Marcianitos en las campañas políticas

EXTRATERRESTRES DE TABLOIDE

Muchos no han comprendido que un tabloide, como el National Enquirer, el Weekly World News, Alarma, El Semanario de lo Insólito o el Sun, son solo diarios sensacionalistas, “literatura” barata, o como ellos mismos dicen, de manera eufemística, “medios de diversión y entretenimiento”. Hay quienes creen a pie juntillas que lo que ahí se publica es cierto, pero la verdad es muy diferente. Sin embargo, algunos de ellos (aunque con letra diminuta) previenen a sus lectores con advertencias como esta:

Las historias del SUN buscan el entretenimiento y son sobre lo fantástico, bizarro y paranormal. Los artículos se escriben y obtienen del equipo del SUN, la Prensa Mundial, corresponsales independientes y el público en general. Los lectores deben suspender la credibilidad en beneficio de la diversión.

No obstante hay quienes siguen creyendo que las historias que se publican en estos pasquines son verdaderas. Ese fue el caso de Anthony G. Burton (seguramente un seudónimo) que fue uno de los primeros escritores en lengua española que trajo a colación la historia de los “extraterrestres de tabloide”. Veamos cómo ocurrieron las cosas.

En uno de los primeros números de la revista española Espacio Tiempo, dirigida por el doctor Jiménez del Oso, se publicó el artículo de Burton con gran despliegue de sensacionalismo (se ve que era necesario aumentar las ventas a toda costa, no importando los medios utilizados).

En ese artículo se decía que en Roger’s Creek, un paraje que dista 5 kilómetros de Unionville, poblado escondido entre los bosques frondosos de West Virginia, dos fotógrafos, Donald Reed y un tal Walters, habían captado con sus cámaras a un ser extraterrestre.

Primero creí que me equivocaba, que era un animal –declaró Reed al periodista Raúl Románez Boglio-, no un ser humano, si es que los extraterrestres son seres humanos, pues me confundió el hecho de que su vestimenta más bien parecía una piel, o un traje de buceador, pues era blanco y lo cubría de pies a cabeza.

Walter amplió la información:

Cuando Donald me llamó la atención sobre la indumentaria, yo observé más cuidadosamente, y vi que el extraterrestre (al que sin embargo todavía no calificábamos como tal), aun cuando su figura era exactamente la de una persona, su traje o su vestimenta parecía adherida a su cuerpo, pero adherido a él sin más orificios que los ojos, la boca y la nariz. Quiero decir que luego de observar, bien me entró la idea en la mente de que lo que cubría no era ninguna vestimenta, sino su propia piel. Y fue entonces cuando tuvimos la idea de que podría ser un extraterrestre.

El extraterrestre en ningún momento nos vio –añadió Reed-, pues nosotros pescábamos en una pequeña hondonada y él se hallaba a un nivel arriba de nuestras cabezas. Parecía desorientado y confundido, como si no encontrara qué hacer o qué rumbo seguir. Se le veía claramente mirando hacia todas partes, especialmente hacia donde se encontraba el pueblo.

Se supone que cuando comprendieron que se trataba de un extraterrestre decidieron ponerse en contacto con el sheriff Frank Adams, a través de un teléfono celular. Pero el sheriff estaba ausente y su ayudante Peter tardó en localizarlo. Una hora después llegó con algunos agentes de la CIA, quienes capturaron al humanoide y se lo subieron a una camioneta Suburban.

Walters y Reed subieron de inmediato a su automóvil y siguieron a los agentes hasta Culpeper City, donde la CIA tiene una oficina. Al llegar, bajaron al “extraterrestre” y lo trasladaron a otro automóvil sin ningún distintivo visible, y se dirigieron a Quantico, en donde está el cuartel general de la CIA.

LAS FOTOGRAFIAS

El momento del traslado lo aprovecharon los fotógrafos para sacar la secuencia que podemos ver. El humanoide parecía esposado y fue cubierto con la chaqueta de uno de los agentes para disfrazar un poco su presencia. En ese momento uno de los agentes se da cuenta de la presencia de los fotógrafos y los señala con el índice. Suben al humanoide al auto y parten. Los periodistas intentan seguirlo pero los hombres de la CIA se lo impiden y los obligan a regresar a Unionville, y se les pide silencio total.

A mediados de noviembre apareció la noticia en el periódico en donde trabajaban los fotógrafos, del cual aún no diremos el nombre. Se dijo que todos los ejemplares del mismo fueron confiscados mediante una hábil y rápida acción policial. En el reportaje se decía que el ser hablaba diversas lenguas y provenía de un sistema estelar conocido como M-31; que su visita estaba relacionada con el peligro que suponía para nuestro planeta y para el sistema solar la guerra del Golfo Pérsico.

Este tipo de comentarios denigra la verdadera lucha de los ecologistas por el control ambiental. Ahora, cualquier contactado y vendedor de videos habla de ecología mientras viste con chamarra de cuero y maneja autos sin afinar.

Una semana después el mismo periódico publicaba que el extraterrestre había escapado después de “incapacitar” a los once guardias que lo custodiaban.

Esta es, a grandes rasgos, la noticia que publicó Espacio Tiempo y que ellos conocieron gracias a una carta procedente de Mexicali, Baja California Norte, México (Espacio Tiempo no da el nombre del remitente). Dentro del sobre venían copias del periódico Reflejo 2000, editado en El Paso, Texas, que reproducía los artículos del Weekly World News y una investigación del reportero Raúl Románez Boglio. Lo curioso es que el número 1 de ET llegó a México dos o tres meses después de que apareció en España, por lo que surge un interrogante ¿cómo sabía el lector de Mexicali la dirección de la revista española antes de que se distribuyera en México?

ET prometía una investigación de Juan José Benítez, “con el propósito de esclarecer qué ha sido, en efecto, lo que sucedió en ese pueblecito perdido entre los bosques espesos de West Virginia”.

En realidad nunca hubo una investigación. Se limitaron a decir en el mismo reportaje que:

Reflejo 2000 no contesta; al parecer ni siquiera existió nunca, pues no se halla inscrito en el registro de publicaciones periódicas existentes en El Paso (Texas); el fotógrafo Donald Reed ha desaparecido y el reportero Románez Boglio nadie sabe en donde está.

El artículo de ET terminaba afirmando:

Casi con toda seguridad el relato de los hechos que hemos reconstruido para Espacio Tiempo será desmentido y la secuencia fotográfica obtenida por Ronald Reed, motejada de montaje, lo mismo que sucedió en Unionville, Culpeper, Quantico y El Paso. La CIA tiene acostumbrados a estas cosas a todos los investigadores del fenómeno OVNI del mundo entero.

Nos atrevemos a afirmarlo desde este mismo instante en que estamos redactándolo: no habrá forma de probar que hubo un extraterrestre en Unionville y que las fotografías no son fruto de un montaje.

En realidad estos son los clásicos comentarios paranoicos de casi todos los ufólogos. ¡Claro que se trata de un montaje! Y más adelante lo demostraremos.

En primer lugar (siendo la prueba principal que desbarata toda la historia), el origen de este relato es el tabloide Weekly World News, que se especializa en este tipo de historias ficticias. Esta fue la primera, pero no la última, en la que utilizarían un actor disfrazado de “extraterrestre”.

En segundo lugar tenemos la curiosa “coincidencia” de que unos fotógrafos que están de vacaciones lleven consigo una cámara y, lo que es más importante, un telefoto. Concedemos que esto es raro, aunque no imposible. Lo que sí nadie puede creer es que, aún cuando los agentes de la CIA vieron a los fotógrafos en el momento de sacar sus fotografías, no les confiscaron la cámara, y sólo se limitaron a decir que “guardaran silencio”. La historia también resbala cuando se afirma que fueron confiscados todos los ejemplares del periódico (el Weekly) para que la noticia no se conociera. La verdad es que ese tabloide se vende más que bien no sólo en los EU sino en diversas partes del mundo. El ejemplar del 20 de noviembre nunca fue confiscado. Yo poseo un ejemplar del mismo. Si la CIA hubiese querido que la noticia no se filtrase al público, lo más fácil hubiera sido quitarles las fotos a los periodistas.

Cierto escritor español allegado a Del Oso y a Benítez me escribía hace algunos años que él creía que lo del periódico Reflejo 2000 era otra historia inventada, esta vez por la gente de ET. La razón es que no podían publicar las fotografías del Weekly porque se les caía el caso. Pero al inventar que habían extraído la noticia de un periódico inexistente, nadie se daría cuenta y fácilmente eliminaban el problema.

La pista en este caso es el hecho de que ET dice haber hablado a Reflejo 2000, pero que “éste no contesta” ¿A donde hablaron? ¿Cómo consiguieron un teléfono de una publicación que ellos mismos afirman no está registrada? Eso es aún más misterioso que las fotografías del presunto extraterrestre.

LOS EXTRATERRESTRES SON ¿REPUBLICANOS, DEMÓCRATAS O INDEPENDIENTES?

Decíamos que Weekly había experimentado su primera serie de fotografías de humanoides con el caso de West Virginia, pero que no sería el único. En efecto, durante la contienda electoral para la presidencia de los Estados Unidos, en 1992, el Weekly tuvo otro éxito editorial. Publicó una serie de fotografías de un extraterrestre acompañando a los tres candidatos: George Bush. William Clinton y Ross Perot.

Uno de los primeros reportajes de la serie se publicó en el ejemplar del 14 de julio de 1992. En él aparece en la portada Perot acompañado del extraterrestre. El titular dice: ¡Extraterrestre se reúne con Ross Perot! La edición causó sensación y fue comentada en diversos medios. En México, la revista Hombre Internacional comentó:

Los estadounidenses están acostumbrados a reírse de todo… incluso de los aspirantes a la presidencia… ¡y hasta del propio presidente!

Esta fotografía (alterada, por supuesto) publicada en la portada del semanario sensacionalista Weekly World News vendió más de 2 millones de copias. El propio presidente Bush leyó el reportaje, que asegura (?) que Perot mantuvo una reunión secreta con un ser extraterrestre… el mismo que había dialogado con Bush en Washington en el mes de abril de 1991. Lo más increíble del caso es que, después de publicada la foto, la popularidad de Perot comenzó a descender… pasando primero al tercer puesto, y del tercer puesto al derrumbe. Este tipo de publicidad negativa –según Perot- lo forzó a abandonar la carrera por la presidencia.

En efecto, el artículo con la foto de la mancuerna Perot-extraterrestre fue leído por el mismo Bush, quien soltó una sonora carcajada. Tiempo antes él había sido víctima de ese tipo de bromas. En una edición anterior, 14 de mayo de 1991, el Weekly había afirmado que Bush se había reunido con un extraterrestre en Campo David. La reunión había durado seis horas.

Según Nick Mann, un supuesto ufólogo al que nadie conoce en el mundo de los Ovnis:

El sueño del presidente Bush de establecer un nuevo orden mundial se acercó a la realidad, cuando secretamente se reunió con un alienígena que prometió proveerle de educación, tecnología y conocimientos estratégicos para lograr al fin la paz sobre la Tierra en 1997.

Cuando Bush vio la fotografía de Perot y el extraterrestre declaró:

Le dije (al extraterrestre) que mantuviera esto en secreto. Creí que él estaba conmigo, pero ahora lo vemos ahí (con Ross Perot).

Uno de los reporteros del Weekly, Ed Anger, alertaba a Perot para que no confiara en el “cabeza de foco de otro planeta”.

Clinton también tendría su parte del pastel. En la edición del 11 de agosto se afirmaba que los extraterrestres estaban asesorando a los demócratas para reconstruir la economía de los Estados Unidos. La portada mostraba a un Clinton sonriente saludando al extraterrestre. Tiempo después, en julio del 93, el extraterrestre acusaba al nuevo presidente de ser incompetente e indeciso:

Yo pensaba que era un hombre de carácter fuerte, pero es obvio que es sólo otro político que ha roto más promesas de campaña que las que ha cumplido.

El extraterrestre estaba tan enojado que prometía apoyar a Perot en los comicios presidenciales del 96, en caso de que el millonario se lanzara a la Presidencia. Según el reportero Rick Tracy, si Clinton hubiera seguido los consejos del extraterrestre, los Estados Unidos habrían salido de la crisis ya que:

El extraterrestre es de un planeta que ha crecido desde sus inicios económicos convirtiéndose en el planeta económicamente más exitoso del universo.

Nadie se salvó de esta serie de artículos, ni la misma Hillary Rodham Clinton, quien aparecería cargando a un “bebé extraterrestre” que habrían adoptado ella y su esposo Bill.

El mismo tabloide informaba que el ufólogo Nathaniel Dean había descubierto que los esposos Clinton habían adoptado al pequeño John Stanley Clinton, como fue bautizado el pequeño humanoide, único sobreviviente de un accidente de OVNI ocurrido a principios de 1993 en Arkansas.

Si esta no es la historia del siglo –dijo Dean-, yo no sé cuál pueda ser.

Al adoptar este bebé, el Presidente y la señora Clinton han establecido una unión entre nuestro mundo y una civilización que existe en algún lugar en el espacio.

Las implicaciones de tal unión van más allá de nuestra comprensión. Este bebé extraterrestre ahora pertenece a la familia más poderosa del mundo.

Como su primera hija Chelsea Clinton, seguramente él será educado para una vida en el servicio público. Y cuando sea el tiempo adecuado es razonable suponer que ocupará una alta posición en el gobierno.

Cuando llegue ese día, los humanos habrán unido sus destinos con formas de vida extraterrestre. Para decirlo de otra manera, nuestras vidas –y nuestro mundo- nunca volverán a ser los mismos.

A pesar de que a leguas se ve que es una foto trucada, incluso es el peor trabajo fotográfico de esta serie, se afirmó que algunos expertos en fotografía habían declarado que:

La fotografía de la señora Clinton y del bebé alienígena espacial no ha sido alterada ni retocada en forma alguna.

El bebé de 4 o 5 meses había sobrevivido a una colisión de su nave con la Tierra en las Montañas de Ozark, en enero de 1993. El bebé resultó quemado después del accidente.

Por su parte Bush padre heredó sus relaciones con los extraterrestres a su hijo, quien también apareció en la portada del Weekly saludando al marcianito. Es más, hay otra foto del mismo Bush que muestra orgulloso la revista y su foto.

Esta serie fue tan exitosa que las fotografías fueron publicadas en diversos medios alrededor del mundo y crearon toda una industria de pósters, llaveros y camisetas. Después las ideas escasearon. En la edición del 16 de julio de 1991 aparecía otro extraterrestre dentro de un pulmón artificial; en tanto que el SUN, en su edición del 7 de mayo de 1991 mostraba en portada las fotos de un extraterrestre muerto guardado en el famoso Hangar 18.

La historia de la fotografía de Clinton y el extraterrestre tendría otro final que nadie había sospechado. A principios del 2001 se dio el veredicto final en un juicio por derechos de autor y alteración fotográfica.

El fotógrafo freelance Douglas M. Bruce tomó la fotografía de Bill Clinton saludando a un agente del servicio secreto durante la campaña presidencial de 1992. La foto apareció en el periódico The Boston Globe. Esta fotografía fue alterada por el diario sensacionalista The Weekly World News para que pareciese que Clinton estaba en realidad junto a un alienígena.

El Tribunal de Apelación de los Estados Unidos ordenó al tabloide de Florida que pagara al fotógrafo la cantidad de 25.000 dólares por mostrar la fotografía en su página de portada, en camisetas y anuncios durante la presidencia de Bill Clinton. Bruce quería 400.000 dólares por concepto de derechos de su fotografía que se convirtió, virtualmente, en la mascota de Weekly World News durante ocho años, incluso después de que el abogado de Bruce enviara al diario una carta pidiéndoles que dejaran de utilizarla.

Una última (pero no la última) fotografía de extraterrestres proveniente de tabloides norteamericanos que vamos a comentar es aquella en donde aparece el marcianito saludando a un militar. Es una foto borrosa de un gris de ojos saltones. Es uno de los pocos extraterrestres al que se le ha hecho caso cuando dice “llévenme con sus líderes”: lo llevaron a saludar a un general.

TABLOIDES MEXICANOS

Como dice el dicho popular, en México “no cantamos tan mal las rancheras”. Nuestras revistas amarillistas también han publicado algunas fotografías de extraterrestres, como las de Valle de Santiago o las de los “cochihumanos”. La que vamos a presentar a continuación es probable que haya aparecido en algún tabloide extranjero, pero nosotros la hemos encontrado en el semanario Enlace Policiaco. La historia de la misma dice así:

New Mexico, EE.UU.- Un espeluznante descubrimiento hicieron los Navajos, nativos de esta zona, al encontrarse empaquetada en una pesada caja metálica, el cuerpo viviente de una bebé de aparente edad de tres meses. Lo sensacional del descubrimiento fue que los rasgos de la bebita no corresponden a un ser humano común y corriente sino más bien tiene la fisonomía de ser humanoide o extraterrestre.

En un lugar llamado Barren Mesa se hizo el sensacional hallazgo y fueron los indios navajos, los que dieron aviso a las autoridades militares, quienes, a su vez, comunicaron a las autoridades oficiales y científicas de la existencia del extraño infante.

Un científico experimentado, cuyo nombre no ha sido revelado, se hizo cargo de las investigaciones de la bebita y la describe así: “No es muy diferente a un ser humano en medida, color y peso, pues dice, tiene muchas similitudes con ellos –los seres humanos-. La carita de la pequeña es como si hubiera sido sacada de un libro de ciencia ficción, pues sus ojos son saltones (Oh, Dios, cuando miraba, se sentía que su mirada penetraba hasta el fondo del alma). Su piel es de un color azuloso y sus dedos son largos y delgados, los cuales tienen en las puntas como copas de succión, algo así como ‘chupones’”.

Sigue diciendo el científico que su nariz es la que más se parece a los humanos, pero no así sus labios porque su boca no tiene labios ni tampoco tiene tetillas. Tiene aproximadamente tres meses de edad, aunque sus oídos son muy largos y en ella aparecen órganos sexuales femeninos.

El doctor, dijo que es como una infante que está en la época de lactancia. Posiblemente requiera de una alimentación muy especial y rápida, termina diciendo el médico, que se abstiene de revelar su nombre. Hay dos hipótesis que se generalizan acerca de la aparición de esta extraña criatura:

Al observar su fisonomía, en efecto parece un ser extraterrestre. Bien pudiera ser la mezcla de un ser humano con un ser de otro planeta y esta bebita pudiera haber sido el producto de ese encuentro.

La segunda hipótesis, tal vez la más cercana a la realidad; este ser que tiene características humanoides, pudiera ser consecuencia de las altas radiaciones que por estos lugares del estado de New Mexico existen, debido a los desechos tóxicos que se depositan convirtiendo estas altiplanicies en cementerios nucleares sufriendo la atmósfera un altísimo grado de contaminación y de radiaciones…

Los científicos, aseguran, que si este ser extraño no llega a sobrevivir, es posible que se pretenda examinar como si se tratara de una simple rata y se pretendiera disecar su cerebro para examinar su procedencia.

Esta es otra mala jugada que nos hace la naturaleza, tal vez en venganza de la falta de cuidado y protección que no le damos a nuestro planeta. Usted, amigo lector, tiene la última palabra…

Bueno, nuestras últimas palabras son estas.

Sospechamos que todo se trata de un fraude que proviene de algún pasquín americano. Esto se sostiene en el hecho de que la escena se hace desarrollar en Nuevo México y que la descripción de la bebita se asemeja a la del humanoide descrito por Glenn Dennis: dedos largos y con chupones en el extremo. Es decir, se quiere asimilar este caso al de Roswell, un caso completamente desprestigiado y ya explicado. Esta historia también se parece a la de Kosmik, que a su vez fue plagiada del relato de Superman, quien llegaría a la Tierra en una pequeña nave (la caja metálica).

Otro dato que respalda esta hipótesis es que no se proporciona ninguna referencia sólida: fecha, nombre de los testigos, etcétera. El supuesto doctor que examinó a la niña no da su nombre, por ejemplo.

Por otra parte, difícilmente un doctor podría cometer los errores que encontramos en este relato, y dudo mucho que redacte de esa manera. Veamos. Dice, por una parte, que “no es muy diferente a un ser humano en medida, color y peso, pues dice, tiene muchas similitudes con ellos –los seres humanos”; pero por otra parte escribe: “su piel es de un color azuloso”. Además del error obvio en cuanto al tono de la piel, la forma de redactar implica que el doctor no es del genero humano ya que habla de “ellos –los seres humanos-“, y no de “nosotros –los seres humanos-“. Además dice que “su nariz es la que más se parece a los humanos, pero no así sus labios porque su boca no tiene labios ni tampoco tiene tetillas”. De esto se desprende que nosotros los humanos tenemos forma de nariz y tenemos tetillas en los labios (¿?). En todo caso al que deberían investigar los ufólogos es a ese doctor que, si no es un extraterrestre, sí esta bastante mal de la cabeza.

En este relato no podía faltar una referencia de corte ecológico. Casi se va haciendo regla que cuando alguien en el mundillo de los ovnis habla de ecología, seguramente se trata de un desquiciado.

PERO ¿CÓMO LO HACEN?

¿Son reales las fotografías? ¿Verdaderamente un extraterrestre está saludando a Clinton? La respuesta es no. Se trata de trucos digitales en fotografía.

Este tipo de “trucos fotográficos” se puede hacer mediante programas muy difundidos de procesamiento de imágenes, que permiten organizar, colorear y transformar los elementos que componen una escena, cambiando sus fragmentos e integrando otros.

Una nueva generación de programas producen imágenes sintéticas de calidad fotográfica, aplicando técnicas de proyección y sombreado en perspectiva a modelos digitales de escenas tridimensionales. Ejemplos de estos trabajos los hemos visto en diversos efectos especiales cinematográficos y son muy comunes en Internet.

Las imágenes digitales se manipulan modificando los valores de los pixeles (elementos de imagen) almacenados en la memoria de la computadora. Los programas proporcionan instrumentos eficaces para repasar y mezclar bordes, igualar tonos y matices, y para duplicar texturas.

Las imágenes sintéticas, producidas mediante programas de visualización en tres dimensiones, pueden hallarse libres de fallos. Escenas tridimensionales modeladas, presentadas en perspectiva y con sombras y reflejos determinados mediante rastreo de rayos (“ray tracing”) o radiosidad (técnicas que calculan la interreflexión de la luz en el interior de una escena) son capaces de simular todos los efectos complejos de luces y sombras que incluso el observador más exigente esperase ver. Ciertas “fotografías” pueden superar fácilmente todas las verificaciones de consistencia interna.

A lo largo de siglo y medio, la prueba fotográfica ha gozado de un valor demostrativo indiscutible. Se le consideraba como un informe veraz de los objetos y seres del mundo real. La aparición de las técnicas de tratamiento digital de imágenes ha desvirtuado sin remedio aquellas seguridades, obligándonos a adoptar una actitud mucho más cautelosa y vigilante, y a analizar las interpretaciones. Es necesario poner más cuidado para tamizar los hechos.

REFERENCIAS

Anger Ed, Ed’s warning to Ross Perot: Don’t trust that sneaky space alien!, en Weekly World News, 4 de agosto de 1992, pag. 17.

Anónimo, Space alien meets with president Bush!, en Weekly World News, 14 de mayo de 1991.

Anónimo, Space alien kept alive in iron lung, en Weekly World News, 16 de julio de 1991.

Anónimo, First photos ever of dead space aliens, en Sun, 7 de mayo de 1991.

Anónimo, Space Alien meets with Ross Perot!, en Weekly World News, 14 de julio de 1992.

Anónimo, Space alien’s visit with Ross Perot stuns President!, en Weekly World News, 4 de agosto de 1992, pag. 3.

Anónimo, Alien backs Clinton!, en Weekly World News, 11 de agosto de 1992.

Burton G. Anthony, ¿Un extraterrestre capturado por la CIA en West Virginia?, en Espacio Tiempo, No. 4, Madrid, junio de 1991, págs. 56-63.

Campuzano Eleazar, Este hombre todavía sueña con la Casa Blanca, en Hombre Internacional, Año 17, No.9, México, septiembre de 1992, págs. 54-57.

Mitchell J. William, ¿Ver es creer?, en Investigación y Ciencia, No. 211, Barcelona, abril de 1994, págs. 40-45.

Tracy Rick, Alien dumps Clinton and goes back to Perot!, en Weekly World News, 27 de julio de 1993, pag. 27.

V. P. N., ¡Nace un bebé marciano!, en Enlace Policiaco, Año 5, No. 219, México, 1 de enero de 1994, pag. 29.

Mann Nick, Hillary Clinton adopts space alien baby, en Weekly World News, 8 de junio de 1993, págs. 24-25.

Sierra Javier, “Noticias basura” sobre los extraterrestres, en OVNIs el dossier más completo de la historia, Barcelona, septiembre de 1991, págs. 38-43.

4 pensamientos sobre “Marcianitos en las campañas políticas”

  1. Una cosa que yo siempre me pregunté cuando veía las noticias del Weekly world News en mi época de estudios en Texas fue por qué cuernos todos aparecían desnudos.

    Un traje Versace hubiera sido un precioso toque y además hubiera demostrado que los extraterestres tenían buen gusto…

    Por cierto, ¿alguien sabe lo que le sucedió a la becaria de tres senos de Bill Clinton? Era la onda…

  2. Me imagino que habrán usado estas técnicas para hacernos comer escenas del WTC, o del Hombre en la Luna, o de temas político-históricos, y si Bush fuera E.T. y por eso asesina cruelmente a cuanto Afgano o Iraquí se le cruza? le sirven de alimento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *