Finalmente no era un plato volador con cabeza integrada. Eran bengalas

Finalmente solucionado el misterio de las luces «no de este mundo»

La fuerza aérea revela pruebas de armas que desataron el frenesí global por los ovnis

Por Joe Kovacs © WorldNetDaily.com

Las luces misteriosas en el cielo presenciadas y fotografiadas por un coronel de la Fuerza Aérea que las describió como «no de este mundo» tienen al parecer una explicación de esta Tierra después de todo, puede revelar WND.

Los oficiales dicen que la iluminación colorida vista el 9 de enero sobre el Oeste de Arkansas vino de luces de bengala militares especiales que se lanzan en paracaídas y caen lentamente a la tierra, como parte de una misión del entrenamiento de la Fuerza Aérea que involucraba a pilotos del avión A-10 en el cercano Fuerte Chaffee, una base usada para probar armamento.

«Estábamos volando un A-10s en esa área y ellos usaban luces de bengala», dijo Jessica D’Aurizio, jefe de asuntos públicos en el ala 917 de la reserva de la Fuerza Aérea en la Base de la Fuerza Aérea de Barksdale en Luisiana.

Ella dice que las bengalas, que permanecen encendidas por cerca de cinco minutos, producen casi 2 millones de candelas.

«Iluminan el área del blanco», dijo D’Aurizio. «Caen en paracaídas, así que son muy brillantes. Eso tuvo que ser lo que vio, estoy segura».

Como WND reportó en exclusiva la semana pasada, el piloto de cazas F-16 coronel Brian Fields, ahora jubilado de 61 años, estaba en su casa de Van Buren, Ark., el 9 de enero justo antes de las 7 P.M., cuando observó dos luces intensamente brillantes mientras miraba al sureste cerca del horizonte.

«Al principio pensé que eran luces de aterrizaje de un avión» dijo. «A medida que continué observándolas comenzaron a desaparecer lentamente, después repentinamente reapareció una, seguida de otras dos, luego tres. En por lo menos una ocasión aparecieron cuatro o cinco. Cada vez se desvanecían lentamente y eventualmente desaparecían. Esto ocurrió varias veces y cuando reaparecerían lo hacían en un número diferente y en posiciones distintas, a veces en una forma triangular, a veces una apilada encima de otra, a veces alineadas, etc. Cuando aparecían los objetos podían permanecer iluminados 10 o más minutos».

Agregó, «creo que estas luces no eran de este mundo, y siento un deber y una responsabilidad de dar un paso al frente».

El Teniente coronel Pete Gauger, oficial del personal ejecutivo en el ala de combate 188 de la Arkansas Air National Guard, confirmó que los A-10 estaban en el Fuerte Chafee dejando caer bengalas suspendidas justo al momento en que Fields vio las luces a unos cinco a diez grados sobre el horizonte.

«Dejaron caer muchas bengalas», dijo. «Eso soluciona probablemente tu misterio. Está más allá de cualquier coincidencia».

Gauger dijo que el informe inicial de WND causó mucho interés entre los medios, especialmente después de ser ofrecido en el informe Drudge.

«Fue leído extensamente», dijo. «Lo leí, y no lo relacioné inmediatamente (con el entrenamiento)».

Fuerte Chaffee, que está bajo el mando de la Arkansas Army National Guard, está situado en aproximadamente 61,000 acres no lejos de la residencia de Fields en Van Buren.

«Sólo una porción pequeña de él está para tiro y pruebas de armas de la Arkansas Army National Guard «, dijo Kim Kimmey, principal oficial de Fuerte Chaffee.

Según la Federation of American Scientist Military Análisis Network, el avión A-10 «tiene excelente maniobrabilidad a bajas velocidades y altitudes, y son plataformas de entrega de armamento altamente seguras. Pueden maniobrar cerca de las áreas de batalla por largos períodos de tiempo y operar bajo techos de 1.000 pies con visibilidad de 1.5 millas. Su amplio radio de combate y capacidad de despegue y aterrizaje en pistas cortas, le permiten operaciones de entradas y salidas en lugares cercanos a las líneas del frente. Usando anteojos de visión nocturna, los pilotos de los A-10/OA-10 pueden conducir sus misiones en la oscuridad».

D’Aurizio en la AFB de Barksdale dijo a WND que ahí había cuatro aviones A-10 como parte de la misión de entrenamiento la noche del 9 de enero, y ellos usaron bengalas LUU-2.

Según GlobalSecurity.org, «El mecanismo tiene un contador de tiempo que despliega el paracaídas y enciende la bengala. La bengala quema el magnesio a altas temperaturas emitiendo una luz blanca brillante e intensa. El cilindro de aluminio, que contiene la bengala, también se puede consumir, produciendo una luz naranja».

«No sabía que existían tales «bengalas en paracaídas» y nunca consideré la posibilidad,» dijo el coronel Fields a WND después de saber lo que había detrás de las luces misteriosas. «Estoy agradecido, sin embargo, de que se haya determinado la verdad y los que se pudieron haberse asustado por este acontecimiento puedan descansar».

Fields, un cristiano que especuló originalmente que su avistamiento pudo haber tenido algo que ver con las profecías bíblicas del Final de los Tiempos, todavía quiere que la gente siga estando vigilante.

«Que este acontecimiento haya sido explicado no cambia el hecho de que vivimos en épocas peligrosas -y todavía debemos estar despiertos, alertas, y saber que todavía está viniendo un gran engaño».

La historia original de WND despertó una ráfaga de interés en fenómenos inexplicados y la actividad ovni, con muchos lectores diciendo que habían visto o luces similares a las vistas por Fields.

D’Aurizio dijo que cuando se despliegan las bengalas, «no es inusual tener gente que piense que algo extraño está pasando».

http://www.wnd.com/news/article.asp?ARTICLE_ID=53936

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.