Archivos de la categoría Ovnis

El ovni de Estados Unidos: La historia del Avrocar

El ovni de Estados Unidos: La historia del Avrocar

17 de mayo 2015

Bill Wilson

Avrocar-2Pocos temas marginales evocan tanta pasión y debate como ovnis. Las teorías acerca de lo que está por detrás del fenómeno ovni van desde serios tratados científicos a explicaciones cuasi-religiosas que evocan todo, desde Bigfoot a la Atlantida.

Una pieza del rompecabezas puede estar en un avión experimental que recibió gran atención de ambas autoridades militares: estadounidenses y canadienses, en los años 50 y 60. Apodado el VZ-9 Avrocar, la nave tiene un extraño parecido con las concepciones populares de platillos voladores, que son el tipo más frecuente de ovni.

El Avrocar fue idea del inconformista diseñador de aviones Jack Frost. Frost trabajó con la firma aeronáutica británica de Havilland durante la Segunda Guerra Mundial. Fue pionero en la investigación de los viajes supersónicos y otros conceptos avanzados. En 1947, firmó con la compañía aérea con sede en Canadá Avro Canadá, formando un equipo muy unido de investigadores renegados que se hacían llamar el Grupo de Proyectos Especiales (SPG). Eso solo es suficiente para enviar a los aficionados de la conspiración a un manojo de nervios. Añadiendo al misterio de la organización está el hecho de que trabajó en diseños de aviones altamente experimentales.

Frost y sus colegas en el SPG imaginaron una nueva forma de canalizar el empuje del motor, una que haría práctico el despegue vertical de propulsión a chorro y aterrizaje (VTOL) en los aviones. En la década de 1950, tanto los funcionarios canadienses como los estadounidenses consideraban una guerra nuclear con los soviéticos como una posibilidad real. En un escenario en el que la mayoría de los campos de aviación serían destruidos por las bombas atómicas, los planificadores militares consideraban una prioridad el desarrollo de aviones VTOL.

AvrocarEl equipo de Frost sintió que la respuesta al desarrollo de este tipo de aviones estaba en aprovechar el efecto Coanda, en el que aire presurizado puede circular en la parte superior de una nave en forma de disco, haciendo que flote sobre el suelo. Los investigadores también creían que una nave de este tipo sería estable, en velocidades tanto sub y supersónicas. Esto le daría a la nación en posesión de estos vehículos incuestionable superioridad técnica sobre sus enemigos.

A pesar de los posibles beneficios de esta investigación, las autoridades de defensa de Canadá dejaron el diseño de Frost en favor de otros proyectos. Nunca se renuncia fácilmente, el diseñador capturó la atención de los funcionarios estadounidenses cuando visitaron las instalaciones de Avro Canadá en 1953.

Intrigada por su propuesta, la Fuerza Aérea de Estados Unidos se hizo cargo de la financiación del Special Projects Group, adjudicando a la organización clandestina una donación de US $ 750,000 en 1955. Avro Canadá siguió con una inversión de 2,500,000 dólares al año siguiente.

Con importantes fondos invertidos en el esfuerzo, las autoridades presionaron a Frost y su gente para producir resultados. En 1957, ofrecieron a la USAF un motor a prueba-de-concepto. Por desgracia, las pruebas del prototipo no fueron tan bien planeadas. El motor filtró aceite y causó incendios.

Para evitar su propia muerte, los miembros del equipo construyeron una cabina de acero reforzado en la que poner a prueba el dispositivo. A pesar de estas medidas de seguridad, su prototipo fue simplemente demasiado poderoso para controlar. Los financiadores comenzaron a perder interés cuando Frost propuso la construcción de un modelo a escala que eventualmente se convirtió en el Avrocar.

Avrocar-3El Avrocar es lo más cercano a la construcción de un platillo volador que los científicos terrestres han llegado jamás. Consiste en un disco de 18 pies de diámetro y 3 ½ pies de espesor. En su centro se encuentra un rotor impulsado por tres motores Continental J69-T-9 a reacción. Diseñado para una tripulación de dos, fue construido para que el piloto pudiera operar la nave con una sola palanca de control.

Frost, que era un excelente vendedor, prometió su invento tendría cientos de millas por hora, alcanzaría una altitud de 10,000 pies, y tendría un alcance de cerca de 1,000 millas. Sin embargo, al igual que con la mayoría de sus predicciones, la realidad se quedó corta. Las fuerzas aerodinámicas causaron que la nave fuera de un lado a otro violentamente durante el ascenso. El Grupo de Proyectos Especiales intentó varias maneras de corregir este problema, pero fue en vano.

En su versión final, la velocidad máxima real del Avrocar fue de 35 millas por hora, su rango estaba más cerca de 80 millas, y podría elevarse unos tres pies sobre la tierra antes de que se desestabilizara. Los esfuerzos para rescatar el proyecto continuaron hasta finales de 1961, cuando el gobierno finalmente sacó el tapón.

A pesar de su triste récord, el Avrocar es un espectáculo chingón. De hecho, se puede ver uno de los dos prototipos en exhibición pública en el Museo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Dayton, Ohio. Si usted no sabe nada, es posible que jure que está viendo una nave espacial real. Y eso, queridos lectores, es la verdad sobre el proyecto platillo volante de los militares – o eso dicen las fuentes oficiales.

http://news.boldride.com/2015/05/americas-ufo-the-story-of-the-avrocar/79070/

“El público merece una contabilidad financiera”

Debacle de las Diapositivas Roswell: “El público merece una contabilidad financiera”

18 de mayo 2015

BeWitness DebacleEl valor de llamarse Ernesto

Por Robert Salas

The UFO Chronicles

Para la farsa que se presentó en la Ciudad de México el 5 de mayo, ahora tenemos la disculpa de Donald R. Schmitt. Contamos con la disculpa de Anthony Bragalia, aunque la suya no fue para el público en general, sino para los nativos americanos del suroeste. Y tenemos la admisión indirecta de Richard Dolan de que él pudo haber cometido un error. Todavía no tenemos un comentario definitivo de Tom Carey, Jaime Maussan, o Adam Dew que todavía están formulando una respuesta. Hoy en día, Dolan declaró: “…la cuestión de las diapositivas está CERRADA”. Supongo que él y el resto del grupo responsable de esto quieren ahora estrecharnos sus manos y seguir adelante.

Creo que vale la pena otra mirada porque muy bien podría ser otro motivo de lo ocurrido.

Cuando las fotos se presentaron primero en algunos de ellos, concluyeron que los Rays, los propietarios originales de las fotos eran amigos de Dwight D. Eisenhower. Sin embargo, no ha habido ninguna evidencia presentada para apoyar eso. Meses antes del 5 de mayo de Tom Carey y otros estaban haciendo conexiones muy tenues entre la edad de las fotos, la relación con Eisenhower y el incidente Roswell de 1947. De alguna manera, todos los actores de esta comedia compraron esa conjetura, incluso sin embargo, que yo sepa, sin haber evidencia de que había algún tipo de conexiones.

Cualquier persona que estudie seriamente las fotos por cualquier periodo de tiempo habría notado la tarjeta en la caja de cristal y que algo estaba escrito allí. Meses antes de que investigadores del evento como David Rudiak, Kevin Randle y Robert Hastings estaban haciendo el punto de que a pesar de que la edad de las fotos se pudo determinar con precisión, no había nada para conectarlas con el incidente de Roswell o que demostrara que eran de entidades extraterrestres. También hice este punto y mis sospechas acerca de la integridad de Jaime Maussan antes del evento.

Semanas antes del evento del 5 de mayo, al menos un investigador respetado, Frank Warren pidió ver una foto de alta resolución y se ofreció a tratar de determinar lo que estaba escrito en el cartel. En numerosas ocasiones, se le negó esta petición. Cuando una foto de alta resolución fue finalmente liberada, después del evento, fue rápidamente capaz de leer el cartel utilizando software deblur “off the shelf”.

Placard-TEXT1 From Adam Dew (For Web-site with WM) (Crpd 2500 Px - 72 DPI) - Edit with Smart BeBlur 5-9-15Imagen, surgida de una de las llamadas Diapositivas Roswell, destacando la etiqueta, que detalla la exhibición de la momia asociada a ella, según lo proporcionado por Adam Dew; la prestación fue realizada por Frank Warren utilizando software de-blurring y edición de imágenes. Se añadieron ilustraciones del texto para mayor claridad

Múltiples fuentes han confirmado que lo que decía era restos momificados de un niño.

Uno tiene que preguntarse seriamente si se realizó o no la debida diligencia en el proceso de validación de las fotos antes del evento por sus organizadores y otros participantes. Y, si la diligencia debida no se hizo, nos lleva a qué otros factores pueden haber motivado el hecho de que todos siguieron adelante con el evento con el conocimiento de que nada de valor se presentaría.

Algunos de los participantes afirman que no se hizo dinero de esto. Sin embargo, si ese es el caso ¿por qué se pagaron altos precios por asistencia y por qué fue transmitido a todo el mundo por $ 20 cada uno? Ciertamente, los organizadores tenían derecho a recuperar sus gastos, pero ¿están facultados a promover una farsa? ¡Un reportaje reciente de México afirma que hubo más de 7,000 personas asistiendo al evento y otros 2.5 millones pagaron los $ 20 para ver la transmisión en vivo! ¡Eso es más de $ 50 millones de dólares! Si estas cifras son exactas, esto no es una cantidad insignificante de dinero.

Sin perjuicio de lo que se reclama sobre la intención y el propósito, la perspectiva de que la cantidad de dinero sería un motivo importante para la promoción y eventualmente seguir adelante con este evento vergonzoso. Antes de hacer caso a la llamada a poner esto detrás de nosotros, creo que el público merece una contabilidad financiera.

La momia extraterrestre: La estafa más antigua en la historia ovni

La momia extraterrestre: La gran estafa más antigua en la historia ovni

15 de mayo 2015

Theo Paijmans

Ahora que el polvo se ha asentado en torno a la presentación tan denostada de las denominadas diapositivas Roswell, es el momento de inclinarse hacia atrás y darse cuenta de que esta no es la primera vez que las personas fueron engañadas por las afirmaciones de que se tenía evidencia de un cuerpo extraño. Precisamente lo mismo sucedió hace exactamente 150 años, en lo que es el primer cuento y de más larga duración en la historia de la ufología. Desde esta perspectiva, el desastre de las diapositivas Roswell es simplemente la última iteración de la broma más antigua de la ufología: la de la momia extraterrestre.

También hay un aviso de advertencia: los que no aprenden de este aspecto de la historia ovni están condenados a repetir sus fracasos. Hay un buen número de historias de choque de ovnis en el siglo 19 que mencionan el hallazgo de cuerpos de extraterrestres en medio de los escombros. El más famoso es el extraterrestre que supuestamente fue enterrado en el cementerio de la pequeña ciudad de Aurora, Texas, después de que el ovni, dirigible o lo que sea que se estrelló en el molino de viento del juez Proctor en 1897. Se realizaron algunas investigaciones pero no se encontró nada; sin embargo, el hilo todavía tiene algunos creyentes aquí y allá. También existe la supuesta caída del ovni en Dublin, Texas, de 1891, curiosamente a menos de cien millas de Aurora. Este hilo es menos conocido, probablemente porque no hubo un hallazgo espectacular de un cuerpo extraterrestre en este temprano cuento de accidente ovni, únicamente supuestos fragmentos de papel con “jeroglíficos extraños”’. Sí, los jeroglíficos de Roswell en el detalle de las vigas es tan viejo. Y hay cuentos de accidentes de ovnis aún más antiguos.

Pero hace exactamente 151 años ocurrió casi exactamente el mismo ardid, engaño o bulo como las llamadas diapositivas Roswell. Y, aunque desenmascarado rápidamente en su tiempo, el eco de la historia reverberó en todo el mundo al surgir con el tiempo en las comunidades ufológicos en la década de 1990. El engaño se originó en Francia, en un periódico llamado El País. En su edición del 17 de junio de 1864 se publicó un relato sorprendente, en la forma de una carta procedente de Richmond. Su escritor mencionó que un geólogo (¿suena familiar?) y algunos otros encontraron e inspeccionaron un inmenso aerolito o meteorito con una cámara hueca que contenía, para su total asombro, una placa grabada con jeroglíficos extraños, pero también los restos de momificados o calcificados de un ser extraterrestre. Después de haber descifrado los jeroglíficos extraños, el equipo concluyó que el humanoide había venido del planeta Marte en un pasado lejano. El cadáver momificado o fosilizado compartía muchas de nuestras características biológicas, por lo que se deducía que la vida en Marte se parecía a la vida en la Tierra. Otros periódicos franceses se apresuraron a recoger la noticia bajo el encabezado “Un habitante del planeta Marte”.

James-Peak-from-Eastern-Slope-8492-570x385Según la carta, un hombre llamado Paxton y un geólogo de Pittsburgh llamado Davis encontraron, en la tierra de los Arapahos, en las proximidades del James Peak, un enorme meteorito con un diámetro de 40 metros que había estado allí “por millones de años”. Le tomó al equipo seis días desenterrar la enorme masa de la tierra donde tuvo un aterrizaje forzoso. Encontraron un jarrón de metal cubierto con inscripciones extrañas. Más adelante se encontraron con una cubierta de metal de cerca de dos metros que se había hecho negra con la oxidación. Les tomó tres días retirar la tapa de metal, después de que encontraron una tumba rectilínea labrada en granito y adornada con estalagmitas. En el centro del sarcófago encontraron “un hombre envuelto en hojas de calcio. ¡Eran los restos de un hombre!”

Parville-Martian_Mummy1-570x321El humanoide medía cerca de cuatro pies. La cara y las extremidades estaban enterradas debajo de las hojas sedimentarias de calcio. La cabeza estaba casi intacta; sin pelo, una piel suave, dos agujeros en donde habían estado los ojos, brazos muy largos, y “cinco dedos de los cuales el cuarto era mucho más corto que los otros”.

Era, afirmó el periódico, “un viajero interplanetario” y nada más, “no había armas o adornos”, se encontró sólo una pequeña placa de plata. En ella, entre otros estaban los dibujos del sol y de los otros planetas. Al medir sus distancias los descubridores se enteraron de que representaban los planetas de nuestro sistema solar, con Marte mucho más prominente que los otros. Le Pays concluyó que: “¿Es en esta distinción otorgada a Marte, en detrimento de los otros planetas, dice el perceptivo corresponsal, que no se encuentra el orgullo de sus habitantes?”

El engaño no duró mucho. En 1865 L´Annee Scientifique et Industrielle, la revista del famoso científico francés Louis Figuier, desenmascaró el anuncio como un bulo, un engaño: “Le Pays emitió un bulo ridículo de un pretendido origen americano, pero que realmente se emitió desde una oficina en París…” De hecho, fue, como toda la historia había brotado de los cerebros fértiles de un joven editor francés de ciencia y periodista llamado Henri de Parville. Henri de Parville era el seudónimo de François Henri Peudefer (1838-1909). Bajo el nombre Parville escribió numerosos artículos en revistas científicas La Nature, La Science Illustrée, Revue Scientifique y el Journal des Debats. También fue editor en jefe de la revista Journal Officiel. La francesa Académie des Sciences tiene un premio que lleva su nombre.

henri-de-parville-570x772Parville amplió su relato breve a un libro. El editor parisino Hetzel, quien también publicó los entonces novedosos y muy exitosos romances científicos de Julio Verne, lo recogió. En 1865 salió el libro Un Habitant de la Planète Mars, adornado con unos grabados interesantes, uno de ellos muestra la momia extraterrestre que fue supuestamente encontrada dentro del inmenso aerolito. Y si usted se asoma con suficiente atención, también ve al pobre extraterrestre momificado acostado en su sarcófago en la ilustración de la portada. Hetzel o Henri de Parville no hicieron ningún intento de etiquetarlo como algo más que ficción y fue aceptado en Francia como tal, pero la historia original detrás de esto estaba a punto de embarcarse en un largo y curioso viaje.

unhabitant-570x855En 1877 el relato que había aparecido unos 13 años antes, de repente apareció en el diario argentino La Capital, y en 1878 en varios periódicos de América Latina y América del Norte. Los nombres y lugares han cambiado, pero la historia en esencia sigue siendo la misma. Como uno de los periódicos estadounidenses, el Sedalia Daily Democrat de Sedalia, Missouri, redactó que:

“Tenemos una gran noticia, que bien puede denominarse importante, de ser cierta, y noticias, también, de otro mundo, por el camino del Perú. El South pacific Times (Callao) contiene un largo relato, firmado “A. Serarg Químico”, de su hallazgo de un inmenso aerolito que él desenterró, pasando por varias capas de sustancia mineral – descritas con precisión científica – y finalmente descubrió en el centro un cuerpo humano de cuatro y medio pies de largo, y perfectamente conservado. El cuerpo se representa con exactitud, y es muy maravilloso, de acuerdo con el descubridor, quien añade que él deduce de los jeroglíficos en una placa de plata al lado de la figura humana que él o ella vino del planeta Marte”.

The New York Times declaró: “Esta historia no sólo se publicó en el periódico líder en el Callao, sino, evidentemente, fue considerada por el público de América del Sur como una mentira inteligente y meritoria…” Pero la historia se negaba a morir. Un año después, en 1879, El Constitucional, el diario de Mendoza, Argentina, repitió la historia.

Avancemos a 1965. El diario argentino Los Andes publicó una carta de un lector que había redescubierto el cuento. Esa es la forma de estos viejos hilos y cuentos chinos. Ellos se ponen en marcha, maravillando, negados en su tiempo y luego olvidados. Las generaciones siguientes se asoman y redescubren las historias iniciales, pero no sus contextos complicados o el siguiente debate. Las historias, que se cree muerta y enterrada durante tanto tiempo, se ponen en marcha de nuevo y adquiere una segunda vida.

En 1994 la revista mexicana Reporte Ovni dedicó un artículo de cuatro páginas a la fantástica historia expuesta por Parville 130 años antes. A pesar de las muchas limitaciones de responsabilidad a lo largo de la larga y serpenteante carretera su relato de ficción se había recogido e incluso hubo una traducción al español de su libro en 1868, esa parte de la historia ni siquiera se mencionó. Obviamente la revista ovni no tenía conocimiento de la historia y el origen de la historia que había salido antes en los periódicos de América Latina, por lo que se maravilló, tratando a la vez el asunto de la momia de Marte como si fuera un relato de verdad o, al menos, un misterio digno de una mayor investigación:

“¿Fue el meteorito en realidad una nave extraterrestre? ¿El cadáver del extraterrestre aún se encuentra en algún museo cerca de Zacatecas, o se perdió debido al desgaste con el tiempo en un lugar desconocido? El hombre, tal vez del planeta Marte, debe haber muerto aquí en un viaje interplanetario que sin duda le costó la vida. Sin lugar a dudas este es un documento extraordinario en la historia de la ufología, en el que se analizaron los componentes de una nave y el cadáver de uno de sus hombres… Es obvio que el cadáver fue embalsamado, y en el proceso se extrajeron los ojos y tal vez otras vísceras. El esqueleto del habitante planetario está en algún lugar en el mundo, como una prueba más de que ellos, seres de otros mundos, existen”.

Las similitudes entre el gran engaño de Parville y la última debacle ufológica de las diapositivas de Roswell que tuvo lugar en México están a la vista. Humanoides momificados de objetos alienígenas destrozados, geólogos tropezándose con estos restos sobrenaturales, las Américas como un telón de fondo para su descubrimiento. La última revelación de lo que resultó ser la foto de la momia de un niño de dos años de edad, fuera de enfoque se ajusta a esta tradición a la letra. Entre el primer engaño de la momia extraterrestre y este último uno establece un lapso de tiempo de 151 años para ser exactos. Y en medio ha habido bastantes engaños en cuanto a extraterrestres que queda por llenar un libro grueso. Pero éste, el caso de la momia extraterrestre, se extiende a todos ellos. Pero no hay final a la vista: mientras escribo esto, apenas ha aparecido un cortometraje afirmando el hallazgo de una momia extraterrestre en un laboratorio ruso abandonado. Creo que incluso Parville se habría horrorizado ante tanta credulidad.

http://mysteriousuniverse.org/2015/05/the-alien-mummy-the-oldest-hoax-in-ufo-history/

Ver:

http://marcianitosverdes.haaan.com/2007/05/fraudes-ovni-en-amrica-latina-del-siglo-xix/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/11/el-hombre-de-marte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/11/un-habitante-planetario/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/11/una-historia-extraa-un-descubrimiento-notable/