Días de oscuridad

Días de oscuridad[1]

Mario Méndez Acosta

Periódicamente, surge y se difunde el extraño rumor de que la Tierra, nuestro planeta, se verá hundido en una oscuridad total, que durará varios días (tres o cuatro, según algunas versiones)[2].

Esta vez, dicho acontecimiento se fijó para el pasado día 24 de agosto y, desde luego, no ocurrió. No obstante, es notable la cantidad de personas – sobre todo en los Estados Unidos – que, al enterarse de tal versión, fue presa total de crédito y tomó una serie de previsiones como, por ejemplo, adquirir linternas, velas, cobertores, provisiones (como alimentos enlatados y agua potable), radios de intercomunicación y muchas cosas más relacionadas con la sobrevivencia.

Ciertamente, la Tierra se ha visto afectada, en un pasado muy remoto, por periodos en los que la luz del Sol no llegaba a la superficie; ello ocurrió hace unos 65 millones de años, cuando un cometa o meteorito gigantesco chocó con la Tierra, impactándola, precisamente, en lo que hoy es la península de Yucatán, creando el cráter de Chicxulub.

La oscuridad, causada por los materiales levantados y arrojados por el impacto, cubrió el planeta y, tal vez duró varios decenios, exterminando a los dinosaurios y, de hecho, a todo animal mayor que una liebre.

Hay también, en tiempos históricos, eventos de origen volcánico que, periódicamente, lanzan a la atmósfera grandes cantidades de cenizas y humo y, en efecto, ocasionan un oscurecimiento atmosférico parcial, con consecuencias climáticas temporales como la Pequeña edad de hielo, que se experimentó en Europa a partir de 1430; algo de lo que dio testimonio el pintor Peter Brueghel padre, en varios de sus cuadros, alrededor de 1565.

Pero, el oscurecimiento pronosticado por un grupo sectario en nuestros días – sobre todo, a través de internet –[3] nada tiene que ver con esos fenómenos climáticos naturales. Según el grupo que pronosticó ese oscurecimiento señalado arbitrariamente para el pasado 24 de agosto, dicha tiniebla global provendría de un oscurecimiento del propio Sol, causado por la voluntad de alguna deidad vengativa.

Desde luego, no hay antecedente alguno en la historia registrada – fuera de algunos textos religiosos – de que haya ocurrido algún fenómeno similar. Los procesos astrofísicos termonucleares que mantienen el Sol en todo su brillo y generación de energía calorífica, no se pueden detener por tres días de manera arbitraria.

En la Biblia – en especial en Éxodo 10:22-23 – se señala que, antes de la salida de los israelitas de Egipto, hubo tres días de oscuridad que convencieron, temporalmente, al Faraón de dejarlos salir, pero lo cierto es que no hay ninguna otra fuente histórica, aun en las detalladas historias redactadas por los egipcios o por otras civilizaciones de la época, de que hubiera ocurrido tal fenómeno.

En esta ocasión se agrega la idea de que la causa del oscurecimiento se debe a la ocurrencia de un “eclipse galáctico”, término que ninguna persona enterada de lo que es una galaxia puede aceptar y, en particular, con respecto a nuestra llamada Vía Láctea.

Alguien versado en la realidad astronómica comprenderá que se trata de algo sin el menor sentido. Nuestra galaxia es un conjunto de cientos de miles de estrellas, agrupadas en forma de disco, integrado como una espiral de cuatro brazos, que gira en torno de un núcleo, en el que, con seguridad, hay un gran agujero negro, localizado a unos 50 mil años luz de nosotros. Su rotación dura unos 200 millones de años, por lo que en el breve periodo de la existencia de la especie humana apenas se ha recorrido un poco más de una milésima parte de esa traslación que hace nuestro Sol alrededor de aquel núcleo central. De hecho, nada existe que pueda eclipsar por tres días nuestra fuente de luz y energía que es el Sol.

Empero, la evidente falsedad de la profecía de este año, sin embargo, no impedirá que, en un futuro próximo, alguien la retome y asevere que se aproximan otros días de oscuridad. Lamentablemente, muchas personas olvidan la patraña y volverán a prestar crédito a mentiras de este tipo.


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, Días de oscuridad, Ciencia y Desarrollo, Volumen 41, número 280, México, noviembre-diciembre 2015. Páginas 42-43.

[2] La NASA asegura que habrá 4 días de oscuridad en la Tierra. http://www.taringa.netlpostlnoticias/18542107/La-NASA-asegura-que-habra-4-dias-de-oscuridad-en-la- Tierra.html

[3] Falso: Cuatro días de oscuridad por eclipse galáctico en agosto 2015. http://noticias.starmedia.com/ciencia-salud/falso-cuatro-dias-oscuridad-por-eclipse-galactico-en-agosto-2015.html

Un pensamiento en “Días de oscuridad”

  1. Me gustaría compartir con ustedes una nota que escribí en enero de 1991 para un diario de Montevideo, sobre grupos que esperaba el inminente fin del mundo, del que serían rescatados por ovnis. Pero no encuentro un mail de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *