Los niños salvajes (26)

JOHN DE LOS MONOS

En una fecha no determinada de 1991, una joven mujer llamada Milly Sebba, al estar juntando leña en la selva, vio un niño pequeño, desnudo, de unos cinco o seis años, en medio de una banda de monos africanos. La mujer dio aviso a los aldeanos y pronto se organizaron para dar alcance al grupo de monos y atrapar al muchacho.

Lograron arrinconarlo en la cima de un árbol. Se dice que los monos presentaron una lucha feroz, protegiendo a uno de sus miembros. El niño, aterrorizado, les lanzó palos. Finalmente lograron atraparlo y lo llevaron a la aldea. Estaba en tales condiciones que, si no lo hubieran atrapado, seguramente hubiera muerto a los pocos días. En la aldea le dieron de comer una sopa caliente que le hizo daño: estuvo enfermo durante tres días. Debido a la diarrea expulsó una solitaria de unos 122 centímetros de largo.

Uno de los aldeanos lo identificó como John Ssebunya, que había desaparecido y al que se le creía muerto, después de que su padre asesinara a su madre en 1988, cuando él tendría unos tres o cuatro años. El padre tenía antecedentes violentos y era alcohólico. Muchos pensaron que el niño había huido de su violento padre, pensando que sería la siguiente víctima. Pero otros supusieron que el padre lo había abandonado en la selva porque lo creyó muerto.

John dice recordar vagamente que un grupo de monos se le acercó con curiosidad. Eran tímidos y precavidos. Poco a poco se fueron acostumbrando al niño y le ofrecieron comida: raíces, frutas, bayas, nueces, papas dulces y kasava. A las dos semanas parecía que lo habían aceptado como miembro periférico de su grupo. John viajaba con ellos en busca de alimento. En su lenguaje entrecortado recuerda: “Subía a un árbol. No dormía muy bien. Cabeza abajo y cola en el aire”.

No está claro qué tipo de monos adoptaron a John. Se habla de monos grises, monos verdes, monos de Vervet (Cercopithecus æthiops); otros dicen que eran monos blancos y negros de Colobus (Colobus guereza). Sólo se sabe que eran cinco monos, dos de ellos más jóvenes.

Pero otros, como el productor y director de la BBC, James Cutler (The Boy who Lived with Monkeys), son más escépticos. Según Cutler los monos suelen robar más comida que la que pueden comer. Son desordenados al comer y dejan caer mucho alimento desde los árboles. John pudo haber tomado este alimento que caía al suelo. Pero a favor de la historia de John está el hecho de que los monos de Brevet son de las pocas especies de mamíferos que viven en grupos sociales y que llegan a aceptar y tolerar individuos de otras especies.

La primatóloga, doctora Debbie Cox, del Uganda Wildlife and Education Centre de Entebbe, tuvo oportunidad de estudiar la interrelación de John con un grupo de Cercopithicus aethiops y declaró que en su experiencia John era capaz de comunicarse con los monos de una manera que ella nunca había visto. Ella estima que para aprender el complejo lenguaje corporal y de sonidos de los monos, John debió haber pasado, como dice, algunos años conviviendo con ellos.

Para ese entonces el padre de John ya había regresado a la aldea. Pertenecía a uno de los bandos en conflicto en la guerra civil que había cobrado muchas vidas en Uganda. El hombre no quiso hacerse cargo del muchacho salvaje. Algunas semanas más tarde lo encontraron muerto, una víctima más de la guerra civil.

John fue enviado al Orfanato Cristiano de Kamuzinda, en Masaka, a 160 kilómetros de Kampala, capital de Uganda. Fue estudiado por expertos, que se convencieron de que era un niño salvaje genuino. El niño tenía muchas heridas, cicatrices, y mucho pelo. Sus rodillas eran casi blancas de caminar sobre ellas. Sus uñas eran muy largas y retorcidas. Cuando dejó el grupo de monos evitaba el contacto visual y se acercaba de lado con las palmas abiertas, a la manera simia clásica. Tenía un extraño paso ladeado y echaba los labios hacia atrás cuando sonería. Saludaba a la gente con un poderoso abrazo, de la manera que los monos se saludan. Sin embargo, aprendió a guiñar los ojos, algo que un mono no puede hacer.

Los directores del orfanato Paul y Molly Wasswa, decidieron adoptarlo. Le enseñaron a hablar y a adoptar las costumbres humanas: comer en un plato y dormir en una cama. Como parte de su terapia y enseñanza religiosa se le enseñó a cantar salmos, descubriéndose que tenía una voz muy fina.

Los Wasswa también dirigen A.F.R.I.C.A. (Association for Relief and Instruction of Children in Africa), y dentro de esta asociación promueven el Pearl of Africa Children’s Choir.

En 1998 Hillary Cook, una dentista de 56 años, de Sheffield, Yorkshire del sur, viajó a Uganda para ofrecer tratamiento dental a una de las etnias más pobres del mundo. Ahí encontró a los Wasswa y escuchó a John. A su regreso a Inglaterra organizó una serie de conciertos en las iglesias de Merseyside, Glasgow, Sheffield, Londres y País de Gales, en un tour de tres semanas.

Los conciertos comenzaron el 6 de octubre de 1999 y los periódicos de Inglaterra los anunciaban así:

“Un muchacho huérfano criado por los monos en la selva africana ha llegado a Gran Bretaña para cantar en un coro de niños”.

Entrevistada, la señora Cook dijo:

“Él no se ve diferente a los otros niños del coro, pero la suya es una historia verdaderamente notable. Si no hubiera sido por la intervención de los monos él ciertamente estaría muerto.

“Él es un muchacho tímido y todavía habla lentamente pero cuando canta tiene la voz más maravillosa”.

Fue todo un éxito y la BBC decidió filmar un documental sobre la vida de John (Living Proof). Los productores del programa y un antropólogo volvieron con John a África y lo llevaron con una banda de monos para ver cómo se comportaba. Se dieron cuenta que él sigue siendo un feroz protector de los monos y todavía parece ser capaz de comunicarse con ellos. El documental fue transmitido el 13 de octubre de 1999, en plena gira de John.

Actualmente John vive en el pueblo de Kabonge, cerca de Bombo, al Norte de Kampala. El caso de John es uno de los que trata Michael Newton en su libro Savage Girls and Wild Boys.

BELLO

En 1996, los cazadores encontraron a un muchacho de cerca de dos años, viviendo con una familia de chimpancés en la selva de Falgore, a 145 kilómetros al sur de Kano en Nigeria. Fue llevado al hogar de niños de Tudun Maliki Torrey en Kano, donde el personal lo llamó Bello. Se pensó que era el hijo de los Fulani, gente nómada que viajaba a través de la región. Inhabilitado mental y físicamente, con una frente deforme, un hombro derecho inclinado y un enorme pecho, sus padres lo abandonaron probablemente debido a sus discapacidades. Tales abandonos de niños lisiados son comunes entre los Fulani, pastores que viajan grandes distancias a través de la región africana del oeste de Sahel. En la mayoría de los casos los niños mueren, pero este niño parece haber sido adoptado por los chimpancés.

“No sabemos exactamente cuánto tiempo habría estado con los chimpancés”, dijo Abba Isa Muhammad, oficial del bienestar casero del niño. “Basados en los rasgos que exhibe, estimamos que lo adoptaron cuando él no tenía más de seis meses y fue cuidado por un chimpancé que oficio de enfermera”.

En abril de 2002, cuando tenía cerca de ocho años, apenas había alcanzado el tamaño y el peso de un niño de cuatro años. Cuando lo llevaron al hogar, caminaba como un chimpancé, moviéndose en sus piernas pero arrastrando los brazos en la tierra. Al principio estaba muy agitado, rompía y lanzaba cosas. En la noche saltaba de cama en cama en el dormitorio, molestando a los otros niños. No podía hablar. En la actualidad está mucho más tranquilo. Aunque todavía salta como chimpancé, golpea constantemente su cabeza con las manos ahuecadas, y no habla pero hace ruidos como los chimpancés. Vive en la casa Tudun Maliki Torrey, en Kano, dirigida por Abba Isa Muhammad.

Continuará…

Un pensamiento en “Los niños salvajes (26)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *