El segmento ovni de “60 minutos”: el “Tic-Tac” de Nimitz

El segmento ovni de «60 minutos»: el «Tic-Tac» de Nimitz

22 de mayo de 2021

David Halperin

Uno a uno caen ante el ataque ovni, las ciudadelas del periodismo respetable.

Comenzó en diciembre de 2017, con los artículos gemelos en la portada del New York Times (¡todavía no puedo superarlo, el New York Times!): «Auras resplandecientes y «˜dinero negro»™: el misterioso programa ovni del Pentágono» y «2 aviadores de la Armada y un objeto que «˜aceleró como nada que haya visto nunca»™». Y a principios de este mes, un artículo largo y bien investigado en el New Yorker, escrito en el clásico estilo New Yorker de simpatía, «Cómo el Pentágono comenzó a tomar en serio los ovnis». Cuyo final parece casi proclamar: sí, estas cosas podrían muy bien ser reales.

Tic-tac¿El ovni «tic-tac»? Una reconstrucción imaginativa, de Wikimedia Commons.

Y ahora, un segmento de ovnis en «60 Minutes». Asignó un artículo propio al día siguiente en el Washington Post.

El segmento se emitió el pasado domingo por la noche y, mientras escribo estas palabras, ha obtenido 5,233,242 visualizaciones en YouTube. El anfitrión fue Bill Whitaker; el título que se le dio al segmento fue «UAP», el nuevo acrónimo «“de «Fenómeno Aéreo No Identificado» – que puede estar en proceso de desplazar a «UFO», y del cual desapruebo.

(Lo desapruebo porque su agenda es claramente separar el fenómeno central del bagaje cultural que el término «UFO» ha adquirido durante las últimas siete décadas. Para mí, el bagaje cultural es el fenómeno central, y no quiero separarlo).

El desfile de invitados de Whitaker comienza con Luis Elizondo, quien al menos afirma -el estado de sus afirmaciones es tema de cierta controversia- haber dirigido en algún momento el programa ovni de los militares. A continuación, el ex piloto de la Armada, el teniente Ryan Graves, habla de sus encuentros y los de sus compañeros pilotos con objetos misteriosos frente a la costa atlántica en 2014 y 2015, que arrojaron dos de los tres videos de cámaras infrarrojas que se hicieron famosos a través del reportaje del New York Times.

Vieron esas cosas, dice Graves, «todos los días durante al menos un par de años».

Luego vienen las estrellas del espectáculo, el comandante David Fravor y la teniente comandante Alex Dietrich. Ambos eran pilotos que despegaron del portaaviones USS Nimitz frente a la costa de California el 14 de noviembre de 2004, para investigar lo que parecían ser objetos voladores extraños, y vieron lo que parecía un «tic-tac» debajo de ellos, cerca del superficie del océano.

Volveré con ellos en un minuto. Pero primero, dos comentarios: Número uno, que la estructura del segmento de «60 minutos», que termina con entrevistas con el ex subsecretario adjunto de Defensa Christopher Mellon y el senador Marco Rubio, recapitula casi a la perfección la portada del New York Times de tres y tres y medio años antes. Testimonio interno de un proyecto secreto del gobierno… testimonio de pilotos entrenados, acompañado por la prueba sólida y objetiva de un video, de algo inexplicable en el cielo: estos son los dos ejes de la historia ovni, contada por estos dos pilares de la corriente principal del periodismo estadounidense.

Número dos, nunca he podido obtener una imagen clara del incidente Nimitz, cómo las observaciones visuales, los ecos de radar y lo que se registró en la cámara infrarroja, el tercero y el primero de los videos famosos, se correlacionan entre sí. Si es que lo hacen. (Y los incidentes de 2014-15 en la costa Este son aún más turbios). La entrevista con Fravor y Dietrich en «60 Minutes» me deja tan confundido como antes.

Sin embargo, es impresionante. La afirmación de algunos escépticos, de que «60 Minutes» no nos ha mostrado nada que no supiéramos antes, está equivocada al menos en un particular. Esta es la aparición de Alex Dietrich, de quien nunca había oído hablar antes del domingo pasado. Y quién es una mujer realmente impresionante.

Esto es importante, porque durante mucho tiempo había creído «”en su mayoría, pero no del todo correctamente, como veremos»” que nadie, excepto Fravor, había afirmado haber visto objetos inusuales. Y la fiabilidad de Fravor está lejos de ser impecable. En una entrevista de 2019, documentada en el sitio web «Metabunk» de Mick West, Fravor se jactó de haber jugado una mala pasada a los campistas en el desierto de California por la noche, apuntándolos con su avión con las luces apagadas y luego subiendo y alejando para que los desafortunados campistas se asustaran al pensar que se habían encontrado con un ovni. (West tiene un fuerte argumento de que esto sucedió en 1997). ¿Por qué alguien capaz de una broma como esta no sería capaz de mentir sobre cosas que supuestamente presenció?

Pero ahora está Alex Dietrich, que voló en un avión cerca del de Fravor, y ella vio, según su contabilidad, más o menos lo que él vio. ¿También mentía esta distinguida veterana?

Mirándola, en «60 Minutes» y en una entrevista posterior con Anderson Cooper de CNN, no puedo creerlo, aunque tal vez tenga que creerlo. Si alguna vez hubo alguien cuyo comportamiento proclamó «francotirador», es esta mujer.

Admite abiertamente a Cooper: el incidente Nimitz ocurrió hace 16 años; los recuerdos se vuelven borrosos y distorsionados con el tiempo. Sin embargo, curiosamente, ella pasa inmediatamente a subvertir su propia admisión. «Hice un relato por escrito, con tantas flechas [?] y detalles… que pude, dentro de, diría, horas después del aterrizaje». ¿Todavía tiene este documento? Si lo tiene, las peculiaridades de la memoria se vuelven irrelevantes; ¿Por qué no lo consultó simplemente? Y si no, ¿qué la llevó a deshacerse de algo tan potencialmente significativo? (Parece sugerir en Twitter que está enterrado en algún lugar entre cajas de sus papeles, y deberemos tener «paciencia» mientras lo busca).

Examinando el hilo sobre el programa «60 Minutes» en el sitio web de «Metabunk«, descubro que me equivoqué al suponer que nadie, además de Fravor, se había presentado anteriormente afirmando ser un testigo ocular del «tic-tac». En diciembre de 2017, poco después de la aparición de los artículos sobre ovnis del New York Times, un comandante Jim Slaight apareció con Fravor en el Jesse Waters Show y dijo esencialmente lo mismo que Fravor. Pero, extrañamente, Slaight parece haber desaparecido después, por lo que puedo decir, del compromiso público con el episodio Nimitz, y no hay indicios de que «60 Minutes» intentara persuadirlo para que contara su historia una vez más.

En cambio, aparece Dietrich, aparentemente de la nada, y movida por motivos que ella describe de manera diferente en «60 Minutes» y la entrevista de Anderson Cooper.

Estos mini-misterios, espectáculos secundarios al mayor misterio de lo que sucedió ese día de noviembre de 2004, pueden tener explicaciones simples. Las respuestas pueden estar en algún lugar de Internet, y simplemente no las he encontrado. ¿Ponen en duda el testimonio de las personas que dan la impresión de decir la verdad? Espero que no lo hagan; No puedo evitar sospechar que pueden hacerlo.

Y SIN EMBARGO»¦ hay un detalle que Fravor da en la entrevista de «60 Minutes» que particularmente me llamó la atención, y me inclina a pensar que su relato y el de Dietrich son perfectamente genuinos.

El tic-tac, dice Fravor, «comienza a reflejarme, así que cuando estoy bajando, comienza a subir», en lo que parece haber sido un patrón en espiral. Bill Whitaker: «¿Está imitando tus movimientos?» Fravor: «Sí, sabía que estábamos allí».

Ahora bien, esta característica, la que el ovni responde al observador(es) reflejando o imitando su comportamiento, es un tema que atraviesa muchos encuentros, pero sin ser tan conocido como para esperar que alguien lo use para fabricar un narrativa. El ejemplo clásico, quizás, es el avistamiento en Papúa Nueva Guinea la noche del 27 de junio de 1959 por el reverendo William Booth Gill y sus feligreses.

«Una figura parecía estar de pie mirándonos (un grupo de alrededor de una docena). Estiré mi brazo por encima de mi cabeza y saludé, para nuestra sorpresa, la figura hizo lo mismo. Ananías agitó ambos brazos sobre su cabeza y luego las dos figuras externas hicieron lo mismo. Ananías y yo comenzaron a agitar nuestros brazos y los cuatro ahora parecían devolver el saludo. No parecía haber ninguna duda de que nuestros movimientos fueron respondidos».

En Intimate Alien: The Hidden Story of the UFO  describo un avistamiento desde Filadelfia en 1974, casi con certeza provocado por un avión, en el que el ovni «en realidad se acercaba a la familia [del testigo] mientras estaban estacionados, y cuando él se volvía con los faros de su automóvil encendidos, el objeto se retiraba a la oscuridad. También hubo momentos en que el ovni parpadeaba juguetonamente hacia los faros del automóvil como en respuesta». De manera similar en la Escuela Ariel en Zimbabue el 16 de septiembre de 1994, como lo observó un lector de mi blog llamado Lawrence: «En la entrevista del podcast Mysterious Universe, James Fox reconoce que las criaturas, o algunas de ellas, en la Escuela Ariel estaban imitando a los niños, como relataron los niños. Porque eran los niños, ese es el espejo de la psique de los niños».

Como, creo, los pilotos de ovnis en Papúa Nueva Guinea eran el espejo psíquico de Gill y su rebaño.

¿Y el tic-tac sobre las aguas de la costa de California, el 14 de noviembre de 2004? ¿Reflejaba algo que estaba dentro de Fravor y Dietrich y, por lo tanto, era realmente visto por ellos, aunque no estaba realmente allí?

https://www.davidhalperin.net/the-60-minutes-ufo-segment-the-nimitz-tic-tac/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.