Miles de mujeres, acusadas de brujería, torturadas y ejecutadas en la caza de brujas de la India

Miles de mujeres, acusadas de brujería, torturadas y ejecutadas en la caza de brujas de la India

Por Terrence McCoy

21 de julio 2014

indiaEn 2005, Pusanidevi Manjhi fue calificada como bruja y torturada durante cuatro días por una poderosa familia de terratenientes en la aldea Palani, en el estado de Jharkhand, India. (Rama Lakshmi / The Washington Post)

Comenzó como los demás, la primera señal de que Saraswati Devi sería asesinada fue una acusación entregada a un chamán. Tal vez había ofendido a alguien. Tal vez alguien había caído enfermo y se había preguntado por qué. Tal vez un pozo comunitario se había secado de repente y necesitaban culpar a alguien. Tal vez la eligieron porque Devi era de una casta inferior, porque ella era mujer, y porque probablemente se habían salido con la suya.

Los asesinos llegaron por ella el sábado. Dos de sus hijos trataron de salvarla, pero no pudieron y fueron golpeados. Su castigo no se compara con el de Devi. Antes de que los 14 aldeanos infligieran lesiones tan graves que podrían reclamar su vida, «la obligaron a consumir excrementos humanos», dijo la policía al Hindustan Times.

Aunque impactante en casi cualquier punto de vista, el asesinato no era único. Ni siquiera era poco común en los bolsillos de la India rural.

En los lugares donde la superstición y el vigilantismo se superponen y los pequeños rumores pueden ser potencialmente mortales, cerca de 2,100 personas acusadas de brujería han sido asesinadas entre 2000 y 2012, según los registros de delitos recogidos por el diario indio Mint. Otros colocan la cifra en 2,500; otros aún mayor. «Como la proverbial punta del iceberg muy profundo, los datos disponibles esconde gran parte de la realidad de un problema que está profundamente arraigada en la sociedad», según Partners for Law in Development con sede en Nueva Delhi. «Solamente los casos más horribles se notifican – la mayoría de los casos de la caza de brujas no se denuncian y no se registran».

WITCH KILLINGSChhutni Mahatani recuerda los incidentes que dieron lugar a ser llamada a una bruja en su casa cerca de la aldea Bholadi en el estado oriental indio de Bihar, en junio de 2000. En 1995, Mahatani fue torturada por su cuñado luego que un hijo cayó enfermo en su pueblo. (Saurabh Das / AP)

Es un tema que a pesar de su prevalencia es raramente cubierto fuera de la India, donde es el forraje diario casi semanalmente. La semana pasada en Chandrapur, un hombre fue linchado y su «mujer cómplice azotada por una turba por la práctica de la magia negra», reportó el Times of India, que dijo que el hombre «fue sorprendido in fraganti por la multitud de más de 500 habitantes del pueblo». Otra mujer acusada de brujería fue agarrada por los parientes que llevaban «armas tradicionales» y la golpearon hasta la muerte. A finales del año pasado, en Jharkhand, una mujer de 50 años de edad y su hija fueron asesinadas a machetazos después de que fueron acusadas de practicar la brujería.

Las fuerzas que impulsan la matanza, que se producen principalmente en los estados indios con grandes poblaciones tribales, son tanto culturales como son económicas y por motivos de casta, según los expertos. Mientras que la explicación más sencilla es que las turbas enfurecidas confunden una enfermedad o perdida de cultivo repentino con la brujería y buscan venganza, rara vez es así de simple. Mucho más a menudo, no es superstición, sino la discriminación de género y de clase. Las personas acusadas de brujería a menudo provienen de orígenes similares: mujeres, pobres y de una casta baja.

«La caza de brujas es esencialmente un legado de violencia contra las mujeres en nuestra sociedad», escribió Rakesh Singh, del Instituto Social de la India. «Casi invariablemente, son mujeres (de casta baja), las marcadas como brujas. Al castigar a aquellos que se ven como viles y salvajes, los opresores quizás desean enviar un mensaje no tan sutil a la mujer: la docilidad y la domesticidad se ven recompensadas; cualquier otra cosa es castigada».

El velo de la superstición, dijeron otros, sólo oculta el verdadero motivo detrás de los asesinatos. «La superstición es sólo una excusa», Pooja Singhal Purwar, un funcionario de bienestar social, dijo a Rama Lakshmi de The Washington Post en 2005. «Con frecuencia, una mujer es marcada como una bruja para que puedas echarla del pueblo y apoderarte de su tierra, o para ajustar cuentas, rivalidad familiar, o porque los hombres poderosos quieren castigarla por despreciar sus avances sexuales. A veces, se utiliza castigar a las mujeres que cuestionan las normas sociales».

Si hay un estado más susceptible a las ejecuciones por brujería, es el estado oriental de Jharkhand, una tierra impregnada de bosque denso y tribus. En 2013, 54 mujeres acusados de brujería fueron asesinadas allí, informó News Minute, la tasa más alta del país. A pesar de la legislación local para tratar de reprimir a los asesinatos – no existe una legislación nacional que señale los asesinatos de brujería -, no sólo han continuado si no aumentado. Y vale la pena examinar los patrones para entender cómo se desarrolla el horror.

De acuerdo con Mint, una publicación en la India que ha escrito extensamente sobre el tema, una bruja se identifica a través de diversos métodos. La persona que se sospecha de brujería a menudo consulta a un médico brujo llamado «ojha». El médico brujo, que usa hierbas medicinales, en parte aprendió sus habilidades para hacer frente a los poderes oscuros de las brujas, llamadas «daayan».

AP00063001926-268x300Karuna Devi posa en su casa en la aldea de Bholadi en el estado oriental de Bihar, India, en junio de 2000. Después de que su hijo murió en 1996, Devi fue acusada de ser una bruja por su cuñado. Posteriormente fue absuelta de la acusación por un médico brujo en la ciudad santa hindú de Gaya. (Saurabh Das / AP)

El ojha luego va sobre el negocio de revisar a la bruja. Esto implica encantamientos, informa Mint, y, posiblemente, las ramas de un árbol de sal. El ojha escribe los nombres de todos los sospechosos de brujería en las ramas del árbol, y el nombre que está en la rama que se marchita es condenado como una bruja. Otras veces, se envuelve arroz en una tela estampada con nombres. Luego, el arroz se coloca dentro de un nido de hormigas blancas. Cualquiera que sea la bolsa que coman las hormigas identifica la bruja. Otro método: pociones. Un chaman indio en 2011 obligó a 30 mujeres a beber una poción para demostrar que no eran brujas. La mezcla fue hecha de una hierba venenosa, todas las mujeres se enfermaron, y el chamán fue detenido.

Después de elegir una bruja, o bien son forzadas a hacer cosas indecibles o torturadas. «En muchos casos, se informó recientemente, se hicieron caminar desnudas por el pueblo a las mujeres que fueron marcadas como brujas, fueron violadas por bandas, les cortaron sus pechos, les rompieron los dientes o tonsuró la cabeza, además de ser condenadas al ostracismo de su pueblo», informó Live Mint. Ellas «se vieron obligadas a tragar orina y heces humanas, a comer carne humana, o beber sangre de un pollo».

Este, también, fue el destino de Saraswati Devi, la más reciente mujer, aunque probablemente no será la última, en ser acusada de brujería, torturada y asesinada.

http://www.washingtonpost.com/news/morning-mix/wp/2014/07/21/thousands-of-women-accused-of-sorcery-tortured-and-executed-in-indian-witch-hunts/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.