Matrimonio igualitario y mentiras clericales

ESCRUTINIO

Matrimonio igualitario y mentiras clericales[1]

Juan José Morales

No me extraña que en varias ciudades del país el llamado Frente Nacional por la Familia «”orquestado por la Iglesia Católica»” haya logrado movilizar a gran número de personas en sus manifestaciones contra la iniciativa de ley para reformar el Código Civil Federal y establecer clara e inequívocamente el matrimonio igualitario «”es decir, entre personas del mismo sexo»” y el derecho de tales matrimonios a adoptar hijos, cuestiones ambas que han sido reconocidas por la Suprema Corte de Justicia como parte inalienable de los derechos humanos.

Y es que cualquiera protestaría al enterarse de que «”como se estuvo diciendo para convocar a tales movilizaciones»” la iniciativa de decreto establece, entre otras cosas, que:

· A partir de los 13 años una niña podrá realizarse tratamientos médicos sin aprobación o conocimiento de sus padres.

· Cualquier hombre que «se sienta mujer» podrá entrar a baños públicos de mujeres.

· Los niños podrán tener relaciones sexuales voluntarias con adultos.

· Desde el nivel preescolar, en la escuela a los alumnos se les vestirá con ropa del sexo opuesto para que elijan ser niño o niña, y si los padres se oponen, se usará la fuerza pública para someterlos.

imageEsto es lo que pregona solemnemente la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana. Pero ella misma no tiene empacho en violar el octavo mandamiento con la gran cantidad de mentiras que ha estado difundiendo acerca del proyecto de decreto sobre matrimonio igualitario.

Son cosas que, desde luego, resultan inaceptables. El único y nada desdeñable detalle es que todo eso es falso. Completamente falso.

Quien se tome la molestia de leer el texto «”bastante extenso, ciertamente»” de la iniciativa de decreto para modificar el Código Civil Federal no encontrará nada, absolutamente nada de ese tenor o siquiera vagamente parecido.

Es el mismo tipo de mentiras que los sectores más reaccionarios de la Iglesia han utilizado en otras ocasiones. Por ejemplo, cuando, para oponerse a la educación sexual en las escuelas, echaron a rodar la versión de que los libros de texto contenían imágenes pornográficas y enseñaban a los niños a masturbarse.

Otra de las falsedades que presenta como verdades comprobadas el llamado Frente Nacional por la Familia es que los niños adoptados por parejas del mismo sexo sufrirán graves trastornos sicológicos «por falta de un padre y una madre». Por principio de cuentas «”y como veremos en otra ocasión»” esa familia ideal de que habla la Iglesia, formada por papá, mamá e hijos, no existe en muchísimos hogares mexicanos. Tan es así que, al garantizar el derecho de niñas y niños a vivir en familia, la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes en ningún lado señala que la familia deba estar conformada únicamente por una mujer y un hombre.

En segundo lugar, no hay ningún estudio científico que avale eso de los trastornos sicológicos, sino todo lo contrario. En 2010, por ejemplo, la UNAM realizó un estudio sobre el particular, y llegó a la conclusión de que no «existen razones objetivas ni científicamente fundadas para conjeturar riesgos para los menores criados y/o adoptados por parejas homosexuales.»

Esta es la realidad: una sarta de mentiras dichas sin pudor alguno, por los máximos jerarcas de la Iglesia Católica para llenar de pánico a los ingenuos que se las creen, y para fomentar la aversión, el rechazo y el odio contra los homosexuales.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Martes 13 de septiembre de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.