El robot de Falkville (4)

El mayor retirado Colman S. Von Kevitzky contestó con lo que sigue al artículo de William Spaulding.

LA HISTORIA DE FALKVILLE


Por Colman S. Von Kevitzky

La ICUFON (USA) y la DUIST (Alemania) designaron a expertos científicos y militares que estudiaron en conjunto y precisamente, durante más de año y medio, la maniobra de fuerzas imitando una invasión, entre el 11 y el 20 de octubre de 1973, más arriba de la zona centro oriental de los Estados Unidos.

Uno de los acontecimientos más clásicos de esta operación, emprendida por encima de los terrenos militares y de las zonas prohibidas entre el Golfo de México y la región de los Grandes Lagos, fue el incidente del robot espacial de Falkville. Fue fotografiado por el agente de la policía Jeffrey Greenhaw, a 17 millas del mayor complejo industrial del mundo para la investigación militar y espacial, el Arsenal Redstone, situado en Huntsville, Alabama. El principal motivo de nuestro análisis ha sido la información publicada por el Pentágono, según la cual, en la misma época, el MTU (Mobile Test Unit) del tanque «Rayo de la muerte» (Láser) estaba en construcción y en experimentación en el Arsenal (véase Newsweek, 30 de septiembre de 1974, Ciencia).

Al exponer estos hechos, no hay ninguna duda de que los servicios de información de los Estados Unidos se aprovecharon de todas las posibilidades de desacreditar, en todo o en parte, el análisis del experto que reveló las implicaciones militares disimuladas de esta operación (ovni) extraterrestre, cuya existencia ha sido negada durante mucho tiempo.

La primera puesta en duda pública comenzó con el diario de la capital de Alabama, The Birmingham News, en el cual Frank Sikora, redactor jefe y Marion Webb, investigadora de ovnis para el NICAP en Georgia, declararon que las fotografías de Jeffrey Greenhaw eran una farsa. La investigadora Webb declaró que Greenhaw fotografió a su cómplice vestido de bombero, traje que se había sacado fraudulentamente del Marshall, Space Flight Center del Arsenal. Como prueba posó ante una cámara con este atuendo decorado con fragmentos de chapa, foto que fue publicada en el artículo, para su comparación. La idea gratuita de M. Webb y su fotografía comparativa sin pruebas tangibles (véase e análisis publicado por ICUFON) fueron autoritariamente sostenidas y defendidas por el señor John L. Acuff, director del NICAP, en The UFO Investigator.

Cuando en agosto de 1975 el análisis de la ICUFON (USA) y de la DUIST (Alemania) fue publicado por primera vez en The Official UFO (dirigida por Bernard O»™Connor), con las cartas del Centro de Vuelo Espacial y las del Ejército, del Arsenal, se exponía que la declaración de M. Webb en The Birmingham News era una mentira elaborada con mucho cuidado. El resultado de la publicación del análisis fue que M. Webb, en el verano de 1976, intentó engañar con argucias a Greenhaw para volver a examinar (¿?) su caso. Jeffrey Greenhaw abrió la puerta mediante un mensaje de la ICUFON: revisión aceptada, si M. Webb prueba antes que las cartas del Arsenal son falsas o están trucadas, si presenta un acta notarial del supuesto cómplice de Greenhaw, y si presenta la combinación de bombero con su casco como pruebas fácticas de su duda. M. Webb, al ser incapaz de reunir el más mínimo indicio de prueba se volvió hacia Walter Andrus, el respetado director de MUFON, quien transmitió un ejemplar de The Oficial UFO a su asociado el señor William H. Spaulding, director del G.S.W. (Ground Saucer Watch) para análisis.

El señor Spaulding publicó su análisis en el MUFON UFO Journal de noviembre de 1976, sin ninguna referencia, como de costumbre, al Copyright de la ICUFON sobre esas fotografías (véase The Official UFO, agosto de 1975). Después de todo, el análisis por IBM del señor Spaulding, del Ground Saucer Watch, es como el Papa de Roma: ¡Infalible! Lo que quiere decir: «Spaulding ha hablado: el asunto está juzgado» (Viejo proverbio: Roma locuta, causa finita). Pero analicemos a nuestra vez, en nombre de la ICUFON (USA) y de la DUIST (Alemania) el propio análisis de Spaulding:

Spaulding posee una analizador digital IBM. Es una computadora sofisticada, que reproduce por entero, o aumenta en parte, toda fotografía, separando y presentando bajo fuerte contraste las densidades oscuras, grises, claras, de su superficie. Un fuerte engrosamiento de una parte de la imagen revela, bajo contrastes extremos, los granos de la emulsión. Utilizar la separación de los colores con una fotografía en blanco y negro no constituye sino un detalle espectacular más, sin ningún valor.

El equipo de análisis de la ICUFON (USA) «“ DUIST (Alemania) trabajó con mucha más precisión, al utilizar un microscopio Zeiss de máximo aumento, para la evaluación y el control de un negativo (en diapositiva sobre el portaobjetos) y, por las posibilidades de reproducción fotográfica, ha obtenido un resultado mucho más válido, en todos los detalles, que el ofrecido por un análisis digital bruto.

Para los investigadores de ovnis, yo me permitiría aconsejar que, en lugar de ese material tan costoso, vale más una buena lupa con mango, y, para los aumentos extremos, un negativo aumentado en el cuarto oscuro (en su propia casa, en el sótano), o en color, que un analizador digital.

1) Ante todo, Spaulding y su equipo de analistas en el Analizador Digital IBM establecieron que, según la foto de Falkville el sujeto «se parecía a un humano». ¿Hace falta un analizador para lo que es visible a simple vista? ¡Pero esa computadora ha sido incapaz de «digitalizar» (discernir) las poses contorsionadas y excéntricas fotografiadas del movimiento «humano», que contrastan marcadamente con la pose natural simulada por M. Webb con su atuendo de bombero!

2) Basándose en las particularidades, infladas y publicadas a bombo y platillo, del «realce de los contornos», del «contorneado de color» declarado en la parte (A), que la «supuesta criatura» llevaba una «combinación antifuego» y «“lo que es más «hecha de un material ininflamable (sic) con amianto, recubierta con un revestimiento de aluminio».

¿Todo eso explica un analizador digital IBM? Vamos, Bill: el material de base de The Official UFO es un papel de periódico de muy mala calidad que, con su tinta grasosa de imprenta, es verdaderamente combustible. Comprendo ahora cómo descubrió su analizador que la combinación de la criatura no era combustible: fue porque, durante el período de digitalización, no se inflamó.

3) El análisis digital densométrico (sic), en la parte (C), encontró también que la combinación estaba aquí y allá «remendada» con hojas de aluminio, para recubrir botones, cremalleras, insignias, símbolos y marcas de fábrica. ¡Su analizador psíquico es un mentiroso redomado! Echen un vistazo a la foto auténtica del traje de bombero del Arsenal Redstone: no hay nada de esto en él.

4) Vuestra computadora señala también el hecho de que las fotografías fueron tomadas con flash. ¿Necesitan un analizador para eso? Enseñen las fotos a un escolar, que les dirá lo mismo, sin computadora IBM.

5) Pero su analizador, al pretender que las manchas luminosas son «hojas de chapa», truca la realidad. Su equipo de analistas debería analizar la fotografía de Marion Webb vestida de bombero del Arsenal, y compararla con las imágenes de las reflexiones, representadas por formas redondeadas, «contornos realzados» del traje de la criatura. Es interesante saber que las hojas de chapa se cortan y se pliegan según líneas rectas y ángulos (sic), y ¡no según líneas curvas!

6) Según la página 4 del MUFON UFO Journal, analizaron los clisés de la evaluación cinemática de The Official UFO para establecer datos métricos, es decir, el tamaño de la criatura, que oscila entre 5″™ 6″ y 6 pies, a unos 12 pies aproximadamente dela cámara, para echar abajo la estimación de Greenhaw, diplomado de la Academia de Policía.

a) Sus analistas han olvidado estudiar la primera instantánea, que es muy granulosa con relación a la segunda, a la tercera y a la cuarta. ¿Su pericia no les ha sugerido que las fotos 1 y 2 fueron recortadas de una imagen negativa mayor? El aumento de los efectos de reflexión sobre el sujeto, a propósito de la determinación de la distancia, no requiere en absoluto a un experto analista.

b) Para determinar la distancia entre el aparato y el sujeto fotografiado, deben saber el tamaño del sujeto sobre el negativo (positivo Polaroid) de la imagen, la focal del objetivo y añadir a la ecuación un tercer dato, bien el tamaño original del sujeto, o la distancia del sujeto al aparato (matemáticas de bachillerato):

P/O = P»™/i

De donde

P = P»™O/i

c) Su hábil computadora deduce esta distancia sin ecuación matemática, de la distorsión de los bordes de la imagen, que proviene del astigmatismo del objetivo. Pero ¿no sabe su IBM que los fabricantes de objetivos corregían desde hace ya mucho tiempo este astigmatismo, componiendo diversos sistemas de lentillas astigmáticas, cuyos datos de amoldamiento de las curvaturas cóncavas y convexas constituyen sus secretos? Vuestro método de determinación de los datos es, manifiestamente, erróneo.

7) En febrero de 1978 otro Sherlock Holmes de la ufología, un «hijo predilecto» de los analistas de la Luna de la NASA, James Oberg, proclamó bien alto, en el curso de un programa de radio que se emitía a media noche, el de Long John Nebel y destinado a los cazadores de fantasmas de la ciudad de Nueva York, que según vuestro análisis las fotografías del agente Greenhaw eran una farsa. Cuatro años y medio después, ningún investigador ha conseguido todavía la menor prueba (combinación , botas, casco, guantes, etc.) del «incidente Greenhaw». ¿Por qué? ¿Es por una preocupación por la seguridad nacional?

Lo sentimos con toda el alma, pero un análisis sin prueba analítica tangible bien explicada y que la sostenga, sigue siendo para la ICUFON (USA), la DUIST (Alemania) y la IGAP del mayor ret. Hans C. Petersen tan sólo fraseología gratuita y vacía.

Pueden encontrárselas pruebas sólidas que responden al análisis del GSW y del MUFON en la bibliografía siguiente:

En inglés:

Official UFO Magazine, agosto 1975; Official UFO Colector»™s edition, otoño 1976, Countrywide Publishers, Nueva York, EU; Flying Saucers, diciembre 1975, Palmer Publications Inc., Amherst, Wisconsin, EU.

En francés:

Durrant Henry, Premières enquêtes sur les humanoïdes extraterrestres, Robert Laffont, éditeur, Paris 1977.

En alemán:

UFO Nachrichten (bimensual de información) D-62000 Wiesbaden-Schierstein, Postfach 17185, Alemania.

En sueco:

GICOF Information, Stobéegatan 28 B, S-41653 Goeteborg, Suecia.

En danés:

UFO Contact IGAP, Maj. Ret. Hans C. Petersen, Twaerhave 6, Molholm, 7100 Vejle, Dinamarca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.