Robert C. Beck y el NICAP

ROBERT C. BECK Y EL NICAP

FlyingSaucersTopSecretEn Flying Saucers; Top Secret (1960), el Mayor Donald E. Keyhoe lamenta que su organización (NICAP) haya sido infiltrada por los contactados. Resultó que la señora Rose Hackett Campbell, secretaria de la oficina de NICAP, tenía cierta inclinación por los contactados y había aceptado, como “miembros fundadores” a George Adamski, George Van Tassel, Orfeo Angelucci, Truman Bethurum, Howard Menger, Buck Nelson, y Reinhold Schmidt[1].

El en número 5 del primer volumen de The UFO Investigator[2], se publican las acciones tomadas por la directiva del NICAP:

imageLos contactados dijeron que devolverán las tarjetas del NICAP

El 18 de agosto de 1958 se envió el siguiente telegrama a siete contactados que por error habían recibido tarjetas de membresía del NICAP sin conocimiento del Director:

“Por un error en la máquina de impresión de la lista de direcciones, usted recibió una tarjeta de membresía al NICAP que nunca fue autorizada y es nula. Usted nunca ha sido miembro del NICAP. Usted sólo estaba destinado a recibir publicaciones que tratan con sus afirmaciones. Por error su dirección no fue cancelada desde entonces. Por favor regrese la tarjeta de membresía no autorizada. Cualquier uso a partir de ahora constituirá un uso fraudulento”.

(Firmado) Mayor Donald E. Keyhoe

Director del NICAP

Las siete personas involucradas eran: George Adamski, Orfeo Angelucci, Truman Bethurum, Howard Menger, Buck Nelson, Reinholdt Schmidt y George Van Tassel. El telegrama al señor Adamski fue alterado para incluir lo siguiente:

“Por favor regrese inmediatamente la tarjeta de membresía no autorizada. Usted ha sido advertido por teléfono y por mis telegramas previos. Cualquier otra afirmación de membresía honoraria al NICAP serán falsas pretensiones y serán tratadas como tal”.

A la fecha se han regresado las tarjetas de membresía no autorizadas por Orfeo Angelucci, George Van Tassel, Howard Menger y Truman Bethurum. El Sr. Adamski ha prometido, por teléfono, no repetir su afirmación de membresía y explicar las circunstancias, pero no ha regresado la tarjeta del NICAP.

Meses antes estos siete contactados habían sido listados para recibir material del NICAP relativo específicamente con sus afirmaciones de que ellos se habían reunido o comunicado con seres del espacio. Nadie en la Junta de Gobernadores ni el Director había incluso intentado su retención en la lista de correos, ni estaban al tanto de esta situación hasta después de una transmisión en la que el Sr. Adamski afirmó ser miembro honorario.

El Director envió una orden, el 18 de agosto, removiendo los siete nombres de la lista, y se han tomado pasos estrictos para prevenir cualquier repetición de tales incidentes. Ningún contactado ha recibido, ni recibirá, ninguna atención favorable, pública o en privado, de este Comité, ya que todas sus afirmaciones todavía siguen bajo la investigación del NICAP.

Se debe admitir que los siete hombres aquí mencionados tenían razones para creer que se les había enviado deliberadamente una membresía gratis[3] del NICAP. Pero parece peculiar que ninguno haya escrito al NICAP para reconocer la recepción de la tarjeta o para preguntar las razones. También es justo decir que ninguno, excepto Adamski, hizo ninguna afirmación pública, y con la excepción del Sr. Bethurum las tarjetas fueron regresadas con cartas corteses. (El Sr. Menger desde entonces se ha convertido en un miembro regular pagando su membresía[4], lo cual es el privilegio de cualquier ciudadano no comunista).

Se espera que todos los miembros que escuchen del asunto de las “tarjetas no autorizadas” corrijan de inmediato la falsa impresión causada por la transmisión del Sr. Adamski.

Richard H. Hall recuerda tangencialmente este incidente en su artículo The Quest For The Truth About UFOs: A Personal Perspective On The Role Of NICAP[5],

…Cuando me presenté en las oficinas del NICAP para ayudar voluntariamente, me encontré con la señora Rose Hackett Campbell a cargo. Ella tenía una ayudante, Bess Clark. Lee Munsick, que había ayudado al Mayor Keyhoe durante el período formativo de NICAP, ya se había ido. Lo que descubrí muy pronto fue que la señora Campbell era una gran creyente en las historias de “contactados”, y que estaba tratando de dirigir al NICAP en la dirección de ser un club de fans crédulos, en lugar de una organización científica de investigación. A pesar de personalmente ser muy amable y de apoyarme, estábamos a millas de distancia en nuestra visión del tema ovni.

Una oferta que no pude rechazar

En una reunión privada con el Mayor Keyhoe, expresé mi preocupación por el tema “contactado”. Él ya era consciente del problema, pero no contaba con los recursos para contratar a otros miembros del personal. La señora Campbell era una persona muy organizada y una administradora de la oficina especializada, y ella era todo lo que tenía. Cuando recibí una oferta de trabajo (del Air Force Times, irónicamente) el Mayor Keyhoe me hizo una contraoferta. Me iba a contratar a tiempo parcial, con un sueldo modesto, y ya que mejorara la situación lo haría a tiempo completo y me aumentaría el sueldo. Yo acepté. La perspectiva de recibir cualquier salario para la investigación de los ovnis era irresistible.

En algún momento a finales de 1958 o principios de 1959, se descubrió que la señora Campbell había dado tarjetas de socio “honorario” del NICAP a varios “contactados”. En ese momento había desarrollado una buena relación de trabajo con el Mayor Keyhoe; despidió a la señora Campbell y a su asistente y me contrató a tiempo completo. Al principio yo no tenía el apoyo de ningún personal y tenía que hacerlo todo yo, desde escribir, presentar, a barrer el piso y pulir la impresionante placa de bronce que llevaba nuestro nombre en la parte delantera del edificio.

RobertCBeck1Keyhoe, decíamos, se lamentaba de esa infiltración de contactados en su organización. El NICAP había sido infiltrado por los contactados, y también por los charlatanes, como Robert C. Beck, quien fue asesor del NICAP, y había ingresado a las filas de esta organización. Pero no sólo contactados y charlatanes, el NICAP estaba lleno de ufólogos, por lo que, como todas las demás organizaciones y grupos ufológicos, nunca pudo ser una organización que investigara los ovnis de manera científica.

Es justamente de Robert C. Beck, Bob Beck, de quien nos ocuparemos en esta ocasión en nuestra serie dedicada a los contactados. Y no es que Beck fuese contactado, pero, al igual que la señora Hackett, Beck era un fanático de las historias que contaban estos personajes.

La primera referencia de Beck la tenemos justamente en la revista del NICAP, The UFO Investigator, y trata del Proyecto Magneto. En el número de junio-septiembre de 1963 podemos leer[6]:

imageProyecto Especial EE.UU. Ligado a los ovnis

El Boletín del NICAP ha sido informado por una fuente gubernamental de alto nivel que la información ovni muy importante es clasificada por encima de “Top Secret”. De acuerdo con esta fuente fidedigna, esta información no está disponible, incluso para muchos de los mejores oficiales de alto rango que no tienen una alta prioridad de “Need To Know”.

Un programa especial de EE.UU. significativamente vinculado a una investigación ovni del Gobierno canadiense acaba de ser descubierta por un asesor técnico NICAP. Titulada “Project Magnet”, este programa cuidadosamente sin publicidad es una operación en todo el mundo usando Constellations especialmente equipados, pilotos no uniformados y científicos civiles.

(El Proyecto “Magnet” era el nombre oficial de la operación de investigación ovni del gobierno canadiense encabezado por el finado Wilbert B. Smith, un científico del gobierno.)

La existencia del Proyecto Magnet en EE.UU. fue descubierta por primera vez por el asesor del NICAP Robert C. Beck, ex ingeniero de pruebas de vuelo de Lockheed, ahora presidente de una compañía de electrónica y fotográfica. Beck también aseguró las siguientes imágenes.

ProyectoMagneto2Cada uno de los Super Constellations del proyecto está equipado con magnetómetros de alta sensibilidad para detectar variaciones magnéticas inusuales, no sólo las irregularidades de campo magnético de la Tierra, sino también fuerzas magnéticas de cualquier fuente por encima de la Tierra. Fue este último tipo de interferencia magnética que Wilbert Smith y sus ingenieros asociados creían era el resultado de las operaciones de ovnis sostenidos durante ciertas áreas.

Un resultado importante del programa de EE.UU. ha sido el descubrimiento de fuerzas magnéticas peculiares encima de Key-West en la zona del Caribe. Aunque no se ha demostrado conexión, esta es la zona donde se informó la interferencia inexplicable con las brújulas de aeronaves por el líder de vuelo de la marina poco antes de que desapareciera su formación de cinco aviones.

Este caso es ya familiar a la mayoría de los miembros del NICAP. Un día a finales de 1945, cinco aviones torpederos de la Armada despegaron de la estación aérea naval de Ft. Lauderdale, para practicar la navegación sobre el Atlántico. Los aviones nunca volvieron. Un gran barco de la Guardia costera buscó los aviones desaparecidos y también desapareció. Nunca se encontró rastro de los seis aviones, a pesar de una larga búsqueda por los pilotos de transporte de la Armada y patrullas de la playa.

Continúa página 8, columna 1

Viene de la página 1, columna 1

U.S. Special Project

Durante la infructuosa investigación de la marina de guerra, se llevó a cabo una conversación por radio entre el líder de vuelo y otro de los aviones perdidos, indicando que las brújulas de los cinco aviones habían dejado de funcionar correctamente. Se sugirió que esta extraña interferencia podría haber mantenido el vuelo de encontrar su camino de regreso a Ft. Lauderdale, aunque esto no explica cómo desaparecieron los aviones.

El informe del asesor Beck

El 22 de agosto de 1963, el asesor Beck, asistió a una conferencia de fabricantes de electrónica en San Francisco, y notó un Super Constellation en una pista auxiliar en el aeropuerto. Su cola llevaba las palabras “Project Magnet” con el número de identificación 145925. Haciendo uso de sus antecedentes en Lockheed (él había probado Constellations) se las arregló para entrar en una conversación con tres pilotos del avión.

“¿El término ‘Project Magnet’ significa el mismo tipo de investigación realizada por el Project Magnet canadiense?” preguntó.

“Sí, está estrechamente relacionado”, le dijo un piloto.

Cuando abordó el avión, Beck se presentó a un científico civil llamado Crow (el primer nombre no se indica) que estaba a cargo de los equipos de investigación.

ProyectoMagneto1El Constellation, dijo el ingeniero Crow, fue uno de una serie equipada con magnetómetros de alta sensibilidad. Las comparaciones técnicas con un equipo de la Guerra Mundial II se omiten aquí, ya que incluso el equipo de la GMII todavía está clasificado como secreto. El campo del Project Magnet, dijo Crow, estaba cubriendo la mayor parte del mundo, en busca de “anomalías” magnéticas -normalmente variaciones.

Durante las discusiones, informó Beck, era obvio que Crow y los pilotos eran conscientes de que este proyecto era parte de la búsqueda global de información ovni. Beck supo que el Project Magnet tenía una “historia de encubrimiento”, como los famosos vuelos de espionaje del avión U-2. (Los U-2, antes de ser obligado a aterrizar en Rusia, se explicaron como naves de observación del clima a gran altitud.) Se suponía que los aviones del Project Magnet buscaban errores desconocidos en el campo magnético de la Tierra, para corregir las cartas de navegación.

Aunque no cabe duda que es un subproducto, difícilmente puede explicar un programa tan grande. Las cartas magnéticas existentes son en general lo suficientemente precisas para una navegación segura, y están bien complementadas por las balizas de radio, radar, Loran (long-range guidance) y otras ayudas.

Además, el ingeniero Crow, reveló que varios de nuestras satélites están equipados con magnetómetros especiales que, como los tipos del Project Magnet, pueden detectar interferencias encima de la Tierra. (Como las que pueden ser causadas por las operaciones de ovnis).

De acuerdo con el ingeniero Crow y los pilotos, sus operaciones con Super Constellation fueron organizadas y pagadas por la Marina de los Estados Unidos. Beck no supo si todas están controladas por la Armada; posiblemente la NASA o la FA también pueden estar implicadas.

Si ninguna otra agencia está involucrada, podría significar que la Armada, prohibida por la FA de pruebas de rutina ovni, ha puesto en marcha su propio programa para descubrir cómo son alimentados y controlados los ovnis, y si son capaces de interferir con los aviones hechos en la Tierra. El proyecto también puede implicar la investigación de la gravedad, ya que según la teoría del campo de Einstein la electricidad, el magnetismo y la gravedad son todos la misma fuerza, pero en diferentes formas.

El descubrimiento del asesor Beck plantea la posibilidad de programas similares, proyectos creados por detrás de las escenas de la investigación ovni mientras que la FA niega automáticamente todas las pruebas ovni. Si algún miembro tiene pruebas de dichas operaciones, o agrega hechos del Project Magnet, agradeceríamos recibir la información tan pronto como sea posible.

El asesor Beck obtuvo varias fotos, además de las que se muestran, mostrando el detector magnético, los paneles de control, etc. No se muestran detalles que puedan ser de valor para un poder enemigo. Las fotografías pueden ser inspeccionadas en la oficina del NICAP.

La historia continúa en el número de diciembre-enero de 1963-1964[7]:

imageProyecto Magneto Oficial

La Oficina Oceanográfica de la Armada EE.UU. ha confirmado la existencia del Project Magnet, una “prospección geomagnética aerotransportada”, como un proyecto no clasificado supuestamente no relacionado con la investigación ovni. En la edición anterior del UFO Investigator (Vol. 11, No.9) NICAP reportó una relación entre este proyecto y el proyecto del gobierno canadiense del mismo nombre, que fue un intento declarado de obtener datos científicos sobre los ovnis. El personal de uno de los aviones del proyecto de Estados Unidos, un Constellation especialmente equipado, había admitido al asesor Robert C. Beck que los dos proyectos estaban “estrechamente relacionados”. Al Sr. Beck se le dijo que estaban buscando anomalías magnéticas – interrupciones en el campo magnético de la tierra – emanando por encima de la Tierra.

En una carta a un miembro de NICAP de fecha 21 de noviembre de 1963, el comandante. P. B. Everson, U.S.N., dio la siguiente información:

El Project Magnet fue iniciado en 1951.

En la actualidad existen dos aeronaves empleadas en las operaciones del Project Magnet, un C-121 y un avión de tipo C-54. (El C-121, presumiblemente, en el último número).

El proyecto está bajo el control técnico y dirección del Servicio Oceanográfico de la Armada.

El objetivo es reunir datos sobre las áreas oceánicas de gráficos que muestran intensidades magnéticas y variaciones.

El proyecto está autorizado “de manera permanente y continua” por OPVAV 3160.3B (Reglamento Armada).

El presupuesto promedio de los últimos tres años ha sido $ 114,000 por año fiscal, incluyendo la operación de la aeronave.

Un folleto preparado por la Oficina Oceanográfica no hace mención de los ovnis, las anomalías magnéticas por encima de la Tierra, o el proyecto canadiense. NICAP continuará buscando información adicional sobre una posible vinculación con las investigaciones sobre ovnis no divulgadas por la Armada.

Más adelante veremos quién fue el Dr. Beck.


[1] http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/08/donald-keyhoe-y-los-contactados/

[2] Anonimo, Contactees Told To Return NICAP Cards, The UFO Investigator, Vol. 1, No. 5, Ago-Sep 1958, Pag. 4. (TheUFOInvestigator-Vol-1-No5-Ago-Sep-1958)

[3] Parecía que el asunto era más que verse involucrados con personas de escasa credibilidad, el que esos hombres, nada confiables, no estuvieran pagando su membresía. (Nota de LRN)

[4] Lo que confirma nuestra apreciación de que todo se resumía a un asunto de dineros. (Nota de LRN)

[5] Hall H. Richard, The Quest For The Truth About UFOs: A Personal Perspective On The Role Of NICAP, In Walter H. Andrus, Jr. and Irena Scott, eds. MUFON 1994 International UFO Symposium Proceedings, 186-201. Seguin, TX: Mutual UFO Network.

[6] Anonimo, U.S. Special Project Linked To UFOs, The UFO Investigator, Vol. 11, No. 9, June-September 1963. Pags. 1, 8. (TheUFOInvestigator-Vol-11-No9-Jun-Sep-1963)

[7] Anonimo, Project Magnet Official, The UFO Investigator, Vol. 11, No. 10, December-January 1963-1964. Pags. 4. (TheUFOInvestigator-Vol-11-No10-Dec-Jan-1963-64)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.