Contacto en Texas: la fotos ovni perdidas (Final)

Contacto en Texas: la fotos ovni perdidas (Final)

Curt Collins

Segunda parte:

La implosión ovni de 1968

Nota: Después de la conclusión, consulte la colección en PDF que se vincula a continuación de los documentos del caso y la cobertura de prensa más significativa.

Watts PressWatts tratando de conseguir un trozo de un momento, comiendo un buen platillo de tarta de manzana y helado.

A fines de enero, dos jóvenes reporteros del Amarillo Daily News Times se enteraron de las cosas y entrevistaron a Carroll Wayne Watts y otros testigos en preparación para un artículo de dos partes sobre avistamientos de ovnis en Wellington. Continuando con la historia, John DeBaun y Carroll Wilson contactaron al Dr. Hynek el 26 de enero. En una carta al director del Proyecto Libro Azul, Héctor Quintanilla, Hynek dijo:

“Un reportero de Amarillo me llamó ayer para informarme sobre el flap que han estado teniendo en Wellington, Texas — muchos testigos independientes — casos tipo Exeter — animales perturbados, etc. — pero no han informado a la Fuerza Aérea. Ninguno quiere publicidad ni burla. Seguiré algo de esto por teléfono, como individuo, pero incluso el Comité Condon no tiene este informe”.

1968 02 15 Amarillo Daily News Part 1Amarillo Daily News, 15 de febrero de 1968

El 15 de febrero de 1968, Carroll y Rosemary Watts escribieron a Hynek y adjuntaron una copia del artículo publicado “hoy en el periódico de Amarillo…” (Amarillo Daily News, 15 de febrero de 1968) que cubre “la mayoría de los avistamientos recientes” en la zona. Les preocupaba lo que se publicaría sobre la historia, y dijeron que habían rogado a la prensa que esperara hasta que “tuviéramos la historia y las imágenes evaluadas”. La pareja Watts dijo que el periódico en Wellington acordó no imprimir nada, pero que todos los avistamientos de ovnis eran de conocimiento común allí. Habían oído que el reportero Larry Lee (del Houston Post y Associated Press) estaba interesado en cubrir la historia. Le habían dicho a los periodistas que le habían enviado a Hynek algunas de las fotos y escribieron con la esperanza de que “les hayamos dado información para ayudar a la ciencia…” La posdata señalaba que se adjuntaba un respaldo personal del jefe de policía. La carta estaba firmada, “Sr. y la Sra. Carroll Watts”.

Amarillo Daily News, 15 de febrero de 1968, fue la primera parte de dos artículos. Titulado, “Wellington, UFO Playground” por Carroll Wilson, la obra gráfica que lo acompaña representaba un ovni basado libremente en la fotografía más dramática de Watts. El artículo cubría varios avistamientos en el área y el propio Watts se mencionó solo de pasada, su historia se guardó para la segunda parte al día siguiente. Cuando se le preguntó al Dr. Hynek sobre los informes de ovnis en el área, “Dijo que muchas facetas de los avistamientos en Wellington ‘encajan con el patrón’. Aunque está entusiasmado con los informes de los residentes de Wellington, tiene reservas sobre una historia contada por Watts…”

“Mars Ship Trip Told” de John DeBaun fue el debut de la historia impresa de Watts sobre CE III. Respondiendo a Watts estaba el alguacil del condado de Collingsworth, John Rainey, quien fue citado diciendo que era “de carácter confiable”. Se presentó la historia básica de Watts: conocer a los marcianos, abordar su nave, el examen y las consecuencias.

“Una noche, varias semanas después de su experiencia, dijo Watts, se despertó y una voz extraña le dijo que bajara por el camino para poder ir con ‘ellos’. Watts dijo que era similar a las conversaciones de “ondas de pensamiento” que los seres del espacio habían mantenido con él antes. Dijo que le ‘dijeron’ que se iban y que querían que volviera con ellos, pero se negó”. El Dr. Hynek fue citado diciendo que las fotografías de Watts eran “espectaculares”, pero no iría más lejos. “Simplemente no estaría actuando como científico si dijera ‘si’ o ‘no’”.

Dord Fitz fue entrevistado por reporteros del Amarillo Globe-Times durante la cuarta semana de febrero (posteriormente publicado el 26 de febrero como “Artist Link in UFO Tale?”). Impulsado por la actividad de la prensa, Fitz llamó a Hynek para responder por Watts. Hynek dijo más tarde: “Me dijo que tenía curiosidad por la historia de Watts y que había ido a Wellington y había hablado con unos 15 hombres de negocios y había decidido que Watts era confiable”. Hynek le dijo a AP que Fitz dijo que la hipnosis había ayudado a Watts a recordar detalles de sus experiencias. “Dijo que había trabajado con Watts y lo había encontrado completamente confiable y tenía muchas declaraciones juradas y fotografías adicionales”.

NewsmenDebido a la cobertura del periódico de Amarillo, la prensa estaba comenzando a ir a la escuela en torno a Watts. Los reporteros compartían recursos al mismo tiempo que intentaban informarse unos a otros. Según Watts, había estado cooperando con Lawrence Lee de Associated Press y con el reportero durante varios días, cuando Charles Richards, gerente de la oficina de UPI en Lubbock, “intervino”. Los reporteros visitaron la casa de los Watts el sábado y él y su esposa fueron fotografiados. Rosemary fue parte de las cosas y dijo: “Queremos la evaluación, incluida una revisión exhaustiva de las imágenes por parte de expertos en fotografía para que la gente no diga que somos solo otro par de chiflados”.

Rosemary and Carroll Watts UPIEl pie de foto de UPI Telephoto decía: “2/24/68 – Loco, Texas. Carroll Watts y su esposa Rosemary miran el 2/24 las fotos que tomó en junio pasado de lo que él dice es una nave espacial de Marte. El agricultor del condado de Childress, Texas, está tratando de obtener una investigación del Congreso sobre su informe que vio, fotografió y montó en la nave, tripulada por seis marcianos de aproximadamente 4 pies de altura”.

Charles Richards de UPI escribió su historia tomando prestado un espacio en las oficinas del periódico cercano The Childress Index. UPI publicó una historia corta por cable el sábado por la noche que provocó un frenesí en la prensa nacional. La versión de AP de Lee siguió poco después, pero en la versión más detallada de Jim Maloney en The Houston Post Watts dijo que “quería más que nada que todo esto se verificara” y agradeció cualquier investigación de su historia y fotografías. Cuando los periodistas impacientes hablaron con el Dr. Hynek unos días antes sobre el análisis, él sugirió que se le hiciera a Watts una prueba de polígrafo. Watts accedió de buena gana a hacerlo. El Houston Post organizó la prueba del polígrafo y la pagó, programada para las 11:00 am del domingo en Amarillo.

La prueba del polígrafo

Las máquinas de polígrafo a menudo se denominan detectores de mentiras, pero no leen el corazón y el alma del sujeto, solo miden los indicadores de estrés en el cuerpo del sujeto. No son infalibles y los buenos resultados de las pruebas dependen en gran medida de la habilidad y experiencia del entrevistador/operador. Los organismos encargados de hacer cumplir la ley consideran que las pruebas de polígrafo son valiosas para realizar interrogatorios, en parte debido a que muchos sujetos se sienten intimidados por ellas. El culpable puede quebrarse y confesar incluso antes de enfrentarse a un interrogatorio de “tercer grado psicológico” en una prueba de polígrafo.

Polygraph TestLa historia de Watts apareció en la portada de muchos periódicos de Estados Unidos el domingo 25 de febrero de 1968 por la mañana. Watts salió de su casa a las 7:30 am para recorrer unos 160 kilómetros hasta Amarillo para su prueba de polígrafo. El examen fue programado para las 11:00 am, realizado por el Capitán L. R. Wynne del Departamento de Policía de Amarillo. Wynne tuvo un trabajo paralelo: también fue uno de los seis examinadores de polígrafos de la Junta de Examinadores de Polígrafos del estado de Texas, y era propietario de Amarillo Security Control Co. The Houston Post lo contrató y Wynne hizo una prueba de polígrafo a Watts en su oficina privada. El proceso duró unas cuatro horas, y luego Wynne dio una declaración a la prensa y a los reporteros de televisión, diciendo: “Tengo 17 años de experiencia y nunca había escuchado a nadie que contara una historia tan bien”. Después de mirar los cuatro polígramas tomados durante la sesión de Watt, dijo: “Aquí no hay ni una pizca de verdad”.

Posteriormente, Watts hizo una declaración oral, diciendo a la prensa que un artista de Amarillo (Dord Fitz, a quien no nombró) llamó a su puerta en enero de 1967 solicitando clases de arte. Cuando comenzó el flap de ovnis de Wellington, el artista regresó con un esquema, diciendo: “Puedo proporcionarles imágenes reales de ovnis. ¿Qué pensarías de asistir a algunas clases de arte y mostrar las imágenes?” Watts estuvo de acuerdo y dijo que al artista se le ocurrió un guion y le pidió a su esposa que mecanografiara varias copias de la historia para “ayudarlo a recordar”. Los dos asociados del artista en San Antonio hipnotizaron a Watts dos veces en el estudio de Fitz en Amarillo y dos veces más en su rancho en Higgins para que pudiera memorizar y ensayar el guion ovni. Watts también compartió copias de tres de sus mejores fotos con la prensa, que afirmó que le fueron entregadas por “el artista”, y dijo: “Todavía no sé cómo consiguió esas fotos”.

Watts Photo LoftinOriginal en color. Copia en blanco y negro de la foto más espectacular de Watts

Los periodistas le preguntaron a Watts por qué aceptó la prueba del polígrafo y por qué siguió con el fraude después de dos días de interrogatorio. “Sentí que tenía que hacerlo”, dijo Watts. “No sabía cómo detenerlo. La maldita cosa se me salió de las manos”. Presionado por el motivo o la razón del engaño, Watts dijo: “Un tipo podría haber obtenido un poco de dinero con ello. Pero no mucho”.

La cobertura de la confesión también reveló un capítulo no reportado previamente en la historia de Watts, una segunda historia de secuestro. Watts afirmó que el Dr. Hynek y el teniente Robert W. Nicholson lo habían llamado durante la primavera y el verano pasados para obtener pistas sobre la desaparición de un aviador de Oklahoma que fue secuestrado mientras estaba de servicio con un equipo de ataque que sondeaba una señal de radar no identificada. El aviador llevaba un pequeño transmisor de seguimiento atado por encima de la rodilla, y se encontró que la baliza seguía sonando días después en un pantano de Luisiana. Watts dijo que le habían pedido que ayudara a negociar con los marcianos para la liberación del aviador, pero después de fallar el polígrafo dijo: “También me dieron eso bajo hipnosis”.

Loco Headline Hypnosis1968 02 26 Houston Post pg 1a1968 02 26 Vernon Daily Record Bad SF headline APEjemplos de los titulares que siguieron.

Watts insistió en que (además del artista y sus dos hipnotizadores) nadie más estaba involucrado en el engaño. “El granjero dijo que su esposa, Rosemary, y su primo, Donald Nunnelley, jefe de policía de Wellington… no estaban al tanto de lo que realmente estaba sucediendo”.

El Retcon y la retracción

Merriam-Webster define Retcon como “una forma abreviada de continuidad retroactiva… un dispositivo literario en el que se cambia la forma o el contenido de una narrativa previamente establecida”. Después del polígrafo y sus secuelas en Amarillo, Watts condujo de regreso a Loco. Se desconoce exactamente lo que ocurrió en la casa de Watts, pero Carroll seguramente tuvo una conversación con Rosemary, y ella debe haber tenido algo que decir al respecto. Todo lo que está documentado es que más tarde en la noche, Rosemary llamó a la policía para informar que estaban siendo atacados. Luego, habló con los reporteros dándoles un repaso a la historia, diciendo que Watts había fallado deliberadamente en el polígrafo.

John DeBaun del Amarillo Daily News informó que había hablado con Rosemary Watts. “A última hora de la noche del domingo, varias unidades de los departamentos del alguacil del condado de Collingsworth y Childress y unidades de patrulla de carreteras fueron enviadas a la granja Watts después de que [Rosemary llamó] al jefe de policía de Wellington, Nunnelley, y les dijo que alguien había disparado varios tiros en [su] granja. La esposa de Watt dijo… alguien en el automóvil había pasado y disparó contra la casa alrededor de las 10:30 pm “Puse colchones por toda la casa y les dije a los niños que se tumbaran en el suelo”, dijo. “No sabía qué hacer”. Watts disparó varios tiros al auto con un rifle M-1, dijo”.

Watts AttacksRosemary le dijo a DeBaun que su esposo no pasó la prueba porque dos hombres amenazaron su vida y la de su familia si pasaba el polígrafo. Ella se negó a llamar a su esposo al teléfono diciendo que él ya había hablado con demasiadas personas, pero UPI de alguna manera se comunicó con Carroll Watts y lo citó diciendo: “Recibí una llamada telefónica el sábado por la noche advirtiéndome que no pasara el examen” en Amarillo, “iba camino a la prueba del detector de mentiras. Vi a una mujer parada al lado de su auto al costado de la carretera; ella me hizo señas. Pensé que tenía una llanta pinchada”. Watts dijo que cuando se detuvo para ayudar, fue golpeado y amenazado por dos hombres que portaban armas automáticas. “Me dijeron que si pasaba la prueba del polígrafo nunca llegaría a casa”. UPI también informó, “El vecino más cercano de Watts, Hershal Mayhugh, que vive a tres cuartos de milla de distancia, dijo que no escuchó disparos el domingo por la noche, pero que la policía local y estatal había levantado barricadas y estaba revisando todos los autos que pasaban”. El capitán Wynne, que realizó el examen de Watts, dijo: “No lo aprobó. Puede pasar una prueba de polígrafo a propósito, pero no puede reprobar una a propósito”. Los reporteros que intentaron entrevistar a Watts después de la historia de UPI no pudieron comunicarse con él. La AP informó que “Donald Nunnelley, jefe de policía… se unió a los oficiales para investigar el presunto tiroteo en la granja de Watts”. “No pudimos encontrar señales de cualquier cosa”, dijo Nunnelley.

Entonces, en la narrativa revisada de la noche del domingo, supuestamente hubo tres acciones “silenciadoras” en torno a la prueba del polígrafo; (1) la amenaza telefónica de la noche anterior, (2) la emboscada en la carretera la mañana de, luego, (3) los disparos contra su casa después de que Watts había fallado como lo pidieron. Solo tenía mucho sentido si los disparos eran un recordatorio de que debía permanecer callado… de ser así, tenía el efecto contrario. Inmediatamente después, Rosemary y Carroll les dijeron a todos que la historia del ovni era la verdad después de todo.

El 26 de febrero fue otro día ajetreado para Watts. Mientras la nación leía las noticias sobre la confesión falsa, el jefe Nunnelley pasó el lunes por la mañana conferenciando con Watts y probablemente ayudando a mantener alejados a los reporteros. Watts había solicitado una investigación al Condon Study. Era un día tarde, pero finalmente consiguió su deseo.

Condon - LoftinDe Identified Flying Saucers por Robert Loftin, 1968

El estudio sobre ovnis del profesor EU Condon se basó en la mano de obra voluntaria de unas 60 personas afiliadas a grupos de ovnis.

“Para complementar los informes de la Fuerza Aérea, creamos nuestra propia Red de Alerta Temprana, un grupo de alrededor de 60 reporteros de campo voluntarios activos, la mayoría de los cuales estaban conectados con APRO o NICAP. Nos telefonearon o telegrafiaron información de inteligencia sobre avistamientos de ovnis en su propio territorio y llevaron a cabo una investigación preliminar para nosotros mientras nuestro equipo estaba en camino. Parte de esta cooperación fue bastante valiosa”. (De Scientific Study Of Unidentified Flying Objects, 1969, por el Dr. Edward U. Condon y Walter Sullivan, página 33).

Robert E. Loftin fue coordinador de la Red de Alerta Temprana, quien proporcionó a Condon informes de campo para el estudio. A Loftin se unieron James H. Hartley y William P. Courter, quienes, como él, eran miembros de la Organización de Investigación de Fenómenos Aéreos (APRO). Tenían su base en Tulsa, Oklahoma, y se reunieron con Watts después de hacer el viaje de 300 millas hasta Loco. Durante su visita, Watts fue entrevistado y Loftin grabó una cinta de 90 minutos de toda su historia.

Photo - Loftin Watts InterviewRobert Loftin, Watts y William Courter. Foto de James H. Hartley.

Watts insistió en que la confesión fue forzada y su relato original era la verdad. Surgió un nuevo giro, Watts afirmó que cuatro de sus imágenes estaban en manos de la Oficina Federal de Investigaciones, y el FBI se había unido a los demás para analizar su caso. Después de que Loftin y su equipo regresaron a casa, envió su informe y una copia de la cinta al Estudio Ovni de Condon.

Esa noche, otro ufólogo llamó para una entrevista, Gray Barker de West Virginia. Watts seguía evitando a la prensa, pero Rosemary habló con Barker. Ella le contó la historia y nombró al artista que su esposo dijo que estaba detrás de la historia y las imágenes engañosas: Dord Fitz.

Fitz reacciona a las acusaciones

1968 02 26 Amarillo Globe-Times HeadlineDespués de la falla del polígrafo de Watts, Dord Fitz llamó frenéticamente al Dr. Hynek, pero solo pudo comunicarse con una secretaria que tomó este mensaje:

“MUY IMPORTANTE… Llame por la mañana antes de las 10:00 AM, programa de televisión a la 1:00 en Texas. El Sr. Fitz dijo que el hombre que testificó sobre ovni informó falsamente su historia a los periódicos. Este hombre, aparentemente, está listo para recibir ayuda psiquiátrica. De todos modos, el Sr. Fitz quiere ayudar a rectificar la situación en el noticiero de televisión”.

No hay registro de esa transmisión, pero apareció una historia en los periódicos de Amarillo con Dord Fitz identificado como “el artista”, y negó haber tenido un papel en el engaño. En artículos publicados en el Amarillo-Globe Times del 26 y 27 de febrero, “Artist Link In UFO Tale?” y “Artist Denies Part In Watts UFO Hoax”, Fitz dijo que conoció a Watts a mediados de junio de 1967, lo revisó y estableció testimonios, etc., pero también trató de minimizar su participación con Watts. Cuando Watts contó su historia, Fitz dijo: “Lo hizo como un robot. No le creí o no le creí en ese momento. Lo anoté y mi esposa lo mecanografió”. Admitió haber organizado la hipnosis, pero como una herramienta para descubrir la verdad, Fitz dijo que luego no volvió a hablar con Watts hasta septiembre, cuando escuchó por primera vez sobre las fotografías de ovnis de un estudiante, y Watts luego le dijo que tenía miedo. mencionarlas antes, por temor a que fueran confiscadas. Respondiendo a las acusaciones de Watts de que había proporcionado las fotos engañosas, Fitz dijo: “No tengo una cámara Polaroid… nunca he tenido una. Ni siquiera sé cómo operar una”. Fitz dijo: “Estoy realmente preocupado por lo que esto le hará al Dr. Hynek y su trabajo. Esto ha causado un daño irreparable al estudio serio en este campo”.

Holland McCombs de la revista Life

La prensa preguntó a Holland McCombs sobre el artículo abortado de la revista Life.

“[McCombs] de Life in Dallas, dijo que habló con Watts y su esposa en septiembre pasado, pero que no recordaba haber conocido al artista… Dijo que Watts y su esposa le mostraron unas ocho o nueve fotografías Polaroid, la mayoría de un hombrecito o de lo que Watts afirmó que era la nave”.

(Tomado de The Orlando Sentinel, 27 de febrero de 1968, página 27 (UPI) “‘Space Traveler’ defends stories”).

Holland McCombs envió una nota con la cara roja a la sede de Life en Nueva York diciendo que Watts “resultó ser un narrador de historias increíblemente convincente”. Trató de salvar las cosas mirando cómo había sucedido todo. Escribiendo a otro editor de Life, McCombs dijo:

“Ahora parece que la única historia es la historia del engaño. Hablé con dos oficiales de Altus AFB que entrevistaron y grabaron a Watts en ese momento. También habló el Dr. Hynek… y dijo: “Si esto es un engaño, es muy, muy inteligente. De hecho, sería un engaño tan inteligente que sería casi tan interesante como lo que este granjero asegura que le ha sucedido… Después de una avería durante el polígrafo… Watts afirma que todo fue escrito por el artista (que probablemente lo arregló con fotos) y memorizado en sesiones de hipnosis en la granja… Pensé que [Watts era] confiable y sincero, quizás víctima de histeria psicológica, pero ninguno de nosotros pensó que estaba engañando. Ahora afirma que esperaba dinero de la travesura. Pero cuando acudió a mí el verano pasado no estaba hipnotizado y ciertamente era reacio a buscar dinero de nosotros… Avise si está interesado en una historia de engaño”.

La reacción del Dr. Hynek

El Chicago Tribune, 26 de febrero de 1968, publicó la historia de AP, pero con un segmento original que citaba a Hynek, “Mars Story Really Hoax, Texan Admits”. (Texto completo de la sección de Hynek).

Comentario de Hynek

El Dr. Hynek dijo anoche que sin la prueba del detector de mentiras, el engaño probablemente nunca se habría descubierto. Hynek, contactado en su casa en Evanston, también dijo que la investigación “de ninguna manera ha terminado” y sugirió que la explicación del granjero realmente puede ser parte de otro engaño.

“Señor. Watts puede haber sido un engaño muy triste de alguien, y esto debería ser procesable, si hay un hipnotizador”, dijo Hynek. Pero hasta que Watts nombre al hipnotizador y lo encuentren, dijo Hynek, existe la posibilidad de que la historia del hipnotismo sea una invención más. “¿Está usando ahora la historia como excusa, o de hecho fue la víctima? Realmente no creo que este simple granjero tenga la capacidad técnica para perpetrar un engaño, pero depende de él nombrar al hipnotizador. Ojalá tuviera el tiempo y el dinero para ir allí e investigarlo yo mismo. Es muy interesante”

Hynek BaffledDr. J. Allen Hynek

Lawrence Lee de AP también llamó al Dr. J. Allen Hynek para que hiciera un comentario. Hynek pensó que el caso Watts había causado un daño grave a la investigación seria de ovnis y dijo: “A partir de ahora, todos dirán que todo es solo un engaño”.

En el informe de gastos trimestral del Proyecto Libro Azul de Hynek, una entrada involucraba el caso Watts. La ortografía de Hynek estaba mal, pero se refería a Dord Fitz y al Dr. William Rense, profesor de física de la Universidad de Colorado, que conocía a Fitz y compartía su interés en ESP.

“2/23: Llamado Arnett, Oklahoma con respecto al caso de Wellington, Texas. Hablé con el Sr. Fitts, quien, según se informó, fue el hipnotizador que supuestamente infundió al Sr. Watts con su historia falsa. El Sr. Fitts, sin embargo, resultó ser un buen amigo del Dr. Ranse, un físico de Boulder que obtuvo su maestría conmigo hace años, y le dio al Sr. Fitts un certificado de buena salud. Todo el caso de Wellington huele mal”.

El informe de Hynek al Mayor Héctor Quintanilla con fecha del 4 de junio de 1968, dedicó 2 ½ páginas al episodio de Watts, diciendo: “Tuve una gran participación personal en este caso, en gran parte independiente del negocio oficial del Proyecto Libro Azul”. Le restó importancia a su papel e interés, pero reconoció que Watts tenía “fotografías polaroid en color bastante notables”. Entonces el dijo:

“Las fotografías fueron enviadas y examinadas por el Sr. Fred Beckman y por mí. No hay nada en la imagen que sugiera que no fue un engaño, y no dedicamos demasiado tiempo a un análisis detallado”. Hynek también llamó por teléfono al “sheriff de Wellington” para preguntarle sobre la credibilidad de Watts. “El alguacil ofreció voluntariamente la información de que, para abreviar la historia, el hombre no era demasiado brillante y, desde su punto de vista, un engaño fotográfico parecía poco probable. Sin embargo, se ofreció como voluntario que si se trataba de un engaño, la Sra. Watts sería la ingeniera más probable de tal engaño”.

Poco después del episodio con Watts, Hynek visitó a Jacques Vallee en París y pareció sentirse amargado. La entrada del diario de Vallee de Forbidden Science Vol. I, 18 de marzo de 1968:

“Hynek reconoce que siente una necesidad emocional de vengarse de Menzel, Condon, Klass y el resto de los escépticos. La actitud de sus compañeros hacia él está cambiando hasta el punto de despreciarlo, y eso le duele. Ya no se le toma en serio entre los astrónomos”.

La última prensa

Jim Maloney del Houston Post escribió un artículo de seguimiento publicado el 27 de febrero, “Citizens of Loco still Claim ‘Things’ Around”. Watts no estaba hablando, pero habló con los ciudadanos de la zona, incluido el propietario de un café, que dijo: “Todo esto es un poco vergonzoso para nosotros… algo como esto no desaparece rápidamente”. El jefe de policía, Donald Lee Nunnelley, dijo: “Hay muchas personas aquí que están listas para golpearse entre sí. Están eligiendo bandos”. Mucha gente en el área tuvo avistamientos de ovnis, dijo, “Puedo conseguirle 50 de ellos para una investigación oficial, todos los que han visto estas cosas”.

Chief Alvis MaddoxJefe Alvis Maddox

El jefe de policía de Childress, Alvis Maddox, se había reído de la historia de Watts, pero la noche del 2 de marzo tuvo su propio avistamiento de ovnis. Mientras conducía por la US Highway 83, cuando regresaba a casa desde Wellington, vio un gran objeto brillante flotando a unos 500 o 1,000 pies en el aire. Maddox eliminó la posibilidad de que fuera un avión o helicóptero ya que no había luces de navegación. Persiguió el objeto por la carretera a velocidades de 105 mph. “Lo seguí durante unos 14 minutos, pero me dejó”, dijo Maddox. Incluso con un testigo de su estatura, el avistamiento no pudo superar el impacto en la credibilidad del tema ovni del fiasco de Watts.

Los medios de comunicación se habían movido, pero los ufólogos seguían mordisqueando el anzuelo. Larry Moyers, copresidente del Unidentified Flying Objects and Flying Saucers Investigating Committee de Akron, Ohio, llamó a Watts unos días después del polígrafo. Watts accedió a hablar con él, pero dijo: “… por la seguridad y el beneficio de mi familia, … lo hemos etiquetado como un engaño. Y tengo la intención de seguir con eso hasta que salga una investigación oficial que diga lo contrario…” Watts recitó su narrativa original, pero la versión sobreviviente de la cinta termina abruptamente alrededor de 35 minutos, antes de que terminara la historia del secuestro. Por tanto, no se menciona la confesión del polígrafo, Fitz, silenciadores o el resto.

Unos días después, Kevin Randle, de 18 años, realizó una visita sin previo aviso el 9 de marzo a Watts para conocer la historia del ovni. Watts se tomó un descanso de pintar su casa para recitar el cuento, e incluso aceptó dejar que el joven extraño lo grabara. Según Watts, la prueba del polígrafo no se había planeado con mucha anticipación. “El trato comenzó el sábado por la noche. Cómo empezó fue la AP y el Houston Post iba a venir aquí y recopilar un montón de información y enviarla al profesor Hynek para su evaluación y publicación”. Randle descubrió que la narrativa de Watts contenía elementos familiares a la tradición ovni. “Quería saber si había leído algo sobre ovnis y dijo que no… pero cuando abrió el cajón del medio de un escritorio, vi varios libros de ovnis dentro. Leyó material ovni y luego mintió al respecto”. Kevin Randle no hizo nada con su entrevista de Watts hasta que la usó en el capítulo 2 de sus memorias, Reflections of a UFO Investigator, Anomalist Books, 2012.

Los hombres de negro

En la noche del 26 de febrero, el ufólogo Gray Barker llamó y habló con Rosemary Watts, y ella le dio un breve resumen de la historia, incluidas las supuestas amenazas y el ataque. Mientras tomaba notas apresuradamente de la llamada, Barker escribió “CIA” tres veces. Después de la llamada, envió una carta solicitando una entrevista, adjuntando su libro de 1956, They Knew Too Much About Flying Saucers y un número de Saucer News (que había adquirido recientemente de Jim Moseley). Barker se mostró comprensivo y advirtió a la pareja que no hablara con nadie de NICAP. En el boletín informativo no programado de Saucer News de 2 páginas, # 30, 10 de marzo de 1968, Barker dio un resumen de la historia del polígrafo, incluido el artista cuyo nombre se transcribió como “Dord Fipz”. Barker pensó que el estado de engaño era forzado, o una trampa. Afirmó haber hablado con el testigo y dijo: “Watts me dijo que él personalmente siente que la CIA está detrás de una conspiración para desacreditarlo a él y a los platillos voladores”.

Saucer News, Vol. 15, No. 1, primavera de 1968, fue el primer número escrito y publicado por Gray Barker, y contó con su artículo de 5 páginas, “El caso Watts”. Dio un resumen de los avistamientos del área de Wellington basado en relatos de periódicos y el informe de Robert Loftin, presentando una versión embellecida de la historia de Watts. (El relato de Barker del cuento de Watts agregó algunos detalles ficticios con fines dramáticos y narrativos, posteriormente repetidos en la literatura ovni como hechos). En 1953, Al Bender renunció a su Oficina Internacional de Platillo Volador, con la excusa de que hombres extraños con trajes oscuros lo habían amenazado para silenciarlo. Basándose en ese cuento, Barker desarrolló y popularizó la mitología de “los hombres de negro”. Con la historia de Watts, Barker aprovechó la afirmación de haber sido intimidado para fallar el polígrafo y lo explotó para perpetuar su historia de MIB en curso.

Mientras tanto, una revisión del escéptico libro UFOs – Identified de Philip Klass apareció en el Fort Worth Star-Telegram, 24 de marzo de 1968. “El reciente avistamiento engañoso de una nave espacial marciana en Loco ayuda a que este libro sea una lectura oportuna”.

El interés de Loftin perdura

Después de que Robert Loftin preparó su informe sobre el caso Watts para el Estudio Ovni de Condon, también compartió detalles de este con varios investigadores de ovnis y reprodujo la cinta de la historia para las reuniones de APRO. Loftin continuó interesado en el caso Watts y mantuvo correspondencia con Donald Keyhoe y sus asociados en NICAP al respecto. El 19 de marzo de 1968, Loftin escribió: “El Dr. Hynek les dio a estas fotos el mismo tipo de preparación que les dio a las fotos de Jaroslaw. ¿Es esto parte del programa de engaños de la Fuerza Aérea? Me pregunto”. El 3 de abril de 1968, Loftin escribió diciendo: “Watts admitió que la historia de él siendo hipnotizado y proporcionado con fotografías falsas es una mentira. Está siendo demandado por difamación por implicar a dos hombres inocentes”. (Eso debe haberse referido a Dord Fitz y José Silva). Loftin incluyó copias de las 3 fotos sobrevivientes de Watts y dijo: “Soy muy escéptico de todas las historias de contactados, pero hay algo en este caso que me fascina”.

Loftin siguió investigando el caso y organizó una segunda prueba de polígrafo en la primavera, y Watts acordó viajar “para someterse a pruebas hipnóticas en la Universidad de Tulsa y someterse a pruebas de detección de drogas de la verdad bajo la dirección de los principales psiquiatras de Tulsa”. Sin embargo, cuando llegó el momento, Watts se negó a ir. (Skylook vol. 1, No. 10, junio de 1968).

Watts posteriormente acordó tomar pruebas vocacionales y de personalidad dadas por el Dr. R. Leo Sprinkle, profesor asociado de psicología en la Universidad de Wyoming (un defensor e hipnotizador de ovnis pro-contactado). Watts completó una lista de verificación de adjetivos (ACL) y el espacio en blanco de fuerte interés vocacional (SVIB) y los resultados indicaron que era un “individuo serio, sobrio… confiable y perseverante”. (Tony Kimery, Official UFO, octubre de 1976)

Watts Loftin FS Aug 1968De Flying Saucers, agosto de 1968

El Sr. y la Sra. Watts viajaron a Chicago a principios de la primavera para ser filmados contando su historia para una nueva serie de televisión ovni presentada por Frank E. Stranges, Flying Saucers – Here and Now. El investigador Robert Loftin también estuvo a bordo del episodio. La serie estaba destinada a ser transmitida por NBC (o sindicada), pero nunca fue transmitida. Frank Stranges presentó imágenes del programa en algunas de sus conferencias y conferencias sobre ovnis. Después del lanzamiento de su libro más tarde ese año, Identified Flying Saucers, Robert Loftin se dirigía a Tucson cuando “sufrió un ataque al corazón la noche del 21 de noviembre (1968) mientras se dirigía a una reunión de ovnis y murió al llegar en un centro médico”. (Skylook, No. 14, enero de 1969).

NICAP recibió una carta tonta sobre el caso Watts de Tony Kimery, director de la “Interplanetary Intelligence Research Organization on UFOs”. Escribió el 4 de abril de 1968 diciendo: “Nuestro personal son personas calificadas en el campo… Llamamos a Watts hace aproximadamente dos semanas. En cierto modo lo entrevistamos…”

Respecto a los presuntos hombres que dispararon en el cortijo: “El Sr. Watts dijo que por lo que pudo averiguar sobre los hombres que lo silenciaron [eran] de alguna gran organización. Uno de ellos era Barker de West Virginia y el otro Keel de Nueva York”. Serían Gray Barker y John Keel, pero eran ufólogos creadores de mitos, no pistoleros para los Hombres de Negro.

El compañero del club ovni de Kimery, Steve McNallen, visitó el área de Wellington en julio y no habló con Watts, pero entrevistó al jefe de policía Donald Nunnelley, quien contó la historia como si todavía pensara que los eventos eran genuinos. McNallen hizo un informe escrito a mano de 3 páginas, “Recent Developments on the ‘Contact’ at Loco, Texas – The Watts Sighting”. Posteriormente, McNallen recibió una carta de Watts con matasellos del 6 de agosto de 1968 que decía: “Ciertamente espero que alguien pueda ayudarme a probar que mi historia es cierta algún día”.

La historia de Watts versus el folklore de los ovnis

La narrativa de Watt es interesante por la forma en que se desarrolla la historia y por sus numerosas similitudes con relatos anteriores de ovnis. Su conversación con una voz invisible recordó el primer encuentro de Dan Fry. La descripción de los cuerpos de los extraterrestres era casi idéntica a los pasajes de The Interrupted Journey, el libro sobre la historia del secuestro de Betty y Barney Hill. También lo fueron otros elementos; telepatía, el examen físico, ver un mapa alienígena, el intento de conseguir un recuerdo para probar el encuentro, incluso el uso de hipnosis para descubrir más del encuentro. Otros puntos de la historia, como la intención pacífica de los alienígenas, la serie de encuentros cada vez más intensos de Watts (lo que implica que fue “elegido”), que lo llevaran en un platillo, fueron todos retrocesos al escenario clásico de Contactados. También hubo elementos familiares de otros informes, su vehículo se detuvo por la interferencia electromagnética del ovni, los extraterrestres inspeccionando la tierra y su determinación de obtener evidencia física o fotografías para probar su historia. Una escena era casi idéntica a la de Gary T. Wilcox, quien afirmó el 24 de abril de 1964, que en su granja lechera en Nueva York, extraterrestres de 4 pies de altura que vestían trajes de protección para todo tipo emergieron de una estructura en forma de huevo de una nave flotante de metal aluminio blanquecino. Aparentemente hablaron por telepatía y dijeron: “Somos de lo que ustedes conocen como el planeta Marte”.

La técnica de contar historias de Watts en sí misma era inusual para los encuentros con ovnis. Los bromistas a menudo brindan detalles de la historia que van más allá de lo que un participante debería saber sobre los visitantes extraterrestres si la historia fuera genuina. Watts solo habló de lo que vio, y los extraterrestres le dijeron, nada más. Su historia se basó completamente desde su punto de vista, a menudo describiendo cosas que experimentó pero (aparentemente) no entendió, como sentirse echado hacia atrás en su asiento, luego sentir frío, etc. El oyente interpretaría las pistas y se sentiría como un detective inteligente por descubrir que lo que se describió fue un despegue, dejar la atmósfera, atracar en la nave más grande y así sucesivamente. Por lo tanto, algunas de las afirmaciones más fantásticas fueron proporcionadas por la audiencia, no por el propio Watts. Fue lo suficientemente bueno para persuadir a muchos, incluido el jefe de la revista Life en Dallas. Sin embargo, no fue suficiente.

En enero de 2013, me comuniqué con uno de los reporteros originales que compartió recortes de sus artículos. John DeBaun me dijo:

“No recuerdo que Carroll Wayne Watts fuera particularmente creíble, pero fue bastante insistente con su historia… Escribí mucho para el periódico Amarillo en mi juventud y no creo que haya compartido demasiado esta historia con los editores. Estaba tratando de impresionar cuando estaba buscando otro trabajo porque era muy tonto. Me pareció interesante que la gente afirmara algo así con tanta insistencia y no porque yo lo creyera en absoluto, aunque yo no estaba allí y no puedo decir con certeza qué le sucedió a Watts”.

En este punto, solo podemos especular basándonos en la evidencia. Lo más probable es que la confesión posterior al polígrafo de Watts fuera la más cercana a la verdad, pero le pasó la mayor parte de la culpa a Dord Fitz. Watts y un amigo o cómplice de la familia probablemente inventaron la historia y se fotografiaron ellos mismos. Sin embargo, Fitz sirvió como catalizador, actuando como gerente y agente de prensa. Intencionalmente o no, ayudó a que la historia de Watts fuera “mejor”, contada con más fluidez y acompañada de testimonios de testigos de personajes y exhibiciones para empaquetarla para el éxito. Cuando las cosas se derrumbaron, todas las partes cuidaron su propia piel. Para Watts, la historia de ser amenazado por su historia de platillo fue una salida.

Es gracioso que Watts supuestamente acusó a Barker y Keel de ser sus atacantes. En realidad, fueron los mayores impulsores de su historia. John Keel recicló el artículo de Grey Barker de Saucer News sobre Watts como parte de “Behind the FBI’s Undercover Flying Saucer Investigations”, un artículo en la espeluznante revista Men, octubre de 1968. Keel mezcló hechos, fantasía y errores periodísticos llevando la historia más lejos en la mitología de los hombres de negro. Fue reimpreso en el libro de 1970 de Keel, Strange Creatures From Time and Space.

Keel, Barker, and MoseleyJohn Keel, Gray Barker y el creador de mitos del MIB, Jim Moseley

La vida después de los titulares

La mayor parte de la vida de Carroll Wayne Watts y su esposa Rosemary después de 1968 está escasamente documentada, pero entre entonces y 1981 tuvieron tres hijos más juntos. Mientras tanto, Donald Nunnelley renunció como jefe de policía en el otoño de 1971 y se mudó de Wellington a Amarillo, dejando a Carroll sin el abogado o la protección de su primo.

Rosemary Watts todavía apoyaba la historia a principios de la década de 1970, según Alien Base del ufólogo Timothy Good, de 1998. Rosemary mantuvo correspondencia con Henry Johnson, quien estuvo brevemente casado con Madeline Rodeffer (una defensora de los cuentos de contactados de George Adamski). Al describir la foto del marciano, Rosemary dijo: “Ciertamente nos hubiera gustado tener una vista completa de él y también una que fuera más clara, pero era la última película del [paquete] y no tenía tiempo para recargar la cámara y tomar otra”.

En el momento de los incidentes ovni, Watts tenía un historial impecable en la comunidad. Posteriormente, las cosas cambiaron y desarrolló una reputación de “autoritario” y “matón”, y el médico de familia de Watts lo envió a tratamiento psiquiátrico en 1976. Las circunstancias no se registran, pero el periódico local publicó un aviso en abril de Carroll y Rosemary sobre el incendio de su casa y dijeron: “Nos gustaría agradecer al Departamento de Bomberos de Wellington por su ayuda para tratar de salvar nuestra casa en Loco y también a todos los demás que brindaron su ayuda esa noche”.

Gj6dmqTuja6BLa historia de Watts apareció en el artículo “Carroll Wayne Watts: Contactee, Hoaxer or Innocent Bystander?” por Tony Kimery, en Official UFO, octubre de 1976. La mayor parte del texto reciclaba el artículo de Gray Barker de Saucer News, pero contenía una nueva declaración de Watts, probablemente de una carta:

“Hubo varias amenazas serias para mí y mi familia, y descubrí que había tropezado con algo más serio de lo que esperaba… No he cooperado con ninguna revista antes, porque no quería que las cosas se agitaran de nuevo… Decidí, debido a la gravedad de la situación… que mejor me tragaría mi orgullo y me olvidaría de todo. Sin embargo, si quieres involucrarte en esto y tratar de arreglarlo como debería haber sido lanzado, cooperaré lo mejor que pueda”.

También hubo algunas nuevas afirmaciones de pruebas perdidas; que cuando Robert Loftin y sus investigadores llegaron a Wellington, les robaron la habitación del hotel y se llevaron algo de material. Además, Watts afirmó que envió sus originales Polaroid por correo certificado al Dr. Condon en marzo de 1968, y que cuando preguntó por su regreso, le dijeron que estaban perdidos.

El 2 de junio de 1977, Watts fue arrestado por una serie de incidentes violentos que incluyeron disparar una escopeta de calibre 12 contra una casa y en la huida, embestir el auto del sheriff con su camioneta. Fue detenido cuando los agentes le dispararon a tres de sus neumáticos. De alguna manera, Watts evitó la condena, aparentemente fue entonces cuando su médico lo envió al Hospital Estatal Rusk en 1977 para una evaluación psiquiátrica. Los registros judiciales describen un comportamiento peculiar, pero no hay arrestos durante los siguientes años. Quizás presagiado por el divorcio de Rosemary y Carroll en agosto de 1981.

El 3 de octubre de 1981, Watts apuntó con un arma a varios adolescentes y persiguió a uno y amenazaba con matarlo, y después de que el chico se escapó, Watts se fue, tomó una cerveza y le dijo a alguien que tenía la intención de dispararle a un policía. Cuando la policía intentó perseguirlo y arrestarlo, durante la persecución a alta velocidad Watts les disparó seis tiros y golpeó el vehículo dos veces. Le dispararon a la llanta trasera de su camión y lo capturaron. En el juicio de marzo de 1983, el fiscal de distrito dijo: “Él (Watts) ha tenido un historial de problemas con la ley y la gente se puso de pie y dijo ‘estamos cansados’”.

GuiltyWellington Leader, 10 de marzo de 1983

El abogado defensor presentó la declaración de demencia diciendo que Watts tenía “un síndrome cerebral orgánico psicótico y epilepsia lobal temporal que le impedía determinar el bien del mal y, por lo tanto, estaba legalmente loco en ese momento”. El jurado no se lo tragó y Watts fue condenado por los crímenes, sentenciado a 20 años en el Departamento Correccional de Texas.

El caso fue apelado en 1984. El expediente “Carroll Wayne Watts v. El estado de Texas” describe los crímenes dramáticos, el caso legal y la defensa por locura en gran detalle. La apelación fracasó.

No pudimos localizar los registros del encarcelamiento de Watts, pero durante este tiempo, Rosemary y Carroll Watts se volvieron a casar el 10 de mayo de 1984. No duró mucho. Se volvieron a divorciar el 17 de septiembre de 1984. Rosemary se casó con Dalton D. Konkler el 26 de septiembre de 1992 en el condado de Collingsworth, Texas. En cuanto a Carroll, su residencia de 1996 fue otorgada como Lubbock, probablemente en un centro de salud mental del Departamento de Justicia Criminal de Texas. El único detalle disponible proviene de un investigador de abducción extraterrestre y ovnis. El artículo de Don Worley apareció en Flying Saucer Review, Vol. 42 No. 2, 1997, indicando que en ese momento Watts se encontraba en una celda de la Prisión Estatal de Texas. El relato comprensivo y distorsionado de Worley decía: “Watts comenzó a tener problemas de conducta y su hermano me dijo que estaba influenciado por un extraño que había aparecido. La paranoia se instaló y Watts comenzó a creer que ciertas personas querían atraparlo. Finalmente, por miedo equivocado, apuntó con un arma a un oficial de la ley”. Watts fue citado diciendo:

“El incidente me costó a mi esposa, mis hijos, $ 285,000, mi libertad y mi salud (problemas cardíacos). Simplemente porque me pasó algo que no entendí y de lo que hablé. Creo que hubiera estado mejor si hubiera muerto en el incidente”.

La fecha de la liberación de Watts del encarcelamiento y los detalles de su vida posterior no son públicos, excepto que se mudó a Mansfield, Texas. Carroll Wayne Watts murió el domingo 11 de mayo de 2008, a la edad de 69 años. Su familia solicitó que se hicieran homenajes en un centro de atención de salud mental en Amarillo, conocido hoy como Texas Panhandle Centers (TPC).

La evidencia perdida

La mayoría de las exhibiciones y la evidencia primaria en el caso ovni de Carroll Wayne Watts se han perdido. Lo que queda son en su mayoría copias pobres en blanco y negro de las fotos y las historias de los periódicos. Sin embargo, los archivos de los investigadores de ovnis a veces contienen tesoros enterrados. El Dr. Hynek tenía una gran colección de fotografías de ovnis que a veces usaba en sus conferencias. Había una foto en color sin etiqueta incluida en un subconjunto titulado “IFOs y nubes”. Al encontrarme con ella recientemente, la reconocí como una de las Polaroids ovni de Watts. Por alguna razón, la diapositiva de Hynek se recortó para eliminar el horizonte. En el momento de escribir este artículo, es la única foto en color que se conoce de la historia ovni de Watts.

Watts ColorDiapositiva de Hynek de la foto del ovni en color de Watts.

Watts Color OverlaySuperpuesta a la copia en blanco y negro para indicar las partes recortadas de cada una

Epílogo: Las consecuencias del caso Watts

El Dr. Hynek y Watts tuvieron una especie de reunión en el Chicago Tribune, el 18 de mayo de 1969. “U.F.O. Reports Rapped as ‘Waste of Time’” presentaba a Hynek criticando el estudio de ovnis de Condon, y la ilustración adjunta era la foto de Watts.

1969 05 18 Chicago Tribune May 18 1969Chicago Tribune, 18 de mayo de 1969

El caso de Carroll Wayne Watts no se incluyó en las conclusiones publicadas del Estudio Ovni de Condon en 1969, pero se mencionó de pasada, la “… divulgación nacional de un engaño fotográfico ovni en Texas…” El caso escandaloso puede haber influido negativamente en los hallazgos del estudio. El Dr. Condon concluyó en Scientific Study of Unidentified Flying Objects: “Una consideración cuidadosa del registro, tal como está disponible para nosotros, nos lleva a concluir que un estudio más extenso de los ovnis probablemente no puede justificarse con la expectativa de que la ciencia avance con ello”. La Fuerza Aérea tenía la excusa que anhelaba. El Proyecto Libro Azul se cerró.

El cuento de Watts fue un paso evolutivo en la narrativa del secuestro y en cómo se representan los extraterrestres. Peter Rogerson señaló en la revista Magonia, junio de 1994 que:

“La historia de Watts ha sido excomulgada del canon ufológico. Sin embargo, vemos muchas características que surgirán en historias posteriores, y la construcción de un nuevo grupo de seres un paso más hacia los Grises: más pequeños que los secuestradores de los Hills y vestidos con overoles blancos estilo Socorro en lugar del trajes de marinero de los Hill”.

¿La exposición de Watts mediante el polígrafo hizo que el Dr. J. Allen Hynek confiara indebidamente en ellos? En el libro de 1972 de Hynek, The UFO-Experience, dijo al evaluar la credibilidad de un testigo ovni: “Sería más útil en la asignación de Probability Rating si estuvieran disponibles un ‘detector de mentiras’ y otras pruebas psicológicas”. Al hablar sobre el caso de secuestro de Pascagoula de 1973 de Charles Hickson y Calvin Parker, Hynek dijo: “Vi cómo se comportaba Charlie bajo hipnosis y finalmente la prueba del detector de mentiras. Todas esas cosas me convencieron de que no se lo estaba inventando”. (Citado en The Close Encounters Man por Mark O’Connell). Unos años más tarde, el Dr. Hynek apareció en el programa de entrevistas de ABC de Geraldo Rivera, Good Night America el 9 de junio de 1977. Al hablar de la historia de Travis Walton, Hynek dijo: “Hicieron pruebas de detector de mentiras y las aprobaron. Actualmente se están estudiando unas dos docenas de casos de secuestro similares. ¡Algo está pasando!”

A finales de la década de 1980, la serie de fotografías Polaroid de ovnis de Ed Walters causó sensación. Cuando Walters fue expuesto más tarde como un bromista, hizo que se olvidaran todos los otros avistamientos de los residentes de Gulf Breeze. Watts había sentado el precedente años antes. Hubo avistamientos de ovnis en el área de Wellington antes de la historia de Carroll Wayne Watts, y al menos un informe creíble después. Ninguno de los otros avistamientos tenía archivos de casos independientes, y después de que la historia de Watts se quemó, también lo hicieron todos los informes sinceros de otros testigos.

Reconocimientos

Mi periódico local publicó la historia de Carroll Wayne Watts como noticia de primera plana en febrero de 1968, pero si la vi en ese momento, la memoria se ha ido. Al encontrarme con relatos sobre él en 2012, me interesé y comencé a recopilar artículos de periódicos y referencias a él en la literatura ovni, y he regresado periódicamente a la búsqueda a lo largo de los años. Un gran agradecimiento a las siguientes personas y organizaciones que fueron fuentes clave para encontrar documentación sobre la historia.

John DeBaun, quien junto con Carroll Wilson informó por primera vez sobre la historia del secuestro de Watts en 1968. John proporcionó recortes de los artículos originales del periódico y sus recuerdos de entrevistar a Watts.

Isaac Koi, Robert Barrow y Louis Taylor por compartir escaneos de documentos, publicaciones periódicas y literatura ovni a lo largo de los años sobre este y otros casos.

Los archivos de lo inexplicable (AFU), gracias Clas Svahn y sus asociados por recortes de periódicos adicionales.

David Houchin, curador de la Colección ovni Gray Barker en la Biblioteca Pública Clarksburg-Harrison en West Virginia.

Los archivos del Dr. J. Allen Hynek, de:

El Centro de Estudios Ovni (CUFOS), con la ayuda de Barry Greenwood y David Marler.

Los documentos de J. Allen Hynek en la Universidad Northwestern.

The Holland McCombs Papers en la Universidad de Tennessee en la Biblioteca Paul Meek de Martin.

Claude Falkstrom, por proporcionar artículos de periódicos archivados sobre este y muchos otros casos históricos de ovnis.

Gracias también a quienes proporcionaron información biográfica y artículos de Dord Fitz:

Amy Von Lintel, profesora de Historia del Arte en West Texas A&M University.

Los artículos de Dord Fitz en las colecciones de historia occidental, bibliotecas de la Universidad de Oklahoma, Norman, Oklahoma.

Los archivos de Carroll Wayne Watts

Vea estas dos colecciones de archivos:

Archivo uno: Artículos de periódicos, que incluyen un relato del primer encuentro de Watts en sus propias palabras y la cobertura del engaño que se confiesa, y la retractación del mismo.

Watts FileArchivo dos: informes del Proyecto Libro Azul de los primeros tres avistamientos de Watts; estas son copias de los archivos del Dr. J. Allen Hynek e incluyen sus subordinados y anotaciones. También se incluye la carta de respuesta de Watts a Hynek y su formulario completo de avistamiento de ovnis del Proyecto Libro Azul.

https://thesaucersthattimeforgot.blogspot.com/2021/11/contact-in-texas-lost-ufo-photos.html

Más información en el libro Extraterrestres ante las cámaras Volumen 7, disponible en Lulu: https://www.lulu.com/de/de/shop/luis-ruiz-noguez/extraterrestres-ante-las-c%C3%A1maras-volumen-7/hardcover/product-1wzyr6pw.html?page=1&pageSize=4

Si el ufoloco de Monterrey quiere usar este material y luego presentarlo en una de sus “sorprendentes” investigaciones, lo mínimo que está obligado a hacer es darle el crédito a Curt Collins.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.