El auge de la ciencia basura en la vida moderna

El auge de la ciencia basura en la vida moderna

Los fracasos de la medicina se combinan con una educación científica deficiente para reforzar la charlatanería.

24 de septiembre de 2020

Las religiones formales se encuentran en un declive terminal en los países en desarrollo. Sin embargo, vemos mucha pseudociencia asociada con prácticas, creencias y remedios «espirituales» (1). ¿Se debe esto a la resistencia del pensamiento supersticioso, o al fracaso de la educación científica, o ambos?

La mayor parte de la ciencia basura comienza con una falsa separación de la mente y la materia.

La falacia dualista básica

Gran parte del pensamiento supersticioso comienza con la premisa de que existe un reino mental/espiritual que está separado del mundo físico al que acceden nuestros sentidos. En las ciencias naturales, solo existe un mundo material.

La falacia dualista surge en prácticamente todas las religiones y en muchas ramas de la pseudociencia, desde la astrología hasta la reflexología.

Está presente en las religiones más antiguas, incluido el chamanismo, que imagina que los espíritus controlan eventos materiales como los movimientos de los animales de caza. Los chamanes participan en elaborados rituales, o consumen drogas alucinógenas, que abren un mundo espiritual donde pueden negociar con los espíritus y organizar una caza exitosa.

La curación chamánica también implica negociar o someter a los demonios que se consideran la causa fundamental de enfermedades graves.

El ascenso del espiritismo y la decadencia de las religiones formales

Vivimos en una era secular en el sentido de que el número de personas que apoyan la religión organizada en los países desarrollados es bajo y se está reduciendo.

Al mismo tiempo que el interés y el respeto por la religión dominante está disminuyendo, existe un mayor interés en la «espiritualidad». Las poblaciones acomodadas de todo el mundo investigan varios aspectos de otras tradiciones religiosas con el mismo espíritu que investigan la cocina mundial (1).

Las implicaciones van desde tomar cursos de astrología hasta usar ejercicios de yoga para relajarse, pasar tiempo siendo uno con la naturaleza, hasta usar uno de los muchos tratamientos médicos para la mente y el cuerpo, algunos basados libremente en el misticismo religioso indio.

Vivimos en un período de salud muy mejorada de acuerdo con medidas objetivas, como la baja mortalidad infantil y el aumento de la esperanza de vida.

A pesar de estos datos objetivos, existe un gran malestar. Una proporción sustancial de la población padece afecciones crónicas como trastornos autoinmunitarios, enfermedades metabólicas asociadas con la obesidad, ansiedad crónica, trastornos del sueño, dolor crónico, asma, fatiga crónica, etc.

Actualmente, la medicina científica no tiene mucho conocimiento de estos trastornos o cómo curarlos.

Esto brinda una oportunidad para una serie de enfoques pseudocientíficos para el tratamiento, desde la quiropráctica hasta la limpieza corporal, y desde la homeopatía hasta la curación con cristales. Quizás estos tratamientos de charlatán brindan cierta sensación de control sobre la enfermedad. Tal vez, alivien las inseguridades existenciales que antes habían aliviado las creencias religiosas. También podrían reclutar el efecto placebo que también produce la medicina científica.

Desafortunadamente, la psicología ha estado en la mezcla pseudocientífica desde el principio, con la entrada de Sigmund Freud a la psicología clínica comenzando con una fascinación por el mesmerismo (o hipnosis) y continuando con el «subconsciente», los mitos y la interpretación de los sueños.

La ciencia basura de Freud a la reflexología y las «energías»

Gran parte del pensamiento freudiano es dualista. Supone que la conducta adulta está controlada por recuerdos reprimidos de conflictos infantiles no resueltos.

Karl Popper criticó tales nociones por no ser comprobables y, por lo tanto, no superaron la prueba clave de la ciencia. Sin embargo, hay pocas dudas de que el trauma infantil, como el abuso físico o emocional, afecta la psicología y el comportamiento de los adultos. Sin embargo, la interpretación freudiana aquí ha sido reemplazada por una explicación neurocientífica (2).

De manera similar, la visión de Freud sobre la represión es suplantada por el conocimiento de los mecanismos a través de los cuales el estrés interfiere con el almacenamiento de la memoria. El fenómeno es real, por supuesto, con muchos asesinos que pierden la memoria por su crimen y tienen una falsa creencia en su propia inocencia, por ejemplo.

Una combinación de incidencia creciente de enfermedades crónicas inexplicables y una tradición freudiana en psicoterapia abrió las compuertas para una asombrosa variedad de remedios para curanderos.

Estas prácticas se basan en la desesperación de personas cuyos males no son comprendidos por los médicos. La medicina moderna tiene poca comprensión de los trastornos autoinmunitarios en un momento en que se están volviendo cada vez más comunes, incluso en personas más jóvenes que sufren una variedad de problemas como asma, alergias y trastornos metabólicos. Si el auge de la pseudociencia refleja los fracasos médicos, el éxito de los tratamientos espurios refleja una educación científica débil.

Fallos de la educación científica

El hecho de que la gente en los países desarrollados esté dispuesta a dar a las terapias cuestionables el beneficio de la duda habla de la debilidad en la educación. Vivimos en un mundo donde la opinión de una persona es tan buena como la de otra.

No hay supervisión editorial en las redes sociales y el sistema educativo no está haciendo un buen trabajo al capacitar a los estudiantes para que discriminen entre información confiable y marketing o giros.

Además, los tratamientos aparentemente pseudocientíficos a veces pueden ser efectivos, como lo ilustra el uso de la acupuntura en el tratamiento del dolor.

Los hallazgos científicos también pueden ser contradictorios. Esto significa que el público está mal equipado para distinguir entre los tratamientos que funcionan y los que son puro aceite de serpiente.

Referencias

1 Zuckerman, P. (2008). Society without God: What the least religious nations can tell us about contentment. New York: New York University Press.

2 Kalinichev, M., Easterling, K. W., Plotsky, P. M., and Holtzgman, S. G. (2002). Long-lasting changes in stress-induced corticosterone response and anxiety-like behaviors as a consequence of neonatal maternal separation in Long-Evans rats. Pharmacology, Biochemistry, and Behavior, 73, 131-140.

https://www.psychologytoday.com/us/blog/the-human-beast/202009/the-rise-junk-science-in-modern-life

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.