La invasión de animales voladores

La invasión de animales voladores

Oso1 Lo recordé anoche, durante el sueño. Es un caso que ocurrió en 1999, pero que viene a confirmar la hipótesis de Jimmy Mouse: ¡estamos siendo invadidos por animales voladores!

Si creían que todo había comenzado con el caballo volador pues parece que están equivocados. Este caso es anterior e involucra nada más y nada menos que un «osito de peluche». Pero no cualquier osito de peluche, este es Oso2 volador.

Hoy muy temprano en la mañana busqué mis notas y, en efecto, ahí estaba el osito de peluche volador. Se trata de un video tomado por una pareja de turistas franceses: André y Yermani Grangier. La joven pareja se encontraba vacacionando en el desarrollo «Valle del Sol» en Alicante. Cuando, tanto ellos como sus vecinos, vieron pasar en el cielo un objeto oscuro que se movía de Norte a Oso3 Sur y que parecía un osito volador.

El objeto, que fue fotografiado por la pareja, era de aspecto metálico y en su superficie reflejaba los rayos del Sol. De inmediato la gente de la localidad pensó que se trataba de un nuevo tipo de ovni hasta ahora desconocido.

En mis notas dice que Oso4 un ufólogo, llamado David Vilches (no se si tengan que ver con los ufólogos Vilchez Navamuel de Costa Rica) escribió un breve artículo para el diario local donde asegura que «los extraterrestres están mimetizando sus ovnis con apariencias de objetos existentes en la Tierra, como es el caso de un osito de peluche».

Según la nota de donde extraje esta historia, un científico llamado Oso5 Arnaldo Robledo, del Observatorio Astronómico de Madrid, acabó con el revuelo que el «osito platillo volador» había provocado con la siguiente declaración: «La gente está tan enajenada que ve marcianos hasta en la fabada. Lo que vieron en el cielo era un globo infantil de plástico metalizado en forma de «oso de peluche». No cabe duda que la ovnimanía está alcanzando niveles insospechados».

Oso6 En las fotografías es evidente la forma, por lo que la conclusión no podría ser otra de que se trata de un globo aluminizado (por más que mueva las orejitas).

Luego apareció el parapsicólogo metido a ufólogo Pedro Amorós, el ridículo presidente de el-la-los-las SEIP. Amorós en una actitud que nos recuerda a la tomada por el ufólogo peruano «dr.» Anthony Choy, decidió someter el video a un «minucioso» análisis. Como no podía ser de otra forma, utilizó «filtros y procesamiento de imagen como resaltado de bordes» y encontró que el video mostraba, en efecto, un globo de juguete en forma de oso de peluche.

No, si es sorprendente lo sagaces que son los ufólogos. Días, semanas, meses y hasta años después de que los críticos y escépticos demuestran que un caso es falso, ellos llegan a la misma conclusión utilizando sus «herramientas ufológicas». No cabe duda de que en esto de las imbecilgaciones son todos unos expertos.

Luego de recordar este caso en sueños me dije que tenía que echarle una mano a Maussan.

Ya sabes Jaime acá tienes una mano amiga que siempre estará dispuesta a aportar casos que apoyen tus hipótesis:

El burro de Maussan

Atención Maussan ven a Superman en Rumania

Fotografían al pingüino volador de Maussan

Fotografían a la vaca voladora de Maussan

Video de un cochino volador

Nuevo estilo de ovnis: pene volador

Otro video para la colección de evidencias maussanitas

Una vez más, fue un placer servirte.

Un pensamiento en “La invasión de animales voladores”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.