Miembros de un culto desollaban y se comían a sus hijos

Niños «desollados y comidos» por su familia, miembros de un culto, después de mantenerlos cautivos en una bodega

Daily Mail

21 de Junio de 2008

Familia Un niño de ocho años de edad fue desollado y su carne fue comida por sus familiares caníbales después de que su madre le mantuvo encerrado en una bodega, escucharon los miembros de un tribunal.

La malvada Klara Mauerova – un miembro de un siniestro culto religioso – lloró en el KlaraMauerova1 tribunal cuando reconoció haber torturado a su hijo Ondrej y a su hermano Jakub, de diez años de edad.

El tribunal también escuchó las denuncias de que los familiares habían desollado parcialmente al niño de ocho años de edad, Ondrej y luego se habían comido la carne humana cruda.

KlaraMauerova2 Los dos niños contaron la forma en que su madre y parientes les habían apagado cigarrillos en su piel desnuda, los habían azotado con cinturones y tratado de ahogarlos.

El tribunal escuchó la forma en que la familia había abusado sexualmente de ellos e incluso hizo que ellos mismos se cortaran con KlaraMauerova3 cuchillos. Dijeron que eran mantenidos en jaulas o esposados a las mesas y obligados a permanecer en su propia orina por varios días.

El abuso enfermizo se descubrió cuando un hombre en Brno en la República Checa instaló un monitor de TV de bebés para vigilar a su hijo recién nacido.

KlaraMauerova4 Sin embargo, recogió una señal de un mismo monitor de al lado que mostraba una de las víctimas golpeadas, desnuda y encadenada en un sótano.

Mauerova se entiende que lo había instalado para poder ver el sufrimiento de sus víctimas desde la comodidad de su cocina.

KlaraMauerova5 Se llamó a la Policía, y el muchacho y su hermano, así como lo que parecía ser una niña de 13 años de edad fueron puestos en libertad.

En ese momento la policía no se dio cuenta que la niña de 13 años de edad, que había sido adoptada formalmente, era en realidad Barbora Skrlova, de 34 años – una KlaraMauerova6 de las torturadoras de los niños.

Posteriormente huyó a Noruega, pero los policías checos la encontraron a principios de este año y la trajeron de vuelta a la República Checa para enfrentar el juicio.

Su «hermano», de ocho años de edad, Ondrej, P200705230472801 había sido encerrado y encadenado en el sótano durante meses por su madre Klara.

Había sido amordazado para que no pudiera gritar y también golpeado. Posteriormente se supo que Jakub, su hermano, también había sido objeto de abusos.

Mauerova ha admitido haber abusado de sus hijos pero ella dice que fue manipulada por su hermana y Katerina Skrlova.

Las tres habían sido parte de un culto llamado el Movimiento Grial que BarboraSkrlova2 afirma tener cientos de seguidores en Gran Bretaña, así como decenas de miles de personas en todo el mundo.

Katerina Mauerova y Skrlova y otro familiar fueron acusadas de participar en el abuso de los niños.

BarboraSkrlova3 El tribunal también ha escuchado las afirmaciones de que el abuso de los chicos fue coordinado por un hombre conocido sólo como el «Doctor» que enviaba mensajes de texto por celular a las hermanas Mauerova diciéndoles cómo abusar de los dos niños.

BarboraSkrlova4 Los medios de comunicación locales han dicho que la siniestra figura podría ser uno de los dirigentes del Movimiento Grial en el que estaban involucradas las mujeres.

Video

Ondrej

http://www.mailonsunday.co.uk/news/worldnews/article-1027962/Boy-skinned-eaten-cannibal-cult-family.html

2 pensamientos en “Miembros de un culto desollaban y se comían a sus hijos”

  1. como hay personas q se dejan llevar por otras desconocidas y esa rata de persona esa tal barbora maldita desgraciada el hacho de q ella no aya tenido amor por haber nacido deforme no significa q embarre eso para q los demas tampoco lo tengan y la madre bien obediente dañando a sus niños ojala y se les queme la conciencia pero bueno es cosa de cada quien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.