La increíble historia del contacto del Salyut-6 con extraterrestres

La increíble historia del contacto del Salyut-6 con extraterrestres

Kentaro Mori

salyut6_contato01“El 18 de junio de 1981, el Gosplan convocó una reunión extraordinaria, con la presencia de expertos en ovnis, cosmonautas y autoridades soviéticas, incluso militares. Su moderador fue el propio jefe del programa espacial soviético, General Georgi Timofeevict Beregovoy. A su lado estaba Vladimir Kovalyonok (transliterado también como Kovalenok), el cosmonauta que, en compañía de Viktor Savinikh (Savinykh), permaneciera 77 días en el espacio, a bordo de la estación Salyut-6 … La revelación que hicieron fue de aturdir al mundo. Se trata simplemente de la historia de un contacto de 2º grado – que sólo no fue de 3º porque el mando de la misión tierra, instruyó: NYET. Salyut-6 hizo contacto con una nave extraterrestre durante 4 días (con interrupciones) y orbitaron juntas, a una distancia de 400 km de nuestro planeta. El evento involucró a cinco astronautas: Kovalyonok, Savinikh y tres ETs a bordo del vehículo desconocido que tenía la forma de una esfera”. (Revista Manchete del 24 de septiembre de 1984)

Es una historia de contacto sensacional. Se extiende en la forma en que los cosmonautas soviéticos establecieron contacto con las inteligencias extraterrestres, intentando inicialmente flashes de su linterna en código Morse, pero sólo logrando éxito con un supuesto mensaje matemático. Hay todavía los detalles de la descripción física de los ETs – esencialmente seres humanos, o “parecidos a los seres humanos”:

“Usaban cascos ligeros, tipo capuchas apretadas … tenían cejas largas y gruesas y narices rectas, dignas de estatuas griegas. Lo que más impresionó a los cosmonautas fueron los ojos – enormes, azules, dos veces más grandes que los nuestros fijos en ellos, sin mostrar el menos signo de emoción. Los rasgos eran bonitos, muy morenos. Ellos recordaban a hombres hindúes solemnes. Pero ningún músculo se movía en sus rostros. ‘Tenían un aire de robots’”.

Conseguir ver el tamaño y el color de los ojos de extraterrestres durante un contacto en órbita de la Tierra es algo fantástico. El detalle de que todo todavía habría sido fotografiado e incluso filmado por los cosmonautas, y que los registros habrían sido exhibidos a las más de 200 personas presentes en la reunión en el ministerio soviético, estando guardados hoy en algún archivo ultra secreto, sin duda ayuda a alimentar el interés por la historia.

salyut6_contato03La mala noticia es que es un cuento tan sensacional simplemente porque fue inventado por un tabloide sensacionalista.

¿Qué dicen los investigadores ovni rusos, y qué dicen los propios implicados, Beregovoy, Kovalyonok y Savinikh acerca de todo esto?

Negativas

He encontrado la principal aclaración a la historia del contacto de Salyut-6 en la investigación de Boris Shurinov, que critica las fantasías divulgadas en occidente sobre casos en su país. Cuando el caso fue noticia, un periódico de Moscú cuestionó a Georgi Beregovoi sobre todo el asunto. Su respuesta:

“Una vez intenté investigar el tema por mí mismo. Leí en un pequeño periódico ucraniano donde decían sobre mis contactos con representantes de civilizaciones extraterrestres y una película que habría mostrado a los miembros del Politburó. Quería saber de dónde había venido todo, y descubrí que era una reproducción de un artículo publicado en un periódico de Asia Central que a su vez había usado un artículo del extranjero. Este es el grado de autenticidad de esa información”.

También he consultado al investigador ruso Mijaíl Gershtein, que comentó:

“En el documental ‘V Poiskah Prisheltzev’ (‘En busca de extraterrestres’, 1988, en ruso), el productor mostró un recorte de diario del ‘National Enquirer’ (con la historia) al cosmonauta Viktor Savinikh y tradujo algunas partes de ella. Savinikh declaró que era mentira pura: ‘Ellos (los creadores de esa historia) nos hacen de tontos, a los lectores, a su antojo … “.

Mentira pura. Y en cuanto al testigo que queda, de hecho el más citado, ¿Kovalionok?

¿Confirmación?

Curiosamente hay un núcleo de verdad en la leyenda del contacto de la Salyut-6. “He visto un objeto”, contó Kovalionok en una entrevista con Giorgio Bongiovanni, presenciada por Shurinov.

“De hecho era diferente de aquellos que vi por el cosmos: naves espaciales, estaciones orbitales. Era un cuerpo de forma ovoide. En su frente estaba algo que recordaba un sólido de revolución, un cono”.

Kovalionok confirmaría su avistamiento en otras ocasiones, como en 2002 y 2004, llegando a trazar un esbozo del objeto que habría visto:

KovalyonokSketch“El caso del que me preguntas se produjo el 5 de mayo de 1981, alrededor de las 6 de la tarde, durante la misión Salyut … Yo acababa de hacer ejercicios de gimnasia, como vi en mi frente, por la portilla, un objeto que no podía explicar. El objeto tenía el tamaño de un dedo. Me sorprendió ver que era un objeto en órbita. Es imposible determinar el tamaño y distancia de un objeto en el espacio, así que no puedo decir qué tamaño tenía. Savinikh se preparó para captar una foto de él, pero el ovni repentinamente explotó. Sólo nubes de humo quedaron. El objeto se dividió en dos partes interconectadas, recordando una pesa de gimnasia”.

Algo muy diferente de la leyenda de contacto por cuatro días con extraterrestres de narices rectas. En otras declaraciones Kovalionok deja más claro que el evento duró unos minutos, lo que explica por qué ningún registro pudo hacerse de lo que habrían visto. La tan deseada película no existe.

“La prensa soviética informó el evento ampliamente. Periódicos y revistas soviéticos publicaron muchos artículos y mensajes sobre él”, contó Kovalenok, “pero eran principalmente artículos críticos”.

¿Como es que el avistamiento por algunos minutos de algo que los cosmonautas apenas pudieron describir se convirtió en un extenso relato acerca de una esfera con la mitad del tamaño de la estación espacial y el contacto con extraterrestres de casco, código Morse y tanto más?

National Enquirer y Henry Gris

nationalenquirer_todayRecuerde que Beregovoi comentó que, al leer sobre la fantástica leyenda en un periódico ucraniano, descubrió que la fuente era un periódico extranjero. Recuerde que se le mostró a Savinikh un recorte del National Enquirer con la historia. La única y primera fuente acerca de la supuesta conferencia en el Gosplan, con todos los detalles sobre el contacto, es incluso el National Enquirer, un tabloide estadounidense hoy más dado a los chismes de celebridades, pero que en la época apostaba sus fichas en la ufología e historias fantasiosas sobre extraterrestres.

Los cuentos de alienígenas “detrás de la cortina de hierro” enviadas por sus corresponsales especiales, entre ellos Henry Gris, siempre cubiertos por el supuesto secreto soviético eran un gran filón.

En un artículo de Gris, que comentaba ser “el primer periodista en traer esta noticia al occidente” que el sencillo y rápido avistamiento de Kovalenok y Savinikh se convertiría en la leyenda que rodó el mundo, e irónicamente, retornó incluso a Rusia. Todo lo que usted leyó, por la red, sea en la revista Manchete, en publicaciones sobre discos voladores en Brasil o en otros idiomas es sólo una versión de la nota original de Gris para el tabloide americano.

¿Y cuál sería la fuente de Gris para tan fantástica historia?

“Tengo que referirme sólo a lo que me dijo, por su parte, la fuente a la que no puedo revelar el nombre ni apodo, pero que ciertamente es muy confiable. Puedo decir que en la conferencia en Moscú fue invitada”.

Gris dice confiar en su testigo sin nombre, pero ¿debemos confiar en Gris? El propio boletín MUFON de marzo de 1983, reproduciendo con permiso un artículo del investigador sueco Anders Liljegren sobre las fantásticas historias de ovnis en la URSS publicadas por el Enquirer recomendaba que “investigadores ovni deben poner sus ediciones del National Enquirer en la profundidad de sus basureros”. Liljegren había notado como la historia publicada por el Enquirer, “Buques soviéticos atacados por ovnis del fondo del mar” no poseía ningún dato verificable, con la excepción del nombre del buque que, cuando se comprobó, sería en verdad un carguero con capacidad diferente a la informada y construida en Alemania Occidental. “Alienígenas Espaciales disparan a Patrulleros de Bosque con Rayo Bizarro”, según Liljegren, describía un supuesto caso con la misma fecha y detalles casi idénticos al de otro caso divulgado años antes en Finlandia. “Tenemos toda la razón para creer que este es un relato falsificado”, indicó Liljegren.

Si eso no fue suficiente, ¿qué tal la historia del bebé alienígena mantenido vivo por científicos rusos? Publicada en el mismo año de 1983 por el mismo National Enquirer, y firmado por el mismo Henry Gris, descrito cómo:

“Por más de dos meses un fantástico niño de otro planeta vivió, respiró, comió y durmió bajo los ojos atentos de doctores soviéticos, dicen científicos rusos. El pequeño chico de ojos rojos, con dedos palmeados – el único sobreviviente de un feroz accidente ovni – finalmente murió el 3 de octubre de infección generalizada”.

mufon_ru0714_83_thumb(National Enquirer, 22 de noviembre de 1983, a través de NICAP)

Como en el caso de Salyut-6, los intrépidos periodistas estadounidenses en la Unión Soviética dicen que consiguieron todos los detalles de la historia exclusiva a través de sus fuentes anónimas, “temerosas de represalia gubernamental, sólo acordaron hablar con la condición de que sus nombres no fueran revelados”.

Incluso esta increíble e irreversible historia del bebé espacial de ojos rojos mantenido vivo por soviéticos fue tomada en serio por algunos, y es citada en un libro sobre el tema en Brasil. Sin embargo, debe quedar claro que una profusión de historias con detalles increíbles supuestamente venidos del otro lado de la cortina de hierro, teniendo como fuente única el tabloide National Enquirer a través de fuentes anónimas, obedecen a un patrón.

Y el patrón tiene muy poca credibilidad. Los detalles extraordinarios del supuesto contacto de Salyut-6 pertenecen a este estándar.

Piezas restantes

En efecto, hubo un avistamiento en mayo de 1981 presenciado por los cosmonautas Kovalionok y Savinikh a bordo de la estación espacial soviética Salyut-6. El evento duró unos minutos, y no se registró en fotografías o películas. La historia transpiraría en la prensa soviética, y a partir de ella, corresponsales americanos de un tabloide que a la época se beneficiaba con las más fantásticas historias de discos voladores y extraterrestres, fueran verdaderas o no, agregarían los detalles propios de un tabloide, inventando una conferencia y una película que jamás existieron. Desde el tabloide la historia circularía el mundo, llegando a Europa, Brasil, y haciendo el camino de regreso a la misma Unión Soviética, donde fue prontamente negada por los involucrados.

Incluso sin la negativa de los involucrados, ya había muchos motivos para dudar de la historia. Como fue señalado, Beregovoi nunca fue jefe del programa espacial soviético. Llegó a ser director del Centro de Entrenamiento de Cosmonautas, un puesto muy diferente y que difícilmente lo dejaría al mando de una hipotética conferencia con la mayor revelación de la historia de la humanidad a 200 oyentes, ninguno de los cuales salió a la luz desde entonces, además de la fuente anónima de Henry Gris. Incluso los detalles del contacto y la comunicación con los extraterrestres no tienen sentido: se dice que sólo se obtuvo una respuesta como un “logaritmo de su número”, que sería originalmente la secuencia 101101 – en la base decimal equivalente a 45. Por sí sola nada de ahí tiene sentido, pero en una historia de ficción, mencionar las matemáticas como lenguaje y mezclar términos como logaritmos y secuencias binarias suena atractivo.

salyut6_contato02En esta breve revisión del caso, no pude obtener el testimonio directo de Beregovoi – fallecido en 1995 – tampoco de Savinikh, teniendo que confiar en el trabajo de los investigadores rusos Shurinov y Gershtein. Y la pieza intrigante al caso que queda, ciertamente, es lo que los cosmonautas habrían visto de hecho, aunque no fueran alienígenas de grandes ojos azules y narices rectas.

Este es sin embargo un misterio mucho menor que la leyenda que lo obliteró. Años antes, a bordo de la misma Salyut-6, cosmonautas también habían visto ovnis cerca de su estación espacial, que según el experto espacial James Oberg, fueron identificados como sacos de desechos lanzados desde la propia estación. Kovalenok comentó cómo su ovni acompañaba su órbita, y cómo no podía estimar su tamaño y distancia. Es posible que se hubiera equivocado por algo similar, o incluso idéntico.

Si fuese así, desafortunadamente no tenía ojos azules ni respondió a su señal de “positivo”.

– – – –

(Con agradecimientos a Mikhail Gershtein, y con informaciones de Boris Shurinov)

https://web.archive.org/web/20160830152137/http://www.ceticismoaberto.com:80/ufologia/6155/a-incrvel-histria-do-contato-da-salyut-6-com-extraterrestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.