Tenía lana y placas de armadura, un pico enorme, cuernos, y olía mal: ¿qué pasó con el monstruo de Tecolutla?

Tenía lana y placas de armadura, un pico enorme, cuernos, y olía mal: ¿qué pasó con el monstruo de Tecolutla?

10 de julio de 2008

Por Darren Naish

Tecolutla monsterYay por el día … (cuenta) … cuatro de la semana de los monstruos marinos. Esta vez otra imagen de carcasa familiar … bueno, familiar para mí de todos modos. Este notable objeto/trozo sin forma es el monstruo de Tecolutla, recolectado de Palmar de Susana entre Tecolutla y Nautla, Veracruz, México, en 1969. Inicialmente encontrado por un grupo de granjeros que lo encontraron en la oscuridad de la noche[1] (aparentemente cuando aún tenía vida), lo mantuvieron en secreto durante una semana, pero eventualmente informaron al alcalde de Tecolutla, el profesor César Guerrero. Creyendo que era un avión accidentado (esta historia se pone mejor y mejor), quien organizó un grupo de rescate voluntario, solo para enfrentarse con la inmensa cabeza de una bestia no identificada y un enorme trozo de carne parcialmente enterrado. Las noticias del descubrimiento se extendieron rápidamente y la gente llegó en serio para examinar el cadáver. Tenía 22 m de largo, 2 m de ancho, pesaba alrededor de 24 toneladas y tenía una cabeza de 2 m de largo que medía 1 m de altura. De forma serpentina y cubierto de armadura, también tenía lana como un cordero, cuencas oculares enormes, y un pico gigantesco, y cuernos …

Repetidamente vi la imagen más conocida de este cadáver (la que se muestra arriba) mientras exploraba la literatura, mientras hurgaba en los artículos en la CFZ, ese tipo de cosas, y nunca supe cómo interpretarlo. En parte esto se debe a que es una gran masa deforme que no ha sido bien fotografiada, pero en parte esto se debe a que se parece a un tipo de monstruo olvidado de Dios con una gran cabeza aterradora. Mi interpretación semi-seria se muestra a continuación.

Gracias a un informe muy detallado producido por Rafael A. Lara Palmeros tenemos una muy buena cuenta de lo que sucedió a continuación. El alcalde Guerrero solicitó la ayuda de biólogos de la Estación de Pesca y Biología de Tampico, pero no lograron identificarlo, diciendo que los granjeros lo habían desfigurado sin posibilidad de reconocimiento. Otro biólogo no llegó a un veredicto, y se rumoreaba en un artículo de una revista popular que el Instituto de Biología de California quería comprar el cadáver, y pensó que era el de un animal prehistórico (¿existe siquiera un lugar como «Instituto de Biología de California»? No parece ser, pero tal vez lo había en 1969). Bernandino Villa de la Universidad Nacional de México propuso que el monstruo podría haberse conservado en un iceberg ártico antes de ser descongelado. Continuando con las identificaciones confusas o indeterminadas, un libro en español de 1975 de Jacques Bergier y George Gallet afirmó que el cadáver estaba cubierto de armadura.

Incluso en 1969, sin embargo, algunas personas lo habían hecho bien. Ivan Sanderson había dicho en la revista Pursuit que era una ballena, y en 1970, John Keel había concluido que los relatos de lo que en realidad era un cadáver de ballena se habían combinado con varios otros rumores para crear una historia extraña y desconcertante (Keel 1970). Al investigar el caso algunos años después, Palmeros (1994) entrevistó a personas locales e intentó obtener información de la Estación de Biología Pesquera, pero ninguna de las vías de investigación arrojó información útil. Sin embargo, los biólogos de la Universidad Nacional habían conservado fotos y habían llegado a la conclusión de que en realidad era una ballena, específicamente una Ballena Sei Balaenoptera borealis. Esto fue confirmado por Bernard Heuvelmans, quien proporcionó la misma identificación en la correspondencia (Palmeros 1994). El «pico» era presumiblemente el rostro largo y puntiagudo presente en todos los rorcuales, mientras que los «cuernos» debían de ser los dentarios alargados y puntiagudos: estos a menudo se abrían en cadáveres rorcuales y sobresalían como colmillos o cuernos, como se discutió previamente en Tet Zoo ver 1 aquí.

La prueba final para la identificación de ballenas proviene del hecho de que el cráneo fue retenido (Palmeros (1994) publicó un primer plano de la superficie dorsal de la parte posterior del cráneo). Es indudablemente el de un rorcual y, hasta donde puedo ver, coincide con el de una ballena Sei en la longitud de sus nasales y otros detalles. Algunas imágenes en la web parecen ser identificadas como el cráneo de la criatura Tecolutla (se muestra una aquí), pero no tienen sentido: parece que toda la parte posterior del cráneo se ha invertido y luego se ha levantado en un ángulo empinado con respecto al rostrum. Tal vez eso es exactamente lo que sucedió: es difícil de decir solo con pequeñas fotos (ACTUALIZACIÓN: la foto que se muestra aquí no es del cadáver de Tecolutla. Ver los comentarios). De todos modos, es caso cerrado en este caso.

Más mañana. Te das cuenta de que cuando todo haya terminado voy a ir muy, muy tranquilo. Se acercan múltiples fechas límite de final de julio… y SVPCA se avecina. Sí, iré a Irlanda.

PD: este artículo es la 300 entrada de Tet Zoo ver 2. Woo-hoo, pasa la bebida alcohólica favorita.

Refs – –

Keel, J. 1970. Strange Creatures from Time and Space. Sphere Books, London.

Palmeros, R. A. L. 1994. A marine monster in Tecolutla, Mexico? Info Journal 71, 24-26.

http://scienceblogs.com:80/tetrapodzoology/2008/07/tecolutla_monster_carcass.php


[1] Hmm. ¿Un grupo de agricultores, en la playa, en la noche? La mente se confunde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.