El ovni de Bélesta fue un broma

Cincuenta y cinco años después, un grupo de septuagenarios confiesan estar detrás del OVNI observado por un nutrido grupo de habitantes de Bélesta (Francia) el 16 de octubre de 1954.

Para que luego digan que un secreto así, y compartido, no puede guardarse tanto tiempo. Aunque también es cierto que Gérard Barthel et Jacques Brucker ya divulgaron algún detalle del asunto en su libro «La Grande Peur Martienne«, publicado en 1979.

Otros detalles interesantes:

Según parece, los entonces jóvenes bromistas intentaron confesar el montaje a sus paisanos cuando volvieron al pueblo. Pero no les creyeron…

Y un capricho del azar hizo que, algo más tarde, un meteoro pusiera el broche de oro al avistamiento. Fue observado por el jefe de la brigada de la gendarmería y dos acompañantes, que se habían alejado del pueblo en coche para intentar averiguar algo más.

Manuel Borraz Aymerich

El ovni de Bélesta en 1954: ¡fue una broma!

Belesta En 1954, unos amigos hicieron bailar unas luces sobre la colina de Millet y originaron varias crónicas durante 50 años.

Se publicó un artículo en La Dépêche, unos días después de las apariciones.

En Internet teclee «Ovni-Bélesta». ¡No se arrepentirá! En octubre 16 de 1954, un sábado, en el cielo nocturno de Bélesta se vio la aparición de «Bolas brillantes volando durante media hora en un mágico círculo». Fue el título de La Depeche du Midi, que unos días después dedicó un largo artículo al fenómeno, escrito por el Dr. Millet, el entonces presidente del aeroclub de Lavelanet. Fue en pleno periodo de los avistamientos de ovnis en los cielos de Francia, decenas de testigos habían sido debidamente identificados por las autoridades.

En Bélesta decenas de personas pudieron presenciar el baile de las bolas de luz por encima de la «Roca» de Millet. La policía también verificó, de forma cruzada entre la población, el fenómeno intrigante. Desde entonces éste «caso» se convirtió uno de los clásicos de la ufología, y se encuentran referencias en todas partes, ayudando a los exitosos autores a desarrollar sus ideas en torno a mundos desconocidos que vienen a visitarnos. Y sin embargo, esta espléndida aparición ¡era una broma!

«Prescripción»

«Pensé que después de 55 años, había prescrito, que era el momento de decir la verdad en voz alta y clara». René Lagarde es uno de los testigos. El septuagenario ex policía nacional no es un soñador. «Este caso es un juego de jóvenes. Con todos mis amigos de Bélesta, una media docena de aburridos en una noche de sábado. En los periódicos, la radio, sólo hablaban de los ovnis. Luego dijimos, eso quieren, ¡nosotros se los daremos!

Cincuenta y cinco años más tarde, fueron los principales protagonistas de este engaño, ya entraron en sus setenta años, pero siguen divirtiéndose recordando estas extrañas apariciones de luces. Jean y André Sibra, René Lagarde, Gerard Pibouleau, Gérard Coléra. Es como si fuera ayer. Ante ellos, el masivo Millet, muy empinado, lo subieron de cuatro en cuatro con un dispositivo extraño en sus manos. Un bastidor de bicicleta, el manillar, y una rueda a la que le habían pegado varias lámparas eléctricas de gran alcance. El padre de uno de ellos habría hecho este curioso aparato. Él también estaba en la jugada. En los proyectores se pegaron papeles de colores de envolturas de caramelo. Rojo, amarillo, verde…

Todavía se ríen

«Con esta bici especial nos dirigimos hacia abajo alrededor de la cruz, no había árboles en ese entonces. En la noche la gente vio mal y consideró que las luces subían y bajaban en el cielo», continúa René. Sus amigos reían. «Desde allí – recuerda Andre – vimos un coche pasando, eran los gendarmes: ¡se largaron!» A la falta de oportunidades para los jóvenes, que sólo querían jugar, el cielo añadió una capa, para hacer más creíble el engaño. «Cuando comenzaron a alejarse, ¡entró en el cielo una estrella fugaz enorme!», Dice René. ¡Era una luz que parecía llegar a Belvis a dar su testimonio!

Abajo, en las calles de Belesta, donde había un concurso de tarjetas, todo el mundo estaba afuera con la policía. Gran parte de la población había sido testigo. Gerard Pibouleau recuerda: «Cuando llegamos abajo, tratamos de decir que fuimos nosotros. Incluso recibí una burla de alguien que me llamó mentiroso. El caso creció. No nos atrevíamos a hablar de ello. Y después vivimos con este secreto».

En los libros

El caso se había convertido en un clásico de la ufología. Debido a que René Lagarde lo encontró descrito en un libro dedicado a la Ariege, y también porque al verlo en Internet, se decidió a hablar. Llamó a sus amigos. Uno de ellos murió. Otro, enfermo, no podía venir a festejar este simpático quincuagésimo aniversario. Bajo un sol de primavera, se quedan allí con su sonrisa maliciosa, contemplando el masivo Millet, con los ojos todavía perdidos en su hermosa broma de la juventud.

La observación «oficial» en «La Dépêche» de 1954

Según los informes policiales y los testimonios recogidos, aquí está la historia que se repite en todas las revistas o sitios web de ovnis:

«Alrededor de 21 horas 30 los residentes de Belesta vieron por primera vez, sobre las rocas que limitan el horizonte hacia el suroeste, una extraña luz que parecía venir de un objeto muy brillante, oculto por el lado de la montaña. Pronto hubo muchos testigos en las calles. Casi de inmediato el objeto se elevó en el cielo y parecía como una elipse que irradiaba un brillo intenso. No se quedó mucho tiempo, descendió, se hizo visible, y luego subió de nuevo, apareciendo y desapareciendo en varias ocasiones. Era muy fácil de seguir en sus movimientos. Esto fue por ocho a diez minutos, hasta las 21 h 40. En este momento, no regresó el disco, sino dos, separados por un espacio muy franco. No tenían el mismo brillo, o el mismo color, uno de un blanco brillante, el otro verde pálido. Esta fase duró aproximadamente un minuto.

«Objeto aparece en Belvis

«De repente pudimos ver no dos objetos, sino tres. Cambiaban frecuentemente de color. Con este tercer objeto apareció un nuevo color: rojo oscuro muy brillante, color rojo similar a un vitral iluminado por el sol. A las 21 h 45, el fenómeno desapareció de repente y de forma permanente. Pero los testigos clave que pudieron seguir el final de los acontecimientos, un médico, el jefe de la brigada, y una tercera persona que viajaba en coche más allá del bosque por la D 16 a la meseta de Sault. A las 22 h 05 al suroeste de Belesta se pudo observar la fase final del fenómeno: un gran objeto de color verde pálido volando a gran velocidad hacia Belvis, hacia el oeste»¦»

El caso Bélesta: a menudo citado en los libros permanece en duda

La observación de Bélesta se cita en diversas fuentes (véase más abajo), pero hay que admitir que algunos autores tenían dudas sobre la realidad del fenómeno. Como Gerard Barthel y Jacques Brucker que no están lejos de buscar el fraude cuando escriben que «la receta de esta observación es un residente de Bélesta que conocía al inventor: lo hizo con una rueda de bicicleta vieja». Y detallan la forma de hacer la broma, un poco diferente de lo que era en realidad, pero lo suficiente cerca. Michel Figuet en su catálogo Francat también nota que se trata de un engaño.

Una broma repetida

Hay que decir que algunos en Belesta, que no eran los autores de la broma, hicieron pasar la broma a su cuenta… Así que se sospecha que querían un poco de gloria al apropiarse de una parte del misterio.

En contraste, el «caso Belesta» es ampliamente discutido en las siguientes fuentes:

– Flying saucers uncensored por Harold T. Wilkins (1954), página 57;

– Mystérieux objets célestes por Aimé Michel Seghers Editor (1958) páginas 246-249,

Tenga en cuenta que en la red también se discute el tema: Ovni dans la région Midi-Pyrénées. les-ovini.com. y numerosos blogs informan del asunto.

http://www.ladepeche.fr/article/2009/05/22/610511-Ovni-a-Belesta-en-1954-c-etait-une-blague.html

Se puede ver un video sobre el caso

http://videos.tf1.fr/jt-13h/les-ovnis-c-etaient-eux-ils-avouent-55-ans-apres-4421757.html

Vía Manuel Borraz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.