La histeria del síndrome de La Habana y la gran persecución del ganso salvaje

La histeria del síndrome de La Habana y la gran persecución del ganso salvaje Los documentos clasificados revelan el escepticismo de los actores extranjeros y refuerzan el papel de las enfermedades psicógenas

POR ROBERT BARTHOLOMEW

accoustic-signal-declassified-docs-banner-2xArriba a la izquierda: Portada del informe del Departamento de Estado recientemente desclasificado que concluyó que el efecto Frey era “muy poco probable”. El panel de la Academia Nacional de Ciencias llegó a la conclusión opuesta. Si bien un informe se mantuvo en secreto, los hallazgos de NAS se dieron a conocer públicamente, lo que generó preguntas. Arriba a la derecha: Página 93 del informe secreto de JASON que promocionaba la histeria colectiva como una posible causa del “Síndrome de La Habana”. El Departamento de Estado minimizó públicamente la idea mientras promovía la noción de microondas, algo que el informe dijo que era “muy poco probable”.

¿Los agentes extranjeros han estado cometiendo actos nefastos, apuntando a docenas de diplomáticos estadounidenses y canadienses y sus familias con un arma de energía, o el síndrome de La Habana es un pánico social ayudado por el periodismo sensacionalista, la ciencia dudosa y las teorías de la conspiración en las redes sociales? El contenido de una investigación del gobierno de los Estados Unidos sobre el “síndrome de La Habana” publicada bajo la Ley de Libertad de Información, concluyó que la enfermedad psicógena masiva probablemente jugó un papel importante.

Esta historia es un buen ejemplo de lo que puede suceder cuando la política se mezcla con la ciencia.

La investigación del gobierno de Biden sobre los orígenes del “Síndrome de La Habana” ha quedado tambaleante luego de la inesperada partida de la mujer que lidera la investigación después de desempeñar su cargo durante apenas seis meses. El síndrome de La Habana se informó por primera vez en La Habana, Cuba, a fines de 2016. Durante los dos años siguientes, decenas de diplomáticos estadounidenses y canadienses y sus familias informaron quejas que iban desde dolores de cabeza, mareos, náuseas y fatiga, hasta confusión, dificultad para concentrarse, insomnio y dolor oídos. Si bien se sigue informando ampliamente que muchas de las víctimas han sido diagnosticadas con daño cerebral y pérdida auditiva, según los estudios que se han realizado hasta la fecha, no hay evidencia definitiva que respalde tales afirmaciones, o que se hayan producido ataques.1 El día 22 Septiembre el Departamento de Estado anunció que Pamela Spratlen dejaría el cargo luego de una teleconferencia con las víctimas que quedaron indignadas cuando ella se negó a descartar la posibilidad de que los síntomas fueran causados por una enfermedad psicógena masiva. La pregunta fue provocada por informes de los medios de comunicación de que una investigación del FBI aún no publicada concluyó que los diplomáticos fueron víctimas de sugerencias masivas.2

La histeria sobre la histeria

La reacción hostil a la posibilidad de que una enfermedad psicógena pueda desempeñar un papel resalta el estigma que rodea a esta afección, que es ampliamente incomprendida por el público y entre muchos miembros de la comunidad científica. A las pocas horas de la renuncia de Pamela Spratlen, un ex oficial de la CIA que afirma haber sido víctima de un “ataque” en Moscú en 2017, Marc Polymeropoulos, dijo que el hecho de que Spratlen no descartara la “histeria masiva” era “automáticamente descalificante” como líder de la fuerza de tareas e “insultos a las víctimas”.3 Uno de los diplomáticos en la llamada se quejó de que Spratlen estaba “diciendo muy claramente que no ha descartado que estemos locos”.4

Tales conceptos erróneos son comunes y reflejan un desconocimiento generalizado sobre el tema. La enfermedad psicógena masiva no es un trastorno mental; es una respuesta colectiva al estrés que evoca síntomas reales. Es una condición bien documentada que implica la conversión del estrés psicológico en síntomas que no tienen una base orgánica. No es un concepto hipotético; es una condición establecida en los campos de la psiquiatría y la medicina. Varios diplomáticos que mostraron síntomas del “síndrome de La Habana” y luego se les dijo que probablemente estaban sufriendo estrés, han criticado al gobierno por no tomarse en serio sus afirmaciones. Señalan que la administración Biden ha dejado de referirse a lo que sucedió como “ataques”, sino más bien como “incidentes de salud inexplicables” o UHI.5

En los últimos meses ha habido una avalancha de titulares de noticias alarmantes sobre “ataques energéticos dirigidos” contra funcionarios estadounidenses en más de una docena de países que involucran a casi 200 personas.6 A menudo se da a entender que la gran cantidad de informes confirma que algo nefasto debe estar en marcha. Lo que rara vez se menciona es el contexto del brote: la explosión global de casos coincide con una directiva del Departamento de Estado para que los diplomáticos y oficiales de inteligencia estadounidenses estén en alerta por “incidentes de salud anómalos” (IAH) que pueden o no estar acompañados de extraños sonidos.

En septiembre, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, se puso en contacto con los casi 2.9 millones de personal militar, contratistas y funcionarios civiles del país, instándolos a informar sobre las IAH.7 Escribió: “En el transcurso de los últimos años, y predominantemente en el extranjero, algunos miembros del personal del Departamento de Defensa (DOD) han informado de una serie de eventos sensoriales repentinos y preocupantes, como sonidos, presión o calor al mismo tiempo o inmediatamente antes de la repentina aparición de síntomas como dolores de cabeza, dolor, náuseas o desequilibrio (inestabilidad o vértigo)”.8

Esto fácilmente podría generar miles, si no decenas de miles de informes, especialmente dado que algunos reclamantes pueden intentar buscar una compensación financiera. En Canadá, más de dos docenas de diplomáticos han presentado una demanda de 28 millones de dólares canadienses contra su gobierno, argumentando que conocían los riesgos a principios de 2017 y no protegieron a sus ciudadanos de un peligro claro y presente.9 Anticipo que las acciones del Secretario Austin generarán miles, si no decenas de miles de informes. Si solo la mitad del uno por ciento de los contactados presenta un informe, eso se traduciría en 14,500 reclamantes.

No se puede exagerar que el “síndrome de La Habana” incluye una larga lista de síntomas que son tan vagos y comunes que todos pueden experimentarlos en algún momento, y es probable que incluya una redefinición de los dolores y molestias cotidianas bajo una nueva etiqueta. Esta situación recuerda a la configuración de muchos flaps de avistamiento de ovnis y monstruos. Después de un informe sensacional inicial, los residentes comienzan a escudriñar su entorno en busca de evidencia de la anomalía percibida. Dada la naturaleza inexacta de la percepción humana, las personas comienzan a ver lo que esperan ver. Un susurro en los arbustos se convierte en Bigfoot, la estela de un barco se confunde con un monstruo del lago y Venus se toma por un ovni.

Por lo general, la mayoría de las personas no prestan mucha atención a su entorno, pero durante estos flaps, a menudo aparecen docenas de avistamientos en un corto período de tiempo porque las personas comienzan a escudriñar demasiado su entorno y notan cosas que normalmente no notarían. Un ejemplo clásico es la epidemia de picaduras de parabrisas de Seattle de 1954, cuando se difundieron rumores de que la región estaba siendo sometida a lluvia radiactiva de las pruebas de bombas atómicas en el Pacífico. Mientras los residentes buscaban evidencia de la lluvia radiactiva, notaron pequeñas marcas en sus parabrisas que se suponía que habían sido causadas por la lluvia radiactiva. Más tarde, los investigadores descubrieron que las marcas de los hoyos son una característica común de los parabrisas. En lugar de mirar a través de ellos, los residentes comenzaron a mirar y a notar por primera vez las marcas que habían estado presentes todo el tiempo.10

Un experimento global

Al alertar a sus misiones diplomáticas y ahora a los miembros del servicio y contratistas de la amenaza potencial de misteriosos ataques energéticos, los funcionarios han creado lo que es esencialmente un experimento global de sugestión masiva. La enfermedad psicógena se puede considerar como el efecto placebo a la inversa. Se sabe desde hace mucho tiempo que las personas a las que se les administra una sustancia inerte sin valor terapéutico, como una pastilla de azúcar, pueden sentirse mejor solo con el poder de la sugestión. El efecto placebo no curará la diabetes ni reducirá el colesterol, pero puede alterar la química y fisiología del cerebro y cómo experimentamos el dolor. Más recientemente, los científicos han identificado el efecto nocebo, en el que los sujetos pueden enfermarse únicamente a través del poder de la fe. Por ejemplo, si un paciente tiene expectativas negativas sobre un tratamiento, puede provocar síntomas que reflejan el resultado esperado.

Los anales de la histeria colectiva están repletos de ejemplos de expectativas que causan enfermedades psicógenas. En un caso, poco después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en los EE. UU., un hombre perturbado en un metro de Maryland comenzó a rociar una sustancia misteriosa sobre un trabajador de tránsito. Mientras lo tiraban al suelo, su contenedor se derramó por el suelo. Alrededor de tres docenas de transeúntes comenzaron a presentar síntomas que iban desde náuseas hasta dolores de cabeza y de garganta, creyendo que habían sido víctimas de un ataque químico. Posteriormente, la sustancia se identificó como un limpiador de ventanas común y los pasajeros se recuperaron rápidamente.11

Informes clasificados sugieren orígenes psicógenos

Recientemente ha salido a la luz el contenido de dos investigaciones clasificadas separadas del Gobierno de los Estados Unidos sobre el “síndrome de La Habana”. Las conclusiones de una investigación del FBI que se filtraron a The New Yorker concluyeron que la enfermedad psicógena masiva era la explicación más probable.12

Se obtuvo un segundo informe después de que otro medio de noticias presentara una solicitud de la Ley de Libertad de Información. El estudio ahora desclasificado fue publicado por un panel de científicos de alto nivel en sus campos bajo el nombre en clave JASON, en honor a un personaje de la mitología griega. El panel ha estado proporcionando informes clasificados sobre temas de seguridad nacional desde 1960. Concluyó que la posibilidad de radiación de microondas era “muy improbable” y que los misteriosos sonidos que acompañaron a muchos de los “ataques” fueron hechos por insectos.13 El informe también encontró que “los efectos psicógenos pueden servir para explicar componentes importantes de los síntomas informados”.

Estos hallazgos fueron muy diferentes del informe publicado por la Academia Nacional de Ciencias (NAS) en diciembre de 2020, que concluyó que la radiación de microondas que involucra el efecto Frey era la explicación más plausible. El panel planteó la hipótesis de que el efecto podría haber provocado la interrupción del funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro.14 Sin embargo, uno de los primeros científicos en identificar el mecanismo del efecto Frey llamó a los hallazgos de NAS “ciencia ficción”. Kenneth Foster, profesor de bioingeniería en la Universidad de Pensilvania, dijo que era “indignante” que el gobierno “se sentara en el informe JASON durante tres años y dejara que la fantasía de las armas invisibles continuara cuando se disponía de mejor información”. Dice que acaba de completar un estudio sobre si el efecto Frey se puede convertir en arma, y es “muy poco probable”.15

Parte pánico social

Esta saga, que ha perdurado durante cinco años, puede describirse como un pánico social. Estos eventos son tan antiguos como la humanidad e implican un miedo exagerado por una amenaza percibida para la sociedad, ya sea real o imaginaria. Ocasionalmente, incluyen enfermedades psicógenas masivas. El miedo actual combina dos temas comunes: los enemigos imaginarios y el miedo a las nuevas tecnologías. Mientras que la historia está repleta de pánico similares, es alarmante que en la segunda década del siglo 21 en una de las sociedades más sofisticadas de la tierra con un sistema legal, científico y educación superior, tanto información falsa y engañosa que se ha perpetuado por científicos, periodistas y políticos.

La rima de la historia

Los pánicos sociales son un tema recurrente a lo largo de la historia y, a menudo, reflejan temores similares con una apariencia cultural diferente. Se les da oxígeno cuando miembros clave de la sociedad exageran la amenaza percibida y promueven rumores y especulaciones sobre los hechos.

Por ejemplo, durante el susto alemán de la Primera Guerra Mundial, los políticos, los académicos y la prensa solían hacer afirmaciones descabelladas sobre el peligro que representaban los estadounidenses desleales de ascendencia alemana. Como resultado, miles de ciudadanos fueron acusados de ser espías y saboteadores de la Patria, a menudo con la evidencia más endeble. Arrastrada por una marea de miedo, era como si Estados Unidos hubiera entrado en un período en el que las reglas normales de evidencia no se aplicaban. Los informes sensacionales de fuentes de noticias confiables contribuyeron al susto. Un titular del Washington Post afirmaba: “¡100,000 espías en el país!” The New York Tribune se sumó a la sensación de paranoia al proclamar: “¡Hay espías en todas partes! Ocupan cientos de puestos de observación… Están en todos los laboratorios de drogas y químicos”.16 Los eruditos hicieron posible el pánico aún más con libros aterradores como Defenceless America de Hudson Maxim.17 ¡Incluso el editor de Scientific American, J. Bernard Walker, avivó los temores de invasión en su popular novela America Fallen!18 Los políticos emitieron graves advertencias, como el discurso del Día de la Bandera del presidente Woodrow Wilson ante el Congreso en 1917, cuando afirmó que el país estaba infestado de conspiradores y espías alemanes.19

El “miedo rojo” de principios de la década de 1950 presentó acusaciones y afirmaciones similares, esta vez de cruzados anticomunistas que vieron agentes y subversivos soviéticos por todas partes. Las carreras se arruinaron cuando se acusó falsamente a personas inocentes de simpatizar con Moscú. Una vez más, los políticos, los medios de comunicación y los académicos actuaron como facilitadores al exagerar la amenaza. En El crisol Arthur Miller trazó un famoso paralelismo con las cazas de brujas de Salem. Hay un patrón con cada uno de estos sustos: se identifica una amenaza, miembros prominentes de la sociedad afirman su existencia y se produce una búsqueda, ya sea de brujas, agentes alemanes o espías comunistas. En poco tiempo, cuando las personas ven el mundo a través de este nuevo prisma de realidad, comienzan a ver pruebas de la nueva amenaza en todas partes. Como señaló el sociólogo estadounidense William Isaac Thomas, “si los hombres definen las situaciones como reales, sus consecuencias son reales”.20

Comienza la búsqueda

Cada brote de enfermedad psicógena masiva o pánico social se ubica en un contexto único. La búsqueda de los perpetradores del “Síndrome de La Habana” se remonta a una pequeña unidad de agentes de la CIA que operaban en La Habana a fines de 2016. Dos de los oficiales comenzaron a notar misteriosos sonidos agudos que se escuchaban cerca de sus casas en la noche. Luego de diciembre 30 de junio, uno de los agentes buscó tratamiento médico en la clínica de salud de la Embajada de los Estados Unidos. Se quejaba de dolores de cabeza, dificultad para oír y dolor de oído, síntomas comunes que la mayoría de los médicos generales tratarían a diario. Lo que hizo que su visita a la clínica fuera tan inusual fue su observación de que los síntomas parecían coincidir con un haz de sonido que creía que se dirigía a su residencia. El incidente se informó al personal de la embajada, pero no dio la alarma hasta que salió a la luz que otros dos agentes de la CIA de la misma oficina de campo también habían informado haber escuchado sonidos cerca de sus casas el mes anterior. Pronto surgió la teoría de que los agentes estaban siendo acosados por un arma sónica.21

Para un observador externo, la idea de que los oficiales de inteligencia estaban siendo atacados con un dispositivo que usaba ondas sonoras para enfermarlos, puede parecer descabellada. Sin embargo, parecía plausible en el contexto histórico de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Antes de la apertura de la nueva embajada bajo la administración de Obama en 2015, había una larga y bien documentada historia de agentes cubanos que acosaban a diplomáticos estadounidenses en La Habana durante la Guerra Fría. Los trabajadores de la embajada se despertaban en sus casas solo para encontrar muebles y estanterías reorganizados, heces y orina de animales en el piso y colillas de cigarrillos en la mesa de la cocina, a pesar de que no fumaban ni tenían una mascota. Se sabía que los cubanos desinflaban neumáticos, iluminaban las casas de los diplomáticos y de repente cortaban el suministro de agua o electricidad.22

Atacantes fantasmas

Existe una gran cantidad de literatura sobre asaltantes fantasmas. He documentado varios casos.23 Estos episodios son paralelos a lo que sucedió en La Habana: solo la forma cambia para reflejar las creencias predominantes. Las autoridades finalmente concluyen que los “ataques” fueron completamente imaginarios.

En 1954, un “asesino fantasma” aterrorizó a Taipei durante un período de dos semanas mientras la policía investigaba casi dos docenas de informes. Las autoridades concluirían que a raíz de los rumores, los residentes comenzaron a escudriñar cortes ambiguos y mundanos, como el roce con un paraguas en un autobús lleno de gente, como algo relacionado con el slasher.

En Mattoon, Illinois, durante septiembre de 1944, los residentes pensaron que estaban siendo atacados por una figura misteriosa que rociaba gas venenoso en sus casas por la noche. El caso se convirtió en el tema de un famoso estudio en el Journal of Abnormal Psychology. El “gaseador loco de Mattoon” resultó haber sido provocado por una serie de olores mundanos después de informes de prensa inexactos de un gaseador real.

La gente escudriñaba sus cuerpos en busca de cortes y magulladuras (en el caso del asesino fantasma) y redefinía los olores mundanos (con el gasser loco). En La Habana, la gente estaba redefiniendo los sonidos ya que los rumores iniciales sostenían que se trataba de un ataque sónico y los diplomáticos eran el objetivo. Luego comenzaron a escudriñar los sonidos de los insectos, sonidos que habían escuchado antes pero que nunca habían escuchado con atención. De repente, cualquier sonido inusual era motivo para sospechar que estaban siendo atacados. Cada vez que comenzaban a sentirse mal, escuchaban posibles sonidos de un arma cercana. Nació el “Síndrome de La Habana”.

Este episodio se puede resumir en un viejo adagio: “Habla del diablo y seguramente aparecerá”. El síndrome de La Habana es un susto de brujas disfrazado con una apariencia cultural diferente, lo que lo hace más aceptable para la aceptación moderna. En lugar de brujas, son los agentes extranjeros los que están siendo acusados de actos nefastos. Una etiqueta más apropiada para lo que ha sucedido sería “Síndrome de la ilusión de La Habana”, la creencia sin fundamento, a raíz de pruebas persistentes de lo contrario, de que los diplomáticos están siendo atacados con un arma de energía. Es un pánico social que ha sido ayudado por el periodismo sensacionalista, la ciencia dudosa, las teorías de la conspiración de las redes sociales y la burocracia gubernamental.

Sobre el Autor

Robert Bartholomew es profesor titular honorario en el Departamento de Medicina Psicológica de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda. Ha escrito numerosos libros al margen de la ciencia que cubren ovnis, casas encantadas, Bigfoot, monstruos del lago, todo desde una perspectiva de la ciencia convencional. Ha vivido con los malayos en Malasia y los aborígenes en Australia Central. Es coautor de 2 libros fundamentales: Outbreak! The Encyclopedia of Extraordinary Social Behavior con Hilary Evans (Anomalist Books, 2009) y Havana Syndrome con Robert W. Baloh (Copernicus Books, 2020). Vive en Nueva Zelanda con su esposa y sus 3 hijos.

Referencias

1. An Assessment of the Health Complaints during Sojourns in Havana of Foreign Government Employees and their Families. Technical Report by an Expert Group of the Cuban Academy of Sciences, September 2021. Baloh, Robert W., and Bartholomew, Robert E. 2020. Havana Syndrome. Cham, Switzerland: Copernicus Books; Bartholomew, Robert E., and Baloh, Robert W. (2019). “Challenging the Diagnosis of ‘Havana Syndrome’ as a Novel Clinical Entity.” Journal of the Royal Society of Medicine 113(1): 7–11.

2. Suresh, Meera. 2021. “State Department Official Loses Job as Diplomats Seethe Over Havana Syndrome Response.” International Business Times, September 23.

3. Lederman, Josh, and Breslauer, Brenda. 2021. “Diplomat Overseeing ‘Havana Syndrome’ Response is out after 6 Months.” NBC News, September 23.

4. Ross, Jamie. 2021. “Diplomat leading Havana Syndrome response out after Angering Sufferers with ‘Mass Hysteria’ Comments.” The Daily Beast, September 23: https://bit.ly/3it8nTS

5. Lederman, Josh, and Breslauer, Brenda. 2021. “In Intense Blinken Meeting, ‘Havana Syndrome’ Diplomats Complain of Skepticism.” NBC News, September 22.

6. Charter, David. 2021. “CIA Agent in Serbia sent Home with ‘Havana Syndrome.’” The Sunday Times (London), September 29.

7. Barnes, Julian. 2021. “Pentagon Asks Personnel to Report any Symptoms of Mysterious Ailments.” The New York Times, September 15.

8. Austin, Lloyd. 2021. “Anomalous Health Incident.” Memorandum for All Department of Defense Employees, September 15.

9. Carbert, Michelle, and Saunders, Doug. 2021. “Diplomats Launch Suit Alleging Ottawa Failed to Address Mysterious ‘Havana Syndrome’ Brain Injuries.” The Globe and Mail (Toronto, Canada), February 6.

10. Medalia, Nahum, Larsen, Otto. 1958. “Diffusion and Belief in a Collective Delusion.” American Sociological Review 23:180–186.

11. Meyer, J. “Subway Spill Sends Jitters Across World.” Journal-Gazette (Fort Wayne, IN). October 10, A. 6.

12. Entous, Adam. 2021. “Are U.S. Officials Under Silent Attack?” The New Yorker, May 24: https://bit.ly/3mihGXL

13. Vergano, Dan. 2021. “A Declassified State Department Report says Microwaves didn’t cause ‘Havana Syndrome.’” BuzzFeed News, September 30: https://bit.ly/3me4XVW

14. Acoustic Signals and Physiological Effects 14 on U.S. Diplomats in Cuba, November 2018. Declassified U.S. Government study, 8.

15. Personal communication with Ken Foster, October 2, 2021.

16. Gilbert, James L. 2012. World War I and the Origins of U.S. Military Intelligence. Lanham, M.D.: Scarecrow, 34.

17. Maxim, Hudson. 1916. Defenseless America. New York: Hearst’s International Library.

18. Walker, J. Bernard. 2015. America Fallen! The Sequel to the European War. New York: Dodd, Mead.

19. Leonard, Arthur R. 2013. War Addresses of Woodrow Wilson with an Introduction and Notes. London: Forgotten Books, 52.

20. Thomas, William I., and Dorothy S. Thomas. 1929. The Child in America (2nd ed.). Alfred A. Knopf. 572.

21. Golden, Tim, and Rotella, Sebastian. 2018. “The Sound and the Fury: Inside the Mystery of the Havana Embassy.” ProPublica, February 14: https://bit.ly/2YdspuN

22. Baloh and Bartholomew, 2020, op cit., 37–38.

23. Evans, Hilary, and Bartholomew, Robert. 2009. The Encyclopedia of Extraordinary Social Behavior. San Antonio, TX: Anomalist Books.

https://www.skeptic.com/reading_room/havana-syndrome-hysteria-classified-documents-reveal-skepticism-of-foreign-actors-bolster-role-of-psychogenic-illness/?mc_cid=6fee6e4b02&mc_eid=7d17187600

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.