Patinaje sobre hielo fino

PATINAJE SOBRE HIELO FINO

30.07.16

Peter Rogerson

88Bernard Heuvelmans. Neanderthal: The Strange Story of the Minnesota Iceman. Translated by Paul LeBlond, afterword by Loren Coleman. Anomalist Books, 2016.

La historia del «hombre de hielo de Minnesota», un supuesto humanoide peludo fue mostrado en un bloque de hielo por un dueño de carnavales ambulantes Frank Hansen en 1968 es quizás una de las más extrañas en la criptozoología, entre otras cosas por la probabilidad abrumadora de que la cosa fuera una falsificación. Uno habría pensado que los mismos hechos de que un hombre del espectáculo de carnaval estuviera mostrando la cosa, que a nadie nunca se le permitió ver fuera del bloque de hielo, y que en el momento en que parecía que los científicos estaban tomando un interés en que el individuo lo mostrara, afirmó que había sido reemplazado por una réplica. Las historias de cómo llegó a poseerlo fueron cambiando constantemente y, sobre todo, en realidad no se parecen a nada al árbol de la evolución humana tal como se entiende por los biólogos evolutivos modernos.

A pesar de esto Bernard Heuvelmans, el pionero de la criptozoología belga insistió en que era genuino, y que era un Neanderthal que había sobrevivido. Incluso en ese momento, los paleoantropólogos consideraron que esto era un insulto muy grotesco a los antiguos pobres neandertales. Ni siquiera artistas como Zdenek Burian, que los retrató brutos como arrastrando los pies, nunca mostró a los neandertales como cosas semejantes a monos peludos como parecía ser el hombre de hielo. Hoy, como Loren Coleman reconociendo en su epílogo, sabemos por el análisis genético que muchos neandertales tenían piel clara y cabello rubio o rojo y cada vez que son más vistos como personas de ninguna manera tan diferentes de nosotros como una vez se pensó, que se cruzaron con los recién llegados pueblos de África, la mayoría de nuestros antepasados.

Para las personas más jóvenes que han leído sobre la evolución humana el texto Heuvelmans será no sólo extraño, sino en realidad incomprensible. Ahora sabemos que estaba equivocado acerca de todo, las fechas, los linajes y la vista macroscópica de la evolución humana. Incluso para los estándares de la década de 1960 y principios de 1970 sus puntos de vista eran antiguos y excéntricos y en buena medida parecen haber sido fuertemente influenciados por los textos anteriores a la segunda guerra mundial.

Junto a todo ello, Heuvelmans emerge de este libro, escrito originalmente en francés en 1974, como un loco clásico, quejándose constantemente sobre el establecimiento suprimiendo información inconveniente y atacándolo en grupo. Por supuesto, cuando los paleoantropólogos se presentaron con una genuina anomalía importante, el «Hobbit» de las Flores, la respuesta de la inmensa mayoría fue bastante diferente.

En su epílogo Loren Coleman intenta desplazar el hombre de hielo de nuevo a Homo erectus, pero una vez más que no lo hará. Homo ergaster, el ancestro de Homo erectus ya había desarrollado una forma de cuerpo humano moderno debajo del cuello y se había despojado de su vello corporal para adaptarse a una existencia en la sabana de ritmo rápido hace unos dos millones de años. Para ver algo bastante parecido al hombre de hielo se tiene que volver a los australopitecos al menos.

Este me parece un libro triste, y seleccionar el trabajo de volver a publicarlo no le hace ningún favor a Heuvelmans, más bien le hace un considerable flaco favor.

http://pelicanist.blogspot.mx/2016/07/skating-on-thin-ice.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.