El misterio de las centellas (982)

El misterio de las centellas (982)

He tenido dos avistamientos de centellas. Ambos ocurrieron mientras vivía en casa de mis padres. El primero, ocurrió aproximadamente hace 8 años. Hubo una tormenta de truenos en la zona y era cerca del mediodía. Mi madre y mi novio, en ese momento, estaban en la cocina viendo las noticias cuando de repente oímos un buen trueno y segundos más tarde fuimos testigos de una bola brillante de luz (aproximadamente del tamaño de una pelota de baloncesto), que parecía salir de la TV. Los tres nos quedamos asombrados al ver que parecía habernos paralizado. La bola rodó por unos segundos y luego se disipó lentamente sin hacer ningún daño. Mi segunda experiencia fue mucho más terrible. Era un sábado nublado y mi madre se había ido a la misa de 4:00 dejándonos solos a mí y a nuestro perro Héctor. Yo estaba sentada en el sillón viendo la televisión y de repente hubo un relámpago tremendo. No había ninguna duda en mi mente que debió de haber tocado el suelo justo delante de la casa. No hubo otros relámpagos. Unos segundos después, oí un crujido fuerte procedente de la dirección del horno. Mi primer pensamiento fue: «Mamá debe haber dejado el horno». Miré a mi derecha y vi lo que estaba haciendo el crepitar. Otra centella del tamaño aproximado de una pelota de baloncesto, simplemente flotando. Nos asustó a Héctor y a mí. Los dos nos levantamos de un salto y nos trasladamos hacia el pasillo entre la cocina y el comedor. Esa bola terminó de disiparse lentamente sin causar daño alguno. ¡Esa es mi historia! Es agradable leer estas historias de muchos otros que han experimentado un avistamiento de bolas luminosas. Cuento la historia y la gente realmente se ríe de mí como si hubiera inventado la historia.

Maggie

Sutton, Ma USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.