El engaño humano en juego durante la oleada ovni de 1947

El engaño humano en juego durante la oleada ovni de 1947

© James Carrion

20 de agosto de 2016

1947 – el año en que se inició la era moderna ovni y se incluyeron algunos de los eventos más seminales de su historia, desde el incidente de la isla de Maury al avistamiento de junio de 1947 Kenneth Arnold al caso Roswell de julio de 1947, así como los avistamientos de costa a costa de platillos voladores que dominaron los titulares del mundo. En el lapso de unas pocas semanas en el verano de 1947, los ovnis, entonces conocidos popularmente como platillos voladores se habían convertido en una parte tan importante de la cultura americana como el pastel de manzana.

Para los tiempos modernos creyente en los ovni, los sucesos ovni de 1947 proporcionan un fundamento para sus creencias – evidencia documentada que desafía la explicación y dan esperanza a su opinión de que una inteligencia extraterrestre extraordinaria está en la raíz del fenómeno. Para sus detractores que desacreditan, estos eventos son sólo atribuidos al histeria masiva – sólo de interés para los científicos sociales.

Pero propongo que hubo una inteligencia extraordinaria detrás de los acontecimientos de 1947, no extraterrestre en su naturaleza, sino de carne y hueso como usted o yo, una inteligencia que nace de las exigencias de la Segunda Guerra Mundial, pero que se extendió en tiempos de paz cuando una amenaza de una nueva guerra se cernía en el horizonte. Los seres humanos detrás de la oleada ovni de 1947 eran una raza especial de soldados – los planificadores de engaños humanos de una organización conocida como Joint Security Control – subordinada directamente a los jefes de personal.

Joint Security Control (JSC) fue fundada durante la Segunda Guerra Mundial como la contraparte de Estados Unidos de la organización británica planificadora de engaños conocida como la London Controlling Section (LCS). Juntas, JSC y LCS perfeccionaron el arte del engaño estratégico en tiempos de guerra, en un principio, en el Norte de África, pero luego en todo el teatro de la guerra europea, incluida la planificación del engaño que contribuyó al éxito del Día-D. Incluso después de que Alemania fue derrotada, la JSC desarrolló planes de engaño adicionales que se han llevado a cabo durante la invasión de Japón, pero éstos fueron obviados por la rendición incondicional de Japón después de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.

En mayo de 1947, JSC recibió una carta revisada, que la autorizó a continuar su misión engaño no sólo bajo condiciones de guerra sino también en tiempos de paz. JSC tuvo la tarea de impedir que la información militar importante cayera en las manos del enemigo, controlar la información clasificada a través de la clasificación de seguridad adecuada, correlacionar, mantener y difundir toda la información proporcionada a JSC por War and Navy Department Bureau of Public Relations, y, finalmente, la misión muy importante de la cobertura y planificación y ejecución del engaño.

Antes de establecer de manera concluyente una conexión entre los eventos tempranos de ovnis y el personal de JSC, es importante revisar la historia de los Estados Unidos posterior a la planificación del engaño de guerra. Un memorándum altamente secreto del 5 de julio de 1946 de la Oficina del Jefe de Personal asignó la responsabilidad de la supervisión de los asuntos de encubrimiento y engaño del Departamento de Guerra al Director de Planes y Operaciones.

En julio de 1946 los jefes de personal nombraron al mayor general Lauris Norstad como Director de Planes y Operaciones y Norstad conservaría ese papel hasta noviembre de 1947, cuando fue sucedido por el general Albert C. Wedemeyer. Por lo tanto, Norstad estaba a cargo de los planes de engaño del Departamento de Guerra, tanto durante el período de tiempo de los Ghost Rockets de 1946, así como todos los eventos relacionados con los ovnis de 1947.

NorstadEl mismo memorándum de julio detalla que Norstad fue asignado de «coordinación de los asuntos de engaño del Ejército con los organismos conjuntos interesados. (Hasta la reorganización de Control de Seguridad Común, la División de Planes y Operaciones, informará al miembro de alto rango del ejército de Joint Security Control sobre todas las cuestiones relativas a encubrimiento y engaño de un interés común)».

Joint Security Control se reorganizó cuando JSC recibió un estatuto actualizado en Mayo de 1947, que autoriza a la agencia a operar no sólo en tiempos de guerra, sino también durante la paz. El miembro de alto rango del ejército JSC al que se le pidió asesorar a Norstad era el general Stephen J. Chamberlain, el Director de Inteligencia del War Department General Staff. Chamberlain había reemplazado al teniente general Hoyt Vandenberg como el miembro superior del ejército de Joint Security Control el 12 de junio de 1946.

Otro miembro prominente de JSC durante el mismo periodo de tiempo 1946-1947 fue el mayor general George C. McDonald, el Assistant Chief of Air Staff Intelligence que representó a la Fuerza Aérea del Ejército. Tanto Chamberlain como McDonald jugaron un papel destacado durante los cohetes fantasma de 1946 como está documentado en mi libro Anachronism.

McDonald escribió un memorandum Top Secret (sin fecha pero antes que la Fuerza Aérea del Ejército se convirtiera en un servicio militar separado) que indica la importancia de que la Fuerza Aérea del Ejército y, por extensión, la Fuerza Aérea de Estados Unidos de nuevo cuño tuviera su propia organización centrada en el engaño.

El memo de McDonald reitera que la «responsabilidad de los asuntos de encubrimiento y engaño dentro de los jefes de personal recae en el control conjunto del Joint Staff Planners y de Joint Security Control y en el War Department con Plans and Operations Division».

El memorando continúa explicando que:

«Existe en la actualidad una organización dentro de la Sede, las Fuerzas Aéreas del Ejército, designada para planificar, recomendar, capacitar al personal o ayudar en la implementación de medidas de encubrimiento y engaño de la Fuerza Aérea del Ejército, o para asesorar al comandante general de las Fuerzas Aéreas del Ejército, en el desempeño de sus responsabilidades en materia de formación para, o el empleo de, encubrimiento táctico y el engaño.

Con el desarrollo de una estrategia de aire separada, se cree que existe la necesidad de una organización dentro de la Sede, las Fuerzas Aéreas del Ejército, que esté completamente familiarizada con las aplicaciones, capacidades y limitaciones del encubrimiento y el engaño militar con relación a la estrategia aérea, tácticas y los planes de guerra de aire. Tal organización podría realizar las funciones enumeradas en el párrafo anterior, y estaría disponible para coordinar estrechamente la participación de la Fuerza Aérea del Ejército del encubrimiento estratégico y el engaño con los demás servicios.

Es importante diferenciar entre lo que el memo describe como un engaño táctico vs engaño estratégico. El engaño estratégico es una práctica empleada en el más alto nivel de un gobierno para engañar a una nación enemiga. En otras palabras, es una nación engañando a otra. El engaño táctico, por otra parte, está subordinado al engaño estratégico – la aplicación en el plano militar de aquellas acciones que contribuyan al plan estratégico general.

Se empleó engaño estratégico durante la Segunda Guerra Mundial contra las potencias del eje, por primera vez por los británicos y luego los americanos. La Unión Soviética también practicó el engaño estratégico en algún grado. Sin embargo, los maestros en el engaño estratégico fueron los británicos que esencialmente escribieron el anteproyecto de cómo el engaño estratégico podría ser utilizado con gran éxito.

Si usted está interesado en aprender más acerca del engaño estratégico en la Segunda Guerra Mundial, se narra en la serie de varios volúmenes de British Intelligence in the Second World War. En el Volumen V: El engaño estratégico por Michael Howard, que ahora está fuera de impresión, pero se puede adquirir una versión abreviada en Amazon aquí. Para algunos recursos gratuitos en engaño estratégico en la Segunda Guerra Mundial, puede descargar este paper o, así como éste.

Una de las características distintivas del engaño estratégico es que con el fin de engañar a su enemigo, el engaño debe ser universalmente creíble. En otras palabras, una nación que emplea el engaño estratégico tiene que estar bien con engañar a sus propios ciudadanos en el proceso con el fin de hacer que el engaño parezca plausible. Sólo muy pocas personas están en el engaño y los planificadores guardan de cerca sus planes de engaño. En tiempos de guerra se considera necesario los daños colaterales. En tiempos de paz, los daños colaterales de engañar a su propia ciudadanía son más controvertidos. Las implicaciones éticas y morales de engañar no sólo a su enemigo, sino a sus propios ciudadanos se discutieron en una conferencia de 2003: Strategic Deception in Modern Democracies: Ethical, Legal, and Policy Challenges.

Sin importar si el engaño es empleado por los militares en tiempo de guerra o los planificadores de engaño en tiempo de paz, los principios del engaño han sido bien establecidos. Una buena introducción a los principios de engaño se puede encontrar en DECEPTION 101″•PRIMER ON DECEPTION de Joseph Caddell.

El engaño estratégico requiere operaciones coordinadas muy de cerca con los planificadores centrales asignando muy cuidadosamente los roles y responsabilidades y vigilando a los participantes. A cada participante sólo se le dice su papel y no sabe el panorama general del engaño. Esta difusión selectiva se detalla en Joint Security Control 1942 Charter, Joint Security Control 1943 Charter, Joint Security Control 1944 Charter, Joint Security Control 1945 Charter y revised Joint Security Control 1947 Charter. Los individuos en papeles gubernamentales, militares y de liderazgo de negocios a menudo son reclutados para jugar su parte en un engaño estratégico para reforzar el mensaje general que el engaño está tratando de producir.

El engaño estratégico requiere tiempo y paciencia porque las pistas deben estar colgando delante del enemigo con una sincronización muy precisa para que el enemigo crea que ha tropezado con la verdad – una verdad que es en realidad un engaño. El engaño estratégico emplea presiones psicológicas para un efecto máximo, se aprovecha de los rasgos humanos que pueden ser explotados para hacer que el enemigo se trague todo el engaño – gancho, línea y plomo.

El engaño estratégico sólo puede ser eficaz si la planificación y ejecución está restringida a un pequeño grupo central. En el núcleo del engaño estratégico son los planificadores del engaño que formulan los planes, que designan la línea de tiempo, y coordinan la ejecución del engaño. Ellos son los autores intelectuales que tienen una visión completa de los objetivos, los recursos y los métodos del engaño.

Aislando los planificadores de engaño por parte del público están el gobierno y las organizaciones militares a partir de las cuales se recluta a individuos selectos de alto nivel para jugar un papel en el engaño. A pesar de que saben su parte, no saben quién más está jugando un papel o cuales son los objetivos generales del engaño.

Además destacados miembros del público también son reclutados para jugar un papel en el engaño, y al igual que sus contrapartes en el gobierno y el ejército, sólo conocen su pequeña parte y son ignorantes de los otros participantes o el objetivo final del engaño. Esto puede ilustrarse con el Strategic Deception Circle of Trust.

CircleOfTrustEl efecto de esta compartimentación extrema es que la mayoría del público es engañado, así como la mayoría de los que están en el gobierno y los militares que no están en el engaño.

Si extrapolamos este círculo de confianza a los sucesos ovni de 1947 y la hipótesis de que eran parte de un engaño estratégico contra la Unión Soviética, los que están en el «saber» habría incluido miembros selectos de Joint Security Control, los jefes de personal y tal vez, pero no como un hecho, el presidente de los Estados Unidos. Aquellos periféricos a la decepción que fueron reclutados y jugaron una parte de selección en el engaño no sabrían del plan general de engaño.

JointChiefsEstá todo bien y de acuerdo a la hipótesis, pero la verdadera pregunta, estoy seguro que usted quiere contestar, es ¿qué prueba tengo de una conexión entre los planificadores de engaño de Joint Security Control y los sucesos ovni de 1947?

Evidencia dura de engaño

Un memo 21 de julio de 1947 del FBI de E. G. Fitch a D. M. Ladd, Asunto: Discos Voladores, detalla cómo el coronel Carl Goldbranson (mal escrito por Golbranson) de la División de Inteligencia del Departamento de Guerra dice al agente especial S. W. Reynolds de la Sección de Enlace del FBI que el Departamento de Guerra había recibió el siguiente telegrama:

New York, NY 5 de julio

Mayor Paul Gaynor

AAF HQTS Wash DC

«Para más detalles sobre discos voladores sugiero inmediato contacto de (tachado) de Illinois que puede tener información adicional sobre su origen». Sin firmar.

Paul Gaynor, a quien estaba dirigido el telegrama era el jefe de la Subdivisión de Servicios de Relaciones Públicas de la Oficina del Secretario de la Fuerza Aérea. Gaynor fue noticia internacional sólo dos días antes decir a los periodistas que las Fuerzas Aéreas del Ejército se habían planteado el problema de platillo volante, pero habían reducido el interés debido a la falta de pruebas concretas.

El Coronel Goldbranson también suministró al Sr. Reynolds con una copia de otro memorando titulado «Report on Flying Saucers», de fecha 7 de julio de 1947, dirigido al Comandante General, Unidad Básica AAF 32, Bolling Field, Washington, D.C., de John D. Schindler, Jr.

El memo Goldbranson del 21 de julio de 1947 continúa:

«El memorando adjunto presenta la estructura y las estadísticas relativas a dos reportajes de incidentes de discos voladores. También se adjunta a continuación un mapa de la zona del río de Illinois, que fue proporcionado al Sr. Reynolds por el Coronel Golbranson. El Coronel Golbranson indicó que de acuerdo a este mapa los incidentes reportados en el memorando adjunto están en la vecindad general de (tachado) que fue dada como la dirección de (tachado) en el telegrama anónimo recibida por el Departamento de Guerra.

El Coronel Golbranson aconsejó que, en vista del hecho de que la observación de los platillos volantes se realizó el 7 de julio y la fecha del telegrama firmado el 5 de julio, junto con la proximidad de (tachado) a los puntos donde se observaron los objetos, desea que el Bureau realice alguna investigación de Shaver para determinar si tiene o no cualquier información relacionada con el origen de los platillos volantes.

El Sr. Reynolds dijo al Coronel Golbranson que su solicitud se haría saber a usted y los resultados de cualquier investigación serían llevados a su atención.

Ilegible Encabezado de sección

Se recomienda que el campo se dirija a realizar investigaciones con respecto a (tachado) y, si se estima conveniente, entrevistarlo con respecto a cualquier información que él tiene con respecto a los discos voladores. El resultado de cualquier investigación se remitirá a la unidad de enlace para la entrega a la División de Inteligencia del Departamento de Guerra».

Este memo del FBI del 21 de julio de 1947 es extremadamente importante. Inequívocamente documenta la conexión entre los planificadores del engaño estratégico y los eventos tempranos ovni, relatando cómo el Coronel Carl Goldbranson solicitó la asistencia del FBI en la investigación de los sucesos ovni. Goldbranson era un miembro de la Segunda Guerra Mundial de Joint Security Control y uno de sus principales planificadores de engaño.

GoldbransonGoldbranson había estado trabajando en el engaño militar desde agosto de 1943, se unió poco después de otro miembro importante de Joint Security Control, el coronel Newman Smith. Goldbranson se hizo el segundo al mando de Smith y «fue el encargado de analizar los planes generales y de teatro; desarrollar y recomendar planes de continuidad del engaño, y el personal del teatro y las necesidades de material, selección y asignación, y compilar información para su difusión a los teatros»[1].

En septiembre de 1942 Goldbranson fue iniciado en la madre de todas las organizaciones de engaño – el British London Controlling Section (LCS).

«Cuando Eisenhower formó un equipo anglo-americano para su nuevo trabajo como comandante supremo de la fuerza expedicionaria aliada de la TORCH, el puesto de director de inteligencia cayó a un oficial británico con experiencia, el brigadier E. E. Mockler-Ferryman. Mockler-Ferryman designó a un oficial estadounidense que había sido asignado a su personal, el teniente coronel Carl E. Goldbranson de la 34ª División «˜Red Bull»™, de la Guardia Nacional de Iowa, como su enlace con la London Controlling Section con la denominación «˜Oficial de encubrimiento»™. Junto con Newman Smith, Bill Baumer, y el «˜Baron»™ Kehm, Goldbranson estaba destinado a ser uno de los cuatro principales funcionarios estadounidenses en engaño estratégico»[2].

AngloAmericanDeceptionEl miembro de mayor antigüedad en LCS Dennis Wheatley encontró a Goldbranson «competente y cordial», y otros que trabajaron con él más tarde fueron igualmente lisonjeros. «Se convirtió en uno de los planificadores de engaño más capacitados en el servicio de los aliados»[3].

Colocado en África, donde por desgracia cruzó el lado equivocado del maestro británico del engaño Dudley Clarke, de la fama en el engaño durante la Segunda Guerra Mundial, Goldbranson fue enviado de vuelta a G-2 en Washington.

«Goldbranson había aprendido el trabajo del (engaño) a fondo, era muy competente, y era de un valor inestimable para el engaño americano para el resto de la guerra (y también en una carrera de posguerra en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos).

Goldbranson estaba de vuelta en los Estados antes del 25 de julio de 1943 y en Washington el 27 de julio de 1943. Después de un permiso de vacaciones en Council Bluffs se unió a los impostores en el Pentágono, donde durante los siguientes dos años sería la mano derecha de Newman Smith[4].

Goldbranson fue enviado en mayo del 1945 a Manila para unirse al personal del general McArthur específicamente para ayudar en el desarrollo de los planes de engaño con nombre en código Pastel para la Operación Olímpica – La invasión prevista de Japón. Trabajó junto a Douglas Fairbanks en este esfuerzo[5].

Goldbranson que tuvo un breve regreso a la vida civil después de la guerra, «volvió al servicio, esta vez en la Fuerza Aérea, y fue evidente una vez más que se dedicó a la actividad del engaño por el resto de su carrera. Para diciembre de 1948 era un coronel, asignado en ese momento a la «Special Plans Section» de la Strategy Branch, Headquarters U.S. Air Force. Murió en el año 1957″[6].

Sabemos de artículos de prensa que Goldbranson se separado del Ejército en enero de 1946 y en octubre de 1946 fue nombrado jefe de personal con el grado de Coronel de la Iowa National Guard»™s 34th division. Otro artículo de periódico muestra que aún estaba con la división 34ª en enero de 1947. En algún momento antes de julio de 1947 Goldbranson fue a Washington para retomar sus funciones de engaño, pero esta vez con la Fuerza Aérea del Ejército y luego la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

La importancia de la participación de Goldbranson no puede ser subestimada. Goldbranson tenía un papel para llenar en nombre de los jefes de personal «“ el engaño. Curiosamente, la carta de JSC mayo de 1947 detalla cómo la organización fue recortada después de la guerra. La asignación de personal de JSC en tiempos de paz era sólo un Coronel de la Fuerza Aérea que trabajaría en la sección Ejecutiva y también sacaría una doble función como un miembro de la Sección Especial JSC, la sección encargada específicamente de la planificación y ejecución del engaño. El Coronel Carl E. Goldbranson de la Fuerza Aérea hubiera sido el oficial en llenar ese puesto. JSC, que estaba subordinado directamente a los jefes de personal estaba formado por representantes de todas las ramas de servicios.

La Sección Especial de la JSC consistía en sólo siete personas, incluido Goldbranson que como Coronel habría sido el miembro más antiguo. Así que para aquellos que cuestionan la importancia de Goldbranson para este análisis, sólo es necesario responder una pregunta. ¿Cuáles son las probabilidades de que el miembro de alto rango de la principal organización de los Estados Unidos y la sección específica encargada de la planificación y ejecución del engaño estratégico EE.UU. estuviera en registrado en el memorando oficial del FBI, ensuciándose las manos en la controversia ovni de 1947? Goldbranson no tenía ninguna razón para estar involucrado a menos que él estuviera promoviendo activamente un plan de engaño.

¿El FBI conocía el papel engaño de Goldbranson? Aparentemente no, porque ellos nunca habrían aceptado la solicitud de Goldbranson si pensaban que estaban jugando involuntariamente un juego de engaño. La profundidad de la participación del engaño de los planificadores de Estados Unidos en los sucesos ovni de 1947 y sus motivos para perpetrar el engaño estratégico se dará a conocer en mi próximo libro The Roswell Deception. Manténganse al tanto.

http://historydeceived.blogspot.mx/2016/08/human-deception-at-playduring-ufo-wave.html


[1] Holt, T. (2004). The deceivers: Allied military deception in the Second World War. New York: Scribner. pp. 431-432.

[2] Holt, T. (2004). The deceivers: Allied military deception in the Second World War. New York: Scribner. p. 253.

[3] Holt, T. (2004). The deceivers: Allied military deception in the Second World War. New York: Scribner. p. 254.

[4] Holt, T. (2004). The deceivers: Allied military deception in the Second World War. New York: Scribner. p. 354.

[5] Holt, T. (2004). The deceivers: Allied military deception in the Second World War. New York: Scribner. pp. 750-753.

[6] Holt, T. (2004). The deceivers: Allied military deception in the Second World War. New York: Scribner. p. 795.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.