Profesor de física camina sobre fuego

Por Corey Binns Especial para LiveScience

El profesor de física David Willey no utiliza tiza y fórmulas para inculcar el interés de sus estudiantes en la termodinámica.

Él camina sobre el fuego.

«Nada consigue la atención de un estudiante como la posibilidad de que pueda matarse», dijo Willey, ganador de este año del premio del presidente para la excelencia en la enseñanza en la Universidad de Pittsburgh en Johnstown.

En realidad, Willey ni siquiera suda, gracias a las características aislantes de la madera y un paso rápido. Y él no está solo.

El ritual de caminar en el fuego ha existido por miles de años. Los primeros reportes de esta práctica datan de 1200 B.C. Alrededor del mundo, de Grecia a China, se realizan estas caminatas en rituales de curación, iniciación, y fe. En los Estados Unidos, la caminata sobre fuego se ha hecho popular en seminarios de negocios para las corporaciones así como un supuesto remedio alternativo de salud.

Brujería en la madera

Los científicos en los años 30 buscaron primero explicaciones de porqué los participantes del ritual permanecían sin quemarse. El Consejo para la Investigación Física de la Universidad de Londres encontró que la brujería estaba en la madera, más que en la fe religiosa y los poderes sobrenaturales.

Las pistas para caminar sobre fuego tradicionales se hacen de madera, se dejan quemar hasta reducirse a carbones. Los carbones pueden alcanzar temperaturas altas. La mayoría de las caminatas sobre fuego ocurren cuando los carbones tienen unos 1.000 grados Fahrenheit (unos 540 grados centígrados).

Willey registró una vez a alguien que caminaba en carbones de 1.800 grados (1000 centígrados).

La gente sobrevive porque solamente una pequeña cantidad se transfiere de los brillantes carbones a la planta de sus pies.

«Aun cuando está ardiendo, la madera es un mal conductor», dijo Willey.

La conducción es el camino que toma el calor para viajar de un material al siguiente. Las moléculas que vibran de un material caliente chocan con las moléculas más tranquilas de un objeto más fresco, y transfieren energía. La baja conductividad térmica de la madera significa que el calor permanece atrapado en los carbones, transfiriendo poco calor a los pies.

Una capa de cenizas en la parte superior de la llameante vereda ayuda a aislar más el calor de los carbones.

Los que caminan sobre el fuego eligen no marchar sobre el acero ardiente por una buena razón. Con los altos niveles de conductividad, la mayoría de los metales harían las trayectorias dolorosas.

No se necesitan pies fríos

Mantener un paso rápido también evita las ampollas

Mientras que un pie camina sobre los candentes carbones, el otro tiene oportunidad de enfriarse mientras está levantado en el aire. La capa protectora de piel muerta en las plantas de los pies y los callos agregan una protección adicional.

Aún cuando nadie debe intentar hacer esto sin el entrenamiento apropiado de un caminante de fuego experimentado, cualquier persona sana puede caminar sobre el fuego, mientras no sea demasiado caliente, según Willey. Es una cuestión de pararse en la línea de inicio con valor y de entrenar tu cerebro para conseguir que tu pie de el primer paso.

http://www.livescience.com/othernews/060814_mm_firewalker.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.