James Oberg critica el libro de Leslie Kean

Libro de ovnis cimentado en bases cuestionables

Los relatos de los testigos requieren una mirada dura, incluso si los testigos son pilotos

Por James Oberg analista espacial de NBC News

Especial de MSNBC

8/27/2010

LeslieKean HOUSTON – Si confiamos en los pilotos que nos llevan por el aire en forma segura, y protegen los cielos de nuestra nación, entonces ¿por qué no podemos confiar en lo que nos dicen acerca de sus encuentros con objetos voladores no identificados?

Esa es la pregunta que plantea la periodista investigadora Leslie Kean en su nuevo libro, «UFOs: Generals, Pilots and Government Officials Go on the Record». Es una cuestión de peso – pero ¿es un buen argumento para la existencia de algo verdaderamente inexplicable?

Los temas principales del libro son las historias extraordinarias de extraños encuentros aéreos en Europa, América del Sur e incluso Estados Unidos. En estas historias, los investigadores no han podido identificar los fenómenos que expliquen los avistamientos. Y ya que los testigos primarios son pilotos, los relatos se consideran más creíbles que todos los demás reportes de ovnis. Pero, ¿realmente lo son?

UFOs Leslie Kean Kean afirma que los pilotos son los mejores descriptores de fenómenos aéreos. «Ellos representan los observadores mejor entrenados del mundo de todo lo que vuela», escribe. «¿Qué mejor fuente hay de datos sobre los ovnis?… (Ellos) son los que tienen menos probabilidades, que cualquier otro grupo de testigos, de fabricar o exagerar los informes de avistamientos extraños».

Esto puede sonar como una hipótesis plausible, pero otros que han estudiado las evidencias puras no están de acuerdo. Los experimentados investigadores de ovnis se dan cuenta que los pilotos, que de forma instintiva y razonablemente interpretan los fenómenos visuales en los términos más peligrosos, no pueden ser observadores desapasionados. Para los pilotos, el diagnóstico de una fracción de segundo puede ser una cuestión de vida o muerte – y están inclinados a sobreestimar las amenazas potenciales que puedan surgir en lo que ven.

Uno de los primeros auténticos investigadores del mundo ovni, Allen Hynek, de la Northwestern University, llegó a creer que algunos encuentros realmente podrían tener causas de otro mundo. Pero él era mucho más escéptico sobre la fiabilidad de los testimonios de los pilotos. «Sorprendentemente, los pilotos comerciales y militares parecen ser testigos relativamente pobres», escribió en «The Hynek UFO Report«.

Hynek descubrió que la mejor clase de testigos tuvieron una tasa de 50 por ciento de errores de percepción, pero que los pilotos tenían una tasa mucho más alta: 88 por ciento para los pilotos militares, el 89 por ciento para los pilotos comerciales, la peor de todas las categorías enumeradas. Los pilotos podían hacer una identificación precisa de los objetos cotidianos – tales como aviones y estructuras de tierra – pero Hynek dijo que «no debería ser una sorpresa que la mayoría de las malas identificaciones de los pilotos eran de objetos astronómicos».

Los autores de un estudio de ovnis en Rusia llegaron a la misma conclusión. Yuli Platov de la Academia Soviética de Ciencias y el Coronel Boris Sokolov del Ministerio de Defensa se ocuparon de una serie de avistamientos en 1982 que causaron que se lanzaran unidades de aviones de combate de defensa aérea para interceptar a los ovnis. Platov y Sokolov dijeron que los avistamientos fueron provocados por globos militares que se elevaron a alturas superiores a las esperadas.

«Los episodios descritos muestran que incluso los pilotos experimentados no son inmunes a los errores en la evaluación del tamaño de los objetos observados, las distancias a los mismos, y su identificación con un fenómeno en particular», escribió Platov.

Susceptible a sobreinterpretación

Ronald Fisher, del International Forensic Research Institute en la Florida International University en Miami es un profesor que enseña a los funcionarios de la National Transportation Safety Board cómo entrevistar a testigos presenciales en «eventos críticos», tales como accidentes de aviación. Él insiste en la importancia de generar en primer lugar una primera impresión sensorial, antes de pedir la interpretación de los testigos de lo que creen que vieron.

«Una vez que empiezan a centrarse en su interpretación, conformarán la memoria de sus percepciones», dijo a msnbc.com.

«Los pilotos son susceptibles a la sobreinterpretación, especialmente de experiencias vagas, rápida y no claras», continuó. «Cuanto menos clara es la situación, más (contribuyen) su conocimiento general y sus expectativas». El tiempo es un enemigo de la precisión, porque les da la oportunidad a los testigos, «para usar sus conocimientos generales en la construcción de la memoria de lo que experimentaron».

Como testigos de cosas vistas durante el vuelo, los pilotos son un caso especial. «El costo de un falso negativo es mayor que el costo de un falso positivo», explicó. «Probablemente es un mecanismo de seguridad».

El cuerpo de los informes ovni está repleto de casos de espectaculares malas interpretaciones, y con frecuencia los pilotos están involucrados. Así que es prudente tener cuidado al evaluar el testimonio de los pilotos.

¿Ovnis inteligentes… o pilotos sensibles?

Los ovnis son frecuentemente reportados haciendo maniobras inteligentes y Kean sostiene que una particularidad de los diferentes tipos de maniobras reportadas por los pilotos sirve como prueba de que los ovnis son reales y están actuando con inteligencia. Pero esa lógica termina apoyando la idea de que las circunstancias de un piloto afectan a lo que él o ella reporta ver.

Kean se refiere a la «Lista de Weinstein», un compendio de informes ovni de 1.300 pilotos, montado por el investigador francés Dominique Weinstein en 2001. Se describe como que contiene sólo aquellos casos «en los que están disponibles datos adecuados para clasificar la (causa) como desconocida».

«Ya he dicho que un punto crucial, que se muestra en el estudio Weinstein, es que el comportamiento de los ovnis tiende a depender de si el encuentro consiste en un avión militar o en un avión de pasajeros civil», escribe Kean.

«La neutralidad por lo general parece ser la regla general en las compañías aéreas comerciales o en los aviones privados, mientras que con frecuencia se produce una interacción activa entre los ovnis y los aviones militares. Los pilotos militares generalmente describen los movimientos de los ovnis como lo harían aeronaves convencionales haciendo maniobras en el aire, utilizando términos como los siguientes, huye, giro agudo, en formación, cerca de colisión, y combate aéreo», dice.

Para Kean, esto constituye evidencia de que los ovnis son guiados por pilotos inteligentes. «Estos incidentes demuestran claramente que de ningún modo son ejemplos de fenómenos naturales, sino que los ovnis son un fenómeno con un comportamiento deliberado. La naturaleza física de los ovnis se ha demostrado», dice.

Pero una explicación mucho más simple tiene más sentido: La diferencia se debe a «la predisposición del observador». La gente ve lo que espera ver, y pilotos de combate esperan encontrar aviones de combate. En su mayoría los pilotos civiles temen colisiones accidentales.

El diferente comportamiento que se percibe en las dos categorías de los pilotos no significa necesariamente que los objetos voladores no identificados se comportan de manera diferente. Es más probable que los diferentes tipos de pilotos recurran a los instintos desarrollados de manera diferente porque han de reaccionar a las amenazas percibidas – y por lo tanto aportan diferentes interpretaciones a los estímulos que en realidad son similares.

¿Qué significa todo esto… y que no significa?

No hay razón para argumentar que todos los informes de pilotos son causados por exactamente los mismos estímulos. Los reportes de ovnis que están vinculados con el lanzamiento de cohetes o reingresos son relativamente fáciles de explicar, porque la localización y cronología de los acontecimientos puede estar relacionada con los relatos de los sorprendidos y confundidos testigos.

Para otros estímulos, tales como meteoros, bola de fuego, operaciones de aeronaves secretas (o ilegales) o fenómenos naturales atmosféricos, la documentación de su existencia transitoria por lo general no existe. El principal valor de la solución de los casos ovni es permitir una calibración definitiva del testimonio del piloto en general.

Por lo tanto, no estoy consternado por el hecho de que no puedo explicar todos los casos que Kean menciona en su libro, porque la experiencia ha demostrado que encontrar la explicación real – incluso si resulta ser prosaica – es a menudo un esfuerzo masivo que involucra mucha suerte en forma de sudor. Si los investigadores no pueden encontrar la explicación de un caso ovni particular, no constituye prueba de que el caso es inexplicable.

Esto es sólo un hecho de la vida, para los detectives ovni, así como para otros tipos de investigadores. Lo mismo puede decirse de los asesinatos, secuestros, accidentes, enfermedades – para todas las catástrofes que le suceden a la humanidad. No necesitamos evocar asesinos extraterrestres o secuestradores para dar cuenta de los crímenes sin resolver. El no encontrar a Jimmy Hoffa no es una prueba de que debe estar en Marte.

Así que la evaluación de «no probado» la hace aún más importante mantener nuestros ojos y mentes abiertas – para observar vigorosamente, percibir con precisión, y relatar con precisión las percepciones inusuales aéreas. Algo realmente nuevo aún podría ser descubierto. O algo de importancia crítica podría ser disfrazado, por accidente o por designio, de una manera que lleve a mucha gente a prestar muy poca atención.

La aceptación de cada afirmación ovni sin crítica o el rechazo de todas las afirmaciones de forma automática serían igualmente injustificados. Y muy posiblemente, igualmente perjudiciales.

La Lista de Weinstein: 10 casos ovni cerrados

La lista de «Weinstein» es una compilación de 1.300 reportes de ovnis elaborada por el investigador francés Dominique Weinstein y citada en el libro de «ovnis» de Leslie Kean. La lista supuestamente describe los casos de «desconocidos verificados», donde a través de una investigación exhaustiva se ha eliminado cualquier posible explicación prosaica para los avistamientos. Pero eso no es verdad.

Sólo confiando en mi propia familiaridad con una clase de estímulos pseudo-ovni – a saber, misiles y actividades espaciales – he encontrado muchos casos enumerados cuyas explicaciones prosaicas ya habían sido publicados en la literatura ufológica. Sin embargo, se presentan en la lista de Weinstein como demostradamente anómalos, y fielmente avalados por Kean.

– James Oberg, analista del espacio de NBC News

«¢ 1967, Rusia

Piloto de Línea Aérea reporta ovnis volando por encima de su avión. Los motores se pararon, y se encendieron de nuevo sólo cuando el ovni desapareció. Explicación: Ensayo secreto de ojivas nucleares soviéticas fue la bola de fuego a unas 50 millas aéreas por arriba. Cualquier efecto en el motor fue inducido por el piloto.

«¢ 1972, Chile

Pilotos informaron de una luz ámbar sobre sus cabezas. Es una descripción precisa de los propulsores de hidracina desechados por el satélite Soviet Molniya 2-2.

«¢ 1977, Rusia

Piloto informa una luz parpadeante volando «junto a» su avión. La luz era el lejano lanzamiento del cohete del satélite Kosmos-958.

14-de-junio-1980 «¢ 1980, Rusia

Piloto militar informa que un objeto circular de más de 300 metros de diámetro «jugó» con su avión y luego desapareció. El objeto era el cohete del Kosmos-1188, a una distancia mucho más lejana de lo que el piloto pensaba.

«¢ 1981, Argentina

Tripulación del aire informa de un objeto redondo brillante que volaba a unos 180 metros de altitud. Eran realmente los desechos del combustible final del cohete de la tercera etapa del Kosmos-1317, a una altura de 600 kilómetros.

080515-space-sovufo-1030a.grid-6x2 «¢ 1984, Bielorrusia

Tripulación de vuelo informa de un objeto brillante color amarillo que cambiaba de forma en el cielo. En realidad era un sub-lanzador de misiles soviético.

Obtenga la historia completa detrás de misterio de Minsk

«¢ 1985, América del Sur

Pilotos informan de dos objetos, uno de ellos «en forma de plátano». Se trata de una descripción precisa de una nube de combustible para cohetes iluminada por el sol distante, expelida del cohete después del lanzamiento de la sonda japonesa Planet-A hacia el cometa Halley.

«¢ 1987, China

Piloto militar informa de un objeto color naranja brillante rotando que subió y desapareció a gran velocidad. Estaba viendo la expulsión de combustible después de la inserción de un satélite japonés.

«¢ 1990, Alemania

Pilotos de combate de la RAF ven una formación de ovnis sobre el Mar del Norte, mientras que la tripulación de un avión británico informa de dos misteriosas luces cercanas. Esto fue causado por la desintegración de una etapa de cohete cayendo en forma de bola de fuego.

«¢ 1994, Kazajstán

La tripulación de un 747 de carga informa ver un objeto brillante con una estela luminosa en forma de tirabuzón por encima de ellos. El equipo está convencido de que era del espacio exterior. En realidad era un nave de suministro de Rusia que se dirigía hacia el espacio exterior, lanzada varios cientos de millas delante de ellos.

http://www.msnbc.msn.com/id/38852385/ns/technology_and_science-space/

Un pensamiento en “James Oberg critica el libro de Leslie Kean”

  1. El detalle de comentar en su sitio, es que no hay una respuesta suya, por lo que no motiva mucho…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.