La amenaza de los tres dragones

IMPACTO AMBIENTAL

La amenaza de los tres dragones[1]

Juan José Morales

Entre las diversas razones por las que el PRI «”con total apoyo del gobierno federal y el de Quintana Roo»” está tratando desesperadamente de «reconquistar» Cancún y obtener mayoría en la legislatura del estado, sobresale una en particular: mediante el control del ayuntamiento de ese centro turístico y del congreso local, se podría allanar el camino al Dragon Mart, el gran centro distribuidor de productos chinos que se pretende establecer en las afueras de la ciudad y no sólo puede acarrear serios problemas ambientales y urbanísticos sino que constituye una grave amenaza para las industrias mexicanas, tanto de los estados peninsulares como del resto del país.

El Dragon Mart Cancún, como se sabe, fue frenado por el ayuntamiento que encabeza Julián Ricalde Magaña, que «”con base en sólidos argumentos legales y al margen de consideraciones políticas»” le negó la licencia de construcción.

clip_image002En el círculo, Antonio Cervera León junto al gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, durante una presentación del Dragon Mart, del cual fue desde un principio entusiasta promotor y defensor. Ahora, como candidato «opositor» del llamado Movimiento Ciudadano, finge estar en desacuerdo con él para captar votos de quienes se oponen al proyecto y restarlos a la verdadera oposición.

Pero tanto el actual gobernador, Roberto Borge Angulo, como su antecesor, Félix González Canto «”ahora senador»”, tienen fuertes intereses en el proyecto y están empeñados en sacarlo adelante. Igualmente, según ha podido saberse, el presidente Peña Nieto ya se comprometió con el gobierno chino a permitir la instalación, no sólo del Dragon Mart Cancún, sino también de otros dos: uno en Guanajuato, y el otro al parecer en Tamaulipas.

De más está decir que un centro comercial chino en Guanajuato llevaría a la debacle a la industria zapatera mexicano, que tiene su centro precisamente en aquel estado del centro del país, y desde hace años viene sufriendo la competencia del calzado chino. Ello sin contar a otras industrias que también se verían gravemente afectadas. En el caso de Yucatán, por ejemplo, se ha calculado que el Dragon Mart Cancún arruinaría a la industria local del vestido, de la cual dependen cinco mil trabajadores y sus familias. En cuanto al Dragon Mart de Tamaulipas, sin duda su ubicación ha sido planeada para competir con la industria del vecino Nuevo León.

Para cumplir sus compromisos con el régimen de Pekín, Peña Nieto necesita tener pleno control de las autoridades en aquellas ciudades y estados sede de los proyectados centros distribuidores de productos chinos. De aquí la embestida que, con un insólito derroche de recursos, ha emprendido el PRI para ganar a como dé lugar la presidencia municipal de Cancún.

Y para lograrlo, recurre a todo tipo de triquiñuelas. Por ejemplo, la multiplicación de candidatos a la presidencia municipal que «”con gran abundancia de recursos económicos de no tan oscuro origen»” se disfrazan con el ropaje de independientes o ciudadanos para tratar de fragmentar el voto antipriísta y evitar el triunfo del PRD. Esos candidatos opositores de mentirijillas, verdaderos paleros o comparsas del PRI, llegan incluso, en el colmo del cinismo y la desvergüenza, a declarar que se oponen al Dragon Mart cuando pública y abiertamente estuvieron promoviéndolo al lado del gobernador.

Tal es el caso, por ejemplo, de Antonio Cervera León, candidato del llamado Movimiento Ciudadano, nombre adoptado por el anterior partido Convergencia para intentar limpiar un poco su desprestigio. Desde que se dio a conocer el proyecto chino, Cervera fue uno de sus más entusiastas promotores y crítico de quienes se oponían a él. Ahora, de la noche a la mañana, coincidentemente con su actividad como candidato «opositor», dio un giro de 180 grados y afirma no estar de acuerdo con él.

Tal voltereta es a todas luces una mera simulación para tratar de engañar al electorado de Cancún, que ha manifestado un claro rechazo al Dragon Mart, y así «”al fingir que comparte esa posición»” ganar algunos votos y cumplir su cometido de restárselos a los verdaderos candidatos de oposición.


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 7 de junio de 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.