Diez años de marcianitos

Diez años de marcianitos

El día de ayer recibí la visita de 4 mujeres muy bien vestidas, viajando en un automóvil deportivo, último modelo. Varios puntos resaltan de esta visita:

– Casi todo su atuendo era de color blanco. Digo casi, porque portaban un dije con la figura de Mickey Mouse (con los colores característicos de este personaje de caricaturas).

– El auto, tanto en su exterior como las vestiduras interiores, era blanco. No me fijé en las llantas, probablemente eran negras, pero no me di cuenta.

– El auto olía a nuevo (ese raro aroma del plástico de los autos recién salidos de una agencia automotriz). Los vestidos y las blusas, me atrevo a decir, seguramente olían a nuevo. Pero no lo puedo asegurar porque nunca estuve más allá de dos metros de distancia de estas mujeres. Sin embargo uno de los bolsos todavía tenía la etiqueta de la tienda en que fue comprado.

– Las cuatro mujeres eran rubias, casi albinas.

– Mostraban una gran presencia y fuerza de carácter: impositivas, casi del tipo militar. Su tono de voz era agudo, aunque enérgico.

– Me dijeron que desde hace algunos días, marzo para ser precisos, habían estado monitoreando todos mis movimientos y que todos los días leían Marcianitos Verdes (ahora me explico el aumento al doble de mis lectores).

– Sabían de mis intenciones de revelar la verdad del fenómeno ovni al mundo y me ordenaron callar. El informe sobre el OUP no debía ser publicado, so pena de ser abducido y encerrado en un cuarto en el que se transmitirían, una y otra vez, los programas de Jimmy Mouse.

Por tal motivo, para conservar mi salud mental y mi integridad física, he decidido cerrar este blog y dedicarme a otra cosa. No quiero saber nada de esas Mujeres de Blanco (WIW).

Bueno… es broma… la verdad es distinta, y abajo indico mis motivos, pero estoy seguro que los ufólogos pensarán que en realidad he encontrado la prueba de los platos voladores y la quiero ocultar al mundo.

Para mis otros tres lectores, están son las razones:

Se habrán dado cuenta que desde el segundo semestre del 2015 Marcianitos había terminado con una racha de publicación “puntual y religiosa”. Las cinco notas diarias a veces aparecían hasta 5 o 6 días después, o se publicaban fuera del horario acostumbrado.

La razón es que nuevas responsabilidades en mi compañía me han impedido dedicarme a esta actividad de blogero escéptico. Los viajes fuera de mi ciudad (y de mi país) se han multiplicado y ya no tengo el tiempo para actualizar el blog.

Por tanto, a mi pesar, “cerraré” este blog y sólo publicaré los trabajos que me envían mis amigos; las series que ya están preparadas (El día después de Roswell, etc.); las que son fáciles de publicar (Caricaturas…); los capítulos de mi libro (sin publicar) sobre astroarqueología; algunos capítulos de los libros de fotografías de extraterrestres; y cuando tenga un poco de tiempo, alguna otra cosa más.

Por cierto, justo hoy Marcianitos Verdes cumple 10 años.

Bola de fuego verde sobre California

Película capta bola de fuego gigante verde cuando cruzó los cielos del sur de California

26 de abril de 2016

LOS ANGELES (CBSLA.com) – Una bola de fuego gigante veteada de verde cruzó por los cielos del sur de California la noche del martes.

Sucedió justo después de las 10 p.m. y fue captada en video por una dash-cam, que muestra la racha cuando se acerca a la tierra.

El Comando Estratégico de EE.UU. dijo que no cree que fuera un objeto hecho por el hombre.

En un comunicado, la agencia dijo que el objeto no parece ser un satélite rastreado en su base de datos.

Lo que les ha llevado a la conclusión de que no ocurrió la reentrada de un objeto hecho por el hombre.

Mientras tanto, el Dr. Krupp en el Observatorio Griffith dice que ellos también no tienen ni idea de lo que era el objeto en este momento.

Varias personas llamaron a la sala de redacción de CBS2 / KCAL9 para informar de lo que habían visto.

Era visible desde la frontera con México hasta la parte norte del condado de Ventura.

http://losangeles.cbslocal.com/2016/04/26/footage-captures-giant-green-fireball-as-it-streaked-across-southern-california/

Siglo XXI, el siglo de la obesidad

IMPACTO AMBIENTAL

Siglo XXI, el siglo de la obesidad[1]

Juan José Morales

Algo que desde hace tiempo me ha llamado la atención al ver fotografías, documentales y películas de hace 40 años o más, es que la generalidad de quienes en ellas aparecen, son delgadas, esbeltas o con una complexión regular. Se ven muy pocas personas obesas o con sobrepeso. Esa percepción se acentuó recientemente, cuando comencé a recibir en mi celular imágenes enviadas por los miembros de un grupo denominado Historia de Cancún, con fotografías y películas de los primeros tiempos de esta ciudad. En ellas encontré lo mismo. Hace alrededor de 35 ó 40 años, jóvenes y adultos eran en general notablemente más delgados que ahora.

clip_image002Esto viene a cuento con motivo de un estudio del Programa Mundial de Alimentación de la ONU que acaba de publicarse en la revista científica británica The Lancet, según el cual durante los últimos tiempos el peso promedio de las personas ha estado aumentando 150 gramos por año; es decir, 1.5 kilos por década. O, para decirlo en otros términos: hoy, una persona ordinaria pesa 6 kilos más que hace 40 años.

Como resultado de ello —agrega el estudio— el número de hombres y mujeres obesos en todo el mundo pasó de 105 millones a 641 millones entre 1975 y 2014, sin contar a quienes están excedidos de peso sin llegar todavía al grado de la obesidad. De mantenerse esta tendencia, dentro de sólo nueve años, en 2025, el 18% de los hombres y el 21% de las mujeres serán obesos. Y no sólo gordos, sino en muchos casos excesivamente gordos. Los autores del estudio estiman que más del 6% de los hombres y 9% de las mujeres serán obesos en extremo, al grado de que su salud se verá seriamente amenazada.

Para estimar la celeridad con que se ha ido agravando la situación, los autores señalan que hace 40 años había en general dos veces más personas con menor peso de lo normal que con sobrepeso. Ahora, los términos se han invertido: el número de obesos supera holgadamente a quienes tienen un peso inferior a lo normal.

Ya desde hace algún tiempo la Organización Mundial de la Salud había alertado sobre esta grave situación, advirtiendo que según sus cálculos para 2015 habría en todo el mundo 1 500 millones de personas con un peso por encima de lo normal. Advirtió también que, contra la idea general, ese problema no se limita a los países ricos, donde la gente gasta mucho dinero en alimentos, sino que se ha generalizado a las naciones pobres. De hecho, el estudio publicado en The Lancet señala lo mismo. Esto es, que las naciones más pobres son también víctimas de este problema, sin que ello signifique que hayan desaparecido en ellas la desnutrición y el hambre. Por lo contrario, ambas se mantienen. El propio programa de la ONU para la alimentación señala que uno de cada nueve seres humanos no consume los alimentos necesarios para llevar una vida sana y activa, con la agravante de que ahora a la mala alimentación hay que agregar los padecimientos —diabetes y males cardiovasculares sobre todo— derivados del sobrepeso y la obesidad y que obligan a desviar para su atención recursos que debían emplearse en combatir el hambre y la desnutrición.

Lo peor del asunto es que ya no son sólo jóvenes y adultos quienes sufren sobrepeso y obesidad, sino también los niños. Estima la OMS en más de 42 millones la cantidad de niños con sobrepeso en todo el mundo, con el consiguiente riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares a edades más tempranas e incluso de morir prematuramente. De hecho, la OMS considera la obesidad infantil uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.

Vivimos, pues, una auténtica pandemia de obesidad. El nuestro parece ser el siglo de los gordos.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 8 de abril de 2016