El misterio de las centellas (606)

El misterio de las centellas (606)

El verano pasado (julio 2004) vi una centella. Estaba parcialmente nublado. Aunque no había una gran tormenta pasando en ese momento, cualquier persona familiarizada con el tiempo aquí en la Florida sabe que en el verano, las tormentas de la tarde son la norma. Las tormentas y los rayos se disipan al azar, así que podemos decir con certeza que las condiciones de la tarde casi siempre conducen a un rayo. Mi marido y yo íbamos en el coche cuando una gran bola (de unos 3 metros de diámetro) se disparó a través de la carretera en frente de nosotros, seguida inmediatamente por otra. Parecía que «brillaba» y no se parecía tanto al fuego como a una gran bola de «electricidad» (que es la mejor manera que puedo pensar para describirlo). La gente en el coche de al lado también lo vio, porque ambos frenamos y el tipo miró a los demás como diciendo «¿Qué fue eso?»

Theresa Boring

Orange Park, FL USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.