Películas de extraterrestres

Películas de extraterrestres, de miedo y lindas

30 de junio 2014

Dennis Overbye

01overbye-master495Crédito de la imagen por Elwood H. Smith

Cuando yo era un niño, la película más terrorífica que vi fue «Invaders from Mars», que narra una incursión alienígena furtiva a través de los ojos de un niño. Salió en 1953, cuando mi vida giraba en torno al campo de béisbol que los papás en el barrio habían construido en el terreno baldío de enfrente.

Durante una tormenta eléctrica, una noche, el chico de la película, Danny, mira por la ventana de su habitación para ver un platillo volador que se hunden en el suelo cercano. Comienzan a aparecer vórtices chupadondo la gente haciael subsuelo, donde bolas del tamaño de guisantes se insertan en la cabeza para convertirlos en robots, entre ellos «“ lo más espantoso de todo – su propio padre.

Mis padres no me llevaron a ver la película, pero los avances fueron bastante aterradores. Me paraba en el campo después de cenar viendo la puesta de sol sobre la escoba Scotch que bordeaba el jardín derecho, preguntándome si me gustaría ver algo que viniera en la grieta entre el día y la noche.

A veces, me daba miedo que lo hiciera. A veces, me daba miedo que no lo hiciera.

Recientemente volví a mis melancolías del campo de beis por las nuevas películas de ciencia-ficción «Earth to Echo» y «The Signal», que tienen lo que a primera vista parece ser temas sorprendentemente similares: Tres niños siguen una misteriosa señal en el desierto del sudoeste. Encuentran una presencia extraterrestre aterradora con poderes misteriosos y son perseguidos por hombres de aspecto siniestro en camiones. Al final, gran parte de lo que han dado por hecho resulta ser falso.

Pero al margen de este marco escueto, las dos películas no tienen casi nada en común, incluyendo la forma en que se siente cuando usted deja el teatro.

«Earth to Echo», se estrena el miércoles y es dirigida por Dave Green, es esencialmente «ET el extraterrestre», la obra maestra de 1982 de Steven Spielberg, actualizada con los iPhones y Google Glass. La interferencia en sus teléfonos conduce a Munch, Tuck y Alex al desierto en sus bicicletas. Es su última noche juntos, ya que su barrio está siendo demolido por una autopista. Todo el mundo tiene que mudarse por la mañana.

La señal los conduce a un pequeño robot dañado pero insoportablemente lindo, del tamaño y la forma de una lechuza, y luego, con su compañera Emma, en una búsqueda del tesoro de toda la noche a través de las casas de empeño y los depósitos de chatarra de las piezas que necesita para encender, encontrar la nave madre y volver a casa. (La acción se registra y es narrada por los mismos jóvenes en sus dispositivos, imágenes invertidas con saltos y todo). En el camino, siguen encontrando miembros de la tripulación de construcción de carreteras, de mirada dura, que parecen demasiado interesados en lo que hacen nuestros héroes.

Culmina en un improbable pero emocionalmente satisfactorio tour de force CGI – si emocionalmente satisfactorio es un término que se puede aplicar a las imágenes generadas por ordenador – regresando a sus patios traseros. He traído dos niños de 12 años a la proyección. La declararon «cool».

Los chicos de «The Signal«, dirigida por William Eubank, son un poco mayores, estudiantes en el MIT – Aunque quizás sólo ligeramente más adeptos tecnológicamente. Nic y su mejor amigo, Jonah, están llevando a la novia de Nic, Haley, por todo el país a Caltech cuando deciden tomar un desvío para investigar un hacker llamado Nomad, que los había metido en problemas en el MIT y parece estar monitoreándolos.

Ellos rastrean la señal a una casa abandonada en el desierto, y allí, se desata el infierno. Nic se despierta en un hospital y laboratorio subterráneo dirigido por personas con trajes especiales. Haley está en coma, y Jonah ha desaparecido.

Peor aún, Laurence Fishburne, interpretando a un doctor llamado Damon, los enfrenta. Lo que él tiene que decir podría ser muy preocupante, le dice a Nic, con una voz suave que recuerda su papel como maestro de los misterios en de «The Matrix». Pero a pesar de que Nic se frustra y desespera cada vez más, el médico nunca le dice mucho de nada pero siempre está misteriosamente en el camino cuando Nic intenta escapar – en un momento arrastrando Haley en una camilla.

Esto es especialmente difícil porque Nic está en una silla de ruedas. Cuando lo conocemos, está en muletas, después de haber perdido el uso de sus piernas por alguna enfermedad no especificada. Estamos al parecer en el Área 51, la verdadera base de la Fuerza Aérea que es la mítica casa de los secretos ovni. ¿Nic ha sido contaminado por una «entidad biología extraterrestre»? ¿Es Damon un extraterrestre? ¿Qué camino, en realidad, está «fuera»? ¿Píldora azul o roja?

Los críticos están divididos sobre si la trama de esta película, que cautivó al público en Sundance en enero, se mantiene o es sólo una secuencia virtuosa de escenas. Si «Earth to Echo» es de la escuela de Spielberg de ciencia ficción, llena de asombro y de humanidad, «The Signal» pertenece más a la escuela «Memento» e «Inception», en el que la noción de la realidad se subvierte continuamente y la revelación final puede o no servir para responder a las preguntas que se han acumulado como la nieve en frente de un arado.

En eso, tal vez, es más como la vida real.

Pero volvamos a los extraterrestres. Enrico Fermi, el gran físico italiano, una vez preguntó, en efecto, Where are they?: Si existieran los extraterrestres en las cifras previstas por los astrónomos como Carl Sagan, tendrían, en la vasta extensión de tiempo cósmico, que haber estado aquí ya».

La pregunta de Fermi presume que ellos o sus artefactos, de hecho, no están aquí. Pero, ¿cómo lo sabemos?

Los astrónomos han sugerido en los últimos años que los robots son una forma más efectiva de explorar el universo. Marte y la Luna se han estudiado desde arriba en busca de artefactos alienígenas, pero si hay algo del tamaño de un iPhone apoyado en una roca en el Valle Marineris en Marte o en el cráter Tycho en la Luna, no se mostrarían a menos que un astronauta pasara por delante de ellos. En cuanto a la Tierra, todo un avión desapareció sin dejar rastro en la primavera en el Océano Índico.

Cualquier cosa podría estar aquí, incluyendo un robot búho en el desierto.

Una pregunta más inquietante y subversiva que es posible que desee preguntar después de ver «The Signal» es si aun nosotros mismos estamos aquí. ¿Por qué pensamos así? ¿Por qué, como muchos físicos se preguntan en estos días, podemos incluso pensar que hay un «aquí»?

Finalmente vi «Invaders from Mars» en una tarde-noche de televisión años más tarde, cuando ya era mayor de edad capaz de reírme de los mutantes de Marte con trajes de goma mostrando las cremalleras. Era una película que acabó casi con alegría, el platillo volante destruido, el chico en su cama, convencido de que había sido un mal sueño.

Pero luego se desliza hacia la ventana. Allí, en la distancia, un platillo volador se hunde en la tierra.

Todavía estoy de pie en el viejo campo de juego, sigo mirando por la ventana. A veces, espero ver algo; A veces, me temo que lo haré.

http://www.nytimes.com/2014/07/01/science/movie-aliens-scary-and-cute.html?_r=1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.