Mixtificaciones ovni: Stephen Darbishire y Alex Birch

Mixtificaciones ovni: Stephen Darbishire y Alex Birch.

Primera parte Stephen Darbishire.

David Clarke y Andy Roberts

Publicado el 15 de diciembre de 2009 por johnr

darbishire-116x300Stephen Darbishire y Adrian Meyer – de Illustrated magazine, 12 de febrero 1955

De Magonia No. 75, julio de 2001

Mixtificaciones ovni: Alex Birch y Stephen Darbishire

Primera parte Stephen Darbishire.

Siempre que los ufólogos dirigen su atención al asunto del engaño dentro de su tema, se pone de relieve fuertemente el abismo fundamental entre escépticos y creyentes. Las personas que deciden invertir su creencia en la ETH y otras explicaciones exóticas para el fenómeno ovni, tienden hacia la línea del partido simplista de que, sí, existen fraudes, pero son pocos y distantes entre sí y tienen poco efecto sobre “ufología seria”. Los escépticos y los estudiantes de la plativología de mente más abierta son un poco más realistas.

Es absolutamente cierto que, como porcentaje de los casos de ovnis investigados, los engaños conocidos representan una fracción muy pequeña. Pero el simple conteo pierde el punto por completo. Los engaños ovni pueden ser pequeños en número pero los que existen han tenido un impacto enorme sobre el tema, y han sido de gran alcance en su influencia.

Los engaños son rara vez sólo informes ovni estándar. Invariablemente están basados en fotografías o documentos. Esto los convierte en una mercancía fácilmente visible y comercializable para los medios. Mientras que un solo testigo de un avistamiento ovni muy luminoso sólo puede tener, a lo sumo, unos pocos centímetros de una columna en un periódico, una fotografía falsa ovni, como la creada por Gordon Faulkner durante el flap de Warminster en 1965, recibirán cobertura de los medios de comunicación nacional. A su vez, este tipo de exposición puede añadir un sello de validez (aunque engañoso) a una colección hasta ahora dispar de informes de ovnis, convirtiendo un flap local en un fenómeno nacional. Y así el ciclo continúa.

Y discutir acerca de los engaños conocidos sería tedioso. La información está disponible en la literatura para aquellos que desean buscar. La mayoría de ustedes ya estarán familiarizados con ella, y cómo los engaños como Gulf Breeze, MJ- 12, etc han afectado el tema. Una pequeña parte de nuestra investigación en los últimos años se ha centrado en los presuntos fraudes que tuvieron un gran impacto en los medios de comunicación y la ufología, pero, más importante aún, han seguido influyendo en los testigos/autores. Con demasiada frecuencia olvidamos que las personas mienten en el centro del misterio ovni, y lo que le sucede a las personas que están metidas en el ojo público, y cómo sus puntos de vista acerca de su/s presunta/s experiencia/s cambio y mutó en los últimos años, a menudo es olvidado o pasado por alto.

Los casos que se discuten aquí ejemplifican el problema que se encuentra en las zonas fronterizas, no siendo ni 100% fraudes comprobados o explícitamente de “ahí fuera”, pero siguen ejerciendo una profunda influencia sobre la percepción pública de la mitología ovni. Las fotografías de Alex Birch y Stephen Darbishire son fotografías clásicas de ovnis, sobre las que se ha escrito mucho, y mucho se ha especulado. Estos dos casos impactan duro en ufología británica. Como veremos afectaron aún más a los que participaron en ellos. También dan una idea importante en la naturaleza del engaño y en el corazón de la ufología británica temprana.

Los casos de ovnis vienen y van, los nombres de los testigos y detalles de los casos se utilizan como tarjetas de familia feliz para justificar una teoría o para superar a otra. Los casos clásicos se repiten de memoria, la humanidad arrancó de ellos para satisfacer las obsesiones y hechos ufológicos. El grito frecuente en las salas de internet, como UFOupdates, es que los escépticos no toman en serio el testimonio de testigos, pero ¿cuántos de estos petulantes apachurra-teclas de internet se toman la molestia de localizar a los testigos en los casos clásicos y/o tratar de dar sentido a sus historias? Nosotros lo hicimos. Si tiene algún sentido, si sus historias son verdaderas o falsas sólo usted lo puede decidir.

La fotografía Stephen Darbishire

Los platillos volantes llegaron a las islas británicas a finales del verano de 1950, cuando dos periódicos de fin de semana, el Sunday Dispatch y el Sunday Express, lanzaron una importante campaña de promoción en los medios de comunicación. Ambos periódicos compitieron para serializar los libros seminales por el mayor Donald Keyhoe Flying Saucers are Real, Frank Scully Behind the Flying Saucers y Riddle of the Flying Saucers de Gerald Heard. Detrás de la escena, el editor del Sunday Dispatch, Charles Eade, fue animado calladamente para promover historias de platillos voladores por su amigo Lord Mountbatten, quien se había desempeñado como jefe de prensa durante la Segunda Guerra Mundial[1]. Mountbatten, que era en aquel tiempo un creyente personal en el origen extraterrestre de los platillos, sintió que el tema debía ser tomado en serio y quiso dar a conocer al público la “evidencia”.

The Sunday Dispatch desempeñó un papel influyente en la creación de la primera invasión de platillos voladores real de Gran Bretaña. El diario popular destacó prominentemente los avistamientos de platillos en la página 1 en varias ocasiones a lo largo de la década de 1950 para disgusto de sus rivales, pero Eade se esforzó mucho en proteger la fuente de su historia original que él afirmó, en octubre de 1950, era “más grande que las guerras de la bomba atómica”. En parte como resultado de este primer estilo tabloide con mucho bombo, la circulación del Dispatch aumentó de apenas 700,000 copias a finales de los 40 a 2,400,000 cuando Eade dejó el asiento del editor en 1957[2].

Los platillos voladores habían llegado y se preparó el terreno para historias cada vez más extrañas e increíbles. En el otoño de 1953, cuando el libro de George Adamski con Desmond Leslie, Flying Saucers Have Landed se publicó por primera vez la Gran Bretaña, el público ya estaba preparado para aceptar lo increíble[3]. Fue una época de rápido progreso tecnológico y un gran optimismo de que la humanidad pronto estaría dando pasos hacia el espacio exterior. Como resultado, el público británico aceptó con entusiasmo las historias que describían jets militares superados por los platillos y se desconcertaba con las fotografías tomadas por un humilde granjero americano, Paul Trent, supuestamente mostrando un disco volador (también apareció en la página 1 del Sunday Dispatch). El siguiente paso lógico era una historia alegando que un platillo volador había aterrizado, seguido de la primera fotografía tomada en las Islas Británicas. Ambos eventos siguieron en el lapso de poco más de 18 meses.

“… Tenía que suceder – Ya ha sucedido. ¡Un platillo volante ha aterrizado, en los Estados Unidos!”

Illustrated-3-10-1953bAsí fue como el editor de ciencia Maurice Goldsmith abrió la nota publicada en la edición del 3 de octubre 1953 de la revista popular de Londres Illustrated. Bajo el título “¿Feliz aterrizaje para el hombre de Venus?” el artículo incluía una media página de la reproducción en blanco y negro de la fotografía del clásico “enfriador de botellas” tomada por el contactado de E.E.U.U. George Adamski en Palomar Gardens, California, el 13 de diciembre de 1952. La foto se decía, representa un platillo volador “Nave exploradora” de 35 metros de diámetro, completa con tres ojos de buey y tres “esferas de aterrizaje”.

También incluidas en la revista estaban fotografías de seis platillos volantes y una forma de cigarro “Naves nodriza” tomada el 5 de marzo de 1951 y La impresión de un artista del “hombre de Venus con el que Adamski afirmó haberse reunido cerca de Desert Centre, Arizona, en noviembre del año siguiente. Goldsmith adoptó una postura irónica durante su revisión ampliada del libro y concluyó secamente: “… por desgracia, la lógica de Adamski es pobre y yo estoy dispuesto a apostar que si alguna vez veo vida en Venus no se parecerá en nada a mi, o al señor Adamski o al ser con el que se encontró”[4].

Muchos miles de personas leyeron el artículo en Illustrated, y los seguimientos que aparecieron en los diarios de circulación nacional durante el invierno de 1953-1954. Las fotografías y afirmaciones de Adamski fueron transmitidas en todo el mundo, y la apasionante historia de los visitantes de otros planetas fue materia de las fantasías colegiales. Tan extendidas eran las historias que la noticia de la llegada de los platillos voladores llegó a Little Arrow Farm en Torver, en el bello entorno del English Lake District, durante el invierno de 1953-1954. Little Arrow era el hogar del Dr. S. B. Darbishire, un médico que se había retirado para dirigir una pequeña granja en las colinas debajo del Old Man de Coniston (2,575 pies). Tenía un hijo, Stephen, entonces de 13 años, un chico inteligente, creativo, que había mostrado un gran talento para el arte, que iba a acabar por convertirlo en una carrera ya de adulto.

El Dr Darbishire había sido criado como un cuáquero y su hijo Stephen dice que tenía “un buen sentido del humor y una mente muy inquisitiva, él no aceptaba nada, cuestionaba todo lo que se le decía y amaba las emociones”. Más entusiasmo del que muchas personas pueden experimentar en toda la vida no se hizo esperar. Dentro de los seis meses siguientes a la publicación del libro de Adamski, Stephen se convirtió en la primera persona en Inglaterra en tomar fotografías de un “platillo volador” flotando cerca del Old Man.

NiñosLa historia comenzó – como en tantos otros casos de fotos de ovnis – como consecuencia de lo que Stephen describe como “un accidente” de la historia. En la mañana del 15 de febrero de 1954, Stephen – entonces alumno de la Ulverston Grammar School – y su primo Adrian Meyer, de ocho años de edad, prepararon una expedición a las laderas que caían por debajo del Old Man, armados con un cámara de cajón Kodak “pasada de moda” que había adquirido recientemente su padre. A día de hoy, Stephen sostiene que en este momento él no sabía “absolutamente nada” sobre el tema de los platillos volantes. Según el relato de Desmond Leslie el joven experimentó “una inquietud persistente continua” esa fatídica mañana, como si algo les instara a que tenían que ir a la colina detrás de la casa: “… no podía decir por qué: él simplemente sabía que tenía que hacerlo”[5].

La pareja planeaba tomar imágenes de las aves y otros animales salvajes en un pequeño valle de colina en las laderas inferiores del Old Man. Stephen plantea de inmediato dudas sobre el estado de la realidad de las fotografías que obtuvo cuando, hoy, recuerda cómo: “Mi primo y yo habíamos estado tonteando alrededor tomando fotografías… (haciendo) trucos fotográficos y un montón de otras cosas interesantes con eso, imágenes dobles, fantasmas, saltando de tejados y ese tipo de cosas”.

Coniston1Lo que sucedió después está un poco “fuera de foco” – al igual que las fotografías que resultaron de este encuentro con “lo desconocido”. De acuerdo con la historia contada por los chicos en 1954 fue Adrian quien llamó la atención de Stephen a algo extraño en el cielo en la dirección de la montaña. El chico mayor estaba en ese momento mirando en la dirección opuesta, hacia el lago Coniston cuando Adrian le golpeó en la espalda y exclamó: “¡Mira! ¿Qué demonios es eso?”, señalando hacia el cielo por encima de Dow Crag. El “objeto”, según el primer relato publicado (en el Lancashire Evening Post, Preston, 18 de febrero, 1954) tenía un aspecto vidrioso, plateado, brillante “como el aluminio a la luz del sol”. Se deslizó hacia ellos desde la dirección de Coniston, descendiendo hasta que desapareció detrás de un pedazo de tierra alta, una vez más se acercó a la vista de nuevo unos segundos más tarde. Se acercó a menos de 400 yardas de los dos niños asustados, viajando a una velocidad tremenda, y luego se detuvo de repente y flotó, sin hacer ruido, en el cielo.

Coniston2Stephen dijo a un reportero que podían ver con claridad todos los detalles: “El objeto brillaba y era de un color lechoso plateado. Se podría decir que el contorno del mismo era de hecho muy claro y se veían ojos de buey a lo largo de la parte superior, y una cosa que parecía una escotilla en la parte superior. Había tres bordes por debajo y el centro de la parte inferior era de un color más oscuro. Tomé la primera imagen cuando se movió muy lentamente a unas trescientas o cuatrocientas yardas de distancia y luego desapareció de mi vista, ya que había un poco de maleza en el camino. Cuando llegó a la vista otra vez tomé otra imagen, pero luego de repente se fue hacia el cielo en un gran chasquido. A medida que se iba hacia arriba se inclinaba y pude ver la parte inferior más claro. Había una especie de silbido, cuando subió, que creo que era el viento[6].

Inmediatamente los chicos corrieron a Little Arrow Farm donde encontraron al Dr Darbishire y la familia viendo la televisión, ajenos a los acontecimientos que se desarrollaron al aire libre. Stephen recuerda que los dos jóvenes entusiasmados acudieron a la casa de campo y espetaron cómo ellos “habían visto algo raro… creo que utilicé las palabras ‘un platillo volante’ y, por supuesto todos se rieron y les dije ‘oh sí. Stephen, has estado haciendo tus trucos otra vez’”. El Padre de Stephen, según Desmond Leslie, “francamente, no lo creía”, pero hizo que su hijo se sentara y escribiera una declaración e hiciera un esbozo de lo que había visto, a media hora de ocurrido el avistamiento.

FSMA-TC1954sdam0310 - copiaStephen produjo rápidamente algunos notables y exitosos bocetos a lápiz de un clásico “platillo volador” adamskiano antes que sus dos fotografías se reprodujeran en el celuloide. Consistían en dos dibujos en detalle de una “Nave exploradora”, completa con torreta, tres ojos de buey y tren de aterrizaje, casi, pero no exactamente idénticos a los que había aparecido en la revista Illustrated en octubre de 1953. Otros dibujos representan la nave en diferentes ángulos, que posiblemente muestran su forma de partida. En la escritura a mano debajo de los dibujos aparecen las palabras: “Dibujo de Stephen Darbishire, de 13 años, de lo que había visto, hecho antes de que se revelaran las dos fotografías del plato volador”[7].

El Dr Darbishire entregó de la película para revelar a un laboratorio en la aldea de Coniston, mientras que Stephen estaba de viaje, en casa de su madrina. Cuando devolvieron la película el GP jubilado no podía creer lo que veía. Los dos últimos fotogramas de la película mostraban un objeto borroso, en forma de platillo, aparentemente suspendido sobre una loma cubierta de hierba. Aunque fuera de foco, en la mejor imagen se podía ver lo que parecían ser “ojos de buey oscuros” y tres “cúpulas de aterrizaje” como lo describió Stephen en el momento.

Stephen recordó: “Cuando regresé mi padre me recibió en el autobús a las 8 de la mañana y me dijo ‘bien, vamos adentro’. Estaba muy nervioso y me dijo ‘tengo esto y lo otro del Daily Mail que llega en media hora. Antes de darme cuenta teníamos a la mitad de la prensa mundial a las puertas”. Lo que pasó después, como suele decirse, es historia. La historia de Stephen y una reproducción de la fotografía más clara, la primera de la secuencia, se publicó en la página 1 del Lancashire Evening Post, de Preston. En días las fotos de Stephen, Adrián y el “platillo volador” habían aparecido en la prensa nacional. El 26 de febrero de 1954, el Lancashire Evening Post se convirtió en el primer periódico británico en reproducir dibujos y fotografías de Darbishire junto a las de la “Nave exploradora” venusina tomada por Adamski, después de haber obtenido un permiso especial del “experto británico líder en el tema”, Desmond Leslie. Al Griffin del Post señaló cómo “… estamos seguros… de que Stephen nunca había visto las fotos Adamski” cuando produjo el dibujo. Lo que el periódico describe como “entusiastas de los viajes espaciales, fanáticos de los platillos voladores, científicos, burlones y escépticos” se dejó a todos sacar sus propias conclusiones.

SpaceGravityAndTheFlyingSaucerDurante el frenesí mediático que siguió a la publicación de las fotografías, se pasó por alto la declaración escrita de Stephen. El original, o lo que se supone es el original, se reproduce en el libro de Leonard Cramp Space, Gravity and the Flying Saucer y plantea una serie de preguntas. Lo más importante es la frase que dice: “… Adrian y yo estábamos en un pequeño valle de la colina por lo que la salida en el primer plano de la foto se debe a la posición en que estábamos. Algunas hierbas se muestran bajo el plato”. Si estas palabras fueron realmente puestas en papel en la primera media hora de la experiencia, como se dice, unos días antes de que se revelaran las fotografías, ¿en todo caso, cómo podía saber Stephen lo que se mostraba en los negativos que estaban, en ese momento, aún dentro de la cámara de su padre? Por desgracia, nadie más que el editor de Flying Saucer News creyó necesario hacer esta pregunta muy relevante en ese momento[8].

Igualmente son de interés las palabras de Stephen que describen el punto inmediatamente después de que la foto fue tomada: “… justo cuando había terminado, el plato volador (que ahora pensé que debía ser) salió disparado a las nubes…” ¡Una curiosa forma de hablar para un muchacho que decía que “no tenía conocimiento” de los platillos volantes! Desmond Leslie, quien viajó a Coniston el 23 de febrero y fue un invitado de la familia Darbishire durante dos días, pronto descartó la posibilidad de que Stephen hubiera falsificado las fotografías. Durante su estancia “Stephen ni una sola vez se contradijo (o) hizo una observación o deslizamiento involuntario que sugiriera un engaño”, escribió Leslie quien en ese tiempo estaba promocionando Flying Saucers Have Landed. Vio las fotografías del joven Stephen como prueba que corroboraba las afirmaciones extravagantes de Adamski. Leslie señala que Stephen no cometió ningún desliz al ser interrogado por cuatro rudos periodistas y un equipo de televisión de la BBC. El padre del joven sostuvo que él también había interrogado tanto a Stephen como a Adrian minuciosamente antes de decidir “hacer públicas” las fotografías. Dijo que se apegaron a su historia, incluso cuando se les advirtió sobre los problemas que podrían tener si la historia era una broma. Estaba convencido de que no estaban mintiendo.

FlyingSaucersHaveLandedPero la declaración más sospechosa de todas se oculta dentro de la tentativa de Leslie para persuadir a los lectores de que Stephen nunca había leído su libro Flying Saucers Have Landed, o incluso una versión abreviada de las afirmaciones de Adamski: “… él (Stephen Darbishire) admitió que había visto la fotografía del platillo de Adamski publicada en Illustrated el 30 de septiembre (sic) de 1953”[9].

Si el relato de Leslie es exacto entonces Stephen claramente había visto la foto de la Nave exploradora de Adamski, publicada cuatro meses antes de que tomara sus propias fotografías de una nave similar. En efecto, ¿cómo podría el joven haber producido tal dibujo a lápiz tan preciso de una “Nave del exploradora” completa con tres ojos de buey y tren de aterrizaje? Es evidente que esto deja sólo dos alternativas: o bien Stephen había visto una nave exploradora venusina idéntica a la descrita por George Adamski, o había reproducido la fotografía que había visto en el Illustrated y de algún modo transfirió esto al celuloide.

Quizás al darse cuenta de los problemas que creaba esta admisión para la historia, Leslie afirmaba que Stephen mantenía que “aunque esta foto de platillo (publicada en Illustrated) había mostrado un platillo con tres ojos de buey en fila, el que había visto tenía cuatro en fila”. En el dibujo que se produjo inmediatamente después de la observación Stephen sacó sólo tres ojos de buey. “Pero cuando el platillo se fue, se ladeó ligeramente de modo que una cuarta ventanilla apareció a la vista”. Para Leslie había pruebas suficientes, pues sabía que en una de las fotos inéditas de Adamski se mostraban claramente cuatro ojos de buey en fila.

“¡Él (Stephen Darbishire) no lo sabía!” Exclamó Leslie con evidente regocijo. “Esto, además de las otras pruebas, me convencieron totalmente de que Stephen no sólo decía la verdad, sino también de que había visto el mismo plato (o un modelo idéntico) que Adamski”[10].

En los días embriagadores de 1954, estos problemas parecían irrelevantes. A través de un accidente o por intención Stephen Darbishire se convirtió en una celebridad nacional durante la noche. Sus fotos se ventilaron en todo el mundo, y antes de febrero los habitantes de Little Arrow Farm fueron introducidos a lo que hoy Stephen llama “el mundo de la magia simpática, la magia moderna”. Desmond Leslie fue sólo el primer creyente de platillo volador en visitar Coniston y experimentar las vibraciones de los “visitantes del espacio”. Leslie se apresuró a proclamar la foto de Stephen como “la segunda del tipo adamskiano en ser fotografiada en el mundo”, y dijo al periódico local: ‘Estoy convencido de que Stephen vio lo que él dice que vio… esta visita o contacto ha sido previsto hace algún tiempo”[11].

FSMA-TC1954sdam0310 - copia - copiaAntes de que acabara marzo Stephen había sido invitado a una convención de observadores de platillo en Londres, donde los delegados examinaron ampliaciones borrosas de su fotografía. Él recuerda que “todos estaban histéricos y un fulano se levantó de un salto y dijo que podía ver un rostro en un ojo de buey”.

Fue durante esta visita a Londres en marzo de 1954, en la que Stephen y su padre fueron separados en un coche y conducidos al palacio de Buckingham para reunirse con uno de los secretarios privados del duque de Edimburgo. Se dijo que la invitación vino del palacio a través de Desmond Leslie, que tenía contactos en “el nivel más alto”. De hecho, el Sunday Dispatch se enteró de la reunión poco después e informó de cómo el príncipe Philip había leído sobre el avistamiento de Stephen en los periódicos “y quería saber más”[12].

El Royal Equerry, RAF Squadron Leader Sir Peter Horsley estaba en ese momento involucrado en su propio estudio “platillo” con la bendición del duque, y “los chicos Darbishire” se convirtieron en los últimos de una serie de observadores de platillo que fueron invitados a la oficina para discutir sus observaciones. En su autobiografía, Horsley dice que estaba “impresionado por su historia y veracidad”, y señala que el Dr. Darbishire “no estaba disfrutando de la publicidad y notoriedad que la familia estaban recibiendo de los periódicos”. Horsley envió un informe de la reunión al duque, que estaba en Australia en ese momento, y pidió a un fotógrafo profesional, Wallace Heaton, examinar los negativos. Su conclusión, dijo, en resumen: “Sí, podría haber sido falsificada, pero eran tan buena que hubiera costado un buen montón de dinero”. Esto dejó perplejo al veterano de la RAF: ¿cómo puede una familia campesina ordinaria encontrar el dinero para financiar un elaborar engaño e incluso si lo hubieran hecho, cual fue su motivación? “¿Había una conspiración más amplia?”, reflexionó[13].

NewsChronicle24-3-1954La visita de Stephen Darbishire al Palacio de Buckingham fue sólo el comienzo de una serie de aventuras que lo llevaron a él y a su familia más y más profundamente en el extraño mundo del culto platillo volador. Los visitantes llamaban a la casa de la familia Darbishire sin invitación, y las cartas llegaban a sacos incluyendo una de Lord Dowding, héroe de la Batalla de Inglaterra – otro creyente de platillo de alto rango en ese momento. En 1959, Stephen fue presentado por Desmond Leslie con George Adamski en una reunión celebrada en Londres durante la gira de conferencias del contactado por Gran Bretaña y Europa. Stephen, que para entonces asistía a la escuela de arte, sigue estando “impresionado” por el contactado a quien calificó de “loco, loco como una cabra… por completo en otro lugar”. Fue en esta etapa, Stephen nos dijo en 2001, que se preguntó: “¿Cómo puedo estar participando en esto?, ¿cómo puedo realmente estar sentado aquí con esta gente?”

El adolescente estaba ya sintiendo cada vez que era peón en el juego de los demás, que la foto no era de su propiedad “… todo yo estaba siendo utilizado como un instrumento de verificación”. Como resultado, se decidió que la mejor salida era decir que sus fotos eran en realidad falsificaciones para que pudiera volver a vivir una vida normal.

En una carta enviada al autor ovni Timothy Good, en 1986 Stephen dijo cómo “… en la desesperación… dije que era una falsificación”[14]. Pero, como Alex Birch y otros que siguieron los pasos de Stephen iban a encontrar, la declaración de “engaño” no puso fin a la notoriedad – más bien lo contrario: “Yo era contra-atacado, acusado de colaborar con los ‘Poderes oscuros… o tener condescendencia sobreentendida’ para seguir las órdenes de algún departamento secreto del gobierno”.

Mientras Stephen permaneció separado de los personajes extraños e incluso creencias extrañas que rodearon su experiencia, se encontró que el mayor impacto de todos fue en la vida de sus padres. Después de las experiencias de 1954, el Dr. Darbishire sufrió lo que su hijo ha descrito como “una crisis de la mediana edad”. Los visitantes y atención que su familia recibió del movimiento platillo volador abrió un nuevo mundo de posibilidades y Daibishire padre se metió al mundo de lo oculto, coleccionó una enorme biblioteca de libros sobre una variedad de temas esotéricos. El taller en su granja se convirtió en un laboratorio donde construyó máquinas extrañas que utilizaban luces giratorias para detectar el aura humana y efectuaban curas alternativas. Del mismo modo, la madre de Stephen fue también profundamente afectada por la experiencia y se interesó más en el mundo espiritual.

En 2001 Stephen Darbishire – el artista – prefiere minimizar la importancia de su pieza de trabajo más conocida, y sigue cansado después de casi medio siglo de preguntas molestas. Sin embargo, el misterio central que eludió a Sir Peter Horsley sigue siendo: ¿hasta qué punto puede un muchacho joven, que dijo que “no sabía absolutamente nada sobre platillos voladores” lograr “crear” una de las fotografías más misteriosas de la historia del asunto? Y si no era falsa, entonces, ¿qué fue exactamente lo que representan la fotografía?

Illustrated-3-10-1953a“Un objeto”, fue la respuesta simple, pero ambigua que Stephen Darbishire dio cuando se le hizo esta pregunta en 2001. Lo que no está a discusión es que Stephen comparte la naturaleza curiosa y el talento creativo de su padre – y también claramente su sentido del humor, un atributo también asociado con otra personalidad influyente entrelazada dentro de esta historia, Desmond Leslie. Entrevistado en 2001 Darbishire sigue manteniendo que no había visto las fotos de Adamski cuando produjo sus dibujos y fotografías, en contradicción con su propia declaración a Leslie en 1954 de que, efectivamente, había visto las fotos que aparecieron en lllustrated, el año anterior.

¿Qué tan probable era que el chico de 13 años de edad, viviendo en los 50 nunca hubiera oído hablar de los “platillos voladores”? No es muy probable, según parece. Una encuesta de los periódicos publicados en Cumbria en 1953-1954 reveló un avistamiento platillo anterior, la experiencia de pre Darbishire, realizada por tres colegiales de Coniston que afirmaron haber visto pasar el platillo sobre el pueblo mientras esperaban el autobús. Siguió otro avistamiento en el pueblo de Askam[15]. Sin duda, un niño con tal mente inquieta como Stephen Darbishire habría oído hablar de estos avistamientos, si no en un periódico de la época, en los rumores locales, junto con las historias de platillos voladores ampliamente publicadas en los medios nacionales.

Stephen fue, de hecho, citado en el News Chronicle de Londres como afirmando un segundo avistamiento, sólo cinco días después que la foto fue tomada, de “un objeto con forma de cigarro, de nuevo cerca de Old Man” y añadía “desde entonces he estudiado los informes de los platillos volantes, y creo en ellos[16]. ¿Fue pura coincidencia que el segundo avistamiento fue de una nave en forma de cigarro – el tipo de la “Nave Nodriza” fotografiado por Adamski y publicado junto con las imágenes de la nave del explorador en ese número ampliamente leído del Illustrated?

Cualesquiera que fuera la inspiración para los dibujos, ¿qué se puede decir de las propias fotografías? Muy poco, porque según Darbishire tanto los negativos y las impresiones que sobrevivieron fueron robadas o prestadas y nunca regresaron. Aunque Stephen seguía convencido de que había centrado correctamente al “infinito” antes de hubiera aparecido el platillo, el “objeto” representado en ambas fotografías está fuera de foco. La explicación de esta curiosa anomalía sugirió en ese momento fue que “el fuelle de su pequeña cámara no se extendió totalmente. “Esta teoría fue refutada cuando Desmond Leslie experimentó con la cámara en el lugar donde se tomaron las fotografías, tomando una serie de exposiciones usando diferentes combinaciones de velocidad de obturación y ajustes de fuelle. Los resultados sugieren que la cámara de hecho estaba correctamente enfocada, pero Leslie sugiere que Stephen había alterado la configuración de disparo por error durante la excitación del momento.

La reproducción de la imagen que aparece en la mayoría de los libros de ovnis es de hecho la primera foto tomada cuando el joven se dio la vuelta cuando fue alertado de la presencia del platillo por su joven primo. En la segunda foto, rara vez publicada en la literatura ovni, la “nave” aparece parcialmente distorsionada en su lado derecho, como si los ángulos de la nave se “hubieran doblado”.

SilverSpringEra un efecto que un escritor en Flying Saucer News explica como el resultado de la capacidad de los ovnis de cambiar de forma “antes de deformar el hiperespacio, u otra dimensión”[17]. Esta característica peculiar ya ha sido aprovechada por Timothy Good como evidencia para apoyar la autenticidad de la famosa película de Silver Spring tomada por George Adamski en 1965. En la película la “Nave exploradora” muestra una distorsión similar de sus dimensiones[18]. Por el contrario, no hay ninguna buena razón por la que Adamski no pudiera haber sido consciente de la segunda foto de Darbishire. Darbishire se reunió con Adamski en Londres en 1959 – seis años antes que se produjera la película de Silver Spring – y sin duda se le mostraron ambas fotografías tomadas por el joven en presencia de su anfitrión, Desmond Leslie.

OrtogonalA pesar de las dudas de subyacentes, los creyentes en la gente del espacio se llenaron de alegría cuando el ingeniero aeronáutico y diseñador del Saunders-Roe hovercraft Leonard Cramp utilizó un método que él llama “proyección ortográfica” para demostrar que los objetos representados en las fotografías de Darbishire y las fotografías de Adamski eran proporcionalmente idénticas[19]. Esto no debería ser tan sorprendente si el Objeto fotografiado por Stephen Darbishire se basaba en la fotografía de la Nave del explorador que había visto en Illustrated y tan fielmente reprodujo en sus bocetos a lápiz sólo media hora después de su “observación”.

Entonces, ¿qué era el “objeto”? Durante la redacción de su éxito de ventas Above Top Secret el autor Timothy Good se acercó a Stephen y le preguntó si la experiencia fue genuina. Stephen, entonces de 46 y de vuelta viviendo en su Cumbria nativa, se limitó a decir: “Sucedió hace mucho tiempo, y yo no deseo caer en el laberinto de nuevo”[20].

Hoy continúa distanciado de los aficionados al platillo volante que apostaron gran parte de su sistema de creencias a la autenticidad de esas dos fotografías. Después de casi medio siglo del relato original de Stephen de la nave exploradora adamskiana con ojos de buey y torreta, la ha sustituido por una descripción más apropiada las preocupaciones del siglo 21. “En el momento en que tomé la segunda foto se había ido”, dijo Stephen. “No había nada dramático como gente en las ventanas ni nada… me pareció una nube y cuando sucedió por primera vez pensé ‘esto es una nube en forma divertida’”. El metal brillante, traslúcido original se había convertido en una “luz sobrenatural”[21].

¿Y qué hay de Adrian Meyer, quien a pesar de ser el primero en ver el ovni, se desvaneció en el fondo y nunca recibió la atención de su primo mayor? ¿Podría proporcionar la clave de lo que realmente sucedió esa tarde fría de febrero de 1954?

“Me reuní con él hace poco por primera vez en muchos años”, nos dijo Stephen con franqueza. “Él no se involucró en eso de verdad. Él sólo como que ‘parpadeó dos veces’. Él no recuerda nada al respecto y probablemente piensa que fabricamos todo. Sólo dijo “que era un montón de tonterías, ¿no es así?”

El otro jugador importante en el caso de las fotos Darbishire, Desmond Leslie, falleció en febrero de 2001. Su obituario describió su extraordinaria vida que rivaliza con “toda la ficción de Nancy Mitford o Anthony Powell, con matices de una película de ciencia ficción de los años cincuenta, y un poco de decadencia Weimariana lanzada adentro[22]. Una de las notas finales, enviada por fax a Stephen Darbishire, dice: “Querido Stephen, qué alegría saber de ti, sabes que es extraordinario que todavía hay personas que toman imágenes de los viejos platillos voladores… dónde se pueden encontrar pantallas de lámparas de los 1930, pensé que todas habían salido de producción”. Stephen dijo de él: “nunca se sabía con Desmond. Él parecía creer por completo, pero también tenía un gran sentido del humor”.

Haciéndose eco de Alex Birch – para luego seguir sus pasos – y muchos otros atrapados en el laberinto de los ovni por accidente o intención, Stephen resumió sus sentimientos de ese momento:

“Fue una experiencia irrepetible que duró 30 segundos, pero las repercusiones siguen reverberando No tengo ni idea de su significado, excepto que era una de esas cosas que pasan de la nada que te atrapan. Es un tipo de accidente”.

REFERENCIAS

Leslie, citado enCramp, Leonard. Space, Gravity and the Flying Saucer. London: Werner Laurie, 1957, p. 173.

Entrevista con Stephen Darbishire, 7 April 2001. Todas las citas siguientes vienen de esta entrevista a menos que se diga otra cosa.

http://magonia.haaan.com/2009/darbishire/


[1] Ziegler, Philip. Mountbatten: The official biography. London: 1985, p. 494.

[2] Sunday Dispatch (London), 14 April 1957

[3] Adamski, George and Leslie, Desmond. Flying Saucers Have Landed. London: T. Werner Laurie, 1953.

[4] Illustrated (London), 3 October 1953.

[5] Leslie, in Cramp, op. cit., p. 13

[6] Lancashire Evening Post (Preston), 18 February 1954.

[7] “Saucers over Britain,” by Waveney Girvan, Illustrated, 12 February 1955.

[8] See “Coniston Puzzle” in Flying Saucer News: Journal of the British Flying Saucer Bureau and Flying Saucer Club, vol 1/9 (summer 1955), 19.

[9] Leslie, in Cramp, p.17

[10] Ibid.

[11] Lancashire Evening Post (Preston), 24 February 1954.

[12] Sunday Dispatch (London), 24 March 1954

[13] Horsley, Sir Peter. Sounds from AnotherRoom. London: Leo Cooper, 1997, p. 180.

[14] Good, Timothy. Above Top Secret. London: Sidgwick & Jackson, 1987, p.37, 373.

[15] Lancashire Evening Post (Preston), 19 February 1954

[16] News Chronicle (London), 22 March 1954. (to be confirmed)

[17] Flying Saucer News, op. cit.

[18] Zinsstag, Lou and Good, Timothy. George Adamski: The Untold Story. Beckenham: CETI Publications, 1983, p. 171-3.

[19] See Cramp, Space, Gravity and the Flying Saucer, Zinsstag & Good, George Adamski: The Untold Story and Flying Saucer Review 10/1 (January-February 1964), 13-14.

[20] Good, Above Top Secret, p.373

[21] Interview with Stephen Darbishire by Peter Hough and Dr Harry Hudson, 1993 (?), by courtesy of Peter Hough.

[22] Obituary by Philip Hoare, published in The Independent, 10 March 2001.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.