Warminster: el origen del mito ovni en Inglaterra

SECRETOS DE LOS PLATILLOS VOLADORES

Hace cuarenta años, la ciudad rural del oeste, Warminster era un sitio de peregrinaje para los fanáticos de los ovnis de todo el mundo que se reunían allí a millares, esperando tener algún día un encuentro cercano del tercer tipo. Nada sucedió, por supuesto. Ninguna súper-raza extraterrestre llegó para salvarnos de nosotros mismos. Pero un nuevo libro – Flying Saucerers, a social history of the UFO phenomenon over the last 60 years «“ coloca el pueblo de Wiltshire en el epicentro del mito ovni, y también mira el papel del acompañamiento hippie Glastonbury, del «vórtice de lo extraño», durante los años 60.

En la Navidad de 1964, le reportaron sonidos extraños al periodista de Warminster Arthur Shuttlewood – los disturbios sonicos arrojaron a gente a la tierra y dañaron edificios.

Shuttlewood culpó de esto a «La cosa» y se convirtió en el primer foco para todo el circo de los platillos que siguió, con su libro de 1967, The Warminster Mystery, desempeñando un papel central.

Una fotografía de un ovni tomada por un hombre local Gordon Faulkner en 1965, y que vino a ser la imagen emblemática de La Cosa, más adelante resultó ser un engaño.

Ahora Andy Roberts, escritor y locutor veterano, y David Clarke, un conferenciante de periodismo de la Universidad de Sheffield Hallam, que entre ellos han escrito más de una docena de libros de ovnis, folklore y lo sobrenatural, han producido una valiosa investigación sobre la fiebre de platillos volantes. Complementa dos libros clave en esta área en los últimos dos años: In Alien Heat: The Warminster Mystery Revisited por los antiguos jóvenes de Warminster Steve Dewey y John Ries, y Aliens: Why They Are Here, por el escritor del Sunday Times, Brian Appleyard, todos nuevos y significativos intentos de explicar la manía de los ovnis desde su inicio antes de 1947.

Su explicación es que, en una era científica completamente cubierta por la paranoia de la guerra fría, los avistamientos de ovnis son un equivalente moderno de los encuentros con las hadas, duendes y otras criaturas sobrenaturales. Ésta es la solución «sicosocial», pero no es la menos interesante. Andy me dijo que él veía Warminster como la parte «totalmente central» de la invención del mito de los ovnis en Gran Bretaña.

Él dijo: «Llegó cuando la ufología británica estaba en crisis. No había muchos avistamientos entre 1960 y 1965, y revivió el tema durante los siguientes cinco años y realmente lo instaló para el siguiente par de décadas.

«Atrajo gente de todo el mundo y se convirtió en el mayor centro para los seguidores de los ovnis. Pero actualmente, pocas personas hablan de él. Había muchas expectativas, y nada sucedió, y pienso que mató el ardor entre los verdaderos creyentes. ¡Era como esperar la segunda venida, y no sucedió!

«Warminster ejemplifica cómo la gente necesita creer en algo. El momento en que el fenómeno comenzó a desarrollarse la gente comenzó a reunirse como en una iglesia, con Arturo Shuttlewood como la figura central, casi como líder religioso.

«Por cinco años en los años 60, Warminster se convirtió en un lugar de peregrinaje para una amplia gama de gente, todos buscando desesperadamente algo». La actitud sigue siendo mucho una parte de la ufología de hoy, derramándose en el fenómeno de los cropcircles, tan frecuente al oeste del país.

Andy agregó: «Los ovnis está en una larga fila de mitos a los que la humanidad ha estado sujeta «“ ya nadie ve hadas y cosas como esas. Pero todavía tenemos el deseo del «Otro», no a través de las religiones familiares, sino en lo sobrenatural, cropcircles, ovnis, extraterrestres y similares. Algo está conectado en la psique humana que nos hace buscar siempre algo más.»

Flying Saucerers, a social history of the UFO phenomenon over the last 60 years, publicado por Alternative Albion, £14.95.

http://www.westpress.co.uk/displayNode.jsp?nodeId=145809&command=displayContent&sourceNode=145792&contentPK=17094495&moduleName=InternalSearch&formname=sidebarsearch

De esta obra ya habíamos hablado aquí, pero también ya nos habíamos adelantado a Roberts y Clarke al señalar hace más de 12 años (Ruiz Noguez Luis, El caso Simpson-Warminster, Perspectivas ufológicas, No. 4, enero de 1995, México, Págs. 70-72) que el caso Warmisnter era uno de los fraudes emblemáticos de la ufología inglesa.

En un futuro tal vez publiquemos ese artículo en marcianitos verdes.

2 pensamientos en “Warminster: el origen del mito ovni en Inglaterra”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.