos, pero otros son bastante ambiguos, dejándome a señalar que algunos podrían ser manifestaciones de una tecnología superior y extraordinaria, en lugar de lo que calificaría como un aspecto psíquico, parapsicológico o paranormal.

Lo que siempre ha sido sorprendente para mí que a menudo los ejemplos más notables de eventos de tipo psíquico se pueden encontrar en casos que se consideran como ejemplos de tipo clásico de los casos de tipo de evidencia física.

Teniendo un fondo en química física he sido atraído a los casos del tipo de la evidencia física, particularmente donde la evidencia de rastros es evidente. Lo más sorprendente de todos tal vez han sido los ejemplos clásicos de casos de desembarco de ovnis donde existe una clara correlación entre la presencia de ovnis y el descubrimiento directo de un rastro físico – los llamados “casos físicos de huellas”.

El caso clásico aterrizaje ovni a la luz del día cerca el 19 de enero de 1966, es un excelente ejemplo de esta dinámica. En la experiencia de Albert fue el elemento de precognición o sueño profético.

Para un agricultor curtido, tener esos sueños era un problema suficiente, por lo que mantuvo esto para sí mismo. George Pedley era conocido por ser un trabajador muy duro. Ninguno de los lugareños tenía nada en su contra, incluso aquellos que no creían en su avistamiento. Dijo a los periodistas: “Si alguien me hubiera preguntado hace cinco días si creía en platillos voladores, me habría reído y pensado que estaban locos. Pero ahora lo sé mejor”.

El extraño y desconcertante elemento de los sueños precognitivos en la saga ovni de Tully surgió temprano en la intensa cobertura mediática dada al encuentro cercano de George Pedley con el ovni que salía de Horseshoe Lagoon. El periodista del “Sun-HeraldJohn Dickson citó a Pedley en la edición del 23 de enero de 1966 sobre el sueño de Albert:

“Él me creyó de inmediato y me dijo que había estado soñando durante una semana que un platillo volador aterrizaría en su propiedad”.

 “Dijo que alrededor de las 5.50 am del miércoles (la mañana del descubrimiento del nido original – B.C.) su perro repentinamente se volvió loco y salió hacia la laguna”.

Albert se refirió a estos sueños en una entrevista con el periódico de Sidney “The Sun” el 24 de enero de 1966. El periodista Ben Davie le citó:

“Yo los tenía casi todas las noches. Y empezaban a preocuparme. No pude entenderlos. Siempre fue lo mismo. Esta cosa como un plato gigante saldría de la nada y aterrizaría cerca. Y yo lo miraría en mi sueño y me daría mucho miedo antes de que se fuera. Entonces, el miércoles por la mañana, alrededor de las 5 de la tarde, mi perro de repente pareció alocarse. Estaba aullando como un loco y corrió hacia la laguna”.

Albert me confirmó a regañadientes este extraño elemento, pero no estaba solo con sugerencias de acontecimientos paranormales.

Más de una década después, según la información que recibí, en la cercana Murray Upper, una situación similar se desarrolló aparentemente. Una mujer joven fue despertada por su padre aparentemente porque pensó que la casa estaba en llamas. Había un gran resplandor naranja fuera. Intentaron despertar a otros miembros de la familia sin éxito. El miedo empezó a superarlos y corrieron por el pasillo de la casa lejos de la luz. Su siguiente recuerdo fue que ambos se despertaron a la mañana siguiente muy desconcertados por lo que parecía ser un extraño sueño compartido. Durante el desayuno escucharon informes de radio de avistamientos de ovnis. Entonces se dieron cuenta de que sus “recuerdos” no eran sueños. Se encontró un área circular de caña de azúcar plana cerca de la casa. Posteriormente hablé con la joven. Mientras que ella confirmó solamente estos acontecimientos en una manera vaga de manera que ella tenía una historia que muchos consideraran ser de un abductee ovni clásico. Incluso hablé con su padre, pero no confirmó la experiencia y no estaba dispuesto a elaborar más. En última instancia, no pude confirmar plenamente la validez del asunto. Estos elementos extraños a las experiencias ovni sí suceden, pero generalmente sólo se comparten a regañadientes.

 

Los “nidos ovni” de Tully (Dos)

El nido del platillo volador de Tully de 1966 revisitado

Bill Chalker

En este asunto formé la opinión de que la zona deprimida en la hierba del pantano había sido causada por un pequeño helicóptero y que el observador, a primera hora de la mañana, puede haber confundido la forma de la brillante luz del sol que brillaba en el rotor. Su descripción de la toma aportó algo de fuerza a mi opinión. Sin embargo, había tierras despejadas hacia el este por unos 200 metros donde tal avión podría haber aterrizado con mayor seguridad en lugar de la posición indicada por el observador, cerca de los árboles. Más tarde me informó Wallace Evans de… Tully, un electricista que ha visto marcas similares en un pantano en la playa de Kurrumine y está bastante seguro de que fue causado por un torbellino, chupando agua en una tromba, desarraigando la hierba y poniéndola en un patrón similar. A las 3.30pm, del 21/1/66 tomé una muestra de la hierba en el sitio y la he remitido bajo cubierta independiente en la misma fecha.

El Teniente T. D. Wright, del Air Officer Commanding, Headquarters Operational Command, RAAF, Penrith, New South Wales (NSW), retransmitió el informe del Sargento Moylan sobre el avistamiento de ovnis de George Pedley y Flt. Lt. Wallace cubriendo el papel, al Department of Air, Russell Offices, Canberra. Su comunicación clasificada como RESTRICTED, que fue canalizada a la Directorate of Air Force Intelligence (DAFI), también indicó: “Esta sede cree que las depresiones de la hierba del pantano fueron causadas por pequeñas trombas de agua aisladas”.

En respuesta a una investigación, fechada el 2 de febrero de 1966, de la Commonwealth Aerial Phenomena Investigation Organisation (CAPIO), el Secretario del Departamento de Aire, Sr. A. B. McFarlane, escribió el 11 de febrero de 1966:

“Las investigaciones sobre el área que rodea a los ‘Nidos’ reportados, las pruebas de muestras tomadas de alrededor de ellos y el interrogatorio de las personas involucradas en el informe no revelaron nada significativo”.

 “Sin embargo, durante las investigaciones varios residentes locales declararon que los ‘nidos’ reportados son bastante comunes durante el inicio de la temporada ‘húmeda’. Además, la Universidad de Queensland declaró que no había nada antinatural en las muestras presentadas y evaluó que los ‘nidos’ podrían haber sido el resultado de turbulencias severas, que normalmente acompañan a las ráfagas de línea y tormentas que prevalecen en NORTH QUEENSLAND en esa época del año”.

 “No hay ninguna explicación para los fenómenos visibles reportados, pero podrían haber sido asociados o el resultado de ‘corrientes descendentes’, ‘willy willies’ o ‘trombas de agua’ que se sabe que ocurren en la zona”

“…para información…. en enero de este año desde un aeródromo en los trópicos (se dan varias fotografías tomadas) un buen ejemplo del tipo y el crecimiento de una formación de nubes que se producen con un severo ‘down draught’. La masa giratoria del aire tropical asociada con la actividad de la tormenta, al llegar a la superficie de la tierra puede disiparse y desaparecer o persistir dando lugar a remolinos de polvo, chorros de agua, etc, y dejando un patrón circular revelador en el suelo”.

 “Si se produce sobre un lecho de junco pantanoso el efecto sería aplanar las cañas con un patrón circular. Las fotografías resultantes y las investigaciones de los ‘nidos’ parecen encajar en esta teoría y se acepta como una posible causa de los fenómenos”.

Es fascinante observar cómo la exposición explicativa superficial del Secretario McFarlane, sin duda inspirada en “los fenómenos metereológicos semejantes a los tornados”, infestó los cielos sobre Willow Grove, Victoria y Vaucluse Beach, NSW, anticipó por casi dos décadas los primeros intentos teóricos del Dr. Terence Meaden de explicar los “círculos de cultivos” ingleses de los años ochenta. El doctor Meaden asumiría erróneamente que George Pedley vio su “vórtice” a las 9 de la noche, no a las 9 de la mañana, lo cual es un defecto fatal en el mecanismo que expuso para explicar el informe. Tuve una mano indirecta en la confusión del Dr. Meaden. Su fuente para la historia de Tully de 1966 fue mi relato en la UFO encyclopedia de 1980 de Ronald Story. Con retraso me había dado cuenta de que a pesar de referirme a la naturaleza de luz del día del incidente la entrada llevaba el tiempo como ¡9 p.m! Revisé mi sumisión original a Ron Story y confirmé que había puesto correctamente a las 9 de la mañana. De alguna manera el error surgió y el Dr. Meaden fue extraviado.

La única otra declaración oficial significativa sobre la observación de Tully que encontré en los archivos de la RAAF fue incluida en una carta por el Sr. G. J. Odgers, Director de Relaciones Públicas del Departamento de Defensa, del 17 de diciembre de 1973, dirigida a Charles Wright, un periodista que trabajaba en un artículo para el periódico nacional “The Australian”.

George Odgers del departamento de relaciones públicas de la Oficina Aérea había obtenido claramente de los archivos del DAFI de 1966 detalles de una explicación de lo que George Pedley vio que los oficiales originales de la RAAF y los oficiales del Departamento en 1966 no habían determinado:

“Aunque no se pudo hacer una determinación concluyente, la explicación más probable fue que el avistamiento fue de un fenómeno de viento ‘willy willy’ o circular que aplastó las cañas y succionó los escombros a una altura de unos 30 pies, formando así lo que pareció ser un ‘platillo volante’, antes de moverse y disiparse. Los ruidos silbantes se sabe que se asocian con los ‘willy willies’ y la teoría también está justificada por la configuración en el sentido de las agujas del reloj de la depresión.

El Sr. Odgers añadió, de manera más general,

“Todos los acontecimientos a menudo inusuales se informan en términos sensacionales con poco o ningún intento de evaluación racional. El tema general es ‘noticia’ y se presta al sensacionalismo y conjeturas, pero en la mayoría de los casos las explicaciones lógicas siguen de una investigación cuidadosa. Apreciará que no hay nada que ganar con la reapertura de viejos casos”. (Un sentimiento con el que no estaría de acuerdo – B.C.)

La explicación sugerida por la RAAF no resiste los hechos. En el incidente de Tully se trata de cañas cargadas de agua, un “objeto” en movimiento rápido y una aparente falta de cañas ausentes de la laguna. En otras palabras, la sugerencia de la RAAF de un Willy Willy “vórtice” de cañas de la laguna no puede sostenerse. Albert Pennisi recordó que el oficial investigador de la RAAF regresó al sitio años más tarde y confesó que estaba “extravagante” (desconcertado) por el episodio de 1966. Había sido enviado para revisar a Pennisi y lo encontró muy honesto. Incluso comprobó sus registros de servicio y finalmente se sintió intrigado por lo que sucedía.

Mapa del arreglo “nido”. (ex Australian Flying Saucer review UFOIC Sydney edition, No. 9, noviembre de 1966)

Tanto Albert como George quedaron asombrados por el nido cuando lo examinaron en detalle. Ninguno de los dos había visto nunca algo como esto antes, a pesar de ser campesinos australianos experimentados. Albert Pennisi “conocía” su laguna y un efecto circular como éste era totalmente sin precedentes en su experiencia. Se dirigieron hacia la masa flotante y descubrieron que era posible nadar desde cualquier lado bajo la masa. El agua estaba libre de obstrucciones y el suelo de la laguna debajo de ella era suave y claro de cualquier raíz[1].

Mapas suministrados a Bill Chalker por Russell Boundy (UFOR (FNQ) 1987. (Este mapa describe la distribución “nidos” de 1987 con las huellas de 1966 localizadas en el brazo norte de la laguna) Originalmente reproducido en “The Tully Saucer Nest: A classic UFO physical trace case” artículo por Bill Chalker, Australasian Ufologist Magazine, Vol. 4 # 4, cuarto trimestre, 2000)

Albert y George fueron los más golpeados por una característica particular de la superficie de la cama de caña flotante – lo que parecía ser una clara “impresión” o impresión del ovni. El perímetro exterior de la masa flotante fue empujado hacia abajo marcadamente como si fuera indentado por una forma masiva invertida del platillo, con un centro circular cerca de 6 a 8 pies en diámetro. Albert corrió a su casa y regresó con una cámara tomando una serie de fotos. Para entonces, las superficies superiores de las cañas en la parte superior del “nido” se habían vuelto marrones. La parte inferior de las cañas permaneció verde. Este dorado había ocurrido al final de la tarde, unas 8 horas después de la observación de George Pedley.

Alrededor de 6 pies al norte del “nido” un parche rectangular del pasto del pantano, aproximadamente de 5 por 6 pies había sido recortado al nivel del agua y sacado completamente. George Pedley aparentemente notó esto inicialmente con su observación original del área circular. Otra anomalía interesante fue encontrada por Christine Rounland, cuyo marido ayudó a Pedley con la fertilización de la cosecha. Se encontró con una marca de tierra que se parecía a las curiosas pistas en suelo suelto arado de un prado adyacente entre las palmas de plátano de Pedley. Se dirigían desde la dirección de la zona de la laguna y se extendían una corta distancia en el campo arado. Tenían la forma de una gota de lágrimas, puntiagudas en un extremo y redondeadas en el otro. Cada una tenía de 3 a 4 pulgadas de largo y aproximadamente 2 pulgadas de ancho en su punto más ancho. Se espaciaron a unos 12 pulgadas de intervalos y en una línea recta.

Los siguientes controles submarinos indicaron 3 agujeros grandes en el suelo fangoso de la laguna debajo del nido Pedley. Si estos estaban allí en el momento de la observación no podría ser absolutamente probado, pero algunos que sugirieron la posibilidad de identaciones de tierra en tripode. George Pedley también informó más tarde que notó la presencia de un olor a “azufre” en el área alrededor del nido, justo después de que el ovni se hubiera marchado.

Mientras que sólo el “nido” asociado con el avistamiento de George Pedley tenía una conexión explícita con un encuentro cercano ovni, otros “nidos” fueron encontrados en rápida sucesión en la Laguna de Horseshoe. Aunque intrigantes ninguno de los hallazgos posteriores fue tan convincente como el “nido” original. El área se convirtió en el foco de fenómenos en curso del “nido” y de hecho Tully se conocía como la capital ovni de Australia. Tully había sido conocida como la localidad con una de las lluvias regulares más altas de Australia. El período de encuentro de Pedley cayó dentro de la temporada “húmeda”, es decir, de enero a febrero. Generalmente esto toma la forma de lluvia pesada a llovizna. Por lo tanto, es fácil ver por qué los fenómenos meteorológicos se consideraron una posible explicación. Sin embargo, los hechos no se prestan a esta conveniente respuesta. Los vientos fuertes durante esta “estación húmeda” usualmente ocurren cuando hay ciclones. El encuentro de Pedley se produjo durante un tiempo calmo y tranquilo. El clima prevaleciente para el área en las 24 horas que precedieron el incidente no fue propicio para la formación de tormentas locales. Los habitantes locales están familiarizados con el daño causado por el viento, incluso los que implican vórtices de pequeña escala. Estos suelen presentar cobertura de hierba alteración más áspera y desordenada y la evidencia restos y senderos en la localidad inmediata. Nada de esto era evidente.

Cuando la noticia del encuentro de George Pedley y el “nido” comenzó a difundirse, la cobertura a través de los medios de comunicación proliferaron. Era la primera página de noticias. Todo tipo de teorías abundaban para el “nido”. Helicópteros, pájaros que anidan (“¿Big Bird?”), cocodrilos, perros, dispositivos militares secretos, “naves espaciales”, juncos comidos por gusanos, willy willy y torbellinos estaban entre las muchas ideas trotadas. Había cierta confusión con respecto a la dirección de la espiral del nido, la cual persistió en varios relatos a través de los años. El “nido” de Pedley tenía un remolino en el sentido de las agujas del reloj. Este aspecto al menos descartaba una explicación. El diario de Brisbane, “The Courier Mail”, del 25 de enero de 1966, declaró: “Los funcionarios de la RAAF descontaron la teoría de que los ‘nidos’ han sido hechos por helicópteros. La RAAF dijo que en las depresiones dejadas por helicópteros la hierba usualmente corría en sentido contrario a las agujas del reloj – el nido principal encontrado en Tully corría en el sentido de las agujas del reloj”. Alf Macdonald, el Inspector de Stock Routes Northern Queensland, quien ha vivido en la zona desde 1933, pensó que la teoría del vórtice del viento era improbable. Dijo que el distrito no había tenido un torbellino fuerte, e indicó que dejaban un camino de todos modos. George Pedley también comentó: “He visto torbellinos húmedos y torbellinos de polvo. Si la policía cree esto, déjelos. Sé lo que vi. No fue un torbellino”. La Victorian Flying Saucer Research Society (ahora VUFORS) publicó un excelente artículo, “The Tully ‘nests’: How freakish can whirlwinds be?”, que concluyó que “la hipótesis del vórtice atmosférico” era insostenible, a pesar de que la rotación ciclónica en el hemisferio sur está en el sentido de las agujas del reloj. Los sistemas meteorológicos de vórtice a gran escala, como los ciclones y los torbellinos, tienen en gran parte su rotación determinada por el efecto Coriolis, pero los factores locales pueden negar estas tendencias, particularmente en sistemas de vórtices más pequeños como ‘willy willies’”.

La actividad de “nido” volvió a ocurrir a principios de 1968, culminando en un extraño asunto que involucraba un remoto “detector de ovnis” y la cámara conectada en Horseshoe Lagoon que se disparaba y sacaba imágenes. Las imágenes no reveladas fueron enviadas a Kodak. El paquete fue devuelto con una nota de Kodak diciendo que el contenedor no contenía ninguna película a su llegada a Melbourne, a pesar de que el franqueo original era indicativo de una película presente. Los investigadores incluso usaron a un miembro del parlamento local para tratar de llegar al fondo del misterio de la película perdida, pero todo en vano. La actividad del “nido” ocurrió también en la laguna de la herradura durante años subsecuentes incluyendo 1969, 1972, 1975, 1981 y 1987. Para 1990 Albert Pennisi indicaba que había habido 22 nidos en su laguna desde 1966. Sin embargo ninguno era tan obligatorio con respecto a un explícito ovni como encontró George Pedley en 1966. Aunque se sugirió en algunos de los hallazgos falsos y malentendidos, tales alegaciones no eran aplicables al nido original.

(de Mike William’s Albert Pennisi interview mostrando Stan Seer’s detector set-up)

[1] Eso me recuerda el famoso “Ojo” encontrado en Argentina. Ver  http://marcianitosverdes.haaan.com/2016/08/el-ojo/

Apostaría a que los famosos “nidos ovni” de Tully se formaron de la misma manera. Si eso es así no sería de extrañar que se encuentren más “ojos” en la misma región de Argentina y más “nidos de ovnis” en los pantanos de Tully. (Nota LRN)

Los “nidos ovni” de Tully Primera parte

El nido del platillo volador de Tully de 1966 revisitado

17 de julio de 2017

Bill Chalker

1966 siempre ha tenido un lugar especial de importancia para mí. Mientras que definió los inicios tentativos de mi propio interés en el tema ovni, fue el fenómeno ovni en sí que marcó el año. 1966 fue un año decisivo tanto en Australia como en el extranjero, pero sobre todo, fue una piedra de toque notable para el argumento en apoyo de una realidad ovni. El año vio en Australia algunos casos notables que argumentaron poderosamente que había una realidad ovni real – había algo real y tangible en nuestros cielos, ¡que estaba aterrizando entre nosotros!

(Mi recreación del encuentro de Pedley)

Lo que jugó en Horseshoe Lagoon en la propiedad de la caña de azúcar de Albert Pennisi en la mañana del 19 de enero de 1966 fue un testamento extraordinariamente potente para el caso de una realidad ovni. El término “nido de platillos” entró en el “folklore ovni” y dejó su marca indeleble en la historia del misterio ovni. El famoso asunto del “nido de ovnis” de Tully de 1966 es uno de los relatos más conocidos de un informe aparente de desembarco de ovnis. 1966 fue un año importante para la actividad ovni en Australia. El clásico ovni aterrizó en la Laguna de Horseshoe, cerca de Tully, al norte de Queensland, y George Pedley, agricultor de plátanos de 28 años, fue testigo  y la actividad que siguió aseguró que la localidad fuera el centro de un extenso ambiente ovni que continuó durante muchos años, particularmente en 1969, 1972 y 1975. El área también fue el sitio de los experimentos polémicos en la detección de ovnis a través de la teledetección y la filmación.

El incidente de Tully se ha mencionado extensamente en la literatura ovni durante los años, y con todo sorprendentemente muchas imprecisiones e ideas falsas se han desarrollado. Estos problemas se volvieron más críticos cuando el famoso incidente volvió a ser el foco de atención, esta vez debido a la controversia de los “crop circle” inglesa. Las escuelas prominentes del pensamiento en las formaciones de crop circles adoptaron el incidente de Tully 1966 como ejemplo clásico de sus explicaciones percibidas para los complejos círculos. Sus afirmaciones sobre la relevancia del incidente de Tully como progenitor o un ejemplo clásico del fenómeno de círculos de los cultivos actualmente percibido eran deficientes y, en general, infundados. Doug y Dave, los famosos bromistas de “círculos”, también citaron el incidente de Tully como la inspiración de sus escapadas de creación de círculos de los cultivos. En lugar de ser un ejemplo de un efecto de vórtice del viento, el sitio de aterrizaje de la “nave espacial”, el resultado de las fuerzas paranormales ocultas, la evidencia de “plasma en vórtice” o engaños de “nidos de platillos”, el nido de Pedley es un notable ejemplo de un rastro físico de un caso ovni. La elección de “ovni” es deliberada en que un fenómeno no identificado aparentemente estaba involucrado. Una explicación definitiva se nos escapa actualmente.

(El dibujo de George Pedley del ovni que él vio del formulario del informe de QFSRB (ahora UFORQld))

Como todos los acontecimientos notables es importante entender el contexto de lo que ocurrió el 19 de enero de 1966. Es una historia fascinante que toca en la naturaleza más ancha y más lejana de la realidad ovni.

El foco central de la historia del “nido ovni” de Tully es Horseshoe Lagoon en la propiedad de Albert Pennisi cerca de Euramo a unos 8 kilómetros al sur del municipio de Tully. La laguna y la propiedad de Albert se encuentran en la franja plana plana de la costa. Tully se encuentra entre el Monte Tyson (674 metros) al noroeste inmediato y el Monte Mackay (724 metros) un poco más al este.

Es desde el pico del Monte Tyson que algo engendró las leyendas aborígenes del Chic-ah-Bunnah. El pico se registra como el “lugar de desembarco” de Chic-ah-Bunnah. Gladys Henry registra la sorprendente tradición en su libro de 1967 sobre cuentos folclóricos aborígenes “Girroo Gurrll: the First Surveyor and Other Aboriginal Legends”:

“El Chic-Ah-Bunnah era un espíritu en forma de hombre, y siempre fue avistado corriendo por el aire. Emitía una extraña luz azul y cegaba al mirarlo. Cuando se alejaba de la tierra había un golpe espantoso y un ruido rugiente. Comía brasas rojas brillantes y sólo llegaba a la tierra en ciertos lugares. Los tres lugares conocidos en la zona eran Goodarlah Hill en el río Murray, la gran roca en la parte posterior o lado occidental de la cresta del Monte. Tyson (Mt. Bulleroo) y otra roca lejos encima del valle de Davidson. La criatura era espantosa de contemplar y tenía una nariz larga y horrible. Se dijo que Kitty Chilburrah había visto uno personalmente mientras estaba en Palm Island, y el testigo local, una niña llamada Jaa-Jin-oo (la anguila pequeña), afirma haber visto uno en los últimos años. No hay evidencia de que el chic-ah-bunnah haya hecho daño a nadie. Simplemente inculcó un gran temor en los corazones de los espectadores”.

(Del libro de Gladys Henry)

Jack Muriata, un respetado anciano de la tribu Girrigun, describió un encuentro con el chich-ah-bunnah, que experimentó en 1932, cuando tenía 9 años jugando una noche sin luna con amigos en las orillas del río Tully. Jack contó su historia a Frances Whiting, que incluyó el cuento en una historia sobre la saga ovni de Tully que apareció en el periódico de Queensland “The Sunday Mail” el 20 de enero de 2002.

“Nuestras madres y abuelas solían decirnos que no nos alejáramos demasiado del campamento en caso de que el Diablo viniera llamando. Hombres diablos, los llamamos los aborígenes, o chic ah bunnahs. Los blancos los llaman ovnis, y si uno se queda atrapado, nuestras abuelas nos dijeron que moriríamos”.

 “Una noche estuve con mis amigos y caminamos demasiado lejos de nuestro campamento al río. Estábamos jugando en las dunas cuando esta gran bola de luz, tan brillante, que nunca habías visto semejante luz, voló desde el cielo por encima de nosotros. Encendió todo el río, y luego bajó a lo largo de las orillas, como si nos estuviera buscando”.

 “Mis amigos estaban gritando, ‘¡Corran! ¡Corran!’ Y todos nos alejamos tan rápido como pudimos volver al campamento y a nuestras madres. No quieres que te atrape el diablo”.

Otro de los primeros informes ovni vino de cerca de Euramo, el pueblo más cercano a Horseshoe Lagoon. En septiembre de 1959, Max Menzel conducía un tractor cuando vio “una nave brillante, grande y cónica, de aproximadamente 30 pies de largo”, que parecía estar flotando sobre la caña de azúcar, a sólo 100 pies de distancia. Una casa cercana estaba iluminada con una intensa luz roja y naranja. Hubo una proliferación de avistamientos hasta 1965, incluyendo un aparente aterrizaje nocturno en las laderas del Monte Mackay el 29 de noviembre. La actividad subió durante meses a raíz de la experiencia de Pedley. El distrito de Tully parecía estar obsesionado por los ovnis.

Una de las fuentes más prolíficas de historias de ovni del área de Tully fue la testigo local Claire Noble. Había informado sobre la extensa actividad que precedió a la famosa observación de Pedley de enero de 1966.

La respuesta a los informes de Claire Noble de ovnis hasta enero de 1966 atrajo respuestas mezcladas de los lugareños. Albert Pennisi había estado cultivando en el área desde 1947 y sabía algo de las historias locales y estaba inclinado a creer las observaciones que Claire Noble y otros estaban haciendo en los meses que llevaban hasta el 19 de enero de 1966. Sorprendentemente Albert y su esposa vieron algo muy inusual en la propiedad justo antes de comprarla en 1947. Vieron grandes rayos giratorios de luz que parecían brillar desde el cielo a cierta distancia. Subiendo a un cobertizo para tener una mejor vista, Albert vio lo que parecía “un acorazado” viajando por el cielo. Así que cuando personas como Claire Noble empezaron a ver cosas extrañas en la zona, Albert mantuvo una mente abierta.

La historia de Tully Times (que parece ser una pieza de co-creación periodística)

Los archivos RAAF describen el famoso incidente de Tully de la siguiente manera:

Alrededor de las 9.00 horas del día 19 de enero de 1966, el Sr. G. A. Pedley, cultivador de plátanos de Tully, Qld, observó un objeto gris mate, no reflectante, de unos 25 pies de largo y 8 pies de profundidad, elevándose verticalmente entonces subió en un ángulo de 45° a una altura de unos 30 pies sobre el pantano que estaba situado a unos 25 metros de su posición. Se produjo un silbido asociado que disminuyó mientras el “objeto” subió. La forma aparente se describió como “dos platillos, cara a cara”, pero no se observó ningún detalle estructural. La duración de la observación fue de aproximadamente 15 segundos y desapareció en el aire medio mientras se alejaba a la distancia (no evaluada).

 La famosa foto de la huella

 “Una depresión claramente definida y cercana a la depresión circular permaneció en evidencia en la hierba de pantano en el punto desde el cual el objeto fue visto levantándose y midió alrededor de 32 pies de largo por 25 pies de ancho. La hierba fue aplanada en curvas en el sentido de las agujas del reloj al nivel de agua dentro del círculo y las cañas habían sido arrancadas del lodo. No había quemaduras en la hierba ni en los árboles circundantes y el observador declaró que no había olor a combustión…”

George & Albert en el sitio

Mi investigación de los archivos de la Royal Australian Air Force (RAAF) reveló el informe original de la policía sobre el incidente. Como estas son las fuentes documentadas más tempranas, extractos de ella se incluyen aquí de detalles no incluidos en la declaración anterior hecha en 1973 en respuesta a una investigación del periódico “australiano”.

George Pedley delante de la huella

George Pedley reportó su experiencia a la policía de Tully a las 19.30 horas del 19 de enero. A las 7 am, del 20 de enero, George Pedley y el sargento A. V. Moylan fueron al lugar del incidente. El sargento Moylan, luego contactó a la Base Townsville de la RAAF por teléfono, en la mañana del 20 de enero. El teniente Wallace le aconsejó al sargento Moylan que él enviaría un cuestionario proforma para ser completado por George Pedley. El viernes 21 de enero, el teniente Wallace confirmó el envío de dos copias de la proforma de avistamiento por correo ese mismo día y también pidió al sargento Moylan obtener “una muestra de la hierba de la zona quemada”. A las 3.30 pm, el mismo día, Moylan regresó al sitio y tomó una muestra “de la hierba de la depresión en la hierba del pantano en el sitio. La proforma fue llenada por Moylan basado en sus entrevistas con George Pedley y fue fechada el 26/1/66 El sargento Moylan envió el informe y la muestra el 26/1/66.

Los siguientes detalles se extraen del RAAF “REPORT ON AERIAL OBJECT OBSERVED” que Moylan llenó con George Pedley. Debido a que se han hecho muchas afirmaciones contradictorias sobre lo que George Pedley dijo en ese momento, vale la pena volver a la documentación llenada entonces:

Nombre del observador: George Alfred PEDLEY de 28 años

 Manera de la observación: viajando en un tractor cerca de 1/2 milla de la casa de la granja de Albert PENNISI, Rockingham Road, Euramo. Atención atraída por el silbido, claramente oído por el ruido del tractor, similar al aire que se escapa del neumático; revisó neumáticos y buscó fuente de ruido cuando vio objetos a unos 25 metros adelante. No se utilizaron instrumentos ópticos en la observación.

 Altura o ángulo de elevación: Visto por primera vez a la altura de la copa 30’. Se elevó verticalmente hasta aproximadamente el doble de esa altura, luego salió, subiendo a unos 45 grados.

 Velocidad, o velocidad angular: Extremadamente rápido; No hay estimación de velocidad, pero mucho más rápido que un avión. Estaba cerca de las copas de los árboles y éstas daban al observador una buena base para estimar la altura.

 Dirección de vuelo con referencia a puntos de referencia o puntos de la brújula: Se elevó verticalmente a unos 60 pies y salió hacia el sur oeste trepando a unos 45 grados; parecía estar girando todo el tiempo observado. (el objeto parecía permanecer en) camino de escalada recta.

 Existencia de cualquier evidencia física: Depresión claramente definida cercana a la circular en la hierba del pantano en el punto desde el cual el objeto visto se eleva, unos 32’ de largo y 25’ de ancho. Hierba aplastada en la superficie de 4’ de agua que se encuentra en en curvas en el xxxx sentido horario.

(El sargento Moylan, en su informe, había mecanografiado en el sentido contrario a las agujas del reloj inicialmente y luego lo había corregido en el sentido de las agujas del reloj, al superponer el “anti” con el “xxxx”. La dirección del remolino en el lugar del incidente del 19 de enero es una cuestión de confusión continua. La dirección de las agujas del reloj fue la dirección de corrección B.C. Discutí esta confusión con Stan Seers, el principal investigador de Queensland Flying Saucer Bureau (ahora UFO Research Qld) del Tully UFO milieu. Él confirmó que incluso él consiguió confundirse y estuvo de acuerdo que el “el nido del platillo” del 19 de enero de 1966 tenía rotación a la derecha).

Condiciones meteorológicas experimentadas en el momento de la observación: Cielo limpio; Sol caliente.

 Localización de cualquier tráfico aéreo en la vecindad en el momento del avistamiento: Desconocido pero comprobado por RAAF Garbut.

(El Teniente Wallace, de la base de la RAAF de Townsville, en un minucioso documento de cobertura, confirmó que “no había ningún servicio o aeronave civil operando en la zona… en el momento del avistamiento…” – B.C.)

Cualquier información adicional: (Sargento Moylan escribió)

El observador informó este asunto a la Policía de Tully a las 19.30 horas del 19/1/66 y a las 7 de la mañana, del 20/1/66 me acompañó al sitio de la depresión en el pantano. Su versión incluía entonces la información de que el objeto se elevó verticalmente, parecía que se sumergió ligeramente y luego se alejó en camino de escalada recta. Luego dijo… además que no había olor a combustión ni quemaduras visibles de hierba o árboles; que la hierba aplastada o los juncos eran bastante verdes cuando vio por primera vez la depresión; a su regreso aquella tarde la hierba se había vuelto parda.

 (El sargento Moylan agregó además:)

 

Las fotografías Rhodes (11)

La(s) foto(s) platillo volante de Rhoades

Hemos tratado con la foto del ovni de William Rhoades desde el 7 de julio de 1947 en este blog y en otros sitios antes.

Anthony Bragalia ha proporcionado comentarios sobre la foto.

Hayden Hewes también evaluó las fotos (dos) en un artículo del UFO Report (octubre de 1978, página 40 ss.), del cual aparece la imagen anterior.

Hay varios elementos en la historia de Rhoades que intrigan…

Primero la fecha de las fotos – el 7 de julio de 1947 – el tiempo del incidente de Roswell. Rhoades tomó su(s) foto(s) en Phoenix, Arizona, donde vivió.

Los hombres de Negro, supuestamente, visitaron al Sr. Rhoades y supuestamente le advirtieron acerca de discutir las fotos – que “sería considerado y acto de espionaje” le dijeron.

Los registros de la Fuerza Aérea indican que los militares tomaron el asunto en serio, como lo demuestran los informes de la FA (INCIDENTE 40, 7 de julio de 1947, 16:00 horas, Phoenix, Arizona), informa el Sr. Hewes.

Un análisis de John A. Clinton, para la Fuerza Aérea, adjudicó que las fotos fueron falsificadas.

Pero William Spaulding de Ground Saucer Watch no estaba de acuerdo, escribiendo que las fotos de Rhoades eran de buena fe, mostrando un objeto grande (30/35 pies de diámetro), a unos 4,000 pies de la cámara de Rhoades. El objeto tenía una fuente de luz, no un agujero en el medio como algunos lo vieron, y parecía fabricado, con agujeros de ventilación en la parte posterior.

Kenneth Arnold dijo: “El 24 de junio cuando hice mi observación de los nueve discos voladores, el segundo desde el fondo se parecía exactamente a la foto que (un capitán Davidson) dibujó (para Arnold de la nave de Rhoades).

Las fotos fueron tomadas de él por dos miembros de la comunidad de inteligencia Rhoades dijo, y nunca fueron devueltas o encontradas, Rhoades intentó una demanda para recuperarlas, que nunca fue llevada a buen término.

La historia de Rhoades y las fotos fascinan a algunos visitantes y colaboradores aquí, y puedo ver por qué; la fecha de la fotografía, los hombres de negro, las evaluaciones contrarias de autenticidad, la insinuación de Arnold y la credibilidad de Rhoades entre otros elementos en este viejo episodio.

¿Más por venir? Rich, no he encontrado el artículo de Hewes. ¿Puedes enviarme un escáner?

La falta de ortografía de su nombre (es Rhodes) que no había visto antes. La variante común es Rhoads.

“Primero está la fecha de las fotos…”

Los acontecimientos de Roswell, de Smith, y de Rhodes parecen ser el racimo que motivó a la AAF para estar proactiva en el frente. Incluso por fin dan atención a Arnold.

“Los hombres de Negro, supuestamente, visitaron al Sr. Rhoades y supuestamente le advirtieron acerca de discutir las fotos – que ‘sería considerado acto de espionaje’, le dijeron”.

En mayo de 1948, el Coronel McCoy informó a Rhodes en correspondencia con respecto a la Ley de Espionaje. En un lenguaje casi idéntico al de la primera página de Analysis of Flying Object Incidents in the U.S.”, que era Top Secret y que incluía los detalles del incidente de Rhodes. No he revisado todos los archivos de incidentes de los otros casos mencionados en el informe para ver si había un aviso similar enviado a otros. Todavía no he encontrado uno.

“Este documento contiene información que afecta a la defensa nacional de los Estados Unidos en el sentido de la Ley de Espionaje, 50 USC, 31 y 32. Su transmisión o la revelación de su contenido de cualquier manera a una persona no autorizada está prohibida por la ley”.

Rhodes también podría haber sido informado por los agentes en persona, pero no he encontrado nada. ¿Hewes realmente cita a Rhodes acerca de ello?

“Un análisis de John A. Clinton, para la Fuerza Aérea, adjudicó que las fotos fueron falsificadas”.

Nadie que yo conozca ha identificado a Clinton, su estatus y asociaciones, o incluso la fecha de la carta. Mi mejor conjetura es algún tiempo después de Sign y después de que llegó Hynek. 1949. Un documento civil.

“Pero William Spaulding de Ground Saucer Watch no estuvo de acuerdo…”

No he visto eso tampoco. Rhodes pensó que tenía un dosel bajo, y que podría envolverse por debajo. Mencionó la ventilación en el borde trasero en la correspondencia con Col McCoy, sin fecha, pero probablemente Primavera de 1948.

Esto podría haber llamado la atención de AMC ya que indicaba un avión de especificación desconocida.

“Las fotos fueron tomadas de él por dos miembros de la comunidad de inteligencia Rhoades dijo, y nunca fueron devueltas o encontradas, Rhoades intentó una demanda para recuperarlas, que nunca fue llevada a buen término”.

BB no contiene ningún documento de Rhodes pidiendo la devolución de sus negativos, pero algo estaba pasando. En 1952 tanto Fournet como Ruppelt se preocuparon mucho hasta que un adulto apareció y les dijo qué hacer.

En 1954, algo fue devuelto a Rhodes – o al menos preparado para ser devuelto a él. Dos negativos y cuatro copias 8×12. No está claro en absoluto si eran negativos originales, o copias, o negativos hechos fotografiando las impresiones.

Como mejor puedo decir en 1952, los archivos del incidente # 40 no estaban disponibles para Fournet o Ruppelt (a menos que estuvieran haciendo un notable cya).

El punto interesante es que se refieren a “Rhoads”, una falta de ortografía del nombre no se ve en los archivos desde la nota de origen de CIC S.A. Aldrich en julio de 1947 informa asegurar las fotos del periódico.

Saludos,

Don

Rich,

Le di a Bragalia información de contacto de la familia (y algunos antecedentes familiares) en Rhodes. Podría haber encontrado algo. No lo sé.

Creo que Randle obtuvo una buena ventaja de sus informantes de que el objeto fotografiado por Rhodes era la plataforma para un proyecto de vigilancia aérea. Lo que creo que debería hacer es reconsiderar que se trata de un proyecto de la USAF, y mirar a la Armada, en su lugar.

Una de las razones por las que me gustaría saber si la FA compartió sus archivos con la Marina en el Analysis of Flying Object Incidents in the U.S.”. He mencionado (la Oficina de Inteligencia Naval, es co-autor de la lista con la Dirección de Inteligencia de FA).

Saludos,

Don

Lance: “No estaba convencido”.

Cualquier persona que descarte a Rhodes debido a la cuestión del grado honorario no vale la pena leer sobre el incidente, y es una buena base para sospechar algo más que han afirmado haber investigado – en mi opinión.

Randle pisa la línea, pero no la cruza. Eso es de su agrado.

No hay ninguna evidencia en absoluto que Rhodes alguna vez se promovió como un doctorado. He encontrado un artículo publicado en 1949 en el que se refiere a sí mismo como Doctor (Honorario), y tarde en la vida se refiere a él de nuevo, pero desdeñosamente. De lo contrario, él es el Sr. Rhodes.

Rhodes fue, para citar a Bugs Bunny, un “personaje único”. Mi opinión no apoyada es que le mintió a Lee DeForest. Sospecho que Rhodes era ingenuo y probablemente admiraba  DeForest – otro tipo de inventor, en lugar de un científico académico. Él decidió creer que DeForest, es todo.

Saludos,

Don

Don:

Que William Rhoades/Rhodes fotografió ostensiblemente un disco volador, dos semanas después del avistamiento de Arnold y de la cobertura mediática exagerada, ofrece la especulación de que él (Rhoades) intentaba capitalizar (¿para qué?) la publicidad de Arnold o captó una foto de un disco volador con su cámara de caja Kodak.

¿Podemos realmente saber con certeza cuál de los escenarios se aplica?

¿Importa?

¿Cuál es el – para usar mi frase sobrecargada a menudo – retorno sobre la inversión, la recompensa?

La historia es, como muchos otros, una curiosidad… y tal vez sólo eso.

RRRich “¿Podemos realmente saber con certeza cuál de los escenarios se aplica?

¿Importa?

¿Cuál es el – para usar mi frase sobrecargada a menudo – retorno sobre la inversión, la recompensa?

La historia es, como muchas otras, una curiosidad… y tal vez sólo eso”.

No sé si Rhodes había oído hablar de Arnold o siquiera había prestado atención a la oleada platillo. De todos modos, no podía haber visto los dibujos de Arnold.

Excepto por hablar con Linda Howe en 1999 (¿2000?), y supongo que Hewes (1978), si lo entrevistó, no he encontrado nada de Rhodes en el que se refiere a las fotografías, u ovnis en general. Simplemente no es una presencia en la historia ovni.

Parece haber tenido en cuenta la advertencia de la Ley de Espionaje que recibió del Coronel McCoy durante tres décadas (Si Hewes lo entrevistó en 1978). Simplemente no escribió nada de eso que pueda encontrar.

Así pues, él no consiguió ninguna “recompensa” de una conexión ovni o del PhD honorario. No lo intentó. Sus intereses, y sus éxitos principales, estaban en la óptica y la proyección de imagen electrónica. Él parecía haber caído eso, también, en el punto de su éxito después de dedicar la mayor parte de su vida a ello. No sé por qué.

Un personaje único.

Saludos,

Don Tu interpretación del episodio, Don, sugiere que el Sr. Rhoades (o Rhodes) en realidad tomó una foto de un disco volador o algo ufológico.

Sin duda tenía que haber oído hablar de la vista de Arnold.

Puesto que él (Rhoades) era un planificador de largo – él patentó cosas – quizás él vio una manera de utilizar una foto del disco volante adelante en el camino a su ventaja, tanto como Wilhelm Reich hizo con sus escapadas del platillo volante.

O él (Rhoades) era un hombre honesto, con una cámara Kodak, que consiguió una foto de un disco volador (o algo) y quiso saber qué era.

De cualquier manera, el “incidente” no nos lleva muy lejos.

Pero es una curiosa nota al pie de la “historia” platillo volante.

(Por cierto, he transmitido tus comentarios a Bragalia, y espero, como tú, algún tipo de respuesta.)

RR

Rich: “De cualquier manera, el ‘incidente’ no nos lleva muy lejos”.

El archivo de incidente es incompleto. Argumenta que había un “Bluebook” de clasificación más alta y no desclasificado. Los puntos de incompleción son significativos, imo.

Así que, no, no nos lleva muy lejos.

Los archivos del caso se detienen fríos en el verano de 1948, cuando McCoy escribe a Larmore. Lo que ocurre con Grudge y Bluebook durante los próximos seis años es irrelevante, porque a partir de ese momento, la USAF sólo está interesada en mantener la historia fuera de la prensa, y Hynek quiere encontrar evidencia contra el carácter de Rhodes para pisotearlo en público como un Advertencia a otros que podrían considerar el engaño de un disco volador. Al parecer, la AFOSI no encontró nada para calentar el corazón de Hynek.

Saludos,

Don

Don:

Me refiero al episodio de Rhoades, por sí solo, no nos lleva muy lejos, en la búsqueda de un desenlace del enigma ovni.

Es sólo un incidente más de charla que muestra cómo tales avistamientos, ya sean reales o no, no mueven la aguja muy lejos hacia una respuesta a lo que eran o son los ovnis.

Es una curiosidad, y eso es todo.

Si lo extrae del flujo de datos de ovnis, no se pierde.

Espera, fue sacado de la corriente de datos ovni, y nadie se dio cuenta o se preocupó – excepto tú, yo, y tal vez Anthony Bragalia a la vez.

Incluso el artículo de Hayden Hewes era dietético.

RR “Me refiero al episodio de Rhoades, por sí solo, no nos lleva muy lejos, en la búsqueda de un desenlace del enigma ovni”.

Bien, sugiere fuertemente que había más a él que lo que tenemos en BB. Si el resto del archivo se encuentra alguna vez, podría llevarnos a algún lugar relevante.

Estoy de acuerdo, tal como está en BB, no hace nada para resolver el “enigma ovni”.

Sólo una nota: la carpeta BB Manila para el incidente 40 está etiquetada en la pestaña: Rhodes, W.A. Dr. 😎

Saludos,

Don

http://ufocon.blogspot.com/2011/09/rhodes-flying-saucer-photos.html