Obituario. Robert C. Girard

Arcturus-a Ha muerto la mayor librería de libros usados de temas paranormales. Ha muerto el Marcel Proust de la ufología.

Robert C. Girard, el increíble librero, fundador y propietario de Arcturus Books Service, murió el viernes, agosto 12, 2011, en Port Saint Lucie, Florida.

Bob Girard, un bibliófilo impenitente que había estado recogiendo todo lo relacionado con los ovnis durante un buen número de años antes de que se decidiera abrir una librería. Fundó Arcturus Books Inc. en junio de 1980, en el 1554. 1R. 1982, Scotia, Nueva York, USA. Era, sin duda la mejor y más grande librería de ovnis en el mundo. Posteriormente se mudaría a 1443 S.E. Port Saint Lucie Blvd. Port St. Lucie, Florida, USA, 34952, Tel. (561) 398-07 96, Fax. (561) 337-17 01, E-Mail: [email protected])

Arcturus Books era la residencia de Girard, una casa en expansión sentada en una de las arterias principales que atraviesan Port St. Lucie. No era una librería ovni sino como un mini-almacén de libros de ovnis, en medio del cual Bob Girard y su esposa, la ecuatoriana Mónica Williams-Girard, incesantemente envolvían libros para enviarlos a sus clientes. Felizmente merodeaban a través de un laberinto de bastidores de piso a techo, desde el más brillante nuevo best-sellers de ovnis a pilas de libros de color amarillo de 40 años de edad, las primeras ediciones firmadas de George Adamski.

Girard elaboraba un catálogo mensual y lo enviaba a sus cientos de clientes de su lista de correo en todo el mundo. Era el Arcturus Books Inc. Catalogue, una lista todos los nuevos libros de ovnis que habían aparecido en ese mes, a menudo decenas de ellos. Lo más importante de ese catálogo eran los comentarios breves, de Girard, de esos libros, y revisiones similares de catálogos anteriores.

Uno de los amigos de Girard escribió:

Las revisiones de Girard son sin duda los mejores artículos críticos sobre la literatura de los ovnis – entrelazadas con reflexiones sobre la naturaleza del fenómeno ovni en general- que se pueden encontrar hoy en día. Las críticas de Girard eran mordaces al estilo de Jonathan Swift. Girard resumía la esencia del libro en dos a cinco oraciones, a pesar de su complejidad. De imagehecho, si tuviera que poner todos sus comentarios – que se cuentan por miles por ahora – en un solo volumen, podría terminar con una historia cabal de la literatura ovni.

Las revisiones eran escritas con brío y erudición. Bob Girard no era realmente un vendedor de libros. Ni siquiera un catalogador. Era un artista de la revisión de libros ovni – un Samuel Johnson, que, en lugar de escribir un diccionario de un solo hombre del idioma inglés, está escribiendo una enciclopedia de un solo hombre encapsulando y imagecolocando en su debido contexto todos los libros de ovnis que se han escrito.

Sus catálogos forman la interminable Gran Novela Americana. Bob Girard sería el Marcel Proust tirado en la cama y trabajando en busca del tiempo perdido (A la Recherche du Temps Perdu) durante 20 años.

Acá un ejemplo de estas revisiones:

(Julio, 1997, Pag. 13): 190. _____ THE TALMUD OF JMMANUEL. Wild Flower, 1992. Qual. Pasta suave, 229 pp. Este es uno en el que Meier tiene el descaro sin precedentes de usar su propia imagen como el imageretrato de Jesús “canalizado”. Esto por no mencionar las agallas necesarias para “recordar” un convenientemente desaparecido “manuscrito arameo” del siglo I dC que contiene las verdaderas enseñanzas de Emmanuel (Jesús). Este patán de Meier con facilidad debe reclamar el récord mundial – o por lo menos el Registro Akáshico – del “ser humano con menos vergüenza”. $ 15.95.

En su último catálogo Girard envió esta notificación de manera pública, a sus lectores:

Esto servirá como una pequeña actualización imagecon respecto a mis problemas de salud relacionados con Arcturus Books. Estoy mal por problemas de coágulos de sangre en ambas piernas, aunque el de mi pierna izquierda me ha dejado inmóvil, apenas capaz de moverme sobre mis dos piernas. Los coágulos sanguíneos son un indicador de cáncer, y yo acabo de comenzar el viaje que nunca quise hacer -la búsqueda de cáncer (próstata) y su extensión, podría haber migrado a los huesos, que es el final del partido. Entre la falta de movilidad y la incapacidad para hacer trabajo físico, me han apoyado una serie de imagepedidos recientes y pendientes. De algún modo tengo que llegar a la cima de la situación de los coágulos pero no parece haber una respuesta realista a la misma. La pierna izquierda tiene que ser vigilada de cerca por el empeoramiento, mientras que una mejora no parece posible debido a la falta de  circulación. Mientras tanto, me duele como el infierno.

Así que hay órdenes acumulándose aquí y necesito urgentemente más pedidos de todo tipo. Tengo suficientes libros como para hacer un nuevo catálogo, pero las citas médicas están acabando con lo que puede arreglar el tiempo de trabajo, y la vida será así durante algunos meses. Es irónico que de hecho el momento tan temido tanto por mí y, probablemente por mis clientes, haya llegado al mismo tiempo. Aquí es donde muy probablemente prontopierdan su fuente de libros para siempre. Es el lugar donde también yo pueda perder la mía, y quizá incluso mi vida. Ambas partes, comprador y vendedor, ya no van a “ocuparse del negocio” en nuestras respectivas formas tal y como lo hicimos en los últimos años, tontamente dando por sentado que el futuro continuaría de forma automática al pasado.

¿Tiene cerebro? Será mejor que mande cada dólar que usted pueda enviar aquí en este momento, y llene su biblioteca con todo lo que no está clavado aquí. Usted ya sabe que no está recibiendo mis libros, pero todavía hay muchos por aquí quepuede tener. Mientras tanto voy a tratar de sostenerme en mis pies, y hacer los envíos finales, y tratar de conseguir más libros para continuar.

Mi plan es seguir hasta que me detenga.

Arcturus Books

21 de julio 2011

2 pensamientos en “Obituario. Robert C. Girard”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.