El átomo no es tan temible como se cree

IMPACTO AMBIENTAL

El átomo no es tan temible como se cree[1]

Juan José Morales

A raíz del maremoto que barrió las costas de Japón hace cinco años, el 11 de marzo de 2011 y que afectó la central nucleoeléctrica de Fukushima, se dio en hablar de «desastre nuclear» y se desató en varios países una histeria que llevó a demandar que se prohibiera seguir construyendo plantas de energía de ese tipo.

Ciertamente, los reactores de Fukushima resultaron dañados, hubo escapes de material radiactivo y fue necesario evacuar a muchos habitantes de sus alrededores. Pero el accidente no tuvo la magnitud que algunos intentan hacer creer y no resulta ni remotamente comparable al «”ese sí»” desastre de Chernobyl ocurrido hace tres décadas.

clip_image002China, que sufre serios problemas de contaminación del aire en muchas ciudades, está recurriendo cada vez más a las centrales nucleares para producir electricidad. Viene haciéndolo desde hace 30 años y en todo ese tiempo no ha habido ninguna alarma de seguridad grave en sus instalaciones, que se consideran excepcionalmente seguras. En la foto, la planta de Tianjin.

Afortunadamente, la histeria ya pasó, y aunque todavía hay oposición por parte de grupos ecologistas al uso de la energía nuclear para producir electricidad, en muchos países se ha reanudado no sólo la operación de tales instalaciones, sino también la construcción de nuevas instalaciones. Y es que los modernos reactores nucleares son mucho más seguros que el de Chernobyl. Los de Fukushima, por ejemplo, resistieron sorprendentemente bien el poderosísimo maremoto, que dejó decenas de miles de muertos y una enorme devastación.

De hecho, en opinión de muchos científicos, la generación de energía a base de reactores nucleares es la mejor manera de atenuar el calentamiento global y el cambio climático, ya que permite producir electricidad en gran escala sin emitir gases contaminantes, y es mucho más fácil y seguro almacenar y confinar los desechos radiactivos que controlar la emisión de tales gases.

Mucha gente, sin duda, se sorprenderá al saber que actualmente hay en operación en todo el mundo 442 centrales nucleares, no pocas de ellas de gran capacidad y que han estado funcionando durante décadas sin que «”salvo el de Chernobyl»” haya ocurrido ningún desastre o se haya presentado algún problema particularmente grave. Además, hay también en construcción otras 66 centrales nucleares, lo cual es una prueba de la confianza que se tiene en ellas, pues ningún gobierno accedería a instalar una bomba de tiempo en su territorio, mucho menos en zonas con gran densidad de población como algunas en las que están situadas las nuevas plantas.

El país que más centrales nucleares está construyendo es China con 24, además de las 27 que ya tiene en funcionamiento. Y el que cuenta con mayor número en operación es Estados Unidos, con 99, más cinco en construcción, seguido por Francia que ya tiene 58 activas y está construyendo una más. El tercer puesto lo ocupa Rusia (34 centrales operando y ocho en construcción), a continuación vienen Corea del Sur y la India «”naciones ambas densamente pobladas»” con 24 en operación y cuatro en construcción la primera, y 20 y seis respectivamente esta última.

Los restantes países que ya producen electricidad nuclear «”entre ellos Argentina y Brasil»” en su mayoría también están construyendo nuevas instalaciones.

Del balance se desprende que, si bien en Europa y Estados Unidos «”salvo en Europa oriental»” se están construyendo pocas plantas, es simplemente porque ya existe una gran cantidad de ellas: más de 300 en total. Son los países asiáticos los más activos en ese aspecto. Y no deja de resultar interesante el hecho de que los Emiratos Árabes Unidos, situados en la mayor zona productora de petróleo del mundo, tengan actualmente en construcción tres centrales nucleares.

Este es, pues el nuevo panorama de la energía atómica en el mundo.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 18 de marzo de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.