Respuestas del Pentágono sobre investigaciones UAP de la Marina

Respuestas del Pentágono sobre investigaciones UAP de la Marina

18 de mayo de 2020

Curt Collins

imageEl investigador sueco Roger Glassel ha estado buscando los detalles de la investigación de ovnis del Pentágono desde que se publicó la historia de AATIP en 2017. El 16 de septiembre de 2019, preguntó al portavoz de la Marina Joseph Gradisher, pidiendo su definición de UAP o Fenómenos aéreos no identificados. Más tarde, Susan Gough fue designada formalmente como portavoz del Pentágono y punto de contacto para consultas de UAP.

La investigación del Pentágono de los informes de la Marina UAP

Por Roger Glassel

En los comentarios que me dio el Pentágono, declararon que están investigando incursiones y avistamientos de fenómenos aéreos no identificados (UAP), y dijeron que “informes de fenómenos aéreos no identificados por aviadores militares son investigados por el departamento militar del aviador que hizo el reporte”.

La Marina ha explicado el asunto al decir que “la información obtenida en estos informes será catalogada y analizada con el propósito de identificar cualquier peligro para nuestros aviadores”, y que “este proceso podría involucrar a múltiples organizaciones comunitarias del Departamento de Defensa e Inteligencia”. Esto indica que efectivamente existe un esfuerzo centralizado.

Las declaraciones de la Armada también han indicado que las investigaciones de UAP se realizan en relación con el esfuerzo del Sistema de aeronaves no tripuladas (UAS), al decir que el término UAP se define como “cualquier fenómeno aéreo que no puede identificarse de inmediato”, y que las incursiones/avistamientos desde 2014 “pueden denominarse UAS o UAP, dependiendo de las circunstancias que rodean el incidente específico en cuestión”. La Marina aclaró que “es solo cuando el UAS NO es inmediatamente identificable, nos referimos a él como UAP”. Otros, como Luis Elizondo, han declarado que UAP es otra cosa, y en un informe sobre el caso Nimitz en el sitio web de TTSA se habla sobre el término Vehículos aéreos anómalos que se utilizan en relación con las investigaciones de UAP.

En lo que respecta a la AATIP, la Armada ha explicado que el Programa involucraba oficinas de todo el Departamento de Defensa, pero que los detalles permanecen clasificados.

Con esta información, envié nuevas preguntas específicas de la Marina al Pentágono, pidiéndoles que fueran respondidas tanto por el Pentágono como por la Marina.

“Queridos Susan y Joseph,

En un correo electrónico de Joseph Gradisher (USN) con fecha del 20 de febrero de 2020, me dijo que debería sentirme libre de ponerlo en contacto con asuntos específicos de la Marina, ya que está trabajando junto a usted en dichos asuntos. Las siguientes son mis preguntas específicas de la Marina, que me gustaría que usted y la Marina respondieran.

El 18 de mayo, Susan Gough envió una respuesta detallada:

Roger

Aquí están nuestras respuestas a sus preguntas.

1) En el esfuerzo de la Marina para investigar los avistamientos de fenómenos aéreos no identificados (UAP), ¿existe una oficina, programa o consejo centralizado que analice dichos avistamientos?

R: Bajo el conocimiento del Subsecretario de Defensa de Inteligencia (USD (I)), hay un equipo interinstitucional encargado de recopilar datos y realizar investigaciones sobre incursiones de rango. Como la preponderancia de los avistamientos recientes/reportados provienen de aviadores navales, la Armada está liderando gran parte del esfuerzo. Todos los informes de incursiones de rango se envían a este equipo para su inclusión en el esfuerzo general, maximizando así los datos disponibles para el análisis.

2) ¿Utiliza la Armada el término Vehículos aéreos anómalos, AAV, en relación con la investigación de incursiones UAP?

R: Cuando un objeto observado NO es inmediatamente identificable, la Marina/DOD se refiere a él como UAP (fenómenos aéreos no identificados). El término genérico UAP se usa en las comunicaciones para evitar prejuzgar los resultados de cualquier investigación. Si somos capaces de identificar el objeto, usaríamos el término apropiado. Por ejemplo, un quadcopter se denominaría Vehículo aéreo no tripulado (UAV) o Sistema aéreo no tripulado (UAS). La Marina de los Estados Unidos no utiliza el término “Vehículos aéreos anómalos”.

3) Si es así, ¿cuál es la definición de AAV utilizada por la Marina y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos?

R: Ni la Armada ni el Departamento de Defensa (DOD) usan el término “vehículos aéreos anómalos”. En DOD, el acrónimo AAV significa vehículos de asalto anfibio. Los contratistas que prepararon los 38 informes técnicos bajo AATIP ocasionalmente usaron el término “vehículos aéreos anómalos”, pero no es un término DOD.

4) ¿Cuántos contactos/avistamientos UAP todavía están clasificados como no identificados por la Marina?

R: Como la investigación de los avistamientos de fenómenos aéreos no identificados (UAP) está en curso, no discutiremos ningún aspecto de los informes/observaciones de avistamientos individuales, incluida la frecuencia de los avistamientos.

5) ¿El esfuerzo de la Marina para investigar las incursiones UAP es parte del esfuerzo general de C-UAS [Sistemas de aeronaves no tripuladas]?

R: La Marina de los EE. UU. y el Departamento de Defensa toman muy en serio estos informes e investigan cada uno de ellos. Cualquier incursión en nuestras gamas por parte de cualquier avión, identificado o no identificado, es problemático tanto por seguridad como de razones seguridad. La seguridad de nuestras tripulaciones aéreas es primordial. Las aeronaves no autorizadas y no identificadas representan un riesgo para la seguridad del vuelo. Además, es vital que mantengamos la seguridad en nuestras operaciones. Nuestros aviadores entrenan mientras luchan. Cualquier intrusión que pueda comprometer la seguridad de nuestras operaciones, tácticas o procedimientos es motivo de gran preocupación.

6) Como el Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales (AATIP) involucró a la Marina, ¿en cuál de los 38 informes DIA producidos por la AATIP estuvo involucrada la Marina?

R: Los contratistas que produjeron los 38 informes técnicos bajo AATIP consultaron con muchos expertos en todo el Departamento de Defensa, incluida la Marina. Como estos involucran asuntos de inteligencia, no debemos comentar sobre detalles.

7) Sin entrar en detalles clasificados, ¿cuál fue el papel de la Marina en el AATIP?

R: Los contratistas que produjeron los 38 informes técnicos bajo AATIP consultaron con muchos expertos en todo el Departamento de Defensa, incluida la Marina. Como estos involucran asuntos de inteligencia, no debemos comentar sobre detalles.

8) ¿La Marina está investigando proactivamente la UAP, o solo se están realizando investigaciones después de una observación reportada?

R: La Marina de los EE. UU. y el Departamento de Defensa toman muy en serio estos informes e investigan cada uno de ellos. Los informes documentados de avistamientos por parte del personal militar constituyen la base del proceso de investigación. La investigación de los avistamientos de UAP por parte del grupo de trabajo de múltiples agencias está en curso.

Saludos,

Sue Gough

Portavoz del Pentágono »

Esta respuesta plantea más preguntas, si Luis Elizondo era parte de un equipo interinstitucional como él afirma, y si AATIP era realmente un estudio UAP, ya que los contratistas usaron el término Vehículos aéreos anómalos. Se han enviado más preguntas al Pentágono.

https://www.blueblurrylines.com/2020/05/pentagon-answers-on-navy-uap.html

¿El New York Times dejará de informar sobre los ovnis?

¿El New York Times dejará de informar sobre los ovnis?

Keith Kloor

Con mucho, lo más extraño de esta historia es que sigue apareciendo.

En diciembre de 2017, The New York Times publicó una historia en primera plana sobre un programa ovni “sombrío” del Pentágono que investigó encuentros entre pilotos de combate de la Armada y objetos misteriosos que desafían la gravedad. Ilustrado con varios videos granulados de cabina publicados en el sitio web del Times, la primicia fue cautivadora. ABC News lo llamó una “bomba”. Brett Baier, de Fox News, dijo, “mucha gente se toma en serio esta revelación”.

Muchos periodistas, eso es. Muchos consumidores de noticias terminaron la historia como un nuevo episodio de X-Files, pero nadie corrió hacia las colinas, y nadie en el Congreso pidió audiencias sobre la “revelación” y sus implicaciones aparentemente enormes para la civilización. Como señaló un observador en Twitter: “Me refiero a que el New York Times literalmente nos dio pruebas de los ovnis y el mundo no dio un vuelco”.

Eso se debe a que el mundo no creía que hubiera mucho en la historia, o al menos, el mundo no creía lo que el periódico estaba insinuando. De hecho, la evidencia promocionada por el Times (como una pieza supuestamente recuperada de restos sobrenaturales) fue triturada con bastante facilidad por escritores del New York magazine, Scientific American y WIRED. Sí, varios pilotos de la Armada habían visto un objeto blanquecino y ovalado sobrevolar el océano antes de lanzarse; pero no, eso no significaba que fuera un avión extraterrestre, como la fuente principal de la primicia parecía implicar en CNN. Pero el Times se ha mantenido en el ritmo. En los últimos años, el periódico ha publicado más de una docena de historias relacionadas con ovnis; la más reciente llegó en el periódico del viernes.

La última entrega documenta otros “encuentros cercanos” entre pilotos de la Marina y “vehículos aéreos no identificados” que se remontan a 2013 y 2014. La conclusión de esta historia y las otras ha sido inconfundible: algún tipo de tecnología de aviación desconocida y súper avanzada está invadiendo el espacio aéreo militar de EE. UU. y superando las armas de fuego de los pilotos de. De ser cierto, esto parecería exponer una alarmante vulnerabilidad de la defensa nacional.

Y, sin embargo, no hay ni pío, en todos estos reportajes sensacionales, de latón militar preocupado; y no hace un llamado a una investigación adicional por parte de los expertos en seguridad nacional. Puede buscar en la prensa acreditada de la industria de defensa, que cubre cada política del Pentágono, adquisiciones y batallas territoriales en minuciosos detalles, y se verá en apuros para encontrar alguna mención de los ovnis astutos que han estado amenazando a los aviadores navales. Pero esa es la historia que salió del periódico oficial durante casi tres años. Es una narración curiosa que parece estar impulsada por informes de origen escaso e inclinado. Se ha prestado atención cursiva a las explicaciones prosaicas más probables. En cambio, la cobertura, en su mayor parte, ha tomado un marco misterioso y burlón que juega con la pegadiza etiqueta “ovni” en el titular.

La historia del viernes es un asunto minimalista, extraído en gran parte de un conjunto de informes de la Marina recientemente publicados que fueron redactados por un blogger militar a principios de semana. El artículo del Times no incluye citas de los pilotos, ni citas de funcionarios del Departamento de Defensa o de cualquier otra rama de los servicios armados que pudieran haber hablado de los incidentes. Tampoco hay aportes de expertos aeroespaciales o de aviación que puedan ubicar esos “encuentros cercanos” en un contexto más informado. Aquí, me refiero específicamente a un tema de creciente preocupación entre aquellos en la industria de la aviación civil y militar de Estados Unidos: la proliferación de drones comerciales y privados en la última década.

Esa preocupación está bien documentada y ha sido ampliamente cubierta en otros medios de comunicación. “Los drones de juguete no autorizados interfieren con las operaciones militares”, se lee en un titular del Washington Post de 2015. De hecho, el problema ha sido abordado por los think tanks y en el Congreso; y fue legislado por la FAA en 2017, el mismo año en que el Times desencadenó la última versión de la moda ovni. También en 2017, el Pentágono dio permiso militar para derribar drones no autorizados que vuelan en el espacio aéreo restringido de EE. UU.

El nuevo informe del Times no contiene una pizca de este importante trasfondo. Más bien, una vez más se refiere a “un programa del Pentágono poco conocido que durante años examinó los informes de objetos voladores no identificados, el Programa avanzado de identificación de amenazas aeroespaciales”; señalando también que “la existencia de la oficina fue informada por The Times en 2017”.

Esa sería la misma que se describe en la primicia original del artículo. Es interesante que el Times, en el artículo de esta semana, ni cita ni menciona al ex oficial de inteligencia militar Luis Elizondo, de quien se dice que dirigió ese programa del Pentágono desde “las profundidades del laberinto del edificio”, según la historia de 2017; y que luego fue entrevistado ampliamente por otros medios. Considere una historia similar del Times de hace un año que también relataba los encuentros de los pilotos de la Marina con “objetos extraños” que supuestamente se movían a “velocidades hipersónicas” y “aparecían casi a diario desde el verano de 2014 hasta marzo de 2015”. En esa pieza, Elizondo es citado con autoridad como el “oficial de inteligencia militar” que había dirigido el programa ovni del Pentágono y se cita que describe los últimos informes de la Marina como una “serie sorprendente de incidentes”. El momento de esta historia llamativa de mayo de 2019 fue aparentemente fortuito: una nueva serie de History Channel con Elizondo como el ex cazador de ovnis del Pentágono acababa de comenzar.

Para comprender el interés sostenido del Times en los ovnis se requiere una apreciación del papel central de Elizondo en su cobertura. Su disposición a renunciar al Pentágono en 2017 y luego revelar la existencia y los detalles del programa ovni que supuestamente había llevado a cabo, proporcionó la seriedad en el centro del relato inicial del Times. Sin él, es probable que la historia no hubiera tenido tanta fuerza.

Solo hay un problema. Como informé el año pasado, “no hay evidencia discernible de que él [Elizondo] haya trabajado para un programa gubernamental, y mucho menos para uno de ovnis”. Quizás es por eso que la última historia de platillos voladores en el Times no lo menciona en absoluto; mientras que el que salió el mes pasado no hace afirmaciones sobre la naturaleza de su trabajo anterior para el Pentágono. Allí se lo describe como el “director de programas gubernamentales” para una empresa privada que “recopila e investiga” documentos relacionados con los ovnis. Esta misma compañía ha estado muy involucrada en la producción de la serie de History Channel del año pasado.

¿Algo de esto realmente importa? Ciertamente es extraño que una historia que tan pocos parecen tomar en serio sigue apareciendo en los titulares, especialmente en esta coyuntura. Elizondo también se ha demorado en las noticias. El Times puede haber seguido adelante, pero los programas de noticias por cable todavía lo encuentran irresistible. En apariciones el año pasado con Tucker Carlson, Elizondo dijo que él y la compañía privada que ahora lo emplea estaban estudiando piezas de una posible nave extraterrestre. Elizondo también le dijo a Carlson que creía que el gobierno de EE. UU. estaba en posesión de un ovni real. Esa es una historia desactualizada de los anales de los platillos voladores, pero bueno, tal vez Elizondo pueda volver a darle vida. El hecho de que The New York Times siga publicando nuevos informes sobre los pilotos de la Marina y sus ovnis solo puede ayudarlo en esa causa.

https://www.wired.com/story/will-the-new-york-times-ever-stop-reporting-on-ufos/

¿Deberían los científicos tomar los ovnis y los fantasmas más en serio?

¿Deberían los científicos tomar los ovnis y los fantasmas más en serio?

La periodista Leslie Kean investiga temas que muchos consideran ir más allá

Por John Horgan

18 de mayo de 2020

imageLeslie Kean: “¿Dónde está la curiosidad entre los científicos sobre los misterios de lo desconocido? ¡El desafío que ofrecen al status quo debería hacer que su estudio sea aún más convincente! Crédito: Tatiana Daubek

Al igual que muchos lectores de The New York Times desde hace mucho tiempo, me sorprendió cuando el viejo periódico publicó, en 2017, un artículo de primera plana sobre investigaciones del Pentágono de objetos voladores no identificados, u ovnis. Este artículo, más una barra lateral más corta y un seguimiento de 2019, animó a aquellos que creen que los extraterrestres nos han visitado y molestó a escépticos como mi amigo periodista Keith Kloor. En diciembre pasado, conocí a la periodista Leslie Kean, coautora de los artículos del Times y autora exclusiva del bestseller de 2010: UFOs: Generals, Pilots, And Government Officials Go On The Record, en un simposio de una semana sobre los desafíos al materialismo científico convencional sobre lo que escribí aquí. En la reunión, que tuvo lugar en el Instituto Esalen en California, Kean habló sobre la posibilidad de la vida después de la muerte, un tema que explora en su libro 2017 Surviving Death: A Journalist Investigates Evidence for a Afterlife (que incluye capítulos de otros colaboradores). Kean y yo nos llevamos bien. Le dije que, aunque me cuesta creer en fantasmas y visitas extraterrestres, admiro el coraje y la profesionalidad con la que investiga estos temas. También me gusta hablar con personas inteligentes cuyas opiniones difieren de las mías, como los biólogos renegados Rupert Sheldrake y Stuart Kauffman. Así que la semana pasada, después de que el Times publicara otra historia de ovnis de Kean y su colaborador Ralph Blumenthal, que provocó más rechazo de Kloor, le envié algunas preguntas a Kean. – John Horgan

Horgan: Cuando era niño, estaba obsesionado con los ovnis y lo paranormal. ¿Tú también eras así?

Kean: No, no hasta que fui un adulto. Aunque sí recuerdo haber tenido sentimientos místicos sobre Santa Claus cuando era niña. Sucedió cuando vi que mis galletas, cuidadosamente colocadas al lado del árbol de Navidad, habían sido mordidas por Santa durante su visita a mi mundo la víspera de Navidad. Era una evidencia sólida de que algo mágico, algo “sobrenatural” realmente había ocurrido. Este fantástico ser que podía estar en todas partes a la vez había estado en mi sala de estar y había dejado una marca de mordisco físico para demostrar su existencia. Las autoridades del día, mis padres, lo confirmaron. Me sentí momentáneamente transportada, expandida, a un nuevo nivel de conexión con algo grande y misterioso. Eso puede sonar tonto, pero era cierto. Cuando descubrí la verdad sobre Santa más tarde, me sentí traicionada. Algo precioso había sido quitado. Mis padres no eran confiables porque me mintieron. Quizás en algún nivel inconsciente esto me llevó a querer descubrir qué es real y probar que las supuestas autoridades están equivocadas. No soy totalmente seria, pero supongo que es posible.

Horgan: ¿Cuándo y por qué decidiste primero escribir sobre los ovnis? ¿Hubo algún evento desencadenante en particular?

Kean: Mi gran interés en los ovnis como periodista comenzó en 1999 cuando trabajaba como presentadora y productora en el aire para la radio pública y publicaba como freelance. Inesperadamente recibí un explosivo informe de 90 páginas titulado Ovnis y defensa: ¿para qué debemos prepararnos? por generales franceses retirados, policías, científicos y un almirante. El informe pretendía “despojar al fenómeno ovni de su capa irracional”. El grupo había pasado tres años documentando casos oficiales de ovnis militares y de aviación. Lo más sorprendente fue su conclusión: que la “hipótesis extraterrestre” era la más válida y lógica para explicar los datos. Por supuesto, no había pruebas, solo una hipótesis. Los autores estaban preocupados por las implicaciones del fenómeno para la seguridad nacional y propusieron que los pilotos recibieran capacitación sobre cómo responder a los ovnis para evitar futuros contratiempos o incluso accidentes peligrosos. Dada la estatura y la credibilidad del grupo, pensé que esta era una gran historia. Publiqué un extenso artículo basado en el informe, conocido como el Informe COMETA, para el Boston Globe en mayo de 2000, que requería superar las reservas de un editor muy nervioso. [Vea los enlaces al Informe COMETA aquí y aquí]. Eso es lo que me puso en este camino, y no hubo vuelta atrás. Y dos décadas después, apenas puedo creer cómo han cambiado las cosas. [Vea esta historia del Times de Ralph Blumenthal para obtener más información sobre la cobertura de ovnis de Kean.]

Horgan: Un admirador de los ovnis de tu libro te describe como una “agnóstica” sobre si los ovnis son realmente piloteados por extraterrestres. Cuando te conocí en Esalen, me pareciste creyente, no agnóstica. ¿Me equivoco?

Kean: ¿Piloteados por extraterrestres? Tengo una mente abierta, pero no, no lo creo y nunca lo he dicho. Pero tampoco lo descartaré. Hay muchas posibilidades sobre la mesa. He señalado una y otra vez que no sabemos qué son estos objetos, y ahí es donde están las cosas. Mi libro concluyó que existe un fenómeno, sin duda, llamado “objetos voladores no identificados” por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en la década de 1950. Es físico y está bien documentado, incluso por nuestro gobierno. Pero qué son estos objetos es otra pregunta. Eso es lo que todos quieren saber, y ese deseo ha llevado a todo tipo de especulaciones. En esa pregunta, mi libro de 2010 fue agnóstico, y fue reconocido como tal. Es posible que estas máquinas voladoras, sean lo que sean, ni siquiera tengan ningún conductor, por lo que sabemos.

Horgan: ¿Cuál es la mejor evidencia de que los ovnis tienen un origen extraterrestre?

Kean: La tecnología extremadamente avanzada que los objetos han mostrado desde la década de 1950. Demuestran una tremenda velocidad y aceleraciones, la capacidad de hacer giros bruscos en ángulo recto, quedarse quietos en el aire, alejarse y desaparecer en un abrir y cerrar de ojos, y operar bajo el agua. Parecen desafiar las leyes de la aviación tal como la conocemos, ya que no tienen alas ni medios visibles de propulsión. La documentación se remonta a más de 60 años, cuando nadie en este planeta tenía tecnología como esta. En algunos casos, los expertos, como los funcionarios de la Agencia Espacial Francesa, tenían suficientes datos para descartar todas las explicaciones convencionales (lo que significa que no era algo natural o hecho por el hombre). Estos casos representan solo una pequeña fracción de los reportados, pero son los que importan. ¿Entonces, qué nos queda?

Horgan: ¿Cuál es tu visión de las experiencias de abducción alienígena?

Kean: Las encuentro fascinantes y no sé qué hacer con ellas. Conozco personas sensatas e inteligentes que informan tales eventos, y algunos incluso tienen evidencia física de ellas. Sus vidas han sido trastornadas por estas experiencias. Sin embargo, esto no es algo que haya estudiado en profundidad y nunca ha sido el centro de mi trabajo como reportera. No me siento calificada para sacar conclusiones al respecto. Señala la mayor complejidad de este problema que va más allá de cualquier hipótesis simple.

Horgan: el periodista Keith Kloor, escribiendo en WIRED, llama a su reciente artículo del New York Times sobre los ovnis “de origen escaso e inclinado”. La astrofísica Katie Mack, en Scientific American, dice que no toma las naves extraterrestres lo suficientemente en serio como para desacreditarlas. ¿Cómo respondes a estas críticas?

Kean: Las personas tienen derecho a sus opiniones. Como una de las tres personas que escriben las historias del Times, que incluyen el escrutinio de verificadores de hechos y varios editores, simplemente no estoy de acuerdo con la declaración de Kloor. Respaldamos todos nuestros informes en el New York Times y continuaremos cubriendo el tema siempre que podamos. Nuestra primera historia en diciembre de 2017 resonó en todo el mundo y ha hecho que el tema sea respetable para muchos que no lo habrían tocado antes. Abrió la puerta a sesiones informativas clasificadas sobre el Hill y a una cadena de eventos en los que la Marina emitió nuevas pautas de informes y reconoció las anomalías en los videos.

No creo que Katie Mack y yo estemos tan lejos. Ella escribe: “No es que no creamos que existan extraterrestres. Que yo sepa, la mayoría de nosotros lo creemos”. Pero el salto a naves extraterrestres en nuestra atmósfera es otra cuestión, por muchas razones que explica. Respeto su posición. Nunca he afirmado que los ovnis son naves extraterrestres. Desafortunadamente, esta es la conclusión para muchas personas de nuestras historias en el Times, a pesar de que esto no es lo que realmente está escrito y aunque incluimos declaraciones contrarias a esta idea. Entonces le respondería a Katie Mack que cualquier pregunta sobre naves extraterrestres pierde el punto. Estas son incógnitas, así de simple. Pero son físicamente reales. Interactúan con pilotos militares y aviones comerciales. Por lo tanto, merecen una investigación.

Horgan: ¿Por qué escribiste Surviving Death? ¿Tus propias experiencias paranormales te atrajeron a este tema?

Kean: Durante los diez años que estuve investigando ovnis, me intrigó la cuestión de la posible supervivencia de la conciencia cuando morimos. Había examinado algunas de las investigaciones, especialmente el trabajo de Ian Stevenson en la Universidad de Virginia estudiando a niños pequeños con recuerdos verificados de vidas pasadas. Después de completar el trabajo con una compañía cinematográfica en un especial de History Channel basado en mi libro, mi editor (Crown/Random House) me invitó a escribir un segundo libro. Antes de que hicieran esa invitación, acababa de completar un borrador de una propuesta para un libro sobre evidencia de posible supervivencia después de la muerte, y había planeado dárselo a mi agente literario la misma semana en que la contactaron. Fue una sincronicidad asombrosa.

Entonces, no fueron mis propias experiencias lo que me atrajo a esto, sino mi interés en aprender más y sintetizar el mejor y más riguroso material en un solo volumen para el lector general, algo así como lo había hecho con los ovnis. Este fue otro gran misterio que enfrentan los seres humanos: ¿qué sucede cuando morimos? Era el tema natural que debía seguir a continuación, y era un desafío mucho más grande que los ovnis. La mayoría de mis experiencias “paranormales” ocurrieron durante el tiempo que estuve involucrada en la investigación, que comenzó en 2012. Abrí una puerta y no sabía a dónde me llevaría. Las experiencias que tuve fueron más allá de mi imaginación. Cambiaron mi vida. Algunas de ellas fueron precipitadas por la muerte repentina de mi hermano menor a principios de 2013, una tragedia que profundizó mi búsqueda de respuestas personales, así como intelectuales. Así que escribir Surviving Death fue un viaje de descubrimiento que se desarrolló mientras lo escribía, mientras que los ovnis representaron la culminación de diez años de investigación sin que yo haya visto un ovni. Los dos libros resultaron ser muy diferentes como resultado.

Horgan: ¿Alguna vez te preocupa que tus afirmaciones sobre la vida después de la muerte desacrediten tus afirmaciones sobre los ovnis, o viceversa?

Kean: Sí, estaba preocupada por esa pregunta sobre el material en Surviving Death. Sin embargo, no hice ninguna “afirmación sobre la vida después de la muerte” que creyera que podría desacreditarme, al menos en términos de informar sobre investigaciones y sacar conclusiones. Invité a otros a escribir sus propios capítulos, y dijeron cosas que no dije. Mi conclusión fue que la evidencia era sugestiva, pero no definitiva, y nunca dije que sobreviviéramos a la muerte. Señalé que todos tenemos nuestros propios criterios para la “evidencia” que está fuertemente impactada por la experiencia personal.

“Probé” la mediumnidad mental, recibí lo que parecían ser comunicaciones posteriores a la muerte de mi hermano, vi una aparición y experimenté una auténtica mediumnidad física. Pensé en hacerme vulnerable al incluir estas cosas. Pero creo que mi narrativa habría permanecido unidimensional y abstracta sin este elemento personal. Entonces, entré en esta investigación a través de un examen de primera mano, y no solo desde la perspectiva de un observador independiente que estudia los datos y mira a un mundo extraño desde el exterior. Sí, podría ser riesgoso profesionalmente exponer estos eventos muy personales, pero sentí que era mi obligación hacerlo. Hubiera sido deshonesto omitirlos, porque afectaron mi pensamiento y mi esfuerzo por aceptar muchos fenómenos notables. Sin embargo, también tuve cuidado de alejarme de ellos, permaneciendo tan analítica y discriminatoria como lo era con todo lo demás. El aspecto complicado radica en la interpretación de los eventos extraordinarios, no en sus informes.

Hasta ahora, no he sentido que mi trabajo en ovnis haya sido desacreditado por mis esfuerzos más recientes. Me acerqué a Surviving Death con rigor periodístico, y esta es su fuerza.

Horgan: Cuando hablamos de fantasmas y otros fenómenos sobrenaturales en Esalen, parecías ser una creyente, no una agnóstica. ¿Puedes aclarar tu posición?

Kean: Depende de lo que quieras decir con un creyente. Existen fenómenos paranormales. Las personas tienen capacidades y experiencias que han sido etiquetadas como “paranormales”. Parecen operar fuera de los límites del marco materialista actual adaptado por la mayoría de los científicos, mientras que al mismo tiempo, nadie puede explicar qué es realmente la conciencia. Por lo tanto, la existencia de “fenómenos paranormales” no es una cuestión de creencia. Me parece sorprendente que todavía haya algunos científicos que adapten la posición que no puede ser, por lo tanto no lo es. No tengo esa opción, porque he sido testigo de muchos fenómenos paranormales y sé que existen. Aquellos que no quieran creer estas cosas los rechazarán sin importar lo que lean, y es poco probable que se abran a sus propios encuentros con estos fenómenos.

Creo que la creencia entra en juego cuando uno intenta establecer cuáles son los fenómenos, cómo funcionan, de dónde se generan, por qué ocurren, cuando se aborda la cuestión más importante de lo que significan. Las creencias pueden operar en ambos lados del espectro, desde la negación extrema, en blanco y negro, como vemos en muchos escépticos, hasta la creencia extrema en una vida futura que involucra el supuesto “conocimiento directo”. De hecho, ninguno de nosotros sabe mucho sobre estos grandes misterios.

Horgan: ¿Cuál es la mejor evidencia que has visto para la vida después de la muerte?

Kean: Esa es una gran pregunta. La evidencia que he reunido en Surviving Death proviene de muchos lugares, históricos y contemporáneos, experimentales y científicos. Es la gestalt completa la que proporciona la mejor evidencia. Creo que los casos de niños muy pequeños que informan detalles precisos de una vida pasada, completa con pesadillas sobre la muerte anterior y el conocimiento de la carrera anterior, son convincentes cuando se pueden verificar los recuerdos y se identifica a la persona anterior. Si uno no acepta el renacimiento como explicación, entonces está sucediendo algo muy “paranormal”. Los casos de apariciones receptivas también son interesantes: estas “formas” demuestran inteligencia al reaccionar ante múltiples observadores humanos y, a veces, proporcionan información a través de la telepatía acerca de sus vidas en la tierra que se verifica como verdaderas. Hay experiencias de “muerte real”, como las llama el científico de reanimación Sam Parnia, que involucran a pacientes que están “muertos” pero que aún regresan, incluso después de pasar horas como un cadáver. La mediumnidad también puede ser evidencial, especialmente cuando se proporciona información precisa que el destinatario desconoce pero que un miembro de la familia verifica más tarde. Incluso si esto es el resultado de las habilidades psíquicas propias del médium y no involucra comunicaciones de personas muertas, esto es extraordinario en sí mismo. La famosa médium en trance, la Sra. Leonora Piper, fue estudiada por expertos de todo el mundo, incluido Willam James. En sus sesiones, los científicos y otras personas exigentes mantuvieron conversaciones extensas con sus amigos y familiares fallecidos.

Los comunicadores directos, que aparecen inesperadamente dentro de una sesión física sin conexión con ninguno de los asistentes o el médium, proporcionan una fuerte evidencia de supervivencia. En dos casos famosos, estos comunicadores, que hablaron a través del médium fascinado, proporcionaron información detallada sobre sus vidas en la tierra que luego se verificó. En el caso del médium islandés Indridi Indridason, el comunicador habló en un idioma desconocido para el médium y proporcionó el nombre de Emil Jensen. La identidad de Jensen fue verificada décadas después por el psicólogo Erlendur Haraldsson, después de buscar en los registros de Copenhague.

Hay una gran cantidad de literatura sobre todo esto, y mucha más evidencia. Y me gusta referirme a las palabras de William James: “Si quieres alterar la ley de que todos los cuervos son negros, no debes tratar de demostrar que todos los cuervos son negros; es suficiente si demuestras que un solo cuervo es blanco”. Todos tienen que encontrar su propio cuervo blanco.

Horgan: En Surviving Death, dices “todavía hay aspectos de la Naturaleza que no se entienden ni se aceptan, a pesar de que su realidad tiene profundas implicaciones para comprender la verdadera amplitud de la psique humana y su posible continuidad después de la muerte”. Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación y, sin embargo, soy, lo confieso, escéptico de las afirmaciones sobre las visitas extraterrestres y la vida después de la muerte. ¿Soy simplemente de mente cerrada? ¿Alguna vez te preocupa que seas demasiado abierta?

Kean: No tienes la mente cerrada. El escepticismo es algo bueno. Yo también soy escéptica sobre las afirmaciones de visitas extraterrestres como la respuesta simplista a la pregunta ovni. Era una escéptica sobre el más allá cuando comencé mi trabajo sobre ese tema; Fueron mis experiencias personales las que me abrieron los ojos. No sé cuántos eventos paranormales has presenciado o experimentado que podrían haberte desconcertado por completo. Pero sé que has estudiado la conciencia y los fenómenos relacionados durante años, y tu escepticismo es cierto para ti, ¿y quién soy yo para juzgar eso? ¿Se puede ser demasiado abierto? ¿O estás hablando de credulidad? Creo que estoy castigada y que soy buena en la discriminación. En última instancia, las conclusiones sobre mi enfoque dependen de mis lectores y de quienes conocen mi trabajo.

Horgan: ¿Hay algún programa de cultura pop sobre ovnis y/o lo paranormal que te guste especialmente? ¿o que te disguste?

Kean: No me gustan la mayoría de los que he visto, pero hay muchos que no he visto. Me encantaron las películas Encuentros cercanos del tercer tipo y Unbreakable de M. Night Shyamalan. Disfruté de los archivos X hasta que se desvió demasiado de los ovnis hacia monstruos y territorios más extraños. No me gustó la serie Proyecto Libro Azul de History Channel, que se estrenó a principios de 2019, debido a sus distorsiones y ridículas tramas. Ralph Blumenthal y yo criticamos ese programa para el New York Times e informamos sobre la historia real del Proyecto Libro Azul, el proyecto de la Fuerza Aérea que investiga los ovnis en los años 50 y 60. Una de mis películas de ovnis favoritas fue Unidentified Flying Objects, realizada en 1956, con algunas personas reales como ellos mismos, que reflejaban con precisión los archivos del Libro Azul en ese momento. ¡Sospecho que las personas más jóvenes pensarán que esto es cojo! Pero esa película fue fiel a los hechos. Surviving Death es la base de una serie documental de seis partes que se transmitirá este otoño en una importante plataforma de transmisión, por lo que supongo que se convertirá en parte de la cultura pop.

Horgan: ¿Hay otros temas, además de los ovnis y la vida después de la muerte, que creas que los científicos y los periodistas deberían tomar más en serio?

Kean: No es tanto “vida después de la muerte” porque eso no es algo que la ciencia pueda probar definitivamente. Se trata más de preguntas sobre la naturaleza de la conciencia humana y sus manifestaciones que parecen trascender las limitaciones del cerebro, como un cruce del mundo invisible al de lo visto. ¿Quiénes somos realmente? ¿Robots biológicos o algo más? Creo que todos los aspectos del funcionamiento “sobrehumano” (precognición, clarividencia, telepatía, psicoquinesis y curación energética) deben tomarse en serio. Han sido bien documentados. ¿Dónde está la curiosidad entre los científicos sobre los misterios de lo desconocido? ¡El desafío que brindan al status quo debería hacer que su estudio sea aún más convincente! Lamentablemente, es todo lo contrario. También me gustaría ver que se preste más atención a la mediumnidad, en todas sus formas, aunque reconozco que esto no es algo que pueda estudiarse fácilmente en el laboratorio. Se podrían realizar más encuestas sobre las experiencias cercanas a la muerte, junto con las experiencias al final de la vida que ocurren dentro de los hospicios. Algunos “parapsicólogos” y otros investigadores científicos están haciendo un trabajo brillante en todo esto, pero se ven obstaculizados por la falta de respeto irracional de la comunidad científica dominante. Algún día esa presa se romperá.

https://blogs.scientificamerican.com/cross-check/should-scientists-take-ufos-and-ghosts-more-seriously/

Más historia de la “maguferia del Pentágono” de Annie Jacobsen – Parte 2

Más historia de la “magufería del Pentágono” de Annie Jacobsen – Parte 2

Robert Sheaffer

Continuando la discusión del libro de Annie Jacobsen 2017 Phenomena

Viene de la Parte 1

“El potencial de la profecía como herramienta de inteligencia militar también estaba siendo investigado por la Agencia de Inteligencia de Defensa bajo el estandarte Sun Streak”, Proyecto P (p. 336). Fue “una evaluación de utilidad iniciada para determinar la capacidad de un visor remoto de funcionar de manera efectiva en un modo puramente predictivo”.

Otro proyecto innovador llevado a cabo por Sun Streak fue “Visualización remota escrita” (WRV, p. 340). Algunos videntes remotos objetaron que esto equivalía a “canalización”, lo que por supuesto era. Pero no veo cómo puede mantener que las descripciones habladas constituyen una “Visualización remota” válida, mientras que las descripciones escritas son falsas y místicas.

El proyecto “Sun Streak” se cambió más tarde a “Star Gate”, que “identificaría a las personas con ‘talento’ … Sería reintroducido el concepto de Funcionamiento Humano Extraordinario desarrollado por Albert Stubblebine y John Alexander a principios de la década de 1980” (p. 362).

“En 2014, la Oficina de Investigación Naval se embarcó en un programa de investigación de cuatro años y $ 3.85 millones para explorar el fenómeno que llama premonición e intuición, o ‘sentido de la araña’, para marineros e infantes de marina … El objetivo del Pentágono es maximizar el poder del sexto sentido para uso operativo” (p. 380). Esta descripción fue publicada en 2017; ¿alcanzó este programa sus objetivos para 2018? ¿Se extendió y aún continúa?

men_who_stare_at_goats_001Una escena de la película The Men Who Stare at Goats (para probar usando “poderes psíquicos” para dañar a los soldados enemigos). Esto realmente se hizo. Jacobsen menciona esto solo en una nota final, llamando al libro “satírico” (de hecho fue divertido, pero también real). Ella señala que el libro y la película “mejoraron la percepción negativa de la visualización remota” (“merecidamente”, agregaría).

“A partir de 2011, como parte de un programa de investigación llamado Power Dreaming, los soldados plagados de pesadillas relacionadas con el TEPT han utilizado técnicas de biorretroalimentación similares a las estudiadas por el Coronel John Alexander en el programa Más allá de la Excelencia del Comando de Inteligencia y Seguridad, bajo el General Stubblebine” (p 382)

“El Pentágono actualmente [2017] apoya más de cincuenta programas basados en qigong para soldados y veteranos, la mayoría de los cuales sufren de TEPT” (p. 383). “Qigong” se basa en “chi”, una antigua creencia china en energías místicas que no tiene base en la ciencia. Creo que los soldados y los veteranos merecen tratamientos basados en una ciencia médica sólida, no en una antigua charlatanería.

“Desde 1985, Hal Puthoff ha sido científico jefe del Instituto de Estudios Avanzados de Austin, en Texas … El brazo de Investigación del Instituto, Earth Tech International, gestiona treinta y dos subcontratos, principalmente militares y relacionados con la inteligencia” (p. 388) . Uno de los investigadores de Earth Tech es el astrofísico Dr. Eric Davis, quien anteriormente trabajó para el NIDS de Bigelow, y se quedó en el Skinwalker Ranch tratando de estudiar sus supuestos fenómenos paranormales. ¡Davis le dijo al periodista George Knapp que una vez un poltergeist lo siguió a su casa desde Skinwalker Ranch! (Odio cuando eso sucede). Davis también es autor de cinco de los 38 artículos sobre Weird Science pagados por AAWSAP, sobre temas como “agujeros de gusano” y “antigravedad”.

“Fuentes de la Agencia de Inteligencia de Defensa me confirmaron que Earth Tech International ha mantenido durante años un contrato del Departamento de Defensa para investigar lo que se conoce como afirmaciones de ‘exceso de energía’” (p. 389). El “exceso de energía” es un eufemismo para “energía de la nada” o “una máquina de movimiento perpetuo”. Puthoff dice que el Departamento de Defensa acude a ellos para “refutar” las afirmaciones extraordinarias de exceso de energía. “Hasta ahora las hemos refutado todas”. Me alegra escuchar eso, pero no veo por qué el Departamento de Defensa necesita gastar el dinero de los contribuyentes para refutar tales afirmaciones. Pero en cualquier caso, Puthoff es un gran defensor de la “energía de punto cero” o “energía libre” del vacío del espacio. “Aprovechar la energía de punto cero podría, según Puthoff, conducir a una teoría general sobre los fenómenos ESP y PK” (p. 390). Afortunadamente, Jacobsen también se tomó la molestia de consultar al físico y compañero del CSI, el Dr. Lawrence M. Krauss, un conocido escéptico. Kraus le dijo (correctamente, en mi opinión) que “la energía de punto cero es el punto [de energía] más bajo del universo. Si pudieras extraer energía de él, tendría que haber un punto más bajo. No hay un escalón inferior de la escalera”.

4928El supuesto “humanoide de Atacama”, que fue identificado por el Dr. Nolan.

“El Dr. Green se asoció con el laboratorio de Nolan en la Universidad de Stanford, dirigido por Gary Nolan, uno de los principales investigadores del mundo especializado en genética, inmunología y bioinformática” (p. 398). Gary Nolan era miembro del Consejo Asesor de la Academia To The Stars cuando se fundó en 2017. Sin embargo, el Dr. Nolan renunció en octubre de 2018, citando “conflictos” con sus otros acuerdos de trabajo. Sin embargo, agregó que todavía “apoya plenamente” a TTSA y sus objetivos. Nolan también fue responsable del análisis genético del llamado humanoide de Atacama, que fue promovido por Steven Greer como un probable ET. Nolan informó que, por desgracia, este espécimen, aunque deformado, era un feto humano femenino.

Jacobsen viajó a Detroit para hacer una entrevista en profundidad al Dr. Kit Green. Gran parte de esta entrevista ha sido extraída en su blog por Pauline Wilson. Quienes estén preocupados por posibles “experimentos médicos secretos no autorizados” en el Skinwalker Ranch deben leer esta entrevista. Green nos dice exactamente lo que está estudiando:

Usando la tecnología disponible para él. Green ordena escáneres cerebrales, análisis de sangre, ADN y pruebas endocrinas especializadas y recopila los resultados. En la actualidad tiene más de cien pacientes activos. Su hipótesis original era que la mayoría de sus pacientes “habían estado expuestos a la tecnología de los programas negros”, dice, es decir, tecnologías avanzadas de alta energía desarrolladas en programas de acceso especial. “Programas de armas no letales. Hologramas. Dispositivos de camuflaje. Drones. El veinticinco por ciento de mis pacientes mueren entre cinco y siete años después de mi diagnóstico, y no tengo idea de cómo los programas que conocí hace años pueden hacer estas cosas”, dice Green. …. En efecto, Kit Green y Gary Nolan están buscando un gen para la paranormalidad. O, como Green prefiere decir, “La genómica de la supernormalidad” (p. 400).

“Supernormalidad”, como en Uri Geller o Ingo Swann, ¿qué combinación de genes supuestamente transmiten superpoderes psíquicos?

Claramente, Annie Jacobsen es una “creyente” de que había valor en las investigaciones gubernamentales de las funciones de la ISP. Ella insinúa que un programa mejor administrado podría generar algo de valor real. Ella menciona algunos escépticos, siempre bajo una luz desfavorable, especialmente James Randi y Martin Gardner. Ella representa a Randi como una persona rencorosa y de mente cerrada que tiene una obsesión con Geller. Conozco a Randi desde hace más de cuarenta años, y puedo asegurarle que esto no es cierto. Al igual que muchos magos, Randi se horrorizó al ver la atención de los medios, e incluso la crédula atención científica, dada a Geller, quien obviamente estaba realizando los mismos trucos y otros trucos que son el elemento básico del mago. Jacobsen cuenta cómo visitó a Geller en Israel, donde es una gran celebridad reconocida en todas partes, y le pidió que doblara una cuchara, lo que generalmente hace. Ella no muestra escepticismo sobre los poderes mágicos de Geller.

PipSmith_DickSmith_Klass_Sheaffer_JohnMerrell_RandiEn la Conferencia CSICOP en Buffalo, Nueva York, 1983: De pie, Philip J. Klass. Sentados: Pip Smith y Dick Smith de Australia; el autor; John Merrell; Randi Note que el tenedor de Randi se ha doblado misteriosamente

Aquí vemos el gran problema con el libro: Jacobsen se enamora de los trucos de flexión de cuchara de Geller, y por lo tanto considera a Puthoff, Green, etc. como científicos a punto de hacer grandes descubrimientos. Lo siento, pero he visto demasiado del “otro lado” para encontrarlo convincente. Solía salir mucho con el fallecido Bob Steiner, mago y miembro del CSICOP. A Steiner le encantaba hacer trucos de magia improvisados prácticamente en todas partes, y el viejo truco de doblar una cuchara era uno de sus favoritos (como lo fue con Randi, también un amigo cercano de Steiner). Tal vez debería tener en cuenta que el tiempo que pasé con Randi y Steiner fue casi una broma sin parar y divertido. ¡Tiempos realmente buenos!

GellerSteiner1Uri Geller hizo un show en San Francisco en 1984. Los escépticos del Área de la Bahía salieron a la fuerza para observar y tomar notas. Claramente lo vimos haciendo trampa. Acabo de colocar en línea el análisis completo de BAS de la presentación de Geller.

Steiner siempre solía decir que había muchas maneras de doblar cucharas, por lo que era reacio a mostrarle a la gente cualquier método. Podrían decir: “¡Pero Geller no lo hizo así, así que sus poderes deben ser reales!” No

https://badufos.blogspot.com/2020/05/more-history-of-pentagon-woo-from-annie.html

Una historia no tan breve, de la magufería del Pentágono, con un elenco familiar de personajes

Una historia no tan breve, de la magufería del Pentágono, con un elenco familiar de personajes

18 de mayo de 2020

Robert Sheaffer

Casi toda la discusión sobre ufología en los últimos dos años y medio se ha centrado en Tom DeLonge y su “To The Stars Academy” (TTSA), el supuesto programa de ovnis del Pentágono AAWSAP/AATIP, con el supuestamente Skinwalker Ranch “embrujado”en un segundo lugar lejano, pero subiendo rápido. Acabo de terminar de leer Phenomena, un libro sobre fondos gubernamentales de ESP, visión remota, psicoquinesis y otros milagros similares de Annie Jacobsen que se publicó en marzo de 2017, solo unos meses antes de que TTSA apareciera en escena. Y el libro me pareció sorprendente por dos razones:

ScanImage001(Little, Brown & Company, 2017)

Primero, sabía que el Pentágono había financiado investigaciones sobre ESP y visión remota, pero no tenía idea de que su alcance era tan extenso y su duración era tan larga. “Durante siete décadas, la CIA y el Departamento de Defensa han llevado a cabo activamente investigaciones sobre fenómenos mentales anómalos” (p. 377).

En segundo lugar, encontramos a muchas de las mismas personas involucradas en el Pentágono woo (un término utilizado por los escépticos para designar cosas lejanas de woo-woo – “woo” es un sustantivo, “woo woo” es un adjetivo) que ahora encontramos figurando de manera prominente en TTSA y Skinwalker Ranch. El mismo elenco de personajes, en una comedia diferente.

Me doy cuenta de que Annie Jacobsen tiene algunos problemas de credibilidad que continúan persiguiéndola. La “explicación” que publicó para el supuesto choque de ovnis de Roswell, que era un proyecto de desinformación que involucraba a Stalin y al malvado Dr. Mengele, es simplemente Cukoo para Cocoa Puffs. Y en 2004 creó un gran susto al afirmar que un grupo de músicos sirios en un vuelo a través del país eran en realidad terroristas que intentaban montar una bomba a bordo. Los hombres fueron investigados por el FBI al aterrizar, y se confirmó que, de hecho, fueron contratados para actuar como músicos de respaldo para la cantante Nour Mehana en el Sycuan Casino Resort cerca de San Diego dos días después de llegar a Los Ángeles. “El pasajero, más tarde identificado como Annie Jacobsen, estaba en peligro de aterrorizar a otros pasajeros y crear un problema mayor en el avión, según una fuente cercana al servicio secreto de protección federal”.

Sin embargo, Phenomena parece ser de origen sólido, la mayoría basado en entrevistas con las personas directamente involucradas, o en documentos gubernamentales publicados bajo la Ley de Libertad de Información. Aquellos que buscan documentos FOIA en ufología pueden querer revisar cuidadosamente lo que ella ha obtenido; se puede encontrar trocitos útiles de información. Vi algunas cosas que parecen errores en el libro, pero son menores (como llamar a Harry Blackstone Sr. “Henry Blackmore, Jr.” (p. 93). Los números de página se refieren a la edición de bolsillo de Bay Back del libro. (Se ha agregado énfasis a algunas declaraciones).

Estas son algunas de las cosas interesantes que la Sra. Jacobsen nos dice:

• El famoso Dr. JB Rhine de la Universidad de Duke (1895-1980), conocido como pionero del estudio de la parapsicología, “estaba trabajando en numerosos programas de investigación ESP clasificados con el Deapartment of Defense … Documentos desclasificados revelan que en 1952, el Ejército inició un programa secreto con el Laboratorio de Parapsicología de la Universidad de Duke del Rhine que involucraba ESP y animales. Los comandantes del ejército se preguntaron: “¿Podrían los perros localizar minas terrestres enterradas bajo el agua, en condiciones que no dieron pistas sensoriales normales?” no podíane. (págs. 42-43).

• El Dr. Andrija Puharich (1918-1995) es mejor conocido como el hombre que “descubrió” a Uri Geller y lo trajo a los Estados Unidos para su estudio. “Los documentos clasificados indican que [Puharich] trabajó en un programa de investigación descrito como un esfuerzo para localizar una droga que podría mejorar la ESP” (p. 44-45). Al parecer, a Puharich se le atribuye ser el primero en identificar realmente el “hongo sagrado” alucinógeno utilizado por ciertas sectas en México, después de haber realizado varias excursiones para investigar, algunas con el “psíquico” Peter Hurkos (p. 48-49). descrito como “El médico y pionero de la investigación, una vez brillante, cuya teoría de Puharich había puesto en marcha la CIA y los programas de investigación psíquica del Departamento de Defensa a principios de los años cincuenta”. La teoría de Puharich era que “los extraterrestres intentaban enviar mensajes a los humanos a través de personas psíquicas, y que las ondas de frecuencia extremadamente baja, o ELF, eran responsables de las enfermedades de la época” (p. 372).

• La CIA estaba muy interesada en los supuestos superpoderes del “psíquico” Uri Geller. Sin embargo, por varias razones, la CIA no confiaba lo suficiente en Puharich, por lo que “[el Dr. Kit] Green pronto se convertiría en el manejador de Uri Geller” (p. 99). Kit Green ha desempeñado un papel importante en asuntos relacionados con AAWSAP, NIDS de Robert Bigelow, Skinwalker Ranch, así como el engaño de SERPO. “La decisión de probar a Geller fue una decisión del director de la CIA Richard Helms”, dijo Green (pág. 99). En 1975, cuando Geller fue probado en los Laboratorios Lawrence Livermore en California, “Kit Green sirvió como monitor de contrato para la CIA” (P. 178).

• Las pruebas bien conocidas de los supuestos poderes de Uri Geller por el Dr. Harold Puthoff y Russell Targ en el SRI en la década de 1970 fueron, de hecho, pagadas por la CIA. Puthoff es, por supuesto, ahora un jugador importante en TTSA y AAWSAP, además de estar involucrado en el engaño de SERPO. “Green apoyó a Puthoff y Targ en su conclusión como físicos, en lo que la CIA llamó en los memorandos el efecto Swann-Geller” (refiriéndose a Ingo Swann, otro supuesto visor remoto y psíquico, p. 148).

• Debido a que la CIA consideraba que Puharich era “desagradable”, era necesario crear una “entidad fantasma a través de la cual los fondos relacionados con Geller podían fluir y Puharich podía ser pagado, idealmente una organización o una persona de sólida reputación. Puharich conocía exactamente a la persona adecuada. Su nombre era Edgar Mitchell, el astronauta y miembro de la tripulación del Apolo 14, “la sexta persona en caminar sobre la Luna (pág. 99). Mitchell (1930-2016) intentó una famosa prueba ESP desde el espacio, anotando al nivel de chance (p. 116).

HymanCardTrickRay Hyman hace un truco de cartas para CSICOP, 1983

• “Un gerente de proyecto de la ARPA [Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada] llamado George Lawrence, acompañado por dos psicólogos civiles, Robert Van Castle y Ray Hyman, viajó al SRI para evaluar a Geller por su cuenta. Su conclusión, informó más tarde en la revista Time [12 de marzo , 1973], era que cualquiera que creía que los poderes de Geller estaban cayendo en el “ridículo” (p. 145). Ray Hyman es miembro fundador de CSICOP (ahora CSI), psicólogo, mago y crítico de parapsicología desde hace mucho tiempo.

• “Un día a fines de abril de 1973, [Ingo] Swann estaba almorzando en la cafetería del SRI con un colega de Puthoff, un científico de la computación y astrónomo llamado Jacques Vallee” (p. 152). Por supuesto, Vallee es y ha sido uno de los nombres más conocidos en toda la ufología, durante más de cincuenta años. Vallee sugirió a Swann que los videntes remotos necesitaban “un esquema de direccionamiento”, similar a las direcciones de red. Así comenzó la idea de la visualización remota basada en coordenadas. Jacobsen declara erróneamente que Vallee trabajó con el Dr. J. Allen Hynek en el Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea. Aunque Vallee y Hynek eran amigos y colegas cercanos, Vallee no estaba involucrado con Blue Book.

• La Sra. Jacobsen señala que, en 1973, Geller “recientemente no pudo demostrar la psicoquinesis en el Tonight Show de Johnny Carson” (p. 174). Pero ella no nos informa por qué sucedió eso. Fue porque Carson, él mismo un mago, reclutó a su amigo James “The Amazing” Randi, para supervisar los controles en el estudio, para evitar que Geller engañara. Como se describe en este relato de “10 Epic Magic Trick Failures”, cuando Geller debía presentarse en el Tonight Show en 1973, Johnny Carson le pidió a Randi que lo ayudara a asegurarse de que Geller no pudiera usar la dirección equivocada en su acto. Randi mantuvo a toda la gente de Geller fuera del set antes de la presentación, y sin su ayuda, el acto de Geller fue un fracaso. Durante su segmento, puede ver a Geller mientras sus trucos salen mal en la televisión en vivo. Se fue humillado”.

Joe McMoneagle trabajó con Puthoff y Targ en la visión remota. Fue enviado a SRI para entrenamiento, luego fue enviado a Ft. Meade, Maryland, para hacer experimentos para la inteligencia del ejército. Según los informes, tuvo éxito y fue designado “Remote Viewer 001” (p. 232). Hoy en día, McMoneagle está mezclado en muchas cosas lejanas, como se describe en el libro “Remote Viewing UFOs”. Dice “las opiniones de Joe McMoneagle e Ingo Swann sobre extraterrestres de visión remota”. También hay un capítulo sobre “Las fotos de Carlos Díaz”. Sé quién es Carlos Diaz. Es uno de los falsarios más grandes que he conocido, y llamarlo “George Adamski de México” sería bastante exacto. Los extraterrestres son sus amigos.

IMG_201402172052_016John B. Alexander (izquierda), con el ufólogo Lee Speigel en el Congreso Nacional Ovni 2014.

• “El general Stubblebine creó una entidad llamada oficina de Tecnología Humana Avanzada. El hombre que eligió para dirigirla fue el teniente coronel John B. Alexander, ex comandante boina verde y de las fuerzas especiales en Vietnam con un doctorado en tanatología, el estudio de la muerte” (p. 276). Alexander es conocido en los círculos de ovnis, el autor del libro de 2011 UFOs: Myths, Conspiracies and Realities. También trabajó para el Instituto Nacional de Ciencias de Descubrimiento de Robert Bigelow (NIDS), y pasó un tiempo investigando el rancho Skinwalker. El general Albert Stubblebine (1930-2017) fue el Jefe de Inteligencia del Ejército de los EE. UU., con 16,000 soldados bajo su mando. Él es el hombre que, según Jon Ronson en The Men Who Stare at Goats, intentó repetidamente, utilizando la mente sobre la materia, atravesar paredes. No tuvo éxito. Stubblebine estuvo casado con la psiquiatra Dra. Rima Laibow, conocida por su estudio de los UFO abductees, que recurrió en gran medida a Budd Hopkins. (Ella profesaba agnosticismo acerca de si los relatos de secuestro eran o no verdaderos). Actualmente, la Dra. Laibow está recomendando “nano plata” como protección contra Covid-19.

• El Mayor Ed Dames también fue un Visor Remoto de Inteligencia del Ejército. A Dames le encantaba hablar de “extraterrestres y ovnis”, según uno de sus colegas del Ejército (p. 301). “Dames comenzó a enviar a los espectadores a lo que se conocería como objetivos de anomalías o quimeras … lugares como ‘bases alienígenas’ debajo del desierto en Phoenix o en Marte” (p. 328). Dames también les pidió a sus videntes remotos que buscaran la Atlántida y el Arca de la Alianza (p. 338), y él creía que “un grupo de extraterrestres llamado el Consejo Supremo Galáctico de Extraterrestres estaba trabajando para controlar la Tierra”. En los últimos años, Dames ha aparecido en la radio de Coast to Coast a altas horas de la noche, ofreciendo seminarios de capacitación para visualización remota y advirtiendo sobre un “Killshot” solar que “acabaría con la vida tal como la conocemos en la Tierra en el futuro cercano”. Pero si aprende la visualización remota, de alguna manera puede evitar el desastre.

EdDamesKillshot2Aquí hay un anuncio por correo electrónico que recibí en 2013 de Ed Dames, que advierte sobre un “Killshot” solar que amenaza a la Tierra.

Concluye en la Parte 2:

https://badufos.blogspot.com/2020/05/a-not-so-brief-history-of-pentagon-woo.html