Sobre la eficacia de los gorros de papel de aluminio

Sobre la eficacia de los gorros de papel de aluminio: Un estudio empírico

Ali Rahimi 1, Ben Recht 2, Jason Taylor 2, Noah Vawter

1: Departamento de ingeniería eléctrica e informática, MIT. 2: Laboratorio de Medios, MIT.

Extracto

Entre una franja de la comunidad de paranoicos, los gorros de aluminio sirven como la opción de un medio protector contra las señales de radio invasoras. Investigamos la eficacia de tres diseños de gorros de aluminio en un grupo de muestra de cuatro individuos. Usando un analizador de red de $ 250,000, encontramos que aunque en promedio todos los gorros atenúan las radiofrecuencias invasoras en cualquier dirección (ya sea emanadas de una fuente externa, o emananda del cráneo del sujeto), ciertas frecuencias de hecho son amplificadas grandemente. Estas frecuencias amplificadas coinciden con las bandas de radio reservadas para el uso del gobierno según la Comisión Federal de Comunicación (FCC). La evidencia estadística sugiere que el uso de gorros puede de hecho aumentar la capacidad invasora del gobierno. Suponemos que el gobierno pudo de hecho haber comenzado la manía del gorro por esta razón.

Introducción

Durante mucho tiempo se ha sospechado que el gobierno ha estado utilizando satélites para leer y para controlar las mentes de ciertos ciudadanos. El uso de los gorros de aluminio ha sido una táctica de guerrilla común contra las táctica invasoras del gobierno [1]. Asombrosamente, estos gorros pueden de hecho ayudar al gobierno a espiar a los ciudadanos amplificando ciertos rangos de frecuencia dominantes reservadas para el uso del gobierno. Además, ninguno de los tres cascos que analizámos proporciona una atenuación significativa para la mayoría de las bandas de frecuencia.

Describimos nuestro arreglo experimental, reportamos nuestros resultados, y concluimos con algunas pautas de diseño para construir gorros más eficaces.

Arreglo experimental

Evaluamos el funcionamiento de tres distintos diseños de gorros, el comúnmente conocido como diseño clásico, la Fez, y el Centurión. Estos diseños se muestran en la Figura 1. Los gorros fueron hechos de papel de aluminio Reynolds. Según las mejores prácticas, los tres diseños fueron construidos con la técnica de doble capa descrita en otra parte [2].

Se generó una señal de radiofrecuencia de prueba barriendo los rangos de 10 Khz a 3 Ghz usando una antena omnidireccional unida al generador de señales Agilent 8714ET.

Un analizador de red (Agilent 8714ET) y una antena direccional midieron y graficaron las señales. Véase la Figura 2.

Debido al costo del equipo (cerca de $ 250,000), y el tiempo limitado durante el cual teníamos acceso a estos dispositivos, los sujetos y los experimentadores realizaron pocas corridas en seco antes del experimento real (véase la Figura 3).

La antena receptora fue colocada en varios lugares en el cráneo de 4 distintos sujetos: los lóbulos frontales, occipital y parietales. Una vez con el casco “apagado” y otra con el casco “encendido”. El analizador de red trazó la atenuación entre las señales en estos dos ajustes con diversas frecuencias, de 10Khz a 3 Ghz. La Figura 4 muestra un diagrama típico de la atenuación a distintas frecuencias.

Resultados

Para todos los gorros, notamos una amplificación de 30 db a 2.6 Ghz y una amplificación de 20 db a 1.2 Ghz, sin importar la posición de la antena respecto al cráneo. Además, todos los gorros exhibieron una marcada atenuación de 20 db aproximadamente a 1.5 Ghz, sin atenuación significativa más allá de 10 db en cualquier otro lugar.

Conclusión

Los gorros amplifican las bandas de frecuencia que coinciden con las asignadas al gobierno de los E.U. entre 1.2 Ghz y 1.4 Ghz. Según la FCC, estas bandas se reservan supuestamente para “radio localización”’ (ed, GPS), y otras comunicaciones con satélites (véase, por ejemplo, [3]). La banda de 2.6 Ghz coincide con la tecnología de los teléfonos celulares. Aunque no relacionadas con el gobierno, estas bandas están en manos de corporaciones multinacionales.

No es necesario ser imaginativo para concluir que la manía actual de los gorros es probable que haya sido propagada por el gobierno, posiblemente con la intervención de la FCC. Esperamos que este informe anime a la comunidad paranoica a desarrollar mejores diseños del gorro para evitar caer presa de estos defectos.

Reconocimientos

Los autores quisieran agradecer a Andy (Xu) Sun del laboratorio de medios del MIT por ayudar con el equipo, al profesor George Sergiadis por prestarnos las antenas, y al profesor Neil Gershenfeld por no prohibirnos el uso de su equipo de laboratorio. (Dirigir por favor cualquier pregunta a los autores, NO a esta gente)

También hay un video informativo, cortesía de Discover Channel’s Daily Planet.

http://people.csail.mit.edu/rahimi/helmet/

A mí me parece una broma pero me gustaría conocer la opinión de Julio Plaza del Olmo (Gluon con leche)

6 pensamientos en “Sobre la eficacia de los gorros de papel de aluminio”

  1. Pueeees, sí. A mí también me parece una broma, por lo menos el tono en que está escrito y las conclusiones.

    Me da que el resultado es real, que los autores saben la razón del resultado, y les apetecía hacer un poco de humor.

    Julio

  2. A mí me ha convencido, esta misma tarde me compro un rollo de papel albal del nuevo que ha salido ahora que parece un panel de celdas de abeja. ¿O será mejor usar el papel liso de toda la vida?.
    ¿Que marca de papel me recomendais?

    Por favor contestad pronto que estoy muy interesada, un saludo y gracias por adelantado

  3. Pingback: Anónimo
  4. si quereis portegeros usad gorros pintados por dentro con unturas que lleven mucho plomo, pero que esta pintura no toque vusra cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.