Falsificando un accidente de platillo volador

Falsificando un accidente de platillo volador

22 de marzo 2013

Nick Redfern

La novela de ciencia ficción de Bernard Newman de 1948, The Flying Saucer, fue la primera historia larga de ficción del mundo en tratar el tema emotivo de los platillos volantes estrellados. Autor prolífico, Newman escribió más de cien libros sobre temas como espionaje de la vida real, la política global y temas de actualidad. Sin embargo, tal vez lo más notable de todo fue su incursión en el extraño mundo de los ovnis estrellados.

TheFlyingSaucerThe Flying Saucer

El libro fue publicado tan sólo 11 meses después de la supuesta recuperación de los militares de EE.UU. de un platillo volante en el rancho Foster, Condado de Lincoln, Nuevo México en julio de 1947 – el asunto de Roswell, por supuesto. The Flying Saucer cuenta la historia de un grupo de élite de científicos que deciden organizar en secreto una serie de falsos accidentes de ovnis, con el expreso propósito de tratar de unir al mundo contra un enemigo mortal alienígena que, en realidad, no existe.

The Flying Saucer comienza con una serie de accidentes de ovnis en todo el mundo (involucrando distintos vehículos terrestres construidos netamente para esta tarea específica): el primero en Inglaterra, el segundo en Nuevo México, y el tercero en Rusia. Los sitios del accidente son elegidos cuidadosamente por los científicos e involucran a las tres grandes potencias que surgieron de la carnicería de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el trabajo de los científicos recién está comenzando.

No contento con la creación de sus falsos accidentes de ovnis, el equipo lleva las cosas un paso más allá y construye un cuerpo falso alienígena que se pulverizan en uno de los accidentes y que luego lo presentan a la comunidad científica del mundo como prueba del origen extraterrestre de las criaturas que pilotean las naves supuestamente sobrenaturales.

Como resultado de estos eventos y con notable rapidez, las muchas y variadas diferencias entre los gobiernos de la Tierra se disuelven bajo la amenaza “marciana” y el capítulo final del libro de Newman ve resueltos apresuradamente prácticamente todos los problemas de política internacional.

Como señala el investigador Philip Taylor, Newman era un personaje decididamente interesante de hecho: “En su autobiografía Speaking From Memory (Newman) describe cómo a partir de 1919 lo emplearon aparentemente en un trabajo poco exigente del Civil Service en el Ministry of Works. De alguna manera, parecía capaz de tomar unas vacaciones muy largas y, por esos días, extremadamente aventureras, incluyendo largas estancias en Europa del Este y Rusia. Sus destinos invariablemente parecían incluir áreas de interés político particular: por ejemplo, varias vacaciones extendidas a Alemania en la década de 1930”

Taylor también observa que Newman afirmaba haber preparado un informe en el sitio de cohetes alemán en Peenemunde, en 1938, que envió al Foreign Office británico. Y añadiendo aún más misterio a la historia es un artículo publicado en el New York Times en 1945 describe Newman por haber pasado la mayor parte de la Primera Guerra Mundial actuando como agente doble en el Servicio de Inteligencia alemán.

Mientras que Newman realmente dominaba el alemán, la idea de un “niño-espía” entonces de dieciocho años de edad que operaba dentro de las fuerzas alemanas e influía en los altos directivos extiende la credulidad a su línea más fina, afirma Taylor, quien agregó que: “un addendum al obituario de Newman en el Times (en 1968) contiene una referencia al presunto episodio que lo relega al ámbito de la ficción”.

Esto puede muy bien ser el caso, sin embargo, es notable que aquí tengamos, aunque en un formato de ciencia ficción, un proyecto altamente secreto que utiliza el escenario del ovni accidentado como una tapadera para otros fines. Parece poco probable que Bernard Newman pudo haber estado operando en el continente europeo como un “agente doble” en la inteligencia alemana. Y, sin embargo, los rumores siempre presentes de que Newman tenía estrechos vínculos con el Gobierno británico no deben ser ignorados.

Sin embargo, de una cosa podemos estar seguros: menos de un año después de los acontecimientos de Roswell, un autor que tenía conexiones oficiales numerosas y de alto nivel y que había escrito extensamente sobre temas de espionaje, escribió una novela de ciencia ficción que específicamente vinculaba al mundo de los ovnis estrellados, autopsias extraterrestres falsificadas y falsas historias de platillos voladores promovidos por los funcionarios militares.

¿Significa todo esto que Newman tuvo conocimiento de información privilegiada sobre cómo y por qué, una verdadero programa de guerra psicológica a lo largo de estas líneas puede haber existido en el mundo de los secretos oficiales en la década de 1940? ¿Alguien “en el interior” llegó a una idea brillante para un evento falso de un ovni estrellado como un medio para determinar cómo el público y las naciones extranjeras podrían reaccionar a la noticia tan sorprendente?

Si es así, ¿qué podría decirnos acerca de Roswell, una caja llena de una multitud de historias en conflicto y desinformación, y que se produjo apenas 11 meses antes de que se publicara The Flying Saucer de Bernard Newman?

http://mysteriousuniverse.org/2013/03/faking-a-flying-saucer-crash/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.