Soy yo, Jesús

¿Estas allí Maine? Soy yo, Jesús.

Sólo tuve que escribir después de leer el blog “Seen Jesus lately? Me neither” hace algunas semanas. No mentiré (nunca lo hago, nunca lo haré), me trastornó. Quiero decir, algunas veces para mi ésta es una situación de perder-perder – el cinismo ha hecho mi trabajo difícil.

Usted aparece a alguien en un sueño y se despiertan, van a la frontera, compran un libro de interpretación de los sueños y terminan creyendo que están a punto de ganar un poco de dinero (en ese caso paran en una gasolinera para comprar una serie de boletos de lotería) o alguien en su familia se va a enfermar (en ese caso miran a su suegra con devota anticipación).

Pero nadie piensa que realmente soy yo.

Si apareces a alguien como una tibia luz brillante, un ángel en el cielo o aún una voz benévola en la oscuridad, ellos sacudirán su cabeza incrédulos, mirarán la lata de cerveza en su mano y se preguntarán “¿qué demonios hay en esto?”. Si mencionan el incidente más adelante, serán recompensados con un boleto de vía rápida a la casa de los bichos.

Así que salgo de mi camino para facilitar la vida de la gente – una tortilla aquí, una mancha de agua allí. Y a veces funciona. A veces consigo esa mirada bendita de reconocimiento. A veces una semana completa de aprecio, comprensión y adoración antes de que me quede sin empleo como atracción del vecindario sin ganancias.

Eventualmente la palabra “eBay” sale a relucir y me venden al lado de cinco Webkinz y de una tostadora.

Parece que nadie me toma seriamente.

¡Mi más reciente aparición incluso no fue notada por años! Allí estoy, a plena vista sobre un árbol en el patio delantero de una casa de Portland. Durante meses sin conseguir un vistazo. Incluso comencé a gritar, “¡Estoy aquí!” y aún nada.

Entonces finalmente, la semana pasada, ¡descubrimiento!

“Impresionante”, pienso. “Finalmente ahora podré dar mi mensaje de amor a los que más lo necesiten”. Entonces noto que la vista afilada de la señora está riendo nerviosamente, que está llamando a otras, que está señalando y que está tomando fotos.

Cierro los ojos desesperado. “Ugh, otro cínico”.

Por favor, un poco de respeto y consideración. Así que presento algunas reglas básicas:

1. Jesús está por todas partes, así que mantengan sus ojos abiertos (y para de hacer lo que estas haciendo cuando piensas que nadie te está mirando).

2. Mientras que Jesús puede y ha aparecido en comestibles, él está cerrando ese camino.

Actualmente la gente no parece prestar mucha atención a lo que está comiendo y Jesús termina en un lugar en el que no deseaba estar.

3. No venda a Jesús en eBay. Piense en eso. No es correcto.

Eternamente tuyo,

Jesús

ACTUALIZACIÓN:

Andrea, no te rindas. Aquí, he contorneado mi perfil en esta imagen para que la puedas ver mejor.

http://www.mainetoday.com/shannon/015130.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.