Autores: 0, Civilización. 1

AUTORES: 0, CIVILIZACIÓN: 1

Una revisión de Civilization One por Knight y Butler

Jason Colavito

2005

CivilizationOneCivilization One: The World is not as You Thought it Was by Christopher Knight and Alan Butler, 2004, London: Watkins Publishing; 258 pages, illustrations, index

Civilization One de Alan Butler y Christopher Knight se lee como las notas para un libro mucho mejor que podrían ser escritas por autores menos impresionados por su propia inteligencia. Superficial y a menudo ilegible por la densidad de ecuaciones matemáticas, el libro comete el primer pecado de la literatura popular: no es divertido de leer. Embutidas en poco más de 250 páginas hay tantas afirmaciones increíbles y especulaciones no probadas que necesitaría una refutación del tamaño de un libro para hacer justicia de manera adecuada al triunfo de la numerología representado en estas páginas. En el espacio como este, puedo abordar brevemente algunas de sus principales reivindicaciones.

El libro rodea el misterio de la Yarda Megalítica, una unidad de medida hipotética de 82.96656 cm de largo identificada por el ingeniero Alexander Thom como la unidad utilizada para construir las grandes estructuras de Irlanda y de la Gran Bretaña neolítica, sitios como Newgrange y Stonehenge. Todo el edificio de Civilization One se basa en la aceptación de la Yarda Megalítica como algo más que una coincidencia o el promedio de mil años de los seres humanos midiendo con sus palmas, diez de las cuales promedian casi lo mismo que la medición imaginada. Por otra parte, debido al mal estado de los monumentos neolíticos hoy en día, es imposible registrar sus medidas a la diez milésima parte de un milímetro, al parecer, la norma utilizada para obtener esta unidad de medida.

Esto no es problema para Knight y Butler, que aceptan aquí la Yarda Megalítica (YM) sin crítica, como Knight en sus libros anteriores, como Uriel’s Machine (2001), que afirma la supervivencia de los conocimientos de un culto antiguo (“angelical”) en el presente, en las élites políticas y los masones. Aquí los dos autores, hablan de sí mismos siempre en tercera persona (“Chris tomó el teléfono y le dijo a Alan…”), usando YM como base de su propia investigación numerológica sobre el origen de las antiguas civilizaciones de todo el mundo. Vinculan la YM a la rotación de la tierra, afirmando que los antiguos vieron que los círculos y la tierra tenían 366 grados, seis más que en la actualidad. Este 366 es el número de rotaciones de la tierra hace durante una revolución del sol (la diferencia entre esto y los 365 días solares se debe al movimiento de avance de la tierra alrededor del sol) y porque la circunferencia de la Luna es 3.66 veces más pequeña que la de la Tierra (una verdadera pero al fin y al cabo coincidencia sin sentido para la gente que vivió antes del cero y los decimales). Los autores creen que una civilización perdida entendió estos hechos y los utilizó como base de sus mediciones, y los transmitió. Para que esto sea cierto, los antiguos tendrían que haber sabido que la Tierra era redonda, que la Tierra gira alrededor del Sol, y la distancia de la Tierra a la Luna. Los autores no dan ninguna evidencia de esta relación con la presencia de la asumida YM, su única evidencia para esta civilización perdida.

Knight y Butler libremente admiten que comenzaron su especulación suponiendo que la Yarda Megalítica es geodésica: “Esto significa que se deriva de la geometría de la Tierra misma – en concreto se basa en la circunferencia polar del planeta”. Los autores son entonces sorprendidos al descubrir que si asumen que la Tierra tiene 366 grados, cada uno de los cuales se divide en 60 minutos y luego en 6 segundos de arco, se encuentra que cada segundo tiene 366 YM de largo. Ellos no proporcionan ninguna razón para asumir estos valores distintos más que “Alan (Butler) tenían razones para creer” que era así. Sin embargo, el hecho es: que asumió que la YM era geodésica y usó sus matemáticas para probar su propia hipótesis. Midieron su YM mediante el uso de la rotación de la tierra misma y entonces se sorprendieron al descubrir que sus mediciones tenían una relación con la Tierra. Esto es algo como ver una gallina poner un huevo y luego sentirse sorprendido de que el huevo eclosionó en un pollo.

Sobre la base de sus “hallazgos”, los autores correlacionan las YMs con otras unidades de medición históricas, demostrando que los cubos hechos de partes fraccionarias con YMs producen unidades conocidas de peso y volumen, incluyendo las pintas y las libras. Luego pasan a hacer algunas afirmaciones extravagantes sobre la base de la repetición de números como seis y diez cuando los valores cósmicos como la masa de la Tierra se convierten en medidas antiguas. Incluso los autores admiten que estos argumentos no son convincentes, pero ellos creen que deben ser tomados como parte de un enfoque “holístico” de la ciencia y las matemáticas. Si se siente bien, créelo.

Sin embargo, supongamos por un momento que todas estas medidas son totalmente correctas y verdaderamente antiguas. ¿Qué iban a probar? Sólo podrían demostrar que las personas con el mismo conocimiento geométrico como los antiguos griegos inventaron algunas unidades de medida que consiguieron en algunas partes del mundo antiguo. Esto está muy lejos de la contención definitiva de Knight y Butler de que por lo milagroso que es el número 366 cuando se utiliza en “base 10” sólo puede representar el legado de una civilización perdida canalizado directamente del “Gran Arquitecto del Universo”. Además, la yarda megalítica es tan versátil que según los autores, que también representa la nota Do sostenido y el color azul cuando se convierten en ondas electromagnéticas y sonido. Los autores afirman que las propiedades mágicas del 366 han sacudido su visión agnóstica del mundo.

Pero esto es lo que se espera de autores que claramente han hecho muy poco de investigación. No muestran ninguna conciencia de que el conocimiento es un proceso de acreción, preguntándose por qué la primera gente, con los mismos cerebros como los seres humanos de hoy en día, no podrían haber inventado las matemáticas avanzadas. Parecen no recordar que primero hay que tener gigantes antes de poder pararse sobre sus hombros. Lo que es peor, sus llamados “hechos” no muestran ningún sentido de pensamiento crítico. En un momento dado los autores dicen escandalosamente que 730 millones de egipcios fueron momificados, la mala interpretación del sitio web que ligeramente parafrasean, cuyo propio material se recogió literalmente de la enciclopedia Microsoft Encarta. La Encarta afirmó que 730 millones de cuerpos – gatos, seres humanos, ibis, etc. – fueron momificados, un número que todavía es alto por otras estimaciones. Dicha investigación pobre hace que sea difícil confiar en su información sin referencias, y un exceso de confianza en el deus ex machina de una civilización perdida destruye los pocos argumentos realmente interesantes que presentan en el libro.

Dado que gran parte de su trabajo gira en torno a la magia del 366, el misterio de Civilization One vive y muere por la realidad de la Yarda Megalítica y el círculo de 366 grados. Esta realidad nunca se muestra de manera concluyente, sino a través de la repetición de sus afirmaciones Knight y Butler quieren que creamos que así es, con la promesa de más información en un libro de próxima aparición. Los autores nunca explican a dónde se fueron esos hipotéticos seis grados extra dejándonos con un círculo de 360 grados, pero tal vez no tengan que hacerlo. Parece claro a partir de su trabajo que los seis grados que faltan son los seis grados de separación que unen a todos los actores a Kevin Bacon y cada una coincidencia numerológica a una civilización perdida.

http://www.jasoncolavito.com/review-of-civilization-one.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.