In memoriam: Juan José Morales Barbosa

In memoriam: Juan José Morales Barbosa

Juan José Morales BarbosaEl periodista y divulgador de la ciencia Juan José Morales Barbosa, nacido en Progreso, Yucatán, el 21 de julio de 1934, murió a los 82 años, el 17 de febrero de 2017, en la Ciudad de Mérida, de un infarto.

El maestro Juan José, como solían llamarle sus amigos y compañeros, había acudido el pasado 5 de febrero al sitio arqueológico de Lol Tun, Yucatán, para realizar algunas observaciones y continuar explorando el vasto conocimiento maya de la región, pero desafortunadamente sufrió una caída que resultó finalmente fatal.

Fue internado en una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para una complicada operación de fémur. La intervención, hecha en el T1 del IMSS fue un éxito, por lo que fue a enviado a su casa para reposar y restablecer los ligamentos.

A través de su cuenta en Facebook, el mismo Juan José estuvo narrando los últimos días los avances de su tratamiento y se le veía de buen humor, como era habitual en él.

Sin embargo poco después le comunicó a su hijo que se encontraba con mucho dolor en el fémur y se le había bajado la presión. Fue hospitalizado de nuevo en el IMSS, donde finalmente falleció cerca de las 7 de la mañana del 17 de febrero, ya que tenía el antecedente de una operación a corazón abierto y usaba marca pasos (bypass).

El maestro Morales Barbosa incursionó en el periodismo de la ciencia de la mano de su interés por la carrera espacial en los años sesentas del siglo pasado, generando una buena dotación de notas periodísticas que le abrieron camino en diversos medios como fueron el vespertino Diario de la Tarde, Novedades y el suplemento México en la Cultura. Fue uno de los fundadores de la revista Contenido, especializándose en temas de ciencias naturales y ecología, que resultó a la postre ser su mayor pasión. Escribió en El Día, El Heraldo, El Universal y otros medios escritos. Fue miembro de la redacción o colaborador de diversas revistas Política, Mañana, Revista de Geografía Universal y la publicación internacional Técnica Pesquera, especializada en Oceanografía, y fue considerado “el mejor periodista latinoamericano” en esos temas.

Por aquellos años también comenzó a colaborar en la revista Sucesos, en donde conoce a Mario R. Menéndez Rodríguez, entonces director de la revista. Don Juan José se desempeñó como Secretario de Redacción. Menéndez fundaría la mítica revista Por qué?, a donde invitó a colaborar a Morales Barbosa. De ahí le viene su vena combativa.

Con los años ambos periodistas se trasladarían a la Península de Yucatán y fundarían el periódico Por Esto!, en donde Don Juan José tendría una columna sobre temas ambientales y científicos. Morales llegó a radicar a Cancún en 1975.

En Quintana Roo escribió para diversas revistas, como Cancunissimo, Vórtice, Estos Días y La Gaceta del Pensamiento. Además fue coordinador editorial del diario La Crónica de Cancún.

Don Juan José se especializó en divulgación científica, de la cual fue pionero en el periodismo científico del México contemporáneo. Fue autor de numerosos libros, artículos, reportajes, ensayos, programas radiofónicos y de televisión en dicho campo. También incursionó en la educación, el fomento a la cultura, el activismo social e incluso, el cine.

Sus libros y trabajos periodísticos versaron especialmente sobre la flora, la fauna, los ecosistemas y el medio ambiente de la Península de Yucatán. Algunos de sus libros fueron editados por la Secretaría de Educación Pública de Yucatán, la SEP, y la asociación científica Amigos de Sian Ka’an (ASK), por su utilidad para maestros, estudiantes, investigadores y público en general, en el conocimiento de nuestra riqueza natural.

Algunos de sus libros fueron editados por la Secretaría de Educación Pública (SEP), la Secretaría de Educación Pública de Yucatán y ASK, debido a su utilidad como material didáctico para maestros, estudiantes, investigadores y comunidad en general. Fue coautor de los libros de texto de Ciencias Naturales para Educación Primaria de la SEP. Cuatro de sus libros de divulgación científica fueron seleccionados para la colección de 20 títulos de la Biblioteca Básica de Yucatán, editada por la Secretaría de Educación de dicho estado. Su libro Muestrario de Aves Mexicanas fue escogido por la SEP para incluirlo en las bibliotecas de las escuelas secundarias de todo el país. Este último describe y enlista a las 25 aves más representativas del país. Escribió, además, La Península que surgió del mar y Selvas, mares y huracanes, en 2009 y 2010, bajo la edición de la Secretaría de Educación Pública de Yucatán.

Entre sus grandes aportaciones a la Península de Yucatán se encuentran las obras Los huracanes en la Península de Yucatán; Los humedales, un mundo olvidado; El mar y sus recursos y La gran selva maya, publicados en 1992 y 1995, editados por ASK y el patrocinio del Fondo Mundial para la Vida Silvestre (World Wildlife Fund), el Concejo para la Protección de Humedales de Norteamérica, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y otras instituciones. Escribió, además, La Península que surgió del mar; Selvas, mares y huracanes; La naturaleza y los mayas, (2015) sobre la relación de los mayas de ayer y hoy, con su medio ambiente y Breve crónica de la Guerra de Castas, esta última premiada por el Instituto de la Cultura de Quintana Roo.

Entre sus obras destacan Fantásticos descubrimientos del Siglo XX; Mitos y leyendas del mar; La nueva cara del sistema solar; El fin del mundo en 12 lecciones y La Nave del profesor Itzamná, libro de divulgación científica para infantes que fue editado en el 2000 y en 2015; esta última vez se presentó en el Teatro 8 de octubre de Cancún, el año pasado. Por este libro recibiría el premio hispanoamericano Netzahualcóyotl.

Recibió diversos reconocimientos y distinciones, entre ellos el Premio Nacional a la Divulgación de la Ciencia, “Alejandra Jaidar” 1984, otorgado por la Universidad Nacional Autónomo de México (UNAM), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia, (Somedyc); el Premio Latinoamericano a la Popularización de la Ciencia y la Tecnología de América Latina y el Caribe (2006-2007); el premio literario Ricardo Mimenza Castillo por obra publicada.

En la radio no se pueden olvidar sus contribuciones radiofónicas en Radio Ayuntamiento, Radio Turquesa y las estaciones del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social. Para Radio UNAM produjo durante más de 18 años el programa bisemanal Actualidades Científicas y por seis años produjo programas de televisión y cápsulas radiofónicas para el Conacyt.

También realizó un documental dedicado a los manglares, ecosistemas que bautizó como Los riñones para filtrar el agua de contaminantes, a fin de explicar tan sólo una de las funciones y servicios ambientales que los humedales brindan a la humanidad.

En la década de los setentas creó en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM la cátedra de periodismo de la ciencia, que todavía se imparte a la fecha. Fue director de la Casa de la Cultura de Cancún y del Planetario Ka Yok. Considerado como una de las inteligencias más relucientes de la Península Yucateca, ameno conversador, generoso, culto y combativo, el nombre de Juan José Morales fue elegido para bautizar el auditorio de la Universidad del Sur, en diciembre pasado, en uno de sus últimos eventos públicos.

Morales Barbosa se distinguió también por ser una pluma crítica. Se involucró activamente en diversos movimientos socio ambientales que implicaban la defensa de manglares, selva, fauna silvestre, playas, arrecifes de coral, espacios públicos y derechos humanos. Fue defensor del Ombligo Verde, uno de los pulmones de la ciudad de Cancún, y participó en las actividades de protesta por la devastación de selva, manglares en el Malecon Tajamar, el año pasado.

Finalmente, pero no menos importante, Don Juan José fue un brillante expositor del escepticismo mexicano. Semanalmente, dentro de su columna en Por esto! publicaba una serie dedicada a las “medicinas” alternativas. Muchas de sus columnas fueron publicadas en el blog Marcianitos Verdes.

Juan José Morales Barbosa deja una huella imborrable y sus prolíficos escritos son un legado para la presente y las futuras generaciones. Le sobreviven sus hijos: Ernesto, David y Raúl Morales Peak, Hermanos: Jorge Carlos (+), Javier Armando (+), Noemí Dolores, Julio Alberto, Jaime Fernando y Ricardo.

Descanse en paz el querido e insigne maestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *