Descubren el engaño de Gaboto, pero no se dan cuenta

Las Simondini descubren el engaño de Gaboto, pero no se dan cuenta

Ya hace más de un mes que publicamos nuestra primera nota sobre el caso de “la vaca abducida de Gaboto” (Pajarovnis raptan una vaca en puerto Gaboto, 7 de octubre). Más recientemente volvimos a tomar el caso a raíz de un análisis “científico” hecho a la fotografía (Gaboto una vaca con alas, 24 de octubre).

Después de publicar esas notas recibimos un comentario de Andrea Pérez Simondini (25 de octubre), explicándonos que estaban estudiando las fotos con ayuda de especialistas internacionales. Nos dice que las fotos no son lo esencial, sino los testigos: los que hicieron la fotografía y unos nuevos (de los que no se dan nombres). También afirma que ya se presentó el dueño de la vaca (del que tampoco menciona nada en su comentario ni en su blog) Dice que solicitaron apoyo a la prefectura, pues hay más casos similares en la zona (pero, adivinaron, no dice nada de los testigos ni de la fecha en que ocurrieron esos nuevos casos).

Termina su comentario con una reflexión: “Quería dejar estos pensamientos, porque el razonamiento crítico también hay que sustentarlo con investigación y no con tomar comentarios de los foros”.

Si, la misma vieja historia de los “buenos” “himbestigadores” de campo, de esos que se “patean” la geografía en busca de la “verdad”, y de los ociosos escépticos que sólo hacen sus investigaciones de salón, sentados detrás de sus computadoras… Y tiene razón.

Andrea y su madre salieron poco tiempo después (29 de octubre, según se muestra en el video que se puede ver aquí) en busca de la “verdad”.

Le podemos perdonar la inexperiencia de mover la cámara (y micrófono) mientras está tomando el testimonio de Sergio. Nada podemos decir de la desafortunada coincidencia del fuerte viento, que se suma para que entendamos poco lo que dicen los entrevistados. Pero lo que no podemos pasar por alto es que no se haya dado cuenta que alguien, al menos uno de sus testigos, les está mintiendo.

Del reportaje original aparecido en la televisión argentina, (del que sacamos nuestra primera nota), interpretamos que quien había sacado la fotografía era Laura. Es muy cierto que ella nunca dice ser la autora, pero la descripción y sus palabras hacen pensar en esta posibilidad.

Sin embargo, en el minuto 3:34 del video se menciona que fue la niña la que tomó la foto. Desafortunadamente no es entrevistada por Simondini, o por lo menos no aparece en este video (etiquetado como número 2).

Pero, grande fue nuestra sorpresa cuando el hijo más pequeño, Brian, dice que fue su papá quien obtuvo la fotografía. En el minuto 4:32 oímos “… cuando mi papá sacó la foto”. Durante la entrevista vemos que el niño voltea constantemente hacia su izquierda, como esperando instrucciones de alguien. Esto nos recordó el reciente suceso del niño del globovni, Falcon, quien, presionado por su padre, mintió ante las cámaras, y todo “por el show”.

Por eso decimos que al menos uno de los testigos está mintiendo. La fotografía no la pudo haber sacado Sergio y su hija (y Laura) al mismo tiempo. Sólo puede haber un fotógrafo y sospechamos que fue Sergio. De ser cierto esto, Sergio está llevando a mentir a toda la familia.

En el video también nos damos cuenta que el lugar es una especie de centro recreativo. No sería extraño suponer que es un lugar concurrido. Apuntábamos en nuestra segunda nota que nos resultaba difícil de creer que, en un lugar así, un suceso de esas características (el vuelo de casi 10 minutos de una vaca raptada por un ovni) fuera sólo presenciado por 4 miembros de una familia. El video reafirma nuestras sospechas.

El video tiene un final de serie de misterio. Se muestra una vista de la comisaría de Gaboto y se dice que en ese momento van a entrar para preguntar si hay una denuncia por la desaparición de la vaca. ¿Qué no se suponía que eso ya lo habían investigado y que, incluso, ya había aparecido el dueño de la vaca? Eso me deja la impresión de que, después de mis críticas, las Simondini está haciendo lo que deberían haber hecho desde un principio: buscar alguna denuncia oficial por desaparición de una vaca.

Como decíamos, el video está numerado como 2, pero ni en el sitio de las Simondini, ni en el canal de YouTube de ellas (http://www.youtube.com/user/asimondini), aparece ni la primera parte, ni partes subsecuentes. Hasta el día de hoy (14 de noviembre) no hay ninguna nueva información por parte de los integrantes de Visión ovni.

No se lo que piensen, pero de nada sirve ponerse las botas con cuenta-kilómetros, ni el chaleco multibolsillos, ni cargar varias cámaras y cuadernos de notas para investigar ovnis. Nada de eso sirve si no se presta atención a los detalles o si, simplemente, sólo se quiere ajustar los hechos a ideas preconcebidas. Las Simondini han demostrado claramente lo anterior. Ellas creen en ovnis, abducciones y mutilaciones y pelearan con uñas y dientes para que las evidencias se ajusten a sus creencias. Yo no necesité de toda esa parafernalia para que, a miles de kilómetros del lugar, cómodamente aplastado detrás de mi computadora, me diera cuenta de que ese caso es una mentira.

Damos gracias a las Simondini por desbaratar el mito de que siempre es necesario estar en el lugar de los hechos para investigar un caso ovni; por demostrar que los ufólogos no tienen ni idea de cómo hacer una investigación; y por poner de manifiesto que a estos “himbestigadores” no les interesa la verdad sino sólo apuntalar sus creencias.

Un pensamiento en “Descubren el engaño de Gaboto, pero no se dan cuenta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.