Dianética, secta religiosa fanática

“DIANÉTICA, SECTA RELIGIOSA FANÁTICA”

Mario Méndez Acosta

Señor Director: Bastante reveladora resultó la carta de la doctora Consuelo Rincón, publicada en Foro de Excelsior el día 9 del presente.

En ella se identifica abiertamente, y por primera vez, a la disciplina llamada dianetica con todas las demás sectas religiosas fanáticas que nos ha venido invadiendo desde Estados Unidos, y en me­nor escala de otros países, un hecho Que lo he señalado repetidamente, pero que había sido negado enfáticamente o soslayado por sus voceros de esta secta en particular.

Se pone ahí de manifiesto también, la vocación fascistoide y totalitaria de esta organización, cuando su defensora, 1ª doctora Rincón, se declara partidaria de la quema de libros y publicaciones que no son de su peculiar gusto.

También, la doctora se pronuncia abiertamente en favor de la explotación de los jovencitos por sectas con orientación política, como es la Iglesia de la Unificación, del coreano Sun Myung. Moon, la que, después de someterlos a intensos y traumáticos lavados cerebrales, convierte a sus reclutas en verdaderos robots esclavos -conocidos popularmente en EU como “moonies”-, los cuales son obligados a pedir limosna y a cubrir cuotas mínimas cotidianas para la organización, so pena de humillantes castigos.

Berg De hecho, la mayoría de las sectas clasificadas como manipuladoras por el sociólogo británico Bryan Wilson (Sociología de las Sectas Religiosas, Ed. Guadarrama – Madrid, 1970), se dedican a reclutar jovencitos para explotarlos de diversas maneras. Los Niños de Dios, secta creada por un tal “Mo” Berg, no vacila en dedicarlos a la prostitución y al narcotráfico. Por cierto, y por ese motivo, esta secta fue objeto de persecución legal en México, hace unos nueve años.

Mo Berg.

Los Hare Krishna utilizan a los jovencitos para pedir limosna, también bajo el siste­ma de cuotas diarias obligatorias, y para vender los productos “orientalistas” que fábrica la secta. La Iglesia de la Cienciología -inventada por L. Ron Hubbard-, la cual trabaja en México por medio de las organizaciones que comercializan la dianética, utiliza a sus reclutas como mano de obra esclava, al hacerlos laborar sin sueldo, pagándoles, en cambio, con “becas” para estudiar sus carísimos cursos También han seguido esta táctica las sectas abiertamente criminales, como la familia Manson y la Iglesia de Dios de ­Jim Jones, la del suicidio masivo en Guyana.

Hubbard Todas estas sectas acuden al lavado cerebral más descarado para programar a sus reclutas: sesiones interminables de tediosa indoctrinación; reclusión prolongada; repetición interminable de consignas o rezos: periodos largos de abstinencia de alimentos, bebidas y sueño; técnicas diversas de hipnosis: administración de drogas “calmantes”; etcétera.

L. Ron Hubbard

Una vez programados, los jóvenes se convierten en seres sin voluntad, “verdaderos títeres en manos de los negociantes que controlan gerencialmente a las sectas. Si no tienen la fortuna de ser rescatados a tiempo, se condena a perder mu­chos años de su vida, hasta que la explo­tación se hace virtualmente intolerable, lo que les abre a muchos los ojos, o hasta que, en algunos tristes casos, son orillados al suicidio. Muy pocos tienen el dudoso privilegio de ocupar posiciones directivas dentro de la secta, en las que se pueden convertir en beneficiarios del sistema de explotación.

Por supuesto, una sociedad como la estadounidense, en la que miles de sus jóvenes caen en este criminal negocio, tiene que generar sus mecanismos de defensa. La doctora hace referencia en su carta -satanizándolo- al señor Ted Patrick, quien ha logrado rescatar a miles de jovencitos de las mafias religiosas. Patrick es un hombre de raza negra, religioso y conservador, que sirvió bajo la administración del gobernador Ronald Reagan en California. Un día, su hijo de 14 años fue enganchado por los Niños d­e Dios. Horrorizado por lo que vio que le habían hecho a su niño, lo sometió un tratamiento que logró neutralizar paso a paso el completo lavado cerebral de la secta, y logró así su rescate total. Desde entonces, Patrick se ha convertido en un verdadero héroe civil en Estados Unidos, a la vez que en el terror de las diversa, sectas gangsteriles. Como muchos de los jóvenes afectados son mayores de edad y como el tratamiento desprogramador de Patrick requiere aislar al sujeto, las sectas han podido demandar y acusar de secuestro a Patrick. Este ha sido procesado y condenado no una, sino varias veces por este motivo. Sin embargo, siempre ha logrado ser absuelto en sus apelaciones ante tribunales superiores. Después de declararlo inocente, en un juicio en Seattle el 13 de diciembre de 1974, el juez Walter McGovern comparó la situa­ción de Patrick con la de un peatón que se lanza a la calle desobedeciendo una señal de tránsito, pare salvar a un niño de ser atropellado por un auto, y después resulta multado por violar el reglamento de tránsito.

Patrick Las actividades de Patrick han logrado que en varios estados yanquis se aprue­ben leyes que permiten acusar a las sec­tas de “interferencia maligna con la vida familiar”.

Ted Patrick

Un interesante relato de la trayectoria de Ted Patrick se puede encontrar en el libro La bomba de tiempo evangé1ica - The Gospel time bomb-, de Lowell D. Streiker (Ed. Prometheus, USA, 1984).

La doctora se manifiesta en su carta también partidaria de la acusación reaganiana contra la URSS de ser El imperio del mal. Lo malo de esta noción es que es parte de una serie de creencias apocalípticas fundamentalistas, que comparte Reagan, y que incluyen la certeza en la inminencia del Juicio Final.

No tiene nada se malo que un granjero del medio oeste yanqui crea en esto; pero cuando un Presidente, con el poder de desatar la guerra nuclear, comparte esta certeza, dicha creencia sectaria se con­vierte en un verdadero peligro para todos.

Se asusta la doctora de que algunos de los que combaten a las sectas se de­claren explicable y abiertamente ateos. Lo curioso es que la dianética y la doc­trina de la Iglesia de la Cienciología ¡tam­bién son ateas! En ningún lugar sus textos hacen referencia a un ser supremo digno de culto o al mismo Cristo. Su úni­co dios es el dinero y su profeta es L. Ron Hubbard. Acerca del ateísmo y el anticristianismo de la dianética, recomiendo echar un vistazo al libro Los nuevos cultos religiosos, del teólogo estadounidense William Petersen (Editorial Diana, México, 1976).

6 Comments

Page 1 of 1
  1. luz gonzalez
    luz gonzalez octubre 19, 2009 at 9:41 pm .

    nunca crei que el fundadoor de dianetica dejara ese legado,a mis manos llegaron la coleccion completa de sus libros, que buen0o que no indage más so0bre sus cursos.

  2. eduardo
    eduardo octubre 23, 2009 at 6:54 pm .

    como puedes ayudar a alguien k esta en estos ¨cursos¨

  3. gloria
    gloria enero 18, 2010 at 7:54 pm .

    Quiero saber más sobre la secta de Ramtha, la autora del libro del Secreto. Es toda una industria pero todavía no hay artículos de especialistas sobre ella.

  4. alejandro
    alejandro abril 28, 2010 at 12:59 pm .

    yo estuve en un curso de dianetica en la ciudad de mexico la escuela adonde asisti estaba en san angel y otra en av. insurgentes alli me pude dar cuenta de personajes que asistian como johny laboriel la esposa de juan ferrara y eso pues te da mas confianza hoy radico en la cuidad de morelia y me proponia a volver a iniciar agradezco esta informacion pues me proponia involucrar a mi familia muchisimas gracias.

  5. miguel
    miguel marzo 5, 2011 at 5:39 pm .

    Yo he leido y estudiado el libro de dianetica, me ha servido para aplicar los conocimientos que ahi se comparten con excelentes resultados. Lo adquiri en un centro de scientologia en guadalajara jalisco una vez que pasaba por ahi y vi el anuncio de test de la personalidad gratis. Ahi todo era como secreto, me invitaron a ver un video sobre que resulto ser de informacion sobre scienciologia y no me parecio que sentir que me estuvieran tratando de tomar el pelo. Una vez obtenidos los resultados del test de la personalidad me comentaron que tenia algunos problemas que podrian resolverse con un curso de terapia de 12 horas. Pero no me gusto el costo y menos despues de leer el libro donde me di cuenta de que es una terapia sumamente sencilla y facil de aplicar. El libro de Dianetica enseña a usar esta terapia. Lamentablemente muchas de las personas lideres en esta religion, segun me doy cuenta y veo, están haciendo todo lo contrario a lo que el libro dice. Las bases de esta religion son buenas, pero desafortunadamente no las estan siguiendo y si las siguen las estan siguiendo torcidamente.

    Recomiendo el libro de dianetica nada mas, porque está excelente y ahi encontraran lo que la scienciologia busca en esencia…

  6. daniel ezequiel
    daniel ezequiel marzo 19, 2012 at 7:14 pm .

    el tal hubber fuè un charlatan sin duda alguna, y su libro nada de cientìfico tiene,es un negocio que abusa de la ignorancia de la gente…una actividad nada honrada.

Post Comment