El gas de los pantanos

EL GAS DE LOS PANTANOS

“Hace varios meses intenté persuadir al mayor Hector Quintanilla para que cambiase esta explicación por un “no identificado”, pero me respondió con énfasis que cualesquiera cambios debían proceder del Dr. Joseph Allen Hynek, y no de él, puesto que la Aviación no tenía que ver absolutamente nada con ello. El Dr. Hynek, cuando le insté a que considerase por sí mismo la retracción, indicó que acaso fuese buena idea, pero hasta la fecha no se ha hecho nada al respecto”.

James E. McDonald Dexter, Michigan, lunes 14 de marzo de 1966, alrededor de las 3:50 a.m., los sheriffs del condado de Washtenaw, Michigan reportaron estar viendo unos objetos en forma de disco que viajaban a velocidades fantásticas y hacían giros en ángulos muy pronunciados. Se dijo que en la Base Selfridge de la Fuerza Aérea se captó un objeto sobre el lago Erie a las 4:56 a.m. El informe (Complaint No. 00967) del capitán de policía Broderick y de su ayudante Patterson decía textualmente:

“3:50 a.m. Se recibió la llamada de los policías Buford Bushroe y John Foster, patrulla 19, diciendo que estaban viendo un objeto sospechoso en el cielo, un disco, del color de las estrellas, moviéndose muy rápido, dando giros muy agudos, con movimiento de izquierda a derecha y dirigiéndose en dirección Noroeste. “4:04 a.m. Condado de Livingston (oficina del sheriff) se recibió una llamada diciendo que él también había visto los objetos, y había enviado una patrulla al lugar. “4:05 a.m. El Departamento de Policía de Ypsilanti también llamó para decir que el objeto había sido visto en la US-12 e I-94 (intersección de la autopista 12 y una carretera interestatal). “4:10 a.m. Del (departamento del sheriff del) condado de Monroe se recibió otra llamada diciendo que ellos también habían visto los objetos. “4:20 a.m. La patrulla 19 dijo haber visto cuatro más en el mismo lugar moviéndose a gran velocidad. “4:30 a.m. Se llamó al coronel Millar (Director de Defensa Civil del Condado); justo para que echara un vistazo a los objetos, que no supo qué eran, y para que preguntara en el Aeropuerto Willow Run. “4:54 a.m. La patrulla 19 llamó y dijo haber visto otros dos objetos llegando desde el Sureste, sobre el condado de Monroe. Los objetos volaban lado a lado. “4.56 a.m. La (oficina del sheriff) del condado de Monroe dijo que habían visto el objeto, y que también habían recibido llamadas de varios ciudadanos. Llamaron a la Base Aérea de Selfridge, en donde les dijeron que ellos también tenían otros objetos (presumiblemente en el radar) sobre el lago Erie pero no podían identificarlos. De la Base Aérea se llamó a Operaciones en Detroit pidiendo información. “5:30 a.m. El policía Patterson y yo (capitán Broderick) nos asomamos fuera de la ventana y vimos una luz brillante que aparecía sobre el área de Ypsilanti. Se veía como una estrella, aunque se estaba moviendo de Norte a Este. “6:15 a.m. Hasta este momento no hemos tenido confirmación de la Base Aérea”.

Los policías Bushroe y Foster declararon:

“Esta es la cosa más extraña que hayamos presenciado. No creeríamos esta historia si no la hubiésemos visto con nuestros propios ojos. Estos objetos se podían mover a velocidades fantásticas, y hacer varios giros. Subían y bajaban y tenían gran maniobrabilidad. No tenemos idea de lo que eran los objetos, ni de dónde venían. A las 4:20 a.m. había cuatro de estos objetos volando en formación, en dirección Norte a Oeste; a las 5:30 estos objetos desaparecieron de nuestra vista, y no los vimos nuevamente”.

Bushroe subrayó:

“Se movían de adelante hacia atrás, como un péndulo, luego subieron hacia el cielo a una gran velocidad, para luego dejarse caer a la misma velocidad”. “Se veía como un arco. Era redondo. Giramos alrededor y comenzamos a seguirlo durante 8 kilómetros. Se dirigía al Oeste cuando paramos. Lo perdimos en los árboles. No sabemos si las luces se apagaron o desapareció a tremenda velocidad. Estaba a unos 500 metros de altura y se movía a unos 150 kilómetros por hora. Nosotros íbamos a 120 cuando lo perdimos cerca de Wylie Road”.

Dos días después, el sargento Nuel K. Schneider y el policía David Fitzpatrick, de Milan, Michigan, estaban atendiendo un reporte de accidente de tráfico a unos 20 kilómetros al Oeste de Saline, cuando vieron, a las 4:25 a.m., varios objetos que se mantenían estáticos en el cielo, pero luego se elevaban o descendían rápidamente, a una velocidad similar a la de un jet. Su brillo aumentaba y disminuía periódicamente. En un reporte al NICAP, los oficiales dijeron que los objetos se movían sincrónicamente, en una formación de vuelo, mientras que un tercer objeto permaneció estático a poca altitud. Ambos policías descendieron del auto. Fitzpatrick colocó su cámara miniatura sobre un trípode y dejó abierto el diafragma por unos 10 a 12 minutos. Los negativos los envió a Forest Hills, New York, para su revelado (las fotos se las entregarían el 22 de marzo). Fitzpatrick dijo que los dos objetos que él fotografió tenían una luz amarilla. Los estuvo observando entre las 4:25 y las 7:00 a.m. El jueves 17, William (Bud) Van Horn, Director de Defensa Civil, reportó unos objetos que cambiaban de rojo a azul verdoso. Su hijo, David, de la secundaria Davis School afirmó que, junto con otros 22 estudiantes, vieron los mismos objetos. UNA LUZ EN LOS PANTANOS Fueron los perros de Frank Mannors quienes reaccionaron primero. Habían pasado seis días desde el avistamiento de los policías Bushroe y Foster. A las 9 de la noche los perros estaban como locos ladrando hacia unas luces que se movían por un área de pantanos situada cerca de Dexter. Mannors, de 47 años, un camionero que vivía en el 10,600 de McGuinnes, a 19 kilómetros de Ann Arbor, salió a callar a los perros:

“Cuando me volví, vi este meteoro. Se detuvo, descendió hasta el suelo, y luego se elevó otra vez. Llamé a mi esposa e hijos para que salieran, y lo vimos durante 15 minutos”.

El objeto cambiaba de color del blanco al rojo, pasando por el azul. Parecía tener un movimiento de rotación. Según el relato que más tarde hizo a las autoridades, Mannors llamó a gritos a su mujer y al resto de la familia para que acudieran rápidamente. De haber sido un asaltante con una lámpara o, incluso, una nave de otro planeta, esta hubiera sido una acción poco conveniente para un jefe de familia. Pero Mannors, creyó, no exponía a la suya a ningún peligro. Toda la familia se precipitó fuera de la casa (su esposa, la señora Leona Mannors, su hijo Ronald Mannors, de 19 años, su hija y su yerno). Leona corrió al interior de la casa y llamó a la policía a través del teléfono comunitario de la familia. La llamada fue escuchada por varios vecinos:

“Tenemos un objeto aquí afuera que parece lo que llaman un platillo volante. Esta lleno de luces, abajo en el pantano”.

El sheriff del condado de Washtenaw, Douglas Harvey, ordenó que todos los policías disponibles se dirigieran a la escena y envió varias patrullas al sitio, a unos 20 kilómetros al Noroeste de Washtenaw. Seis patrullas, con dos hombres cada una, y tres detectives, rodearon el área. Estuvieron persiguiendo el objeto volador a lo largo del camino a Island Lake, sin poder alcanzarlo. Varios policías vieron los objetos, entre ellos John Foster, quien dijo que volaban a unos 3,000 metros de altura. El patrullero Robert Huniwell (en otros reportes aparece como Hartwell), del Departamento de Policía de Dexter, informó que uno de los objetos paso zumbando a unos tres metros sobre su patrulla, cuando se dirigía al hogar de los Mannor. Se encontraba sobre los caminos a Quigley y Brand, entre las 9:30 y 9:45 p.m. Dijo que el objeto tenía luces parpadeantes de color verde y rojo, voló muy bajo sobre el terreno, sobre los autos de los scouts, y luego se elevó, al mismo tiempo que se le unían otros dos objetos, para luego desaparecer. Dijo que parecía un aeroplano con una carcasa como de waffle y luces en el centro y en sus extremos. Los primeros en llegar en respuesta a la llamada de la señora Mannor llegaron el jefe de policía Robert R. Taylor y el patrullero N. G. Lee. Cuando llegaron, el camino estaba bloqueado por los coches de los vecinos. Se habían reunido más de cincuenta personas. Se les informó que el objeto no tenía forma de platillo, sino, más bien, de pirámide o de gota de agua invertida, y su superficie tenía aspecto de coral, y por debajo de él había algo que parecía girar. Poco después vieron otro objeto; no era más que un resplandor rojo. Se le vio con la ayuda de unos prismáticos. Parecía hallarse en una franja de niebla y latía con un fulgor rojo. “Creo que era una ambulancia”, dijo Lee. El hijo de Taylor, un chico de 16 años, también vio el objeto rojo en el cielo, alrededor de las 10:30 p.m.:

“Volaba hacia el Este, muy lento, y de pronto aumentó su velocidad y cambió su rumbo al Oeste. Parpadeaba con luces rojas y blancas”.

Tiempo después llegaron también los comisarios del condado de Washtenaw, Stanley McFadden y David Fitzpatrick. Los policías estacionaron la patrulla 34 en un área cercana y comenzaron a rastrear el lugar en compañía de Mannor Hacia la misma hora llegó otro policía de Dexter: Robert Hunawill. Los agentes informaron más tarde que el objeto se “desvaneció” en el pantano cuando trataban de acercarse a él. En su reporte indican que:

“Mientras que en el bosque, a lo lejos, se observaba una luz brillante, mientras nos acercábamos disminuía su brillo… Entonces, la luz brillante apareció de nuevo y luego desapareció. Se hizo un rastreo del área, a través del pantano y de las altas yerbas, con resultados negativos. Cuando regresamos a la patrulla, se nos informó que uno de los objetos había estado volando exactamente sobre el área en donde se veían nuestras lámparas, y luego desapareció en dirección Oeste a gran velocidad”.

El Jefe de Policía de Dexter, Robert Taylor, dijo que él vio el objeto en las cercanías del pantano. Era un objeto pulsante de color rojo sacó sus binoculares y observó a través de ellos:

“Vi un fulgor rojizo en el pantano. Era una luz roja pulsante que creció. Saqué mis binoculares y vi que tenía una luz a cada uno de sus lados”.

El policía Stanley McFadden, de 27 años, dijo que al menos 60 personas vieron las luces en el aire o sobre el terreno. Varios coches repletos de estudiantes de las Universidades de Michigan y de Eastern Michigan llegaron al sitio, después de oír en la radio los reportes del avistamiento. Se le preguntó a Mannor si no podía ser alguna broma de los estudiantes y él negó tal posibilidad.

“No pudieron perpetrar algo así. No había nada ahí. No hay forma de salir. Sólo había dos coches de scouts en la colina y más en la casa”.

Los Mannor indicaron que uno de los objetos tenían “la forma de una pelota de base ball, de color gris amarillento”. Parecían estar sobre el pantano envueltos en una especie de bruma o vapor. Las luces del objeto parpadeaban y tenían un halo a su alrededor.

“No se veía como en las fotos de platillos voladores y tenía una superficie que parecía un coral. Conozco cada recoveco de este condado y nunca vi nada como esto. No hay nada malo con mis ojos y mi hijo tiene una visión 20/20. Ambos no podíamos equivocarnos”.

Se elevó sobre los árboles y luego descendió. Cambio de colores, pues mientras en el suelo era azul, sobre los árboles se tornó rojo, y luego volvió a cambiar de color cuando descendió nuevamente. Su sonido era una mezcla entre el rebote de una bala y el sonido de una sirena de alta frecuencia.

“Tenía forma piramidal, con una luz azul verdosa en el lado derecho, y una blanca en el izquierdo. No vi ninguna antena ni escotilla… Luego el objeto adquirió una intensa coloración rojo carmín, como de hierro fundido, mientras nos acercábamos y en el momento en que Ronald exclamó “¡Mira esa cosa tan horrible!”, el objeto desapareció”.

Al día siguiente los policías registraron el lugar donde parecía haberse posado el objeto. El hijo de Mannor ayudó en la búsqueda ya pertenecía al equipo de rastreo de la Dexter High School. Era justo sobre el pantano y los policías no pudieron encontrar ningún rastro, mas que restos en descomposición. Tampoco los contadores Geiger-Muller revelaron ninguna radiactividad anormal. AL DIA SIGUIENTE… El lunes 21 de marzo, nuevamente por la noche, hubo una extraordinaria agitación en el lugar en que se habían desarrollado los sucesos de la noche anterior. La carretera que conducía a la casa de los Mannor se hallaba atestada de coches ocupados por curiosos. Un individuo dirigió hacia arriba el foco de su linterna y la estuvo haciendo parpadear durante una hora conforme a una pauta que, según dijo, era parte de una fórmula matemática que los tripulantes de los OVNIs reconocerían sin duda alguna. Otro sujeto tocó el violín para atraer a los platillos. Nada sucedió. Mientras tanto cerca de Hillsdale, a 100 kilómetros al sureste de Ann Arbor, en la Universidad, y en medio de una tormenta acompañada de truenos, a eso de las diez de la noche, varios profesores y por lo menos 87 de las alumnas de la secundaria mixta, presenciaron un fascinante despliegue de luces en un pantano, no lejos del campus. Entre los que contemplaron el espectáculo había varios policías locales y, nuevamente, el director de la Defensa Civil del condado de Hillsdale, William van Horn. Este último vio el objeto a través de unos binoculares. Van Horn dijo que las niñas de la secundaria Hillsdale College (un internado mixto) dijeron haber visto varios objetos fuera de sus dormitorios. Su unidad se encuentra entre la calle Hillsdale y el camino Barber. Van Horn les indicó que le volvieran a llamar si el objeto no desaparecía. Tiempo después las niñas volvieron a llamar y Van Horn llamó a la policía. Junto con los policías se dirigió al internado.

“Íbamos al sitio en donde las estudiantes habían reportado haber visto el objeto, pero no pudimos encontrar nada que nos indicara su existencia, por lo que me dirigí al dormitorio para hablar con las niñas y ellas me llevaron hacia una ventana del segundo piso desde observaron el objeto. ¡Y ahí estaba!”.

Van Horn dijo haber visto el objeto desde las 10:30 p.m. hasta la 1:30 a.m. Luego regresó a su casa con la intención de volver al día siguiente a investigar. Las chicas dijeron que el objeto pasó zumbando por la ventana de su dormitorio, se estrelló en el suelo y luego se volvió a elevar para desaparecer detrás de la arboleda. “Se desvió, se tambaleó y brilló” fueron sus palabras textuales. Los objetos desaparecieron cuando llegó la policía para investigar, y reaparecieron cuando ésta se fue. Los testigos afirmaron haber visto pequeñas esferas de fuego que lanzaban destellos rojos y verde azulados. La señora Kelly Hearn, profesora de inglés y directora del dormitorio, pidió a sus alumnas que tomaran notas de lo que habían visto. Barbara Kohn, de 21 años, de New Castle, Pa., y Cynthia Poffenberger, de 18, de Cleveland, fueron las primeras que los vieron. Lo describieron como una especie de balón de fútbol americano La señora Roger Norton, residente en el 308 de Barber, también vio un objeto indescriptible a través de su ventana, entre las 10:00 y las 11:00 p.m. La señora Jason L. Merrill, del 263 de la calle Union, su hija de 12 años, Susan y la señora Jimmie Jones, del 276, de la misma calle vieron tres objetos al noreste de Hillsdale la noche del martes 22, entre las 7:30 y las 8:00. La señora Merril dijo que los objetos volaban en formación. Uno de ellos se separó y se apagó en la distancia. Los otros permanecieron volando “como si fueran unos cometas al final de su cuerda”. La señora Jones dijo que el movimiento “parecía estar controlado”. Ambas mujeres vieron las luces durante unos 10 minutos desde sus respectivas casas, mientras que la hija de Cerril estaba en Simpson Field, un área pantanosa, cercana a su secundaria. Ella sólo vio un objeto. Lo dibujó en forma de balón de fútbol americano, con tres círculos de luz en su centro. Se movió a la derecha, arriba, de nuevo a la derecha, abajo, y finalmente a la izquierda, desapareciendo en los árboles. Cientos de gentes se aglomeraron en las calles de Hillsdale la noche del miércoles 23. Susan Merrill dijo haber visto de nueva cuenta el OVNI. Ese mismo día un adolescente de Monroe dijo haber tomado fotos de lo que parecía una gran gota cerca de un molino de viento, pero que en realidad era un lensflare. Frederick E. Davids, comisionado de la policía estatal, quien también dirigía la Defensa Civil en Michigan inició una investigación. LA FUERZA AÉREA ENTRA EN ACCIÓN Jacques Valle, el astrónomo y ufólogo francés, para entonces ya residía en los Estados Unidos. El 21 de marzo escuchaba una estación de radio de Chicago y se enteró de los sucesos de Michigan. De inmediato habló con el doctor Joseph Allen Hynek y éste, a su vez, se comunicó con la Fuerza Aérea. A la mañana siguiente Hynek estaba en Michigan. Las autoridades de la cercana Selfridge Field, perteneciente a la Fuerza Aérea, remitieron el caso a Washington. El martes, 22 de marzo, la Fuerza Aérea anunció el envío del doctor Hynek director del Observatorio de Dearborn a la Northwestern University, Evanston, Illinois, para que investigara el enigma de las apariciones de Dexter e Hillsdale. Hynek viajo por 2 horas 45 minutos, para llegar ese mismo día. El doctor Hynek dio una conferencia el 25 de marzo en el Club de Prensa de Detroit. Indicó que, de acuerdo con sus investigaciones, las apariciones de Hillsdale College eran obra de unos bromistas que habían jugado con bengalas. Explicó que la fotografía tomada por un policía de Milan (Michigan), “no era más que una fotografía de larga exposición de la Luna naciente y el planeta Venus”. Los policías que habían tomado la placa siguieron insistiendo que eran los “OVNIS” que ellos habían observado. Hynek hizo notar que los únicos dos testigos que habían estado lo suficientemente cerca del teatro de los acontecimientos como para poder describir bien el fenómeno, habían reconocido haberse hallado a una distancia mayor a los 500 metros. “Demasiado lejos –observó- para que alguien pudiera determinar los detalles”.

“Un sombrío pantano es el lugar más impropio para ser visitado por seres del espacio exterior. No es el lugar que un helicóptero sobrevolaría durante varias horas, ni en el que fuera probado un silencioso ingenio secreto”.

Manifestó que una explicación verosímil consistía en que se trataba simplemente de “gas de los pantanos” y explicó que era causado por la putrefacción de sustancias orgánicas de los vegetales a animales en las áreas cenagosas, “las cuales genera metano, que se inflama al entrar en contacto con el oxígeno del aire”.

“Si (el objeto) estaba en ambos casos en un lugar muy localizado, creo que este punto es el más importante. El destello fue visto aquí (señalando a los periodistas en un mapa). Esto se pudo deber a la emisión de cantidades variables de gas”. “Las llamas surgían en un lugar y de pronto aparecían en otro, produciendo la ilusión de movimiento. No se notaba calor, y las luces no quemaban o chamuscaban el suelo. Pueden aparecer durante horas, y a veces durante toda una noche. Generalmente no se notan olores, y a menudo tampoco sonidos, excepto el ruido burbujeante de pequeñas explosiones, como el de las palomitas de maíz o similar a la ignición de un gas. Este producto se forma por la descomposición de la vegetación”.

Concluyó con estas palabras:

“Enfatizo que no puedo demostrar ante un tribunal que ésta es la explicación plena de esos avistamientos”.

El astrofísico subrayó que su explicación no “cubría todo el fenómeno OVNI visto los pasados 20 años” y que sólo algunos casos podían atribuirse al gas de los pantanos. Los periodistas no esperaron más y publicaron esta explicación en un tono amarillista. Cuando le preguntaron a Mannor su opinión sobre la teoría de Hynek, dijo:

“Yo no soy profesor, no tengo su educación, pero creo que está equivocado. Yo sólo soy un tipo común y corriente, pero vi lo que vi y nadie me va a decir lo contrario. Eso no era el foxfire ni una ilusión. Era un objeto”.

Tiempo después, el 17 de diciembre de 1966, el doctor Hynek manifestaba al Saturday Evening Post que, cuando investigaba los sucesos de Dexter, le fue indicado por la Fuerza Aérea que debía celebrar una conferencia de prensa y preparar una explicación, si bien él afirmaba que no tenía idea de cuál había sido la causa de los fenómenos observados. Se quedó petrificado al ver que los periodistas daban como solución la hipótesis del gas de los pantanos, pero la sacaban de contexto porque no habían entendido el concepto.

“Inmediatamente después de la conferencia vi con horror cómo un reportero leyó rápidamente (el comunicado de prensa), encontró el enunciado “gas de los pantanos”, lo subrayó, y corrió hacia el teléfono”.

Echando más leña al asunto, otros periódicos habían publicado titulares tales como: “La Fuerza Aérea insulta al público con su teoría del gas de los pantanos”, publicado por el South Bend Tribune.

“Siempre nos hemos mantenido en la primera línea de los escépticos cuando surgían noticias acerca de objetos volantes no identificados –indicaba el periódico-. Pero hemos de reconocer que algunas de las explicaciones dadas por el investigador oficial de la Fuerza Aérea sobre las recientes apariciones, parecen casi tan descabelladas como las historias de los “hombrecitos verdes”. “La reciente conclusión oficial de que una serie de apariciones de OVNIs en Michigan podían ser explicadas como gas de los pantanos es, por decirlo con suavidad, un tanto forzada. “… Los que consideramos tales apariciones como insuficientes para quitarnos el sueño, preferimos que nuestro sentido común no resulte insultado por disparatadas teorías “oficiales””.

John F. Sullivan, ingeniero químico, comunicó el 26 de marzo al Daily Tribune of Royal Oak, de Michigan que:

“El metano (gas de los pantanos) no se eleva en el aire, ni permanece suspendido, ni se mueve a grandes velocidades. Como máximo, ardería sólo durante unos minutos. Tendría el aspecto de una antorcha… nadie podría confundirlo con una llama”.

Sullivan añadió que el empleo de esta hipótesis por parte del doctor Hynek revelaba que éste sabía muy poco acerca del gas de los pantanos, o que no decía la verdad, o que sus credenciales no eran auténticas. Poco después de los incidentes de Dexter, Johnny Carson entrevistó en su programa Tonight Show, de la NBC, al doctor Albert Hibbs, científico del Instituto Tecnológico de California. Se le preguntó al doctor Hibbs si estaba de acuerdo con la teoría del gas de los pantanos. Hibbs respondió:

“Las características del gas de los pantanos no concuerdan con lo que se dijo allí”.

El NICAP Investigator, publicación distribuida regularmente entre los miembros del NICAP (Comités Nacionales de Investigación de los Fenómenos Aéreos, por sus siglas en inglés), citó el libro de Marcel Giles Josef Minnaert, “The Nature of light and colour in the open air”, en el que se dice que:

“El gas de los pantanos o de las marismas se compone de metano, dióxido de carbono y nitrógeno, desprendidos de materias vegetales en putrefacción en zonas cenagosas. Estos gases pueden producir luces que son conocidas como Fuegos Fatuos”.

De las luces producidas por estos gases dice:

“Semejan a veces pequeñas llamas, cuya longitud oscila entre uno y doce centímetros y cuya anchura no rebasa los cinco centímetros. Unas veces reposan en el suelo; otras, flotan a unos diez centímetros por encima de él. No parece ser cierto que dancen en el aire… aunque ocasionalmente el viento los impulsa unos centímetros antes de que se extingan”.

El sheriff Buford Bushroe.

El doctor Donald Menzel pudo haber hecho un mejor papel, como consultor del proyecto Libro Azul, que el doctor Hynek. Sin embargo, Menzel tenía un mejor nivel académico que Hynek, y sus investigaciones en astronomía eran más importantes que andar persiguiendo OVNIs o apareciendo ante las cámaras. Fotografía de Fitzpatrick. Desde la entrada de su casa, Mannor señala el sitio en donde apareció el OVNI. Frank Mannor y su hijo revisan el área del pantano en donde vieron las luces. Recorte de prensa en donde aparecen los Mannor. El pantano de los Mannors atestado de curiosos. Las chicas del Hillsdale College. Cynthia Poffenberger y Barbara Kohn, de izquierda a derecha, en la ventana de su dormitorio, desde donde vieron los OVNIs. A petición de la profesora Kelly Hearn, las niñas dibujaron el objeto que habían visto. La maestra de inglés tuvo un acierto al pedir esto, pero en lo que falló fue en separar las niñas. Los dibujos podrían mostrar un objeto desconocido, pero también indicar que las niñas se copiaron. El primer dibujo es de Susan Merrill. El siguiente es de una alumna no identificada. La profesora reunió todos los bosquejos y configuró este dibujo en la oficina del sheriff del condado de Washtenaw, mostrando todos los detalles: luces, superficie en forma de waffle o de colcha, y antenas. No todas las niñas dibujaron lo mismo. El dibujo de Susan no muestra ni las antenas ni el domo, y las luces están justo en el centro del objeto. La forma de platillo es similar en todos. Recorte de periódico con algunos de los dibujos de las chicas.

8 Comments

Page 1 of 1
  1. morenohijazo
    morenohijazo junio 14, 2006 at 11:45 am .

    Estupendo el blog y estupendos comentarios.
    Tengo un problema en mi ordenador. No puedo ver los videos. Sin embargo, tengo instalado Macromedia Flash 8. Me aparece un recuadro blanco, cliqueo y me sale un mensaje “conectando youtube.com…”
    ¿Me falta algún plug-in o algo así?

  2. Luis Ruiz Noguez
    Luis Ruiz Noguez junio 14, 2006 at 8:10 pm .

    Deja que termine la conección a youtube. En caso de ser necesario, ahí mismo puedes descargar los plug-in.

  3. Don Maor
    Don Maor junio 18, 2006 at 9:40 pm .

    Luis:

    dijiste:
    “El doctor Donald Menzel pudo haber hecho un mejor papel, como consultor del proyecto Libro Azul, que el doctor Hynek. Sin embargo, Menzel tenía un mejor nivel académico que Hynek, y sus investigaciones en astronomía eran más importantes que andar persiguiendo OVNIs o apareciendo ante las cámaras”

    Tambien podriamos decir que Klass tenia menos credenciales que Hynek, pero este tipo de comentarios venenosos no es bueno para la ufologia. Tampoco nos vamos a olvidar de las explicaciones profundamente anticientificas de Menzel, quien a pesar de su grandes credenciales, logró inventar fenomenos absolutamente ficticios como la reflexion de luz en las nubes…

    podriamos formular una ley ufologica: cuando un cientifico empieza con las infulas de grandioso esceptico, tarde o temprano termina haciendo el ridiculo, no importando lo magnificas que sean sus credenciales. (aplica a Klass, Menzel, y a Hynek en su etapa escéptica.

  4. [...] es uno de los más venerados “ufólogos”. Obtenga más información sobre el caso, en español (1, 2 y [...]

  5. [...] Gás metano, produzido pela decomposição de matéria orgânica e entrando em combustão, também é conhecido como fogo fátuo, relacionado a todo tipo de lendas indo de fantasmas a extraterrestres, neste último caso conhecido também como o infame “gás dos pântanos”. [...]

  6. [...] Gás metano, produzido pela decomposição de matéria orgânica e entrando em combustão, também é conhecido como fogo fátuo, relacionado a todo tipo de lendas indo de fantasmas a extraterrestres, neste último caso conhecido também como o infame “gás dos pântanos”. [...]

  7. NOTÍCIAS DE CLEVELÂNDIA
    NOTÍCIAS DE CLEVELÂNDIA octubre 12, 2009 at 6:23 pm .

    [...] Gás metano, produzido pela decomposição de matéria orgânica e entrando em combustão, também é conhecido como fogo fátuo, relacionado a todo tipo de lendas indo de fantasmas a extraterrestres, neste último caso conhecido também como o infame “gás dos pântanos”. [...]

Post Comment