El Ucumar de Cerro El Creston, Argentina

El Ucumar de Cerro El Creston, Argentina

ucamar02Aunque la cabeza de la criatura se parece a un animal, los testigos declararon que tenía manos y dedos, y opinaron que era una especie de humanoide.

La historia original apareció en el periódico argentino El Tribuno (en Salta) el viernes 6 de agosto de 2010, y fue escrita por el periodista Gustavo Pardo.

El Ucumar, también conocido como el Ucumar-zupai o simplemente como Ucu, es una criatura parecida al Bigfoot que se cree que deambula por el paisaje montañoso de Chile y Argentina. Descrito como el tamaño de un perro grande que camina sobre dos patas, los nativos dicen que el ucumar come payo (una planta parecida a la col autóctona de la zona) y hace un sonido «uhu, uhu, uhu» que perfora las orejas.

Los rancheros capturan a un humanoide colmilludo y peludo

La leyenda del Ucumar Zupai renace en un desierto cerca de El Creston, a unos 40 kilómetros al oeste de San José de Metán. Metán se encuentra a 200 kilómetros de la capital de Salta.

El 23 de julio de 2010, un ranchero y su sobrino (quienes eligieron permanecer en el anonimato) salieron a sus campos para recoger su ganado en las cercanías de Cerro El Creston, unos 40 kilómetros al oeste de San José de Metan, cuando llegaron. Sobre una extraña criatura de apariencia humanoide, tenía incisivos inusualmente grandes y afilados. La similitud entre este espécimen y los cuentos locales del mítico «Ucumar», la figura parecida a un hombre cubierta de pelo negro corto, ha renovado el debate en Salta sobre la existencia del «yeti» local. La presencia de una criatura con tales características ha sido noticia durante décadas en las áreas boscosas al sur de la provincia, particularmente en Rosario de la Frontera, donde se han recopilado testimonios de testigos presenciales. Martin, un residente de Metan que no quiso dar su nombre, tomó fotografías de los restos del espécimen abatido en el bosque nuboso de Cerro El Creston, en la propiedad de los rancheros que lo mataron. La foto, tomada con un teléfono celular, muestra claramente un espécimen homínido con largos colmillos y ojos sobresalientes.

La historia. Los rancheros son un hombre mayor, de 79 años, cuyas iniciales son J.S. y el otro es su sobrino, E.S. Ambos pidieron el anonimato para alejar a los buscadores de curiosidad. Casi con timidez, Martin le contó a El Tribuno sobre su experiencia con el extraño ser durante una visita a sus amigos, los rancheros. «Ese sábado llegué y me contaron lo ocurrido durante la mañana. Entré a su casa y allí estaba, colgando de sus pies, con las manos atadas a un lado y extendiéndose hasta el piso». Tranquilamente, continuó su historia: «Les pregunté qué era y no lo sabían. Solo dijeron que en la oscuridad de la noche, pensaron que podría haber sido un puma o un duende, porque solo vieron sus enormes ojos verdes brillando a la luz de sus linternas».

Según el joven, J.S. y E.S. habían salido la noche del 23 de julio para reunir al ganado, ya que planeaban marcar el ganado al día siguiente. En medio de la oscuridad, escucharon un sonido casi ensordecedor en el borde de una de las colinas que rodeaban su propiedad. Arrojaron luz sobre la fuente del ruido con la linterna, y se encontraron mirando a dos enormes ojos verdes que casi congelaron sus corazones».

«Me dijeron que pensaban que era un duende, y para ahuyentarlo, dispararon. Tuvieron la mala suerte de golpearlo en la cabeza». Aparentemente, la bala entró por la parte inferior izquierda de la mandíbula y salió por la cresta de la ceja superior derecha. Debido a este impacto, el supuesto «Ucumar» se derrumbó instantáneamente. «Los perros que estaban con nosotros, acostumbrados a encontrar cerdos salvajes, corrieron hacia el cadáver, y cuando mis amigos los ahuyentaron, se encontraron con que los dos gauchos llevaron los restos a su rancho para analizarlos más a fondo».

Al día siguiente, a la luz del sol, no había ninguna duda al respecto: habían disparado un Ucumar, aunque para confirmarlo, sería necesario analizarlo más a fondo. Por el momento, todo lo que tenemos son especulaciones y sospechas. Lo que sí se puede confirmar es que los especialistas veterinarios consultados por El Tribuno afirman que el espécimen «cazado» por accidente no es originario de la región.

Carcasas lanzadas por un cañón

Martin continuó relatando sus experiencias con los rancheros de Cerro El Crestón. Señaló que «el sábado por la mañana, J.S. nos pidió que le cortáramos la cabeza y arrojáramos el cuerpo lejos, ya que no deseaba ser víctima de ninguna venganza», que podría tomar represalias contra él por haber disparado y asesinado a sus crías. Afirman que era un «cachorro» debido al diámetro del cráneo del espécimen, que medía unos 15 centímetros. Calcularon la altura de la criatura en unos 60 a 70 centímetros.

«En general, las personas que viven en estas partes creen mucho en estas cosas: los duendes, los Ucumar … de hecho, debo admitir que sentí miedo. En un momento pensé en llevarle el cuerpo a Metán, pero me asusté», dijo el amigo que habló con El Tribuno. Martin explicó que «le cortamos la cabeza, que se quedó en el rancho. Pero envolvimos el cuerpo en varias bolsas y lo tiramos por un cañón». J.S. el dueño del rancho donde ocurrieron los eventos extraños vive solo en el área. Su vecino más cercano está a 15 kilómetros de distancia. El hombre es visitado por sus sobrinos de vez en cuando.

«Tenía dedos y dedos de los pies»

El testigo que consiguió sostener el cuerpo del homínido cazado explicó que «estaba cubierto de pelo negro corto por todo el cuerpo, excepto la cara. Fue impresionante ver el tamaño de su incisivo». Agregó que la figura parecida a un hombre tenía los dedos de las manos y los pies. «La verdad es que fue una experiencia única. Nunca he visto nada igual. Cuando vamos al rancho en el Cerro El Creston, encontramos pelos pegados a los troncos de los árboles, como si «se» se rascara contra ellos. «Hay muchos animales en el área, pero ninguno con pelaje parecido al de la criatura que cazaron», explicó Martin.

«Nunca vi nada así»

Marcelo Choque, un veterinario forense de la Policía Provincial de la División de Medio Ambiente del servicio, se sobresaltó cuando vio las fotografías del extraño cráneo del espécimen, disparado por un ranchero en las alturas del Cerro El Creston en Metán. «Nunca vi nada así. Claramente es una figura antropomórfica, pero no puedo decirles la especie. Y podría explicar mucho menos el tamaño exagerado de sus incisivos, que le dan una apariencia monstruosa». El experto se detuvo a pensar por un momento y continuó. «No hay antropoides en el área donde lo dispararon. Y los que pertenecen a nuestra fauna no poseen de ninguna manera las características humanoides que se muestran en la foto. Si es un mono de algún tipo, sería una rareza, una especie no clasificada o una aberración genética. Estoy aturdido y creo que sería necesario viajar con un equipo de expertos al área donde se guarda el cráneo para realizar un análisis de los restos».

4ccc8d53a7132Cuando la noticia se difundió en Salta, los restos, que fueron desechados en un barranco, fueron recuperados para su análisis.

Los oficiales de policía de Metán, encabezados por el subjefe Regino Monteros de la Unidad Regional 3, y constituidos por delincuentes de la fuerza policial, bomberos e infantería local, devolvieron los restos del extraño mamífero abatido por un ranchero que vive en las alturas del Cerro El Crestón, reviviendo la antigua leyenda del Ucumar, una especie de «yeti» de la región de Salta. La gente fue guiada por dos hermanas, Marian y Claudia Miranda, leñadoras, y caminaron siete horas para llegar al lugar y cinco horas atrás, solo para bajar la cabeza y el cadáver peludo de este espécimen hasta entonces desconocido en el área.

Los restos de la carcasa pequeña y de colmillos grandes se colocaron en un paquete especial que se enviará a la ciudad de Salta, donde se someterán a un análisis experto. Este tema mereció la apertura de procedimientos legales por Mario Dilascio, Segundo Juez de Instrucción del Distrito Judicial del Sur. El magistrado emitió instrucciones precisas para enviar las muestras de inmediato a la ciudad capital para que los científicos las analizaran, a fin de realizar una clasificación precisa de las características del antropoide y determinar las razones que aparentemente lo alejaron de su hábitat natural.

El 20 de octubre de 2010 lo informó Tribuna:

«Están haciendo un estudio de los restos, las primeras indicaciones son que se trata de un homínido, ojos saltones, dientes largos y afilados, tetrápodo (cuatro extremidades), pelo corto y negro y dedos en las manos y los pies. El cráneo tiene un diámetro de 15 centímetros y la altura habría sido entre 6 y 70 centímetros. Se cree que es un mono, lo que también sería un hallazgo, porque no hay monos viviendo en esta área. El análisis de los restos aún no se ha finalizado y no ha publicado ningún informe oficial. Sin embargo, el veterinario local se sorprendió al ver las fotos y no pudo identificar qué especie sería».

Parece que nunca se ha emitido un informe oficial. Esto sugeriría que no podrían identificarlo como un animal. Probablemente sea un niño muy pequeño de un tipo de Bigfoot, u otro tipo de homínido desconocido.

http://www.soul-guidance.com/houseofthesun/dp09/dp09ucumar.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.