¿Por qué estamos tan ansiosos de abrazar las teorías de conspiración?

¿Por qué estamos tan ansiosos de abrazar las teorías de conspiración?

22 de diciembre 2014

Por Eric Oliver y Tom Wood

Un número asombroso de gente cree lo increíble. ¿Cómo debemos responder, preguntamos a dos politólogos

El mundo está lleno de teorías de la conspiración: el vuelo 17 de Malaysia Airlines fue desviado por la CIA; las compañías farmacéuticas están impidiendo la liberación de los remedios naturales para el cáncer; la Reina Elizabeth es parte de un complot secreto para controlar el mundo.

La mayoría de los expertos descartan tales teorías como los desvaríos de una franja paranoica. Algunos afirman que son locos que representan un grave riesgo para la sociedad. La evidencia, sin embargo, revela una imagen más matizada.

Durante los últimos ocho años, hemos estado pidiendo a la gente en los EE.UU. sus puntos de vista acerca de las teorías de conspiración. Encontramos tres hechos importantes.

En primer lugar, las teorías son ampliamente respaldadas. En cualquier momento dado, al menos la mitad de los estadounidenses están de acuerdo con una o más de las más comunes.

En segundo lugar, la adhesión es común en toda la población. Aunque las minorías raciales y los menos educados las abrazan con mayor facilidad, los blancos educados también se suscriben a ellas.

En tercer lugar, las teorías de la conspiración son abrazadas por todo el espectro ideológico. Más conservadores que liberales creen que Barack Obama fabricó su partida de nacimiento, pero un montón de liberales creen que el 9/11 fue un trabajo interno. Algunas conspiraciones son igualmente atractivas a la izquierda y a la derecha.

Como investigadores, la pregunta que nos interesa no es si estas teorías son correctas o incorrectas, pero ¿por qué tantas personas las avalan ante la abrumadora evidencia. Creemos que la respuesta está en la psicología humana.

El cerebro no evolucionó para procesar información sobre las economías industriales, el terrorismo o la medicina, sino para la supervivencia en la naturaleza. Esto incluye una tendencia a asumir que los depredadores invisibles están al acecho o que los eventos coincidentes están relacionados de alguna manera. Las teorías conspirativas reflejan cómo entendemos intuitivamente nuestro mundo e, irónicamente, nos proporcionan tranquilidad emocional. Son historias buenas y malas, con conflictos, resolución y otros elementos narrativos que tienen un atractivo natural. En resumen, para los adherentes, las teorías de la conspiración se sienten como la verdad.

Esto es lo que las hace problemáticas. Cristalizando intuiciones en demandas incontrovertibles, limitan las posibilidades del discurso público. Esto podría no ser un problema si la conspiración involucra extraterrestres. Pero cuando se trata de temas tan importantes como el control de armas o las vacunas, las teorías conspirativas impiden nuestra capacidad de mantener un debate público.

Por lo tanto, en lugar de tratar de discutir o razonar, el primer paso debe ser de empatizar. Después de todo, si tocamos madera o deseamos suerte a alguien, todos nos involucramos en el pensamiento mágico. Sólo apreciando el tirón emocional de las teorías de conspiración, será posible comunicarnos de una manera significativa con nuestros vecinos en los sombreros de papel de aluminio.

Este artículo apareció impreso bajo el titular “Larger than life”

Eric Oliver es un politólogo de la Universidad de Chicago. Tom Wood es un politólogo de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus. Sus últimos descubrimientos están en JAMA (vol 174, p 817)

http://www.newscientist.com/article/mg22430004.000-why-are-we-so-eager-to-embrace-conspiracy-theories.html?cmpid=RSS|NSNS|2012-GLOBAL|online-news#.VJf8ZdXAA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *