Un relato de mistificación experimental ovni

Un relato de la Mistificación Experimental ovni.

David Simpson y Ken Raine

18 de enero 2009

De Magonia 75, julio de 2001

Introducción

Fue interesante leer las Notas editoriales de Magonia 74 sobre el fraude fotográfico de Warminster de 1970, veinticinco años después de la publicación la Mistificación experimental ovni en MUFOB New Series 2, y pensamos que cierta información de fondo, además de detalles de un par de engaños ovni adicionales podrían ser de interés para la edición especial de Engaños. Según consta en MUFOB[1] el engaño fotográfico fue diseñado “… para proporcionar a los espectadores sobre Cradle Hill con un estímulo visual simple, para introducir la evidencia fotográfica incompatible con el estímulo y observar el efecto de dicha prueba en la investigación, registro y publicidad posterior” en otras palabras, para poner a prueba a los investigadores que se involucraron.

flyingcrossMirror La motivación y el plan se produjeron después de dos años de investigación por parte de miembros de la Sociedad para la Investigación del Fenómeno Ovni (SIUFOP), que se formó en 1967 en un momento en que estos grupos se parecían estar formando con frecuencia – debido al alto nivel de interés en el asunto a mediados de los años 1960. Todo parece muy ingenuo ahora, pero la sociedad comenzó con unos diez miembros, con una edad media alrededor de 19 años. Como la mayoría de los otros grupos, sus miembros eran conscientes de los frecuentes informes de prensa que, si se tomaban literalmente, significaban que había ciertamente cosas raras que se veían en el cielo – no puede haber humo sin fuego, creíamos.

Nos pusimos a buscar y entrevistar a testigos, el primero cerca de las llanuras del sur, en Sussex. Que resultó ser interesante, pero claramente no era el observador más impresionante, con historias que se hacían cada vez más elaboradas. Sin embargo, todavía creíamos, debido a la gran cantidad de avistamientos que se informaba, de que algo realmente estaba volando por los cielos. Tan fuerte era la sensación que decidimos pasar una noche mirando el cielo desde Chantry Hill, un punto de vista cercano en las llanuras, con una cámara montada en un trípode en la mano. Aparte de algunos satélites, no se vio nada, pero pensamos que, estadísticamente, podría tomar más de una noche para ver algo. Sin dejarse intimidar por las temperaturas bajo cero, cuatro miembros regresamos la noche siguiente para una segunda noche de observación. Cansados, pero llenos de entusiasmo juvenil, nos dirigimos al mismo lugar.

¡Un avistamiento!

SIUFOP Newsletter informó[2]: “Tan pronto como llegamos a la cima de la colina, el conductor señaló con entusiasmo a un punto de luz a unos pocos grados sobre el horizonte. Todos lo vimos. Era una luz de un tipo que nunca habíamos visto antes. Se movía lentamente hacia arriba, cruzando, y luego desapareció. Dos aparecieron por detrás del horizonte en el mismo lugar donde la primera fue vista, derivando hacia arriba, cruzando, y luego lanzando un poco. Hasta seis fueron vistas bailando juntas en un patrón de color al azar cambiando de vez en cuando. Se tomaron fotografías con tiempo de exposición de entre 5 y 20 segundos. Después de una hora y media o algo así, el juego de luces apareció con menor frecuencia y nos habíamos quedado sin película”.

Convencidos de que la película contenía imágenes que estremecerían al mundo corrimos a casa en las primeras horas para revelarla, pero nos quedamos perplejos y decepcionados por lo que vimos. Estábamos esperando hasta seis líneas de trazos registradas en cada imagen (líneas causadas por fotografiar una luz en movimiento con un largo tiempo de exposición), pero en las imágenes todo parecía más o menos lo mismo con no más de dos líneas por cuadro. Las luces estaban sólo una fracción de un grado por encima del horizonte visible, mucho menos de lo pensado. Una semana más tarde estábamos en Chantry Hill, no estábamos cansados o entusiasmados, y observamos las luces de los automóviles en una colina distante – una colina que no había sido visible en las condiciones meteorológicas de la semana anterior.

Hasta el día de hoy las luces se pueden ver allí, parecen tan obvias como faros de automóvil y es difícil de creer que el cansancio y el entusiasmo pudieron haber deformado tanto nuestra capacidad de observación. Habíamos convertido simples luces blancas, moviéndose horizontalmente, en varios objetos, de diversos colores, en movimiento vertical. Fotografías razonablemente buenas habían hecho posible el análisis y si no fuera por ellas todavía estaríamos contando historias de extrañas luces en el cielo, y si nos preguntaran si podrían haber sido faros de coche, seguramente habríamos rechazado la posibilidad.

Tampoco fue la única vez que nos dejamos engañar. Alrededor del mismo período tres miembros de SIUFOP caminaban por un camino oscuro, frío, rodeado de árboles, iluminado sólo por la luna y en un área donde se había informado incontables luces extrañas. Se dirigían a una entrevista con un testigo, pero notaron la silueta de un objeto alto a través de los árboles a un lado. Completamente asustados por las circunstancias, pensaron que habían encontrado una máquina de algún tipo aterrizada. Subiéndose a una cerca para tener una mejor visión, se alarmaron al ver un resplandor rojizo en su base y supusieron que estaba a punto de despegar de nuevo. Se preparaban para retirarse a toda prisa, aunque no antes de tomar una fotografía con un flash (fue antes de que los flashes electrónicos fueran comunes). La iluminación de la lámpara de flash fue suficiente para identificar una máquina de lavado de arena asentada en una cantera, también había una caravana de un obrero, cerca de su base, ¡con cortinas rojas en las ventanas! La fotografía sigue siendo divertida.

Primeras fotografías Warminster

Shuttlewood3 Sin desanimarnos – supusimos que otros no habían sido tan fáciles de engañar – en febrero de 1968 una partida se dirigió a Warminster, donde, de acuerdo a la reputación, teníamos una mejor oportunidad de ver cosas reales. Allí nos encontramos con nada menos que Arthur Shuttlewood que nos mostró su colección de fotografías, supuestamente de luces en el cielo sobre las montañas locales. Consistían en líneas blancas vagando a través de un fondo negro, algunas eran solitarias, algunos puntos y algunas mostraban varias imágenes de líneas onduladas.

Al volver a casa reprodujimos con éxito los tres estilos generales de fotografías. Uno se parecía a las líneas de puntos producidos por fotografiar cubiertas de satélites orbitando la tierra, cuando pasan por encima, de forma periódica reflejan la luz hacia abajo. La mayoría de los demás eran claramente satélites, pero el segundo estilo puede ser imitado con una lámpara de neón pequeña (similar a las que a veces se montan en la parte posterior de los enchufes de 13 amp). Agitándola en un cuarto oscuro, delante de una cámara abierta, dio las características exactas[3] que se ven en la colección Shuttlewood. El tercer estilo de fotografía puede ser producido con la lámpara moviéndose lentamente enfrente de un espejo, de nuevo en un cuarto oscuro en frente de una cámara abierta. Esto produjo tres líneas onduladas ‘volando en formación perfecta’. La primera imagen y la más brillante fue de la lámpara vista directamente por la cámara, la segunda imagen más brillante era un reflejo de la lámpara en el aluminizado (o plateado) de la superficie posterior del espejo, y una tercera imagen más débil era un reflejo de la lámpara en la superficie frontal del espejo de cristal.

Incluso desarrollamos técnicas para ayudar a analizar otro tipo de fotografías de líneas blancas. El uso de un densitómetro óptico[4] hizo posible diferenciar entre las lámparas de descarga de gas, lámparas de filamento, lámparas de “haz picado” y también la naturaleza de sus fuentes de alimentación. Lamentablemente, nunca se nos permitió tomar prestados los negativos.

Empieza el escepticismo

Habíamos descubierto lo fácil que era para nosotros y, probablemente para alguien más, dejarse engañar por simples luces de la tierra, incluyendo un montón de ejemplos de luminarias[5], habíamos visto lo que esperábamos o queríamos ver, y no observábamos objetivamente. Algunos de nuestros entrevistados u otros investigadores, sin embargo, parecían dar mucho crédito a la idea de que tales percepciones erróneas pueden ser comunes; siempre había un “…pero era un piloto de línea aérea capacitado” o más comúnmente “…Ah, pero no han explicado este…”

buforab Asistir a conferencias organizadas por la British UFO Research Association no hizo nada para detener nuestra creciente creencia de que, mientras que los ovnis habían sido, sin duda, observados por mucha gente, la evidencia científica de que las observaciones eran algo sobrenatural parecía ser inexistente. La mayoría de los ufólogos no estaba de acuerdo con este punto de vista, cubriéndose en cambio con la entonces de moda hipótesis extraterrestre, alegando que había un montón de buena evidencia para apoyarla, si los científicos sólo se alejaran de sus creencias preconcebidas y tomaran las pruebas en serio. Varios miembros del SIUFOP eran, o se estaban entrenando como científicos y consideraron que tales puntos de vista podrían ser sometidos a una prueba científica – los ufólogos debían ser probados por sus habilidades de observación y de investigación. Pensamos que la mejor manera de hacerlo era darles algo para ver, y observar cómo investigaban la observación, es decir llevar a cabo un engaño con intención científica.

El primer engaño

El 15 de julio 1968 Bufora llevó a cabo una National Skywatch, con veintinueve puntos de observación en toda Gran Bretaña. Uno de ellos fue Pewley Downs, en Surrey, que fue organizado localmente por el Grupo de Investigación de Fenómenos Aéreos Surrey (SIGAP) y SIUFOP aseguró que vieron algo cuyo origen era cierto. Justo antes de la medianoche una bengala con paracaídas fue lanzada a unas 3 millas de Downs Pewley en dirección a Godalming. Los observadores la vieron, pero nadie tomó una fotografía – ni siquiera se tenía una cámara lista. Por lo tanto, para asegurarse de que hubiera al menos una fotografía de ella, David Simpson tuvo que conseguir su propia cámara y tomarla él.

Desconocido para nosotros, George Hughes, de Amateur Photographer, había sido un visitante del Skywatch. Informó[6]: “Quería ver cómo estos grupos llevan a cabo investigaciones, y en qué medida se estaba utilizando la fotografía. Lamentablemente, no se utilizaba; o casi nada”. Richard Beet, secretario del SIGAP, respondió indignado[7], señalando que “…una fotografía de un objeto de color rojo fue tomada por un funcionario de Skywatch, el Sr. David Simpson”, dándole promoción instantánea.

Al inspeccionar la fotografía Geoffrey Doel, de Bufora, comentó que podría ser de fuegos artificiales. Sin embargo, en la siguiente reunión del Bufora, el organizador del National Skywatch, Edgar Hatvany, eliminó esta sugerencia cuando elevó el estatus de la fotografía diciendo orgullosamente: “El año pasado tuvimos un avistamiento, este año, una fotografía, el año que viene ¡los vamos a tener en la bolsa!”

Un año más tarde

En junio de 1969 SIUFOP fue a Warminster, al siguiente national skywatch day del Bufora, equipados con algunas bolsas de plástico y gas para globos (helio crudo). El objetivo era poner en marcha una serie de bombillas con antorchas iluminadas y baterías bajo una sola bolsa de plástico llena de helio desde Sack Hill, frente a los vigilantes sobre Cradle Hill. Sin embargo, nuestra estimación del volumen de inflado de la bolsa y, por lo tanto, la flotabilidad, no eran muy precisa, y no despegó hasta que habíamos quitado cuatro de sus diez paquetes de batería/lámpara[8]. A continuación, se elevaron lentamente en el cielo, derivaron en silencio con el viento apenas perceptible, cruzando las cercanas instalaciones del ejército, a la altura de las copas de los árboles.

UFOsChapman Incluso nos sorprendieron sobre todo por el brillo impresionante y espectacular imagen de las pequeñas bombillas contra un cielo negro claro, incluso cuando estaban a una milla o más de distancia. (Fue en los días previos a las pequeñas bombillas halógenas de cuarzo y suministramos baterías de 4.5 volts a bombillas de 2,5 volts, por lo que las bombillas fueron muy blancas por un corto tiempo.) Los observadores en Cradle Hill estaban aún más impresionados, y fue considerado de manera unánime el mejor avistamiento visto allí. Un segundo globo fue lanzado un poco después en el lado occidental de Cradle Hill y derivó mucho más cerca de los vigilantes que el primer globo. La emoción en la colina fue electrizante y emotiva. Se afirmó haber tenido comunicación telepática con la bombilla, que se decía era tan brillante como una linterna y también metálica con ventanillas.

Todos estábamos sorprendidos y casi choqueados por la reacción. Unos pocos componentes simples habían provocado que observadores experimentados los describieran como el mejor avistamiento jamás hecho. ¿Qué es lo que sugería acerca de la credibilidad de los otros avistamientos en uno de los lugares más famosos del mundo ovni?

Durante las siguientes semanas, volvimos a visitar Cradle Hill – invariablemente estaba poblada los sábados por la noche – para escuchar los chismes. Uno de los miembros de SIUFOP había sido menos discreto poco después de la broma, dando a conocer lo que había sucedido. Curiosamente, esta explicación no fue aceptada en general, al parecer, los objetos había cambiado de dirección contra el viento, por lo que ¡no podrían haber sido luces en un globo! Además, fue hecho otro avistamiento por tres personas la noche siguiente, donde “…el objeto parecía igual que el del sábado por la noche…” lo que planteaba la pregunta “¿Por qué los bromistas ovni se quedarían alrededor del área de Cradle Hill el domingo, mucho después de que los miembros del Bufora se habían ido?”[9]

El Boletín de Investigación de Bufora reconoció la teoría del globo[10] y de hecho lo describió con exactitud, pero el consenso estaba en contra.

Las fotografías Warminster

FotografiasWarminster Entonces diseñamos una nueva patraña, que fuera menos negable, y de ahí se produjeron las “Fotografías Warminster”. En resumen, en marzo de 1970, una luz morado claro con base en tierra se hizo brillar desde la colina de enfrente a Cradle Hill, un colega pareció fotografiarla, sonó un falso detector de ovnis y la película fue entregada a un desconocido que accedió a revelarla. La película había sido pre-expuesta para mostrar imágenes de ovnis en el aire mucho más extrañas que la luz violeta, pero también contenía inconsistencias bastante graves para que cualquier investigador competente cuestionara su autenticidad. Sin embargo, los investigadores con más experiencia en el tema, en repetidas ocasiones pronunciaron que las fotografías eran auténticas y no lograron ver ninguna de las pistas integradas.

Algún tiempo después en una reunión del Bufora David Simpson señaló públicamente que el caso estaba lleno de anomalías que probablemente querían decir que era un engaño. Ivor McKay y John Cleary-Baker, ambos incondicionales de Bufora, argumentaron lo contrario, con confianza, y señalaron que si había sido un engaño el falsificador no habría hecho este tipo de errores, la presencia de las anomalías al parecer, les aseguraba que el caso era auténtico . Un clásico águila yo gano, sol ustedes pierden. Entonces John Cleary-Baker inició el proyecto Warminster y, lamentablemente, nos pidió si podíamos investigar las fotografías Warminster en nombre de su proyecto. Poco después, envió los documentos firmados dándonos toda clase de autorizaciones, no hicimos el trabajo muy bien.

Una noche Arthur Shuttlewood estaba hablando con un grupo de personas sobre Cradle Hill, sin saber que estábamos allí, se quejaba acerca de nuestra ‘incredulidad’ en las fotografías Warminster, “El problema con este equipo SIUFOP es que nunca vienen aquí a ver por sí mismos”, se quejó.

Papalotes

Fue satisfactorio confirmar que lo que sospechábamos probablemente estaba pasando, pero también fue decepcionante descubrir lo mal que las investigaciones se llevaron a cabo. Después de todo, teníamos que empezar por suponer que podía haber algo en los avistamientos. Repetimos los experimentos con más engaños ovni – repetir los experimentos es una práctica científica necesaria – con ayuda de papalotes en lugar de globos, y una sola bombilla (por lo tanto más fácil de levantar) que estaba cubierta por un lado, por lo que parecía irregular, ya que el flash giraba con el viento en un hilo de suspensión. Se añadieron temporizadores electrónicos para retrasar el encendido hasta que el aparato estuviera bien lejos de la tierra (¡para evitar que el falsificador fuera iluminado!) Y nos convertimos en expertos en papalotes que vuelan en la oscuridad.

BBC Nacional

BobStrong En el verano de 1972 hubo una publicidad considerable sobre una próxima visita de la BBC a skywatch sobre Cradle Hill. Volvimos a la tecnología de globos, aunque mucho más pequeños que los originales, cada uno con una sola bombilla de linterna. Para entonces ya sabíamos que una sola bombilla todavía era un espectáculo impresionante en el rango de una milla o más contra un cielo oscuro. Pero esta vez añadimos flashes fotográficos a la carga, programando el flash después de unos 2 minutos.

Dos globos fueron lanzados, como es habitual en completa oscuridad, con alrededor de 1 minuto de diferencia. El clima era perfecto – claro y sólo con el menor viento – y los globos llevaban sus luces parpadeantes y majestuosamente en tándem a través de la llanura de Salisbury. Los pudimos ver cruzar hacia Cradle Hill e inmediatamente se notó una hilera de lámparas, apuntando en la dirección de los globos, que se encendía y se apagaba. Aparecieron más linternas y se les unieron rápidamente con más luces de gran alcance cuando los motociclistas volcaron sus máquinas para usar los faros como una mejor señalización.

Los observadores estaban mirando directamente los pequeños puntos de luz en el cielo cuando uno de los flashes fue provocado. Supusieron que esto fue una respuesta a su señalización y brillaron con más entusiasmo y fueron recompensados por el segundo encendido del flash, poco después.

La BBC entrevistó a los vigilantes, que volvieron a decir que era la mejor observación que habían hecho, algunos dijeron que los ovnis habían estado en comunicación con sus flashes “aleatorios pero inteligentes” y que la “explosión de luz” fue en respuesta a las filas de lámparas y luces de motos que parpadeaban.

FlyingSaucerViewpoint Después de que la historia se difundió, en la BBC a nivel nacional, ya lo teníamos y posteriormente dimos una entrevista en estudio junto al ufólogo Rex Dutta. Le mostramos ejemplos de las bolsas de plástico y los bulbos de antorcha etcétera, pero se negó a creer que había sido engañado y la BBC, por lo tanto, nos pidió hacer una recreación. Así lo hicimos el fin de semana siguiente, aunque en condiciones climáticas más pobres. Al ver por segunda vez las luces del globo suspendido Rex Dutta declaró que no eran nada parecido a las luces de la semana anterior. “Estas son, obviamente, luces en un globo tonto que no sabían y no podían replicar el patrón complejo de vuelo visto la semana anterior”. Había estado investigando estas cosas desde hace 19 años y “cualquier tonto puede identificar un globo cuando lo ve”.

Resumen

Nuestras experiencias y las bromas de hace 30 años fueron muy interesantes, estimulantes y decepcionantes al mismo tiempo, pero también nos demostraron algo útil – que los seres humanos tendemos a ver lo que queremos o esperamos ver. Estímulos muy simples había provocado una sorprendente variedad de atributos completamente imaginados como formas, tamaños, colores, movimientos y otros efectos falsos que tienden a crecer con el fin de evitar que una creencia particular sea refutada. Lo más decepcionante de todo fue el bajo nivel en que se están llevando a cabo las investigaciones, en parte debido a la falta de conocimientos técnicos, ningún deseo de ser riguroso y una marcada tendencia a seleccionar sólo aquellos fragmentos de evidencia que más se adapten a una creencia en particular.

Ciencia y científicos

En ese momento, se argumentaba que los avistamientos de ovnis eran evidencia de visitas extraterrestres (y todavía lo son en algunas partes del mundo). La Ciencia y los científicos, se nos dijo en repetidas ocasiones, deberían ser más abiertos de mente y mirar dentro de esta posibilidad. Lo que siempre parecían pasar por alto era una apreciación de lo que constituye una afirmación científica. Para demostrar que una conclusión científica es válida, siempre se tiene que proporcionar evidencias comprobables y la calidad y la repetitividad de las pruebas necesarias están relacionadas con el significado de la conclusión que se está elaborando. La conclusión de que los ovnis son evidencia de visitas extraterrestres es una afirmación muy significativa y esto requiere de la correspondiente evidencia de alta calidad, y datos rigurosos y comprobables. Pero en cambio teníamos (y tenemos) una gran cantidad de avistamientos sueltos e irrepetibles que, cuando escalamos la observación frente a las incertidumbres de la observación y a la confusión de la investigación, claramente demostrado por las bromas, están lejos de proporcionar evidencia adecuada.

TheUFOHandbook A menudo se ha señalado que quizás el 90% de los avistamientos de ovnis son explicables si un investigador los revisa con detenimiento, pero que la ciencia debe concentrarse en el resto sin explicar. Este es un argumento falso, el hecho de que sigan sin explicación no los hace mejor prueba. El punto fue bien ilustrado por Alan Hendry[11] en su UFO Handbook. Tenía buenos datos estadísticos para demostrar que, aparte de que continuaban siendo no identificados, no había nada en los casos no identificados para distinguirlos de los identificados, tenían la misma mezcla de características.

Engaños no-ovni

Éramos conscientes de que nuestros engaños ilustran las características de un tema actual y a mediados de 1970 pensé que sería interesante medir qué tan fácil puede ser crear una alternativa de un mito auto-sostenido, tal vez provocada por unos pocos engaños de reactivación. Un rato más tarde aparecieron las historias de los círculos de las cosechas y de nuevo nos enfrentamos con afirmaciones de los investigadores extrañamente ilógicas como “el círculo es demasiado preciso para ser un engaño”. Al igual que los ufólogos que argumentaron que los falsificadores (que parecían ser capaces de reproducir cualquier círculo bajo demanda) sólo se interponían en el camino de una investigación seria. Desde luego nos acusaron de estar involucrados, pero puedo decir que no pensamos en esa idea o participar en ella.

Conclusión

Los engaños han sido una herramienta útil para probar las habilidades de observación y las habilidades de investigación de los ufólogos. Han ilustrado claramente que los humanos ven lo que quieren ver y que la calidad de las investigaciones sobre ovnis por lo general es muy pobre.

http://magonia.haaan.com/2009/ufo-hoaxing/


[1] Simpson, David; Experimental UFO Hoaxing, MUFOB New Series 2, March 1976.

[2] Simpson, David; SIUFOP Newsletter, 1, March 1968.

[3] La intensidad de la luz de las lámparas de descarga de gas se incrementa y disminuye en el tiempo con la tensión alterna de la red que la alimenta – esencialmente encendiéndose y apagándose 100 veces por segundo. El ojo humano no puede ver este ciclo, pero si la imagen de la lámpara se mueve rápidamente a través de una emulsión fotográfica, se registra con facilidad. Una característica reveladora de esta técnica es el “agrupamiento” de los puntos registrados cuando el brazo de la onda cambia de dirección de izquierda a derecha; mientras más lento es el movimiento del brazo, más juntos son los puntos. Este agrupamiento fue ciertamente evidente en las fotografías de Arthur Shuttlewood.

[4] Densitometro: un instrumento que permite medir la densidad óptica de los negativos por el barrido de un haz de luz estrecho a través de ellos.

[5] Incluyendo los reflectores de un estudio de cine que se reflejaban en las nubes, los aviones al atardecer, estar en un coche ‘seguido’ por la luna, e incluso una telaraña inusualmente iluminada por el sol.

[6] Hughes, George; Are Ghost Pictures Real?, Amateur Photographer, 136, 31, 24 July 1968.

[7] Beet, Richard; Reader write: Investigating UFOs, Amateur Photographer, 136, 34, 21 August 1968.

[8] Las seis lámparas restantes fueron suspendidas cerca una de la otra y a una distancia que parecían ser una sola fuente de luz.

[9] Arthur Shuttlewood; Root Out These Stupid Hoaxers, BUFORA Journal, 2, 12, Summer 1970.

[10] John Clear-Baker; Editorial comment, BUFORA Journal, 2, 12, Summer 1970.

[11] Hendry, Alan; UFO Handbook, New York, Doubleday, 1979.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.