Los niños salvajes (23)

MÁS CASOS DE LOS SETENTAS

No corrieron la misma suerte los dos niños japoneses, al parecer hermanos, que habían sido creados por una loba y que fueron encontrados en 1973. Uno de ellos tenía 3 años y el otro cinco. En 1990 se publicó un reporte de su situación. A pesar del tiempo transcurrido no habían aprendido a hablar

En 1974 el diario peruano El Comercio, de Lima, informaba sobre dos «hombres-simio» que se habían encontrado desde hacía 25 años y que en ese entonces se hallaban recluidos en un hospital de esa capital.

Se encontró que esos «hombres-mono» eran parte de una familia de once hermanos, de los cuales seis presentaban microcefalia (incluyendo a los dos hombres-mono).

La microcefalia es una enfermedad de origen genético que se caracteriza porque los huesos del cráneo no crecen e impiden que el cerebro se desarrolle. Los bebes afectados por dicha enfermedad pueden darse en padres muy jóvenes o muy viejos.

Los «hombres-mono» de Lima caminaban a veces a gatas y tenían los brazos largos y velludos como los simios. Sus actividades eran de carácter instintivo, y emitían sonidos que recordaban las voces de los simios. Ambos tenían, además, cardiopatías congénitas.

Kunu Masela, de seis años, fue visto durante tres años escarbando por alimento con un perro alrededor de la ciudad de Machakos en Kenya. La señora Grace Kubuu le preguntó dónde vivía. «Con Poppy» fue todo lo que dijo. Una tarde ella los siguió hacia fuera en los arbustos y vio el perro arrastrar algunas hojas del plátano para hacer una cama para ellos.

La prensa local publicó la historia, después de lo cual apareció su madre. La señora Rukia Ali Murefu, de 29 años, trabajadora de la plantación de café que se había mudado a Nairobi, dijo que su marido la había dejado cuando nació Kunu en 1977, y ella había luchado por tres años para cuidarlo. Ella era muy pobre, y eventualmente lo abandonó en el bosque. «Sabía que Kunu sería cuidado por Dios – y tenía razón», dijo. «Poppy mi madre. Poppy me da leche», dijo Kunu a un reportero. En 1983, él estaba en un hogar juvenil del gobierno y el perro estaba a cargo de un comerciante de un mercado.

Los lobos salvaron a otra niña Azerbaijani en 1978. Mekhriban Ibragimov, de tres años, perdida en un barranco lleno de nieve, fue encontrada después de 16 horas, abrigada en una cueva con un lobo y tres lobeznos. Ella dijo que la loba madre lamía su cara.

En 1978 se dijo que unos cazadores habían encontrado un niño viviendo con unos osos. Esto sucedió en la India.

También en los setenta se encontró en el distrito de Las Lomas, a 40 kilómetros al Norte de Sullana, del departamento de Piura, al Norte de Perú, un menor, de aproximadamente 10 años de edad, que al parecer no había tenido contacto con otros seres humanos y que sólo emitía chillidos semejantes a los de una ardilla. La prensa peruana lo bautizó como el «niño-ardilla». Según informó el diario El Comercio los vecinos de ese sector rural lo encontraron desnudo, débil, con el pelo muy crecido y se desplazaba a saltos apoyándose en las manos y los pies, como si se tratara de un animal.

ContinuarỦ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.