La verdad sobre la mujer de Hull “que murió de combustión humana espontánea”

La verdad sobre la mujer de Hull «que murió de combustión humana espontánea»

Por Hull Daily Mail

16 de enero 2016

11994024-largeLlegó a los titulares: Un artículo de Hull Daily Mail del 6 de enero de 1905, informa de una víctima que sufrió combustión humana espontánea.

Una muerte misteriosa en Hull fue atribuida a «combustión humana espontánea». Mike Covell y David Spereall descubren la verdad acerca de la mujer que estalló en llamas.

Enero es por lo general un tiempo de reflexión, mirando hacia atrás en el año pasado, y concentrándose en los 11 próximos meses.

Pero en enero de 1905, los residentes de Hull estaban un poco menos preocupados con sus propósitos de Año Nuevo y más preocupados por los rumores de que una de las locales había sido víctima de combustión humana espontánea.

La sola idea de la combustión humana espontánea es aterradora – entre otras cosas porque la ciencia aún tiene que entregar el veredicto final sobre cómo alguien de repente puede estallar en llamas y quemarse hasta la muerte sin explicación.

Así que uno sólo puede imaginar los sentimientos de malestar en el invierno de 1904-1905, cuando un informe en la prensa de la muerte de Elizabeth Clark trajo el fenómeno un poco más cerca de casa.

El Sr. Covell explica: «Se han presentado diferentes teorías en cuanto a cómo ocurre la combustión humana espontánea, y yo siempre había tenido interés en los casos, así que imagina mi sorpresa cuando me encontré con un supuesto caso en Hull.

«La primera vez que me encontré con el caso fue en un libro de Charles Fort, llamado Lo!, que fue publicado en 1931. Hablaba de este caso de la combustión humana espontánea. Entonces encontré otros libros todos mencionaban el caso y supe que tenía que investigar».

El Sr. Covell tenía poco más que el nombre de la señora Clark, la fecha del horror y su ubicación en el Trinity Almshouse para ir, pero una larga búsqueda de periódicos históricos en Hull History Centre cosechó premios.

11994026La cobertura principal fue en el Hull Daily Mail, y en un artículo del 6 de enero de 1905, titulado:

«La puerta de la habitación se abrió de golpe. Los reclusos del hospicio se despertaron por los gemidos. Viuda de Hull fatalmente quemada».

El artículo reportó un «misterioso y terrible accidente de incendio» en la casa residencial para personas mayores en Carr Lane.

Describía cómo la viuda de un marino, la señora Clark, que estaba «muy débil», fue descubierta por una compañera «reclusa» después de oír gemidos procedentes de su dormitorio.

Decía: «A eso de las seis de la mañana la señora Walton oyó los gemidos procedentes de la recámara de la otra mujer.

«Se acercó a la puerta y la encontró cerrada, y captó la atención de otra reclusa, Wm Conyers, a los gemidos, que eran muy audibles.

«Conyers abrió de golpe la puerta y descubrió a Clark en la cama. Su cuerpo estaba cubierto de quemaduras y no quedaba ni una pizca de su camisón». No había fuego o luz en la habitación, y Clark estaba en una condición semi-consciente».

La mujer fue llevada al hospital, pero murió de sus heridas «terribles» al mediodía.

A pesar del artículo que sugería que la mujer había encendido un cerillo, encendiendo en llamas su camisón de forma accidental y sin saberlo, antes de meterse en la cama, los rumores de combustión espontánea se apoderaron de la ciudad después de que algunos investigadores declararon que la señora Clark había muerto a causa de la combustión humana espontánea.

MikeCovellEl Sr. Covell ha descubiertó una serie de informes sobre el caso que arrojan nueva luz sobre el misterio.

«Si tomamos este primer informe a su valor nominal, tiene un aspecto como que podría ser un caso de SHC, ¿pero qué había en los otros informes?» pregunta el Sr. Covell.

«No me di por vencido en la búsqueda y encontré más informes periodísticos sobre el caso». Estos mostraron que no fue más que un terrible accidente, la pobre señora Clark se había prendido fuego a sí misma accidentalmente al encender una vela en la oscuridad. Los informes peridísticos posteriores apuntaban a esto, pero fueron ignorados».

El Sr. Covell apunta también a otras fuentes que tomaron el caso y cambiaron los hechos para que fuera más sensacional.

Un periódico incluso cambió su nombre por señora Burns, en un aparente intento de hacer la historia más misteriosa, lo que admite, obstaculizó su investigación en un primer momento.

Pero la determinación tenaz y un vistazo a los registros oficiales pusieron el caso en una luz más clara.

«Di dos pasos inusuales», añade el Sr. Covell. «En primer lugar, pedí el certificado de defunción de la señora Clark, que contaba el verdadero alcance de sus lesiones y la causa de muerte.

«Nos dio más detalles acerca de su vida también – ella tenía 71 años cuando murió, y fue la viuda del Sr. John Clark, que era un marinero.

«En el certificado de defunción se menciona al médico forense, así que fui un paso más allá y contacté con el médico forense de Hull». Como se puede imaginar, tener que poner en la solicitud que era potencialmente un caso de SHC fue un poco intimidante, pero la oficina del forense fue muy útil, y a su vez me envió a los East Riding Archives en Beverley, que amablemente me presentaron los documentos de la investigación judicial».

Decía: Elizabeth Clark Hull murió de muerte por accidente, ella tenía 71 años de edad, su muerte se produjo el 6 de enero y su investigación se realizó el 7 de enero 1905.

11994025A 40 años de su muerte, la casa de beneficencia que la albergaba hasta que murió también fue destruida por el fuego durante el Blitz.

http://www.hulldailymail.co.uk/truth-Hull-woman-died-spontaneous-human/story-28534333-detail/story.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.