¿Los verdaderos “Expedientes X”? La CIA revela las historias de ovnis más raras

¿Los verdaderos «Expedientes X»? La CIA revela las historias de ovnis más raras

Por Tia Ghose

27 de enero 2016

ufo-flying-saucerUn ovni o platillo volante, por encima de una ciudad oscura y bajo la luna llena. Crédito: oorka | Shutterstock

Las historias de la vida real de los ovnis serían suficiente para que los agentes del FBI de la ficción «X-Files» Mulder y Scully pasen toda una vida investigando.

Con un guiño al nuevo relanzamiento de «Expedientes X» (que se transmite por Fox el lunes a las 8 pm ET), la Agencia Central de Inteligencia ha lanzado un tesoro de documentos, una vez clasificados de varios objetos voladores no identificados de la vida real.

No es sorprendente que muchos de estos avistamientos ovni surgieron en la década de 1950. La carrera espacial estaba encendida, los temores de la Guerra Fría habían llegado a un punto álgido, y las películas de ciencia-ficción como «The Flying Saucer» (1950) catapultó representaciones alucinantes de los extraterrestres y sus máquinas voladoras en la conciencia popular. De hecho, en 1953, la manía ovni había alcanzado tales alturas que la CIA reunió un equipo de consultores científicos para investigar todos los informes y revisar el «Problema de los objetos voladores no identificados», según un memorando de 1953 de la agencia.

Si bien la mayoría de estos encuentros eran probables formaciones de nubes extrañas, relámpagos o incluso pruebas de misiles en lugar de pequeños marcianitos verdes, todavía inspiran innumerables teorías de la conspiración. De la sartén voladora de Alemania Occidental a la misteriosa nave flotando sobre las minas de uranio en África, aquí están algunos de los más misteriosos X-files de la CIA.

La sartén voladora de Alemania Occidental

En 1952, Oscar Linke, el ex alcalde de Gleimershausen, Alemania, de 48 años de edad, y su hija Gabriella, 11-años de edad, viajaban a casa, cuando se ponchó su llanta cerca de la ciudad de Hasselbach. Su hija se dio cuenta de algo en la distancia, que en un principio pensó que era un ciervo.

Sin embargo, cuando Linke se acercó, vio a dos hombres iguales en lo que parecía una enorme sartén, entre 42 y 49 pies (13 a 15 metros) de diámetro, según informó. Alrededor del borde había dos filas de agujeros, cada una de aproximadamente 12 pulgadas (30 cm) de diámetro, y una torre grande, cónica, de alrededor de 10 pies (3 m) de altura, se alzaba en la parte superior del objeto.

Cuando su hija lo llamó de nuevo, ella sorprendió a los dos hombres, que de inmediato saltaron dentro de la sartén misteriosa, de acuerdo con el informe de la CIA.

Uno de los hombres, según Linke, tenía una protuberancia redonda sobre el pecho que brillaba verde y luego rojo. Mientras estaba mirando, la estructura cónica se cayó al suelo, el plato comenzó a elevarse en el aire y su borde fue rodeado con llamas desde abajo. Luego, se puso en posición horizontal y se fue encima de los árboles, desapareciendo en la distancia.

«Yo hubiera pensado que tanto mi hija y yo estábamos soñando, si no fuera por el siguiente elemento involucrado: Cuando el objeto había desaparecido, fui al lugar donde había estado y encontré una abertura circular en el suelo. Era evidente que estaba recién cavada. Era exactamente de la misma forma que la torre cónica», Linke testificó ante un juez de Alemania Occidental en el momento.

Linke, que había escapado recientemente de Alemania del Este, afirmó que nunca había oído hablar de platillos voladores cuando estaba en la zona soviética. Estaba convencido de que la máquina voladora era un aparato militar soviético. Otras personas de la zona dijeron haber visto lo que parecía un cometa en el momento.

¿Encuestas de minas de uranio?

Ese mismo año, en lo que entonces era el Congo Belga (actual República Democrática del Congo), dos discos de fuego fueron vistos flotando sobre las minas de uranio en el distrito Elisabethville, según un informe de noticias del periódico local Die Presse.

«Los discos se deslizaron en curvas elegantes y cambiaron sus posiciones muchas veces, así que desde abajo, a veces aparecían como platos, óvalos y simplemente líneas», dice el artículo.

Según el artículo, el comandante Pierre, que trabajaba en el campo de aviación Elisabethville, persiguió a los dos discos que volaban en un avión de combate, pero renunció después de 15 minutos. Dijo que estimaba que los discos estaban volando a 932 mph (1,500 km/h). El platillo zumbó, desapareciendo en el lago Tanganica.

Según Pierre, los discos eran de metal de color aluminio, entre 39 y 49 pies (12 a 15 m) de diámetro, y tenía una perilla central que parecía permanecer absolutamente inmóvil mientras el disco exterior giraba a velocidades enormes. La circunferencia exterior estaba «velado en fuego», según el informe. Como en el informe anterior, este platillo parecía capaz de volar tanto vertical como horizontalmente, y con frecuencia «caía» unos pocos cientos de pies sobre las copas de los árboles. El piloto pensó que era poco probable que la máquina misteriosa estuviera abierta, ya que el movimiento errático del disco y la alta temperatura no permitirían que alguien estuviera dentro. (No se mencionó la aerodinámica dudosa de tal objeto.)

Aunque Pierre se observa como un oficial confiable, nadie confirmó su avistamiento. Sin embargo, sobre la base de su informe, la CIA produjo un bosquejo de las dimensiones del supuesto de platillo y posibles principios operativos.

Rastro de humo sobre Barcelona

Resultó que 1952 fue un año caliente para los avistamientos de objetos no identificados.

Varias personas dijeron haber visto objetos rapidísimos rayando a través del cielo sobre el norte de África y España. Por ejemplo, el reportero Valentín García notó un rastro de humo procedente de un extraño objeto, como cohete volando cerca de Barcelona. Después de que informó sobre el objeto, su oficina fue inundada de llamadas sobre el objeto enigmático, y uno de sus amigos, incluso captó una foto del rastro de humo, informó García.

Ese mismo año, la gente en Sousse, Túnez, dijeron haber visto «un objeto volador que viajaba a una velocidad vertiginosa de oeste a este emitiendo una luz de color verde pálido».

Y en Marruecos, testigos informaron de un platillo volador dispararse en silencio por el cielo. En comparación, los T-33, aviones de combate, que volaban cerca, parecían lentos. El objeto trazó una parábola en el cielo, hizo una pausa, y luego se disparó fuera hacia una ciudad en el sur.

La CIA no dio a conocer los documentos para mostrar exactamente cómo se resolvieron todas esas investigaciones, pero otros documentos sugieren que la mayoría parecen ser bromas u objetos mal identificados.

En un informe de 1953 por un grupo de asesores científicos para investigar los ovnis, funcionarios de la agencia señalaron que «los miembros del panel estaban impresionados por la falta de datos de sonido en la gran mayoría de historias de casos».

Para la mayoría de los casos, los investigadores expertos descubrieron explicaciones razonables de los avistamientos, y para otros, un proceso de inducción sugería que también podrían ser desechados informes similares.

http://www.livescience.com/53496-real-life-x-files.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.