El misterio de las centellas (102)

El misterio de las centellas (102)

Siempre me ha fascinado la idea de las centellas. La fascinación comenzó cuando tenía alrededor de 8 o 9 años de edad. El año fue aproximadamente 1969 o 1970. En ese momento yo vivía en Connecticut, en la ciudad de Windsor, situada a 3 kilómetros de un aeropuerto internacional llamado Aeropuerto Internacional Bradley.

Mi historia. Fue un día de verano… caliente, húmedo, el aire inmóvil y el hombre del tiempo estaba pronosticando tormentas eléctricas y lluvias. En esos días mi familia no tenía trajes de baño y esperaba a que las lluvias nos enfriaran. Nosotros no teníamos una piscina y esa práctica de esperar a que las lluvias nos enfriaran era divertida cuando era niño.

Recuerdo estar parado afuera esperando las lluvias. El cielo estaba bastante claro, salvo por unas pocas nubes oscuras y el aire estaba quieto, como si se estuviera gestando una tormenta.

A mi izquierda había una densa hilera de árboles que bordeaban la mayor parte de la propiedad. Fue de esta dirección que vi la centella. Yo había oído un trueno y después de una nube a la izquierda vi salir una bola circular de luz. Voló de una nube y flotó (no rápido, sino más bien de una manera a la deriva) hacia el suelo. Con el tiempo se fue a la zona boscosa en el patio trasero estrellándose. Corrí hacia el sitio y llamé a mi padre… que había oído el estrépito, pero no había visto el rayo.

Fuimos al bosque y descubrimos un árbol que estaba derribado y todavía humeante (un pino de agujas largas) El árbol siempre fue un punto de interés para mí mientras crecí. Esta observación siempre me ha fascinado. Esperamos que les resulte interesante.

John M., 38 años.

CT USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.