El misterio de las centellas (3)

El 27 de junio de 2001, a las 7:16 p.m. estaba muy nublado y podías oír los truenos muy lejos. Vi una luz muy brillante en mi casa que pasó por el pasillo y luego desapareció.

Mi marido estaba fuera y de repente oí una explosión muy fuerte. Fui a ver si mis hijos estaban bien y luego miré a través de la ventana del salón y vi a mi marido acostado boca abajo en el suelo.

Corrí afuera y lo voltee hacia arriba para ver que él no respiraba. Le bajé los brazos al costado de su cuerpo y coloqué su cabeza recta para ayudarle a respirar. Entonces corrí hacia el interior y traté de marcar al 911, pero mi teléfono estaba muerto.

Por suerte tenemos un viejo teléfono en la habitación de mi hija que seguía funcionando. Los paramédicos llegaron a casa 10 minutos después y le dieron oxígeno a mi marido.

Sus ojos estaban inyectados de sangre y su respiración era muy lenta. Su cara estaba hinchada, se rompió la nariz y toda la piel estaba arrancada. Su barbilla estaba quemada. Hoy tiene muchos problemas médicos como un gran tumor en su páncreas y muchos otros tumores en su vesícula biliar.

Los médicos no saben qué hacer porque nunca han visto este tipo de casos y me gustaría saber si alguien ha tenido o conoce a alguien que lo haya tenido y que haya sobrevivido. Por favor, escriban y haganmelo saber.

Jean-Claude Labelle

Blainville, Canadá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.