El Ojo

El ojo

ElOjoRecientemente me enteré de la convocatoria para apoyar una investigación de un fenómeno curioso en Argentina, al que llaman “El Ojo”. Se trata de una isla ubicada en el delta del río Paraná, entre Campana y Escobar, provincia de Buenos Aires.

Lo mejor es que visiten la página oficial (http://elojoproject.com/) para que se entienda de lo que estamos hablando, y en su caso apoyen económicamente.

Estoy completamente de acuerdo con el cineasta Sergio Neuspiller, y con todos los que están interviniendo en este proyecto, en que es un fenómeno que se debe investigar.

En lo que disiento es en la forma en que, de inicio, se está tratando este tema.

Entre los primeros convocados – los cuales aparecen en videos subidos a Youtube – encuentro varios “testigos”, un periodista (el tal Agostinelli) y una buena cantidad de magufos. No veo ningún científico.

Investigar “El ojo” con brujos, mentalistas y ufólogos sólo va a producir basura. De hecho ya está produciendo basura. Estos analfabetos en ciencias hablan de: llevar astrólogos, geólogos y ufólogos para investigar. Lo de los geólogos lo entiendo pero ¿astrólogos? ¿ufólogos?

Ya comenzaron a hablar de que el lugar tiene “antecedentes ovni” en donde hay “observaciones de entidades” y en el que hay que “buscar anomalías” y “fantasmales”. ¿Pero qué tienen que ver todas esas paparruchas con El Ojo?

Hablan de “electromagnetismo”, de que el círculo es “símbolo de Dios” y sueltan, como si tuvieran diarrea, una enorme cantidad de términos magufos y pseudocientíficos: “puntos energéticos”; “actividad paranormal”; “campo electromagnético”; “focos energéticos”; “espectros energéticos”. Todo eso, en un buen español-mexicanizado “son puras mamadas”.

Seguimos. Dicen que El Ojo tiene que ver con extraterrestres; que su origen es extraterrestre; que es “una entrada a la intratierra”; que se formó por un “aterrizaje de un aparato alienígena” y que su “acelere quemó la tierra”; que hay una “inteligencia superior detrás”; que “no es una formación natural”; que tiene que ver con los cropcircles.

El colmo, una charlatana (ella se dice terapeuta bioenergética ¿?) que habla con el péndulo, le pregunta si es un fenómeno natural. El péndulo le dice que no; ¿Fue hecho por el hombre? No; ¿Por una inteligencia superior? Sí; ¿Es paranormal? Sí; ¿Un portal? Sí; ¿Un vórtice de energía? Sí. Este es el video más cómico, pero también el que constituye una patada directo a la inteligencia.

Insisto. El Ojo se debe estudiar por un grupo interdisciplinario de científicos (biólogos, químicos, ingenieros, geólogos…) pero ningún magufo debería meter su cuchara.

Sin necesidad de utilizar ningún péndulo ni poderes para-anormales, mis respuestas a esas mismas preguntas son:

¿Es un fenómeno natural? Sí.

¿Fue hecho por el hombre? No

¿Por una inteligencia superior? No

¿Es paranormal? No

¿Es un portal? No

¿Un vórtice de energía? No (en primer lugar ¿qué chingados es eso? ¿de qué tipo de energía estamos hablando? ¿potencial? ¿química? ¿cinética? ¿magnética? ¿nuclear?…)

Sin duda es un fenómeno natural, como el de las piedras deslizantes de Racetrack Playa (ya explicado, y sin la ayuda de ufolocos ni péndulos):

http://marcianitosverdes.haaan.com/2007/08/resuelto-el-misterio-de-las-rocas-del-valle-de-la-muerte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2009/11/los-verdaderos-rolling-stones/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/siguiendo-las-piedras-rodantes-de-racetrack-playa/

O el de los círculos de hielo (también explicados):

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/panqus-de-hielo-misteriosos-aparecen-en-ro-de-escocia/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/12/discos-de-hielo-en-la-naturaleza/

Me parece que El Ojo podría tener un origen similar al de estos círculos de hielo. Alguna pequeña corriente en el agua, o los vientos por arriba de la vegetación, a lo largo de los años, podrían haber estado empujando la isla hacia los costados de la tierra firme, hasta que, finalmente, tomo la forma casi circular (tanto la isla como su “corral” en el que está contenida)

¿Qué buscaría para probar esta idea? Corrientes de agua en el pozo en donde se encuentra El Ojo. Mediría los vientos a lo largo del año. En un lugar cercano, con condiciones similares, haría un “corral” cuadrado y en su interior dejaría “El Triángulo” (o cualquier otra forma con las plantas flotantes que conforman a El Ojo) y dejaría que la naturaleza hiciera su trabajo. Al termino de algunos siglos, décadas o años, regresaría para ver cómo el “corral” cuadrado y El Triángulo se han transformado en círculos casi perfectos.

Y si no son los vientos ni las corrientes, entonces buscaría al piojo, aquel que hizo El Ojo de un hachazo:

Por el río Paraná

venía navegando un piojo,

con un hachazo en el ojo

y una Flor en el ojal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.