Los Whatniks de Levelland

Los Whatniks de Levelland

Aaron Sakulich

La noche después de Acción de Gracias, me encontré con un grupo de mis amigos de la secundaria. Durante una discusión cuando alguien mencionó, por alguna razón borrosa, al artista Pablo Picasso, que tarareaba algunos compases de una canción. La canción es algo oscura, pero la letra es clara: «Las mujeres se volverían el color del aguacate cuando él (Pablo Picasso) ruede por su calle en su El Dorado». Uno de mis amigos parecía un poco sorprendido de que yo, con mi total falta de conocimiento musical, sabía de esta canción.

Lo que es realmente extraño de esta historia es que al día siguiente me senté a ver una película, Repo Man, que me había conseguido por mi cumpleaños hace tres meses. Esa canción está ahí, poco después de que un mecánico proporciona una línea acerca de cómo las coincidencias son en realidad una manifestación del hecho de que el universo entero está conectado en algún nivel profundo, psíquico.

Así que imaginen mi sorpresa cuando vi un artículo en MSN preguntando si los satélites militares podrían o no atascar la apertura de las puertas de garaje. Unos días antes, durante mis esfuerzos incansables para mantener a usted, lector, informado sobre la locura que es el fenómeno ovni, me había leído un artículo de 1957 acerca de un hombre de Nueva York que afirmaba que el satélite Sputnik estaba abriendo y cerrando la la puerta de su garaje desde el espacio. Esto prueba que el mecánico estaba en lo cierto, ¿las coincidencias impregnan el universo en el servicio de algún poder superior? Tal vez. Tal vez no. Pero desde luego me da una buena apertura para empezar a hablar de los Levelland Whatniks.

La afirmación del garaje loco (o para aquellos de ustedes de New Jersey, «agujero de coche») del médico de Nueva York fue uno de los primeros grandes cuentos relacionados con los ovnis de 1957. Sobre todo sirven para ilustrar la mentalidad de la época: Cada estadounidense con sangre roja en ese momento estaba aterrorizado de que los Rojos y su diminuto satélite pulsante tuviera el poder de hacer estragos electrónicos en todo el mundo. Y me refiero a aterrados.

¿Recuerda cómo durante unos meses, todo el mundo sobre la faz de la tierra puso su correo en el microondas para matar las esporas de ántrax? Por aquel entonces mi hermana trabajaba en una tienda de CD y mientras almacenaba un disco de la banda de heavy-metal Ántrax, cometió el error de decir su nombre en voz alta. Hubo una estampida hacia la puerta. Multiplique el miedo por diez, y así es como la gente paranoide estaba por los soviéticos.

Y este es el escenario en el que los habitantes de Levelland, Tex., actuaron sus partes. Paul Saucedo (o Saucido, dependiendo del relato que se lea) conducía a casa del trabajo un día cuando su auto falló. Los faros se apagaron y el motor se murió; unos minutos más tarde, el auto comenzó normalmente y él continuó conduciendo. Sin embargo, en su destino, hizo una afirmación que fue recibida con el terror electrizante reservado hoy para gritar «bomba» en un aeropuerto: Afirmó que un objeto extraño había volado por encima de su coche, provocando el fallo.

El objeto se levantó de un campo cercano envuelto en una luz de color amarillo-blanco. Estimado en 200 pies de largo, viajó a través de la carretera a unas 700 millas por hora, dejando tras de sí una estela de humo y llamas. Fue entonces cuando el carro se apagó, y tan pronto como la cosa se perdió de vista, se inició de nuevo. Esta cosa voladora más tarde ganó una serie de nombres diferentes: el Whatnik, el cohete fantasma y así sucesivamente.

Vamos a llegar a lo que Saucedo, el conductor, pensó en un minuto. Los habitantes del pueblo estaban convencidos de que un ovni, evidentemente de origen del espacio exterior, cruzó la ciudad y arruinó los sistemas eléctricos de los automóviles. Ese día, llegaron cuatro informes más de un ovni causando fallos eléctricos en los automóviles; años más tarde, el total había crecido debido a la retroactividad (personas que afirman, por ejemplo, de 1965, que en 1957 habían estado en Texas y un ovni había descompuesto sus coches).

Por su parte, Saucedo no creía que era un ovni. Él pensó que era una especie de nuevo cohete o un misil siendo probado por los militares. Recuerde, esto fue en la Guerra Fría; nuestro gobierno estaba probando armas locas en todas las ciudades de todos los estados. El hecho de que el objeto dejó un rastro de humo y llamas sin duda lo hace parecer un poco anormal en nuestro concepto moderno naves espaciales silenciosas y flotantes.

¿Pero si no era un ovni lo que causó que se parara el vehículo de Saucedo? Pues bien, tras una investigación, había tenido en el carro en el servicio el día anterior, y el mecánico dejó una pieza rota en el motor, que se hizo añicos, provocó un cortocircuito del sistema eléctrico, y descompuso al coche. A menos que los ovnis puedan romper las piezas de metal a larga distancia, no hay, y quiero ser absoluta, inequívocamente claro en esto, razón para creer en que no exista una explicación perfectamente humana para esto.

Sé que los entusiastas de los ovnis no me reconocen ni siquiera este punto. Me da la impresión que me ven como una especie de vulgar Quijote. Pero imaginemos por un momento que el mundo fuera un lugar más suave, que mi amigo no no estuviera viviendo en la costa oeste, y que los entusiastas de los ovnis escucharan razones. Si es así, todavía tendría que explicar los otros cuatro testigos que informaron que sus coches se pararon.

Sus nombres eran James Long, Jim Wheeler, José Alvarez y Frank Williams. Por alguna razón, se consideran testigos del más alto nivel; cualquier análisis del caso Levelland es probable que se refiera a ellos con palabras tales como honestos, sinceros, veraces, sobrios o confiables. No obstante el hecho de que las cárceles están llenas de hombres honestos, veraces, sinceros, los entusiastas de los ovnis dejan de mencionar que todo lo que sabemos acerca de lo que le pasó a estos hombres proviene de una llamada telefónica a cada uno de ellos hecha por un investigador de ovnis.

Ellos nunca fueron entrevistados por la policía, la Fuerza Aérea u otras fuentes de buena reputación; pero tenemos sus reivindicaciones, telefoneadas a un solo investigador ovni, sobre la que cuelga su veracidad. Permítanme llamar a todos mis poderes de subestimación y decir que siento que esto no es suficiente justificación para tomar su palabra.

Entonces, ¿qué es lo que pienso que ocurrió? Pues bien, hemos establecido que los Estados Unidos estaba en las garras del miedo absoluto, que sacudía los huesos por la Unión Soviética. Un tipo que dice que un ovni detuvo su coche, y eso es una sopa segura para criar engaños, falsas afirmaciones, simples malentendidos errores de identificación, y paranoia inducida.

Déjame ponerlo de esta manera: Tengo un coche, y actúa extraño, por ejemplo, dos veces al año. Había, digamos, 10,000 personas en Levelland. Hay 365 días en un año. Eso significa que, en el supuesto de que las averías del coche se distribuyeran de manera uniforme en todo el año, debería haber 54 personas cuyos vehículos se comportan de manera extraña. Supongamos que cuando sus vehículos se descomponen, alrededor del 10 por ciento mira hacia arriba, ve algo extraño en el cielo, y se convence en que los extraterrestres quieren hacerlo llegar tarde para la cena. Supongamos que hay una o dos personas dispuestas a engañar a los vecinos del lugar, y tienes los avistamientos de Levelland.

El coche de Saucedo se descompuso por razones puramente humanas. Su descripción del objeto, que ni siquiera él cree que sea del espacio exterior, suena sólo remotamente parecido a lo que afirman los modernos entusiastas de los ovnis a lo que se parecen los platillos voladores. Los otros testigos no son fiables en el mejor de los casos y nunca fueron investigados adecuadamente. Estados Unidos estaba en las garras de una ola de miedo y paranoia.

No me gusta ser innecesariamente combativo, pero entusiastas de los ovnis, ustedes van a tener que llegar a algo con un poco más de carne en sus huesos para convencerme de monstruos del espacio.

Nos vemos

http://www.theironskeptic.com/articles/levelland/levelland.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.