Adenda al informe sobre las matrices de luces de Phoenix

Adenda al informe sobre las matrices de luces de Phoenix

Por Bruce Maccabee, publicado originalmente el 30 de septiembre de 1998; actualizado a marzo de 2002

Bill Hamilton ha presentado su respuesta (y la de Tom King) a mi análisis de los avistamientos de video del 13 de marzo de 1997 a las 10 PM en http://home.earthlink.net/~skywatcher22/plvideo.htm. En su informe, “The Phoenix Lights Analysis”, aquí llamado TPLA, han argumentado que mi conclusión general, que las luces estaban al sur de las Montañas Estrella y mucho más lejos de Phoenix de lo que pensaban los testigos (por ejemplo, 70 millas en lugar de 15-20 millas) está mal. En cambio, afirman que las luces estaban en el lado norte de las Montañas Estrella, a unas 15 millas al sur de Phoenix.

Mi estimación de la ubicación y altitud de las luces, así como los datos sobre el movimiento de las luces (hacia abajo y hacia la izquierda) me llevaron a concluir que era al menos razonable aceptar la afirmación de la Fuerza Aérea de que estas luces probablemente eran bengalas muy brillantes sobre el campo de pruebas de la Fuerza Aérea Barry Goldwater al oeste de Tucson, AZ. Las declaraciones oficiales indicaron que las bengalas se lanzaron hasta las 10 de la noche.

Por otro lado, H&K; afirman que las luces no podían ser bengalas porque eran del color incorrecto para las bengalas (de magnesio) del tipo que arrojó el avión A-10 (tipo LUU-2B) y porque las luces estaban al norte de las Montañas Estrella.

Este anexo a mi informe aborda algunas de las afirmaciones y críticas hechas en TPLA. Supongo que cualquiera que lea este informe ha leído el “Informe sobre las matrices de luces Phoenix” anterior, al que se hace referencia en este documento como RPLA. Para comodidad del lector, se repetirá aquí parte de la información de estos informes, pero para obtener el “sabor” completo del análisis, se deben estudiar los otros informes antes de leer esto.

H&K; termina su artículo con la declaración de que no vieron las matrices de luz del 14 de enero de 1998 y, por lo tanto, no harían comentarios al respecto. Puedo entender bien la renuencia de un ufólogo a discutir un avistamiento con el que no está familiarizado porque hay demasiadas posibilidades de errores en la información. Sin embargo, en esta situación es una lástima que al menos no haya hecho un comentario sobre si cree que mi análisis de los avistamientos del 14 de enero de 1998 es correcto porque los utilicé como un “ejercicio de aprendizaje” antes de abordar el avistamiento del 13 de marzo de 1997. (Nota: de ahora en adelante, J14 se refiere al avistamiento de 1998 y M13 al avistamiento de 1997).

Dado que mi principal interés era determinar la ubicación de la matriz M13, uno podría preguntarse por qué empezar con las matrices grabadas en video en J14. Inicialmente estudié los arreglos de la matriz J14 por dos razones específicas: (1) varias personas grabaron en video arreglos geométricos de luces (arreglos de luces) que eran tan característicos o únicos en “forma” que no hay duda de que grabaron los mismos arreglos al mismo tiempo desde ubicaciones muy separadas, lo que hace que las triangulaciones sean definitivas y (2) todos los testigos estuvieron de acuerdo en que las luces J14 eran muy similares, si no idénticas, a las luces M13 vistas. Este acuerdo significó que el análisis de las luces J14 brindó una “herramienta de entrenamiento” conveniente para que pudiera mejorar mi triangulación antes de abordar las luces M13 más difíciles.

A modo de contraste con los videos de M13, cuando comencé mi investigación, hubo dudas sobre si todos los testigos filmaron o no la misma matriz en M13 e, incluso si uno asumió que todos filmaron la misma matriz, hubo una pregunta como a si filmaron o no al mismo tiempo. Dado que mi objetivo inicial era producir una triangulación precisa para determinar qué tan lejos estaban las luces de Phoenix, necesitaba tener un alto nivel de confianza, si no evidencia independiente, de que (a) todos los testigos del evento de las 10 PM grabaron en video la misma matriz y que (b) o grabaron todos aproximadamente al mismo tiempo (en un minuto más o menos) o al menos que la matriz se movía tan lentamente (si es que lo hacía) que las diferencias de varios minutos en los tiempos de grabación no importarían.

Cuando comencé mi investigación, surgió la duda de si la matriz de arco curvo M13 grabada en video por Mike Krzyston (K) era en realidad la misma matriz de solo 3 luces grabada en video por L (Dr. Lynn, que es un semi-seudónimo ), nueve luces grabadas en video por Mike Rairdon (R) y otros números grabados en video por Tom King (TK). Esta pregunta existía de manera bastante independiente de las preguntas que rodean la posible identificación de las luces. Estas otras preguntas incluían si las luces podrían ser bengalas lanzadas cerca de Phoenix o a gran altura lejos de Phoenix, si la Fuerza Aérea estaba mintiendo al público o no, si era posible descartar bengalas basadas en “una especie de” análisis espectral (realizado por Jim Dilettoso en Village Labs), si se podía confiar o no en el análisis de Cognitech (presentado en el programa del canal Discover a fines de octubre de 1997) (sugirió que las luces grabadas en video por K cayeron detrás de la cordillera Estrella a medida que se movían hacia abajo y, por lo tanto, podrían estar lejos de Phoenix), si o no se podían descartar bengalas porque las luces se recortaban contra el lado norte de Estrella (como lo presentó una estación de Fox TV local refutando el análisis de Cognitech/Discover), y así sucesivamente. Los medios de comunicación locales y nacionales habían combinado estos avistamientos de video con los avistamientos de triángulos móviles de 8:00 a 9:00 p.m. (¡PROBABLEMENTE EVENTO OVNI NO DISCUTIDO AQUÍ!) opiniones habiendo sido expresadas en ambos lados y, por supuesto, el trasfondo de “¿ovnis? basura, pero vale la pena como entretenimiento”. Medios adentro, confusiones (o basura) afuera. De todos modos, la situación era tan confusa que realmente no sabía lo que iba a encontrar.

Afortunadamente para mi cordura, pude “rápidamente” (después de un par de meses de esfuerzo) llegar a algunas conclusiones definitivas sobre las matrices de luces J14. No había dudas en cuanto a la sincronización de los videos porque en muchos casos se podía ver aparecer y desaparecer luces particulares dentro de las matrices, siendo las duraciones de tiempo entre apariciones y desapariciones las mismas en los diferentes videos. Por ejemplo, la “matriz lineal” de cuatro luces era muy distintiva y las luces individuales podían correlacionarse positivamente entre los videos. Triangulé sus ubicaciones usando videos diurnos para comparar, características geográficas como puntos de referencia para direcciones de observación, calibraciones de cámaras, etc. (Ver RPLA). Lo mismo sucedió con la matriz de triángulos y las luces “en el extremo derecho” (ver RPLA). Una ventaja adicional de triangular las luces J14 fue que había un video tomado desde una ubicación a 55 millas al oeste de Mike Rairdon (el camarógrafo más al este), a saber, el video P (el testigo solicita el anonimato). Esta línea de base de 55 millas estableció de manera concluyente que las luces J14 estaban a unas 70 millas de Phoenix y en altitudes entre 15,000 y 20,000 pies.

Todas las luces J14 que triangulé resultaron estar en la esquina noreste del rango restringido de la Fuerza Aérea como se indica en un mapa del área que me dieron. Se vio cualquier luz en particular durante entre 4 y 5 minutos, lo que es consistente con la vida útil de las bengalas de iluminación de tipo LUU-2 extremadamente brillantes (2 millones de candelas). Por lo tanto, tiene sentido asumir que eran luces relacionadas con las actividades de la Fuerza Aérea y, de hecho, la Fuerza Aérea declaró que se habían lanzado bengalas a una altitud bastante alta durante la “Operación Snowbird” anual de la Guardia Nacional Aérea.

Al leer las siguientes secciones, tenga en cuenta la afirmación de los testigos de que las luces J14 se veían tan brillantes y “asombrosas” como las luces M13.

13 DE MARZO DE 1997

Analicé tres videos de M13: Krzyston (K), L y Rairdon (R). (Solicité una copia del video de King pero nunca la obtuve). El video MK muestra las luces “encendidas” porque él había visto una luz anterior y había conseguido que su cámara de video la grabara (ver Figuras 14 y 15 de RPLA). Esa luz se había apagado cuando apareció la luz de la izquierda designada como # 1. Unos segundos más tarde aparecieron las luces en la matriz de arco, designadas en orden de aparición como # 2 – # 9 (ver RPLA). (Debo señalar que el “encendido” de una luz no fue inmediato. El video muestra que se iluminaron rápidamente pero no instantáneamente, es decir, no dentro de un tiempo de fotograma único de 1/30 seg.) Las luces 2 a 9 aparecieron una después de la otra, cada una apareciendo a la izquierda de la anterior dando así la sensación de movimiento de derecha a izquierda, en una secuencia formando un patrón de arco. La luz n.° 1 estaba a la izquierda de la luz 9 (e inferior) y no formaba parte del arco. El video de K también muestra que las luces se apagan… lo cual es más un desvanecimiento que una desaparición abrupta. Sin embargo, no salieron en el orden en que aparecieron.

L afirma haber visto seis luces en el cielo alrededor de las 10 de la noche. Ella había visto tales luces anteriormente y por otras razones que no entraré aquí, decidió que era importante registrar estos eventos de luz. Corrió a buscar su cámara de video y logró grabar solo tres de las luces, las otras se habían apagado (ver Figura 16 o RPLA). Estas tres luces forman una línea recta inclinada, al igual que las luces 7, 8 y 9 del video K (y las mismas tres para el video R que se comenta a continuación). Por lo tanto, es razonable suponer que grabó las últimas tres luces para desaparecer en el video K. Sin embargo, el hecho es que el orden de desaparición en el video L no coincide con el orden de desaparición de las últimas tres luces grabadas en video por K. Este hecho inicialmente planteó la pregunta de si ella grabó o no en video las mismas luces.

Finalmente, estudié la cinta de video R que comienza con las nueve luces encendidas (vea la Figura 17; observe que las luces 7, 8, 9 están casi en línea recta). Una simple comparación de los videos R y K muestra un problema inmediato en la correlación de las luces. La mayor parte del video K muestra solo las luces # 1 (a la izquierda de la matriz), 5, 6, 7, 8 y 9. Solo al comienzo del video de la matriz K se pueden ver las luces 2 (en el extremo derecho ), 3 y 4. Son visibles antes de que aparezcan 5,6,7,8 y 9 y se apagan casi de inmediato. Sin embargo, una matriz “sintética” creada mediante la combinación de fotogramas del video K para mostrar todas las luces 1 a 9 es casi idéntica a la matriz en el video R. No se puede esperar una “idéntica” perfecta ya que las vistas en perspectiva eran diferentes (R está a unas 32 millas al Este de K).

Parece imposible obtener una correlación temporal exacta entre las luces en los videos K, L y R. Basta mirar el orden de desaparición para ver el problema. Por conveniencia, numero las últimas tres luces que aparecen en el video L como 9,8,7, numeradas de izquierda a derecha, para hacer que estas tres parezcan ser las mismas que 9,8,7 en los otros videos.

Las luces se enumeran en **ORDEN DE DESAPARICIÓN** con DURACIONES entre paréntesis:

Video K:

2 (primero en desaparecer, duración al menos 16 segundos), 3 (segundo en desaparecer, duración al menos 72 segundos), 4 (tercero en desaparecer, duración al menos 74 segundos), 1 (al menos 108 segundos; TPLA da 130 segundos ), 9 (79), 6 (115), 5 (126), 7 (112) y 8 (121; esto se dio erróneamente como una duración de 130 segundos en RPLA) Nota: una parada de cámara de duración desconocida impide una precisión perfecta en la determinación las duraciones de las primeras cuatro luces.

Video L:

7 (19), 8 (26), 9 (60)

Video R:

1 (39), 2 (85), 3 (88), 5 (95), 4 (98), 7 (105), 6 (117), 8 (130), 9 (151)

(Una comparación de estos números con los de TPLA muestra un acuerdo en un par de segundos para el video K y para el video R, estos números varían de 4 a 6 segundos más que en TPLA. Tenga en cuenta que las luces tienden a desvanecerse en lugar de apagarse abruptamente, por lo que a veces es difícil decidir cuándo finalmente se “apaga” una luz).

Mirando solo las últimas tres luces en desaparecer en cada video vemos que los órdenes de desaparición son diferentes. En el video de K, el orden es 5, 7, 8; en el video L, 7, 8, 9; en el video R, 6, 8, 9. Los videos K y L coinciden en el orden de desaparición de 7 y 8 y los videos L y R coinciden en el orden de desaparición de 8 y 9 (asumiendo que L luces grabadas en video 7, 8, ¡y 9 como se define para los otros videos!) (Tenga en cuenta que la designación numérica de las luces se basa en su orden de aparición en el video K.)

Esta disparidad en el orden de extinción es lo que me impidió comenzar mi análisis con las luces M13. Hubo tanta controversia sobre lo que había sucedido que no me sentí “seguro” al abordar la matriz M13 hasta que logré triangular con éxito otras luces. Afortunadamente, las matrices J14 no tenían nada de esta ambigüedad.

Sin embargo, creí que la probabilidad era del 100%, o casi, de que K, L y R grabaran en video la misma matriz. Además, supuse que todos se grabaron en video con unos minutos de diferencia. (Esta es una conclusión rigurosa en lugar de solo una “suposición” si las luces fueran bengalas porque cada bengala dura menos de 5 minutos). También estudié los movimientos de algunas de las luces comparando con mucho cuidado las posiciones al principio y final de los videos K y R (ver RPLA, Figuras 20 – 25). Aunque las luces se movieron hacia abajo y hacia la izquierda, no hubo grandes cambios en la posición de las luces. (Nota: Jim Deardorff, un experto en física atmosférica, se enteró de que la condición general del viento de altitud superior al final de la tarde, el tiempo de medición más cercano al momento del avistamiento, era de 305 grados de azimut a 18 m/seg. Este tipo de viento del noroeste habría provocado que las bengalas se desplazaran hacia la izquierda en el video). Dado que las posiciones de las luces no cambiaban rápidamente, era razonable realizar la triangulación para ver qué encontraba. Usé algunos de los datos de calibración generados durante el análisis de las matrices J14 y obtuve el gráfico (mapa) que se muestra en la Figura 18 de RPLA. Como muestra esta figura, bajo las suposiciones establecidas (la misma matriz, muy poco cambio de posición en los tiempos entre videos), las luces estaban a unas 70 millas de Phoenix y sobre la esquina noreste del área restringida. Para cambiar rápidamente, era razonable realizar la triangulación para ver qué encontraba. Usé algunos de los datos de calibración generados durante el análisis de las matrices J14 y obtuve el gráfico (mapa) que se muestra en la Figura 18 de RPLA. Como muestra esta figura, bajo las suposiciones establecidas (la misma matriz, muy poco cambio de posición en los tiempos entre videos), las luces estaban a unas 70 millas de Phoenix y sobre la esquina noreste del área restringida. Para cambiar rápidamente, era razonable realizar la triangulación para ver qué encontraba. Usé algunos de los datos de calibración generados durante el análisis de las matrices J14 y obtuve el gráfico (mapa) que se muestra en la Figura 18 de RPLA. Como muestra esta figura, bajo las suposiciones establecidas (la misma matriz, muy poco cambio de posición en los tiempos entre videos), las luces estaban a unas 70 millas de Phoenix y sobre la esquina noreste del área restringida.

Suponiendo que todos grabaron en video las mismas luces y que las luces estaban a unas 70 millas de distancia, la siguiente pregunta es, ¿por qué hay poca o ninguna correlación entre la duración de la luz o el orden de extinción? La respuesta a esto se basa en los siguientes hechos: (a) las luces viajaban lentamente hacia abajo (ver Figuras 21-21 de RPLA), (b) las luces estaban bajas en el horizonte, (c) los testigos miraban hacia las montañas que proporcionan un horizonte irregular que es diferente para cada observador. Por lo tanto, es razonable proponer que las luces cayeron detrás de los picos de las montañas, tal como sugirió el investigador de MUFON Richard Motzer en su artículo de julio de 1997 en MUFON Journal. Esta explicación fue sugerida nuevamente por el análisis realizado por la empresa de procesamiento de imágenes, Cognitech, como se muestra durante el documental Discover Channel el 26 de octubre de 1997. Cognitech combinó el video diurno de la escena frente a la casa de Mike Krzyston con su video nocturno de la matriz de arco. Al compensar adecuadamente las vibraciones de las manos y las diferencias de aumento, pudieron superponer el video nocturno en el video diurno, cuadro por cuadro, y mostrar las luces primero por encima de la línea de la cresta y luego descendiendo y desapareciendo en la cresta de la montaña irregular. Por lo tanto, según el análisis de Cognitech, las diferencias en los tiempos de desaparición se debieron a las diferencias de altitud de los distintos lugares a lo largo de la línea de la cresta. Las figuras A1 y A2 de este apéndice muestran mi intento relativamente burdo de hacer lo mismo para un solo cuadro.

FigureA1Es muy difícil ser exacto porque el video nocturno solo se puede escalar al video diurno usando la colina inclinada cercana como referencia y el contorno de la colina es indistinto, como se ilustra en la Figura A1. La Figura A2 muestra las posiciones calculadas de las luces del arco superpuestas en el video a la luz del día después de compensar las diferencias de aumento.

FigureA2Las posiciones calculadas en la Figura A2 son en realidad más altas de lo que deberían ser, pero incluso moverlas un poco hacia abajo no las colocaría por debajo de la línea de la cresta. Sin embargo, el punto principal es que inicialmente estaban por encima de la línea de la cresta y que, cuando cayeron, desaparecieron detrás de ella. Debido al borde dentado de la galleta, desaparecieron (“salieron”) en diferentes momentos. (Nota: llevé a cabo este tipo de análisis antes de que se publicara RPLA. Sin embargo, no lo incluí porque pude referirme al mucho mejor análisis de Cognitech). Según un artículo de Tony Ortega en el Phoenix New Times, marzo El 5 de noviembre de 1998, el Dr. Paul Scowen repitió el tipo de análisis de Cognitech para un solo cuadro y obtuvo un resultado similar con las bengalas justo por encima de la línea de la cresta.

La estación KSAZ, Channel 10, una estación de Fox TV, hizo un análisis similar al intentar superponer un cuadro de video diurno con un cuadro nocturno. Su análisis muestra las luces debajo de la cresta de las montañas. Sospecho que esto se debió a que al superponer el video nocturno en el video diurno, no coincidieron adecuadamente con los factores de aumento de los fotogramas de video diurno y nocturno. (Quizás el video nocturno se tomó con un factor de aumento más bajo, una distancia focal de zoom más corta, que la comparación diurna).

DISCUSIÓN DEL INFORME DE HAMILTON Y KING

TPLA comienza con un resumen muy breve de los resultados en RPLA y señala el problema con la correlación temporal. Luego analiza los problemas con las declaraciones de la Fuerza Aérea. Según TPLA, la Guardia Nacional de Maryland afirmó que la sesión de entrenamiento con bengalas se llevó a cabo en North Tac Range, no en East Tac Range, donde los colocó la triangulación. Las declaraciones iniciales de la Fuerza Aérea fueron que no había aviones de la Fuerza Aérea volando después de las 8:30 PM. Sin embargo, aproximadamente 4 meses después del avistamiento, la Guardia Nacional de Maryland declaró que tenía uso del rango entre las 9:30 y las 10 p.m. No cabe duda de que hubo confusión al respecto por parte de las “autoridades”.

A finales de julio de 1997, la capitana Eileen Benz, portavoz de la Guardia Nacional de Arizona, dijo que se había enterado por los pilotos de helicópteros de la Guardia Nacional que habían visto un grupo de A-10, la aeronave que soltó las bengalas LUU-2, en dirección a Davis-Monthan AFB alrededor de las 10 pm del 13 de marzo de 1997. Luego se enteró de que la Guardia Nacional Aérea de Maryland había utilizado la gama Barry Goldwater. Según Beinz, los A-10 lanzaron bengalas a una altitud de 15,000 pies a las 10 pm sobre el “North Tac Range” que colocó a 30 millas al suroeste de Phoenix. (No sé dónde sería. Sospecho que ella tenía la distancia incorrecta, o de lo contrario las bengalas no se expulsaron sobre el North Tac Range). El Capitán Drew Sullins, portavoz de la Guardia Nacional Aérea de Maryland, también a fines de julio 1997, declaró que un escuadrón de aviones A-10 había estado utilizando la gama Barry Goldwater para misiones de entrenamiento a unas 60 millas al suroeste de Phoenix y que los aviones habían “arrojado varias bengalas” a gran altura. Así, las declaraciones de los funcionarios de la Guardia Nacional indican que hubo bengalas expulsadas en el área general del arco de luces.

Durante los ejercicios operativos, las bengalas se lanzan a altitudes por debajo de los 8,000 pies. En estas altitudes más bajas, serían invisibles para las personas en Phoenix debido a la Cordillera Estrella (y South Mountain). Probablemente, la mayoría de las bengalas se lanzaron en condiciones normales de funcionamiento (baja altitud) sobre la cordillera North Tac, al oeste de Tucson, según lo declarado por el MNG. Sin embargo, de acuerdo con un artículo periodístico sobre el entrenamiento de la Guardia Nacional con bengalas, a los aviones no se les permite aterrizar con bengalas sin usar, sino que deben tirarlas. Las bengalas no quemadas que caen desde gran altura pueden ser peligrosas (!!!), pero las bengalas quemadas son mucho menos peligrosas ya que están diseñadas para quemarse durante la caída (incluso la carcasa de aluminio se quema). Por lo tanto, lo que sospecho que sucedió es esto: dos aviones en el camino de regreso a Tucson (Davis-Monthan AFB) volaban generalmente hacia el Este a altitudes de alrededor de 15,000 pies cuando lanzaron bengalas no utilizadas. Sospecho que un avión expulsó una sola bengala que se convirtió en la luz n.° 1. Sospecho que un segundo avión que volaba hacia la Base Aérea (de derecha a izquierda desde el punto de vista de los testigos en Phoenix) luego expulsó 8 bengalas sin usar, el número máximo que lleva un A-10. Supongo que el avión estaba haciendo un giro gradual hacia la derecha mientras ascendía un poco mientras expulsaba las bengalas, formando así el arco de 8 luces. (Vi algo similar a esto mientras estaba en Gulf Breeze en 1992. A simple vista, apareció como una serie de luces, una tras otra, apareciendo en una fila y cada una apagándose poco después de su aparición. Un telescopio de alta potencia demostró allí era un gran avión que lanzaba bengalas. ¡Con el telescopio pude ver el avión, a solo unas 20 millas de distancia, iluminado por la luz de las bengalas porque las bengalas se encendieron *cerca* del avión!)

H&K; señalan que los colores de las luces parecen ser demasiado anaranjadas para ser bengalas de magnesio del tipo LUU-2, ya que el magnesio se quema a alta temperatura con una luz blanca. Sugerí que la luz que viaja a través de la atmósfera a más de 50 millas podría enrojecerse (como la Luna o el Sol) por el polvo y las gotas de humedad en la atmósfera. Sin embargo, argumentan que cualquier enrojecimiento no sería suficiente para producir el color naranja que ellos y los demás vieron. Esto solo se puede resolver experimentando. (Nota: aunque el magnesio se quema de color blanco, el consumo del cilindro de aluminio que contiene la “vela” de la bengala puede agregar algo de naranja a la luz). El problema del color puede resolverse con observaciones controladas durante ejercicios de entrenamiento similares que se espera que tengan lugar durante principios de 1999.

Las bengalas arden a ritmos desiguales y, por lo tanto, fluctúan en brillo. Las luces del video también fluctúan en brillo. Las luces en los videos también muestran características de bengalas en la forma en que aparecieron y desaparecieron. Las apariciones fueron razonablemente rápidas, pero las desapariciones fueron más graduales, a veces tardando segundos en desaparecer por completo (quemarse).

H&K; señalan que no hablé de ninguno de los avistamientos de “orbes” de otras partes de Arizona (o de otras partes del mundo). Por supuesto, no pensé que fuera necesario ya que estaba intentando aprender sobre las luces particulares en los videos. Ha habido avistamientos de orbes anaranjados en todo el mundo. Muchos de estos, o la mayoría, permanecen sin explicación. Tengo la impresión de haber leído la literatura que la mayoría de ellos están relativamente cerca del observador, no a decenas de millas de distancia.

H&K; discuten su propio avistamiento desde un lugar en Awahtukee. Suponen que estaban mirando hacia el pico de Montezuma, que estimaron a 2,500 pies por encima de ellos y a 8 millas de distancia. Calcularon que si las luces estuvieran por encima del pico y a una distancia de 67 millas de ellas, la altitud mínima de las luces tendría que ser de 2,500 x 67/8 = 21,000 pies, que es mucho más alta de lo que había calculado. Sin embargo, su cálculo debe revisarse por varias razones. Bill Hamilton me proporcionó fotos panorama diurnas que mostraban el *extremo sur* de la cordillera Montezuma (Figuras A3, una combinación de varias fotos y A4).

FigureA3FigureA4Fíjese en particular en las luces de entrada y en el suelo.

También proporcionó un par de fotogramas de video que mostraban que había luces de tierra visibles para usar puntos de referencia y una de la ubicación de uno de los “orbes”. (Figura A5).

FigureA5Al combinar las imágenes diurnas y nocturnas, uno podría mostrar que estaban mirando por encima de la Cabeza de Montezuma (extremo sur de la Cordillera Estrella, azimut 221-223 grados) en lugar del Pico de Montezuma (azimut 235 grados). La distancia de ellos a la Cabeza era de aproximadamente 14 millas, su altitud era de aproximadamente 1,200 pies y la de la Cabeza es de aproximadamente 3,400 pies (según el mapa del estudio geológico), por lo que la diferencia de altitud era de aproximadamente 2,200 pies de la matriz, como lo había localizado por triangulación usando los videos K y R, era de aproximadamente 60 millas. Por lo tanto, la altitud mínima sobre el nivel del mar de las luces (si se encuentran a 60 millas de distancia) fue de aproximadamente 1,200 + 2,200 x 60/14 = 10,600 pies, que está dentro del rango de altitud esperado para las bengalas. (La elevación angular mínima mirando por encima de la Cabeza de Moctezuma era de aproximadamente arctan [2,200/(5,280 x 14)] = 1.7 grados. Es decir, desde su posición no se puede ver ninguna luz inferior a 1.7 grados de elevación, aproximadamente, si está en el lado más alejado de la montaña).

Esta altitud (10,600 pies) se puede comparar con una estimación de la altitud de la luz 9 determinada por el video K. La altura calculada se basa en la calibración de la cámara y las altitudes conocidas de la casa de Krzyston y la altitud y distancia del Pico de Montezuma de 4,512 pies de altura en el centro de un video diurno tomado desde la casa de Krzyston (ver Figura A2; es el pico más alto en la lejana cadena montañosa). Los cálculos muestran que la cima plana de la colina cercana que aparece claramente en su video de comparación durante el día y en silueta contra el resplandor de las luces de la ciudad en su video nocturno, tiene aproximadamente 0.4 grados de elevación angular por encima de la altitud de Krzyston, que es de aproximadamente 1,600 pies sobre el nivel del mar. El ángulo es difícil de medir con precisión, pero parece que la luz 9 es aproximadamente 0.9 grados más alto que la cima plana de la colina, es decir, a aproximadamente 1.3 grados de elevación sobre K. Por lo tanto, proyectar este ángulo a la distancia de 77 millas (ver Figura 18 de RPLA) da una altitud de luz 9 de 1,600 + 77 x 5,280 x tan 1.3 = 10,800 pies, que está muy cerca de los 10,600 pies calculados previamente. Por lo tanto, de acuerdo con estos cálculos, la luz 9 de K habría sido lo suficientemente alta para H&K; para verla/ grabarla en video.

[NOTA: El acuerdo cercano entre 10,800 pies y 10,600 pies, la altitud mínima para la visibilidad desde la ubicación de H&K; es sorprendente (y gratificante) pero debe considerarse fortuita. Estos cálculos se derivan de estimaciones de altitudes que se basan en la interpolación entre líneas de contorno en un mapa topográfico y pueden diferir fácilmente de varias decenas de pies a más de cien pies. Por ejemplo, si la altitud de K fuera 1,700 pies en lugar de 1,600, la altitud calculada para la luz 9 estaría más cerca de 11,000 pies. Además, a una distancia de 77 millas, un error de solo 0.1 de un grado en el ángulo de elevación corresponde a una variación de altura de unos 600 pies. La estimación del ángulo podría ser fácilmente 0.1 grados bajo, por lo que la altura podría ser de hasta 11,200 pies o más. El punto principal de este cálculo es que establece una consistencia de altitud entre lo que H&K; podría haber visto si las luces estuvieran a 60 millas de ellos y las luces grabadas en video por K y R.)

H&K han afirmado que las luces grabadas en video por Krzyston estaban debajo del horizonte de la montaña. Basan esta conclusión en el análisis de video presentado por la estación Phoenix KSAZ en el que el técnico superpuso un video diurno con el nocturno. Como ya he señalado, este análisis de video bastante rápido contradice el análisis mucho más cuidadoso realizado por la compañía Cognitech para el programa de televisión Discover, por un análisis independiente del Dr. Paul Scowen y por mi propio análisis, como se ilustra en la Figura A2.

H&K afirmó que su dirección de observación era hacia el Pico de Montezuma a unos 235 grados de azimut. Sin embargo, cualquier luz que estuviera en esa dirección y también en un área que pudiera aparecer en el video de Krzyston estaría en el lado norte de Estrella y en un acimut de alrededor de 265 grados, no 235 grados, desde la ubicación de H&K. Pero de mayor importancia es el hecho, mencionado anteriormente, de que las fotos de comparación diurnas muestran que estaban mirando hacia Montezuma’s Head, una parte casi plana en la parte superior la cordillera Estrella en un acimut de aproximadamente 221-223 grados. Proyección de una línea a lo largo del azimut de 221 grados comenzando en la ubicación de H&K; pasa a través de la ubicación del arco de luces según lo determinado por los videos K, L y R (ver Figura 18 de RPLA). Por lo tanto, parecería que, debido a que estaban mirando en la dirección de la Cabeza de Montezuma, también estaban mirando en la dirección de la matriz de arco.

Hamilton y King han analizado los tiempos de encendido y apagado y la duración de las luces en los distintos videos. Concluyen, refiriéndose a los tiempos relativos de las luces, “Este es el cálculo más revelador. Entre los videos K y R, el ‘apagado’ de las luces está en una secuencia diferente a la del ‘encendido’ y difieren de cada otros en secuencia y duración, lo que implica que los videos no grabaron la matriz en el mismo período de tiempo. Esto anularía los resultados de la triangulación”.

La última oración es incorrecta a menos que (a) haya un movimiento considerable de las luces entre los tiempos de los diversos videos o (b) las identificaciones de las diversas luces en los varios videos sean incorrectas, es decir, la luz 1 del video K no fue la luz 1 del video R y la luz 8 del video K no fue la luz 8 del video R, etc. La posibilidad (a) está descartada por las mediciones de las ubicaciones de varias luces cuando aparecen y un par de minutos más tarde antes de que desaparezcan: hubo un ligero movimiento hacia la izquierda y hacia abajo (el movimiento hacia abajo no es importante para la triangulación) por lo que la triangulación no se puede descartar en función del movimiento. La posibilidad (b) ciertamente obviaría la triangulación, pero también obviaría al análisis de Hamilton y King de tiempo comparativo de las luces de la matriz en un video en comparación con otro. Por supuesto que existe otra posibilidad, a saber, que hubo varios arreglos esa noche y los distintos camarógrafos filmaron diferentes. Sin embargo, todos estos videos se tomaron aproximadamente a la misma hora, alrededor de las 10 p.m. (presumiblemente con unos minutos de diferencia entre sí) y todos en general en la misma dirección (suroeste). Por lo tanto, me parece poco probable que cada camarógrafo haya visto una matriz diferente, en lugar de que todos vieran la misma matriz pero en diferentes perspectivas y en diferentes circunstancias.

A partir del análisis del tiempo y la evidencia de que las luces cayeron, concluyo que la explicación más simple para las diferentes duraciones es la que ofreció inicialmente Richard Motzer, es decir, que las luces cayeron detrás de la línea de conducción irregular de las montañas, creando así un efecto de “apagado aleatorio” que no estaba correlacionado entre los distintos videos.

CONCLUSIÓN

El análisis anterior muestra que (1) H&K; estaban mirando hacia la ubicación de la matriz determinada por los videos K, L y R, (2) la elevación angular de las luces más altas de la matriz era más alta que la elevación angular de la porción de la cordillera que estaban mirando (Cabeza de Montezuma), (3) el “apagado” aparentemente aleatorio de las luces se puede explicar asumiendo que desaparecieron detrás de las crestas irregulares. Por lo tanto, llego a la conclusión de que las luces estaban realmente a una gran distancia y muy probablemente las bengalas expulsadas al final de un ejercicio de entrenamiento de la Guardia Nacional de Maryland.Esta conclusión NO PRECLUYE un experimento en el que tipos idénticos de bengalas se ven y se graban en video desde una gran distancia a medida que caen.

https://web.archive.org/web/20050318050601/http://brumac.8k.com/new_materials/phoenixlights/ADDENDUM.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.